StatCtr

Tuesday, September 30, 2014

Libro III - Capítulo VIII: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - CHRISTIAN Y ANASTASIA


Bailemos en torno al caldero y alimentémoslo con entrañas envenenadas.
Tú, sapo, que durante treinta y un días y otras tantas noches
has sudado veneno bajo piedra fría,
serás el primero que cuezas en el caldero encantado.

~ Shakespeare (Cantos de las brujas de Macbeth)

CAPÍTULO VIII

TAYLOR y Me colé en una fiesta

Él escucha su nombre repetidamente por la radio que tiene en la oreja.

_ Taylor, ¿me puedes llamar por tu teléfono celular, o cambiarte a una línea privada? ¡Tenemos una situación irregular aquí! Sawyer, le habla.

_ ¿Qué clase de situación? Le pregunta Taylor.

_ Invitado inesperado, responde Sawyer.

_ ¡Joder! murmura Taylor. Te llamo en este momento. No voy a estar fuera de línea. Sólo apagaré el micrófono,  le advierte Taylor para el beneficio del otro equipo de seguridad. Él marca el teléfono celular de Sawyer.

_ Sawyer, ¿cuál es el problema? Le pregunta Taylor sin preámbulos.

_ T, esa bruja espeluznante está aquí, explica Sawyer. Taylor piensa por un momento, porque su jefe ha tenido más de una bruja espeluznante, pero Sawyer solo ha conocido a dos de ellas. Así que debe ser Elena o Leila.  

_ Sawyer, necesitas ser más específico cuando trates de describir a los coleados. ¿Qué bruja espeluznante tienes en frente?  Taylor pregunta con impaciencia.

_ No es la mujer Williams. Ella es espeluznante, pero esta me da escalofríos, como si tuviera las patas traseras del diablo, y lista para atacar en cualquier momento. La hermana de Drácula, la rubia tonta que siempre viste de negro... describe Sawyer. 

_ ¡Mierda!

_ ¿Dijo que quiere?

_ ¡Ella quiere entrar a la boda, jefe!
_ Ella no es la novia ni el novio. ¡Así que no puede entrar!

_ Soy consciente de eso jefe, pero mejor que traiga su culo hasta aquí pronto, porque la señora Grey está haciendo su camino hacia la entrada. Alguien le debió haber dicho que hay un huésped no invitado afuera.

_ ¡Vete a la mierda! ¿Qué demonios? Distrae a la señora Grey. No dejes que llegue ni que se entere de quien es. ¡Ya voy para allá!  

_ ¿Cómo la detengo?

_ ¡Sawyer, estabas con el maldito FBI! ¡Estoy seguro que te enseñaron algo para mantener a una señora agradable lejos de una bruja con experiencia!  Dice mientras corre hacia la entrada frontal.

_ ¡Hombre, es mejor que te des prisa! La bruja está afilando sus garras, y está tratando de convencer a la seguridad de la entrada. ¡Me pregunto dónde aparcó la escoba! Murmura.

Taylor va camino hacia la entrada principal donde se consigue a la señora Grace Travelyan-Grey.

_ Taylor, me dijeron que hay un problema en la puerta principal. ¿Sabes lo que pasa?

_ Voy a atender eso en este momento señora Grey. Taylor responde con una mirada reticente en su rostro. La señora Grey entrecierra sus ojos hacia él.

_ He oído que hay un huésped no invitado... dice dejando la frase en el aire con los ojos entrecerrados.  ¿Quién carajo tiene la boca suelta aquí?  Taylor piensa para sí mismo.

_ No sé que le dijeron o qué escucho señora, pero no es nada que no podamos resolver nosotros. Voy a ver qué sucede.

_ Me gustaría ir contigo si no te importa entonces, responde ella. Taylor da un gemido interior.

_ Señora, realmente me importa. Nuestro trabajo aquí es protegerla a usted y a los invitados, y mantener a los extraños fuera, sea quien sea. Así que, por favor, disfrute de la boda, y déjenos encargarnos de los problemas de seguridad de poca importancia. Estoy seguro que no es nada de qué preocuparse.

_ ¿Es la señora Lincoln? Pregunta con intención.

_ Sra. Grey, no sé de qué se trata. Pero si es un huésped no invitado, él o ella, no pueden entrar.

_ ¡Jefe, le sugiero que se dé prisa! ¡La bruja llegó con su caldero y comenzó a elaborar su brebaje aquí!  Gruñe Sawyer. ¿De qué diablos está hablando?

_ ¡Sra. Grey lo siento! Pero tenemos instrucciones de encargarnos de la seguridad y usted no está en la lista de oficiales. Quien esté fuera, será mi trabajo manejar el problema. Si me disculpa… dice Taylor y le da una advertencia con los ojos que hace que la Sra. Grey titubee, pero luego asiente con la cabeza y se vuelve a la casa.   

Taylor se limpia con una toalla el brillo de sudor de su frente y rápidamente hace su camino hacia la puerta principal donde está Sawyer. Sawyer asiente con la cabeza, y con un gesto de los ojos le hace seña del invitado intruso. Elena Lincoln voltea a ver a Taylor con autoridad y Taylor mira a su alrededor para ver si hay algún cuervo negro posado en algún árbol que acompañe a la bruja y, al no ver uno, se pregunta si estará ocultando un látigo dentro de su brillante cartera negra. Él hace su camino a ella.

_ Taylor, dice con suave voz de alivio.

_ Sra. Lincoln, Taylor asiente con la cabeza en señal de saludo.

_ Con qué formalidad me tratas Taylor, le dice entrecerrando sus ojos hacia él y él se estremece.

_ ¿Cómo puedo ayudarle señora?

_ Llámame Elena, dice tratando de entrar en confianza.

_ No, señora. No me sentiría cómodo. ¿Cómo puedo ayudarle? Pregunta cortésmente.

_ Taylor, estoy aquí para asistir a la boda de Christian, dice aclarándose la garganta.

_ ¿Tiene la invitación señora?

_ Nunca he necesitado ninguna invitación para nada que se trate de Christian. ¿Por qué tanta formalidad? Dice casi relinchando.

_ Sra. Lincoln, si estuviera invitada, usted conocería el protocolo, y no era aquí donde debía presentarse. Usted no está en la lista de invitados y tenemos instrucciones estrictas de solo dejar entrar a los que estén en la lista.

_ ¿Quieres decir que estoy en la lista negra?  Dice casi con los dientes apretados, su fachada de tranquilidad cuidadosamente construida se está desmoronando.
_ No estoy en libertad de discutir eso con usted señora.

_ Entonces me lo estás confirmando. Bien, entonces dile a tu jefe que no me iré hasta que venga hasta aquí y hable conmigo.

_ ¡Señora! Taylor la reprende. Esta es la boda del señor Grey y la señorita Steele. El no saldrá de su boda para venir a hablar con una persona que no está invitada.

_ ¡Taylor! ¡Tendré tus bolas para la cena y te azotaré con tu propia polla si no vas en este momento a buscar a Christian! Dice amenazadoramente con los ojos muy abiertos, mirando como una loca.

_ Lo siento señora Lincoln. ¡Pero los halagos no funcionarán! Tengo órdenes. Usted NO está en la lista de invitados.

Ella lo escanea con los ojos. Tiene la mirada impasible, la misma que ponía cuando Christian era su sumiso. Una cara que evalúa inseguridades, miedos, ansiedades, problemas, preocupaciones. Ella quiere conocer la debilidad de Taylor.

_ Taylor, estoy segura de que no quieres una escena aquí para avergonzar a tu jefe. Sugiero entonces que le entregues este mensaje, dice y garabatea algo en un pedazo de papel. Dile que no me voy a ir a menos que venga hasta aquí para hablar conmigo, ella exige.

Taylor a regañadientes agarra la nota y sin decir una palabra, se apresura para entregarla. Cuando llega a la casa, Christian está bailando con Anastasia. Su jefe se ve… feliz. Más feliz de lo que nunca se hubiera imaginado hace cuatro años atrás. Maldice por su mala suerte de tener que romper ese feliz momento. Taylor no quiere interrumpir, él espera para buscar la oportunidad. Estaría condenado si Ana escucha quien es la persona que está en la puerta principal y dañaría todo el estado de ánimo de la boda. ¡Pobre chico! No merece que esa  bruja de Lincoln le dañe el día más feliz de su vida. Cuando se trata de Ana, se siente como si estuviera protegiendo a su hija Sophie. Taylor sabe que esta es la intención principal detrás de la intrusión de la bruja: desestabilizar su matrimonio desde el primer día. Ella quiere que Ana se sienta inestable, hacerle ver aunque se casen, ella no ocupará su lugar. Cuanto más piensa en ello, le provoca devolverse y darle un par de patadas por el culo a la intrusa y mandarla a volar a otro lado. Pero él tiene que saber en primer lugar, lo que piensa su jefe.

El Sr. Grey está mirando a Ana como si nada existe, solo ellos dos.  Taylor se siente como un maldito desgraciado, un mirón por perturbar su momento especial. En el pasado había interrumpido un montón de momentos íntimos, por diversas razones, incluyendo los momentos en los que tuvo que llamar a la puerta del cuarto de juegos, cuando el jefe estaba jugando con alguna chica de cabello marrón encadenándola en algún artilugio desde el techo. En ese momento el jefe abría la puerta estaría ligeramente enojado por interrumpir su coito. Pero este… es un momento privado y es mil veces más íntimo que esa mierda. Son dos almas en conexión, celebrando el amor de cada uno. ¡Perra maldita de mierda que vino a interrumpir!

Pero Taylor no tuvo que esperar mucho tiempo. Otro pobre hijo de puta que está enamorado de Ana interrumpe el baile al final de la canción. Taylor casi siente lástima por él. Parece triste como un cachorro golpeado cuando mira a Ana. El jefe a regañadientes permite que bailen y se queda al lado de su chica como un halcón. El Dr. Flynn se acerca furtivamente a su lado. Taylor no puede esperar mucho más tiempo antes de que la próxima canción termine. Tiene que alertar inmediatamente sobre la puta que está en la entrada.  

_ Sr. Grey, Taylor se acerca y el jefe le da una mirada de que sabe que la mierda está golpeando el ventilador. Con solo mirarlo lo entiende.

_ Discúlpame un momento John,  se excusa con el siquiatra. El siquiatra es un buen tipo. Incluso Taylor siente que después de todo lo que ha visto en la sala de juegos, debería visitarlo. Pero en este momento, él tiene otra tarea y si todo termina bien, la bruja se irá levitando en su escoba.

_ ¿Qué pasa? Pregunta el jefe.

_ La Sra. Lincoln está fuera y ella insiste en hablar con usted. A Taylor se le sale de un tirón con nerviosismo. Cuanto más corto sea el mensaje,  mejor.

_ ¿Qué carajo? ¡No puedo creer esto! Su jefe gruñe y su mano se va hacia su cabeza pasando por el pelo desesperado. En este momento Taylor tiene que tener cuidado. Esa mujer es como la criatura mitológica Hydra. Se corta la cabeza y le salen dos en su lugar. Hay que usar una táctica diferente con este tipo de serpiente

_ Sé que tiene instrucciones estrictas sobre quién puede y no puede entrar, señor, pero pensé que necesitaba saberlo, Taylor responde.

_ ¡No voy a hablar con ella el mi día de la boda, ni en ningún momento cercano! Responde el jefe y si no estuviera gente a su alrededor Taylor hubiese hecho una voltereta al oír esa respuesta. Eso le pondrá a la bruja los pelos de punta.

_ Soy consciente de ello, señor. Puedo enviarla lejos. Ella me pasó una nota para entregársela a usted, dice Taylor. Él ya había leído la nota mientras caminaba. ¡Sí, sí! ¡Es privado! ¡Bueno, demándenme!  Piensa para sí mismo. Eso fue por el bien de su jefe. No es privado cuando se trata de los días felices de Ana y el señor Grey. Si a esa bruja se le ocurre arrastrarse por su cuello, Taylor sentirá la necesidad de protegerlos a los dos; hasta con la fuerza si fuere necesario.

Su jefe lee la nota, y está hirviendo de rabia. ¡Gracias a Dios que hay algún sentido común en él que le dice que esta perra es un peligro para su felicidad! Cuando mira a Taylor después de leer la nota, sus ojos están disparando dagas. Si las miradas mataran, Taylor podría dirigirla a la puerta principal de la casa.

_ Quiero que vayas fuera y hables con ella. Dile que el Sr. Grey está ocupado construyendo su futuro con su esposa. Que él no está interesado en recordar su pasado con ella. En caso de que tenga problemas para encontrar su camino a su casa, uno de los guardias de seguridad estaría más que feliz de indicarle el camino y si no lo entiende, con gusto la escoltará hasta su casa, dice, y Taylor está orgulloso de él como el primer día que Sophie aprendió a caminar.

_ Estaré más que feliz de entregar el mensaje, señor, responde rápidamente y se va.

En su camino a la puerta, él llama a Sawyer.

_ ¿Tienes tu micrófono apagado?

_ Sí, Taylor, está apagado.

_ ¿Qué está haciendo la señora Lincoln?

_ La bruja se pasea de arriba abajo en el jardín de entrada.

_ Llego en un minuto, dice Taylor y cuelga.

Cuando él llega a la puerta principal, Taylor toma una respiración profunda y camina hacia la bruja Lincoln con pasos determinados. Cuando ella ve su mirada resuelta, ella sabe. Ella inclina la cabeza hacia arriba, y pone su postura de orgullosa y decidida y ella lo mira.

_ ¿Y bien? Pregunta  con petulancia.

_ El Sr. Grey no está disponible, no puede venir.

_ ¿Qué quieres decir conque él no puede venir? Dice haciendo un movimiento con el pie.

_ Sra. Lincoln, el señor Grey le envió un mensaje. Él dice que justo en este momento, él está ocupado construyendo un futuro con su esposa, dice Taylor destacando que ya se casó, que no hay espacio para una ex dominatriz... y que el Sr. Grey no está interesado en recordar el pasado que tuvo con usted. En caso de tener problemas para recordar la dirección a su casa, yo estaría encantado de proporcionársela. Y si no consigue como llegar, uno de los de seguridad estaría encantado de acompañarle. Taylor dice mirándola fijamente.

_ Bueno, bueno, bueno... Taylor. Podrías ser un dom decente, dice ella evaluándolo, si no fueras demasiado viejo para mí, añade entrecerrando los ojos. Su expresión siempre incluye un insulto oculto. Taylor siente que se le sube la bilis.   Él ha estado en combates, y en guerras, pero nada le para los pelos de punta tanto como esta mujer lo hace. Taylor finge que no escuchó a la bruja.

_ ¿Es necesario escoltarla señora Lincoln?  Pregunta con intención.

_ Oh, sí no estás con la dama, ¿no? Ella se burla de él. ¡Nadie habla mal de Gail! ¡Sra. Lincoln, yo estaría más que feliz de acompañarla hasta su escoba! dice con firmeza, pero con calma.

_ ¡Tú si eres quisquilloso! Suspira. Mi Mercedes CL 600 marca escoba está estacionado allí mismo, Taylor, dice indignada. Yo no necesito escolta. Dile a tu jefe que cuando él me necesite... y él me va a necesitar; ella dice tan segura de sí misma. Cuando llegue ese momento, estoy lista, capaz y disponible para él. ¡Ni por casualidad Taylor va a pasar ese mensaje! Bruja puta, con garras gigantes de alambre de púas. ¡Me gustaría que se las encajara y que se arranque la carne cuando las tire hacia afuera!

_ Lo siento, señora. ¡NO pasaré ese mensaje! El Sr. Grey ahora está casado. Será mejor que lo deje en paz, y siga adelante con sus actividades, dice sombríamente.

_ ¡Ve a pasar el mensaje, Taylor! Si valoras tu trabajo...  dice dejando el final de la amenaza en el aire.

_ Estoy contratado para proteger personalmente al señor Grey. Estoy obligado a usar mi mejor juicio para protegerlo de daños; y usted señora es más venenosa que una serpiente de cascabel, y protegerlo contra ese tipo de peligro está estipulado en la descripción de mi trabajo. A diferencia de otros, no tengo miedo de sus colmillos, señora. Su tiempo aquí terminó. Tiene dos minutos para salir de las instalaciones. ¡Si no puede salir, la seguridad la estará escoltando!  dice con una mirada glacial.

Ella se da vuelta y se acerca a su Mercedes, con la cabeza bien alta, indignada. Esto se lo cobrará algún día. Pero no hoy.







Si bien todavía se me permite, yo escribo para usted
El amor que viví, el sueño que yo conocí.
Desde nuestro cumpleaños, hasta que morimos,
No es sino el guiño de un ojo;
Y nosotros, nuestro canto y nuestro amor,
¿Qué medidor de tiempo se ha iluminado de arriba?
Y todas las cosas que van más ignorantes
Sobre mi mesa de aquí para allá,
Están pasando a donde puede ser,
En éxtasis consumen de verdad,
No hay lugar para el amor y el sueño en absoluto;
Porque Dios va a funcionar con pisada en blanco.

Para Irlanda en los tiempos venideros ~ Yeats


IRLANDA

Mi Blackberry ya tiene tres mensajes de texto y varios e-mails de Taylor.

* Destino: Castillo de Ashford. Seguridad Harry O'Reilly, Greg Fergus. Contraseña: Cristal forjado. Londres está listo para su llegada mañana por la noche. Los detalles acerca de la seguridad en su e-mail *

Estoy sorprendiendo a Anastasia con una estancia en un castillo irlandés. ¿Le gustará?

_ Nena despierta, le susurro al oído besándola en la mejilla, el borde de su mandíbula, el lado de la boca. Ella gime cansada. Ya llegamos. Levántate, a tomar una ducha y a vestirte nena.

_ ¿Dónde estamos? Me pregunta mientras se estira y sus pechos salen de la cobija erguidos.

_ En Irlanda, le respondo. Yo ya me duché y me vestí, listo para disfrutar el primer día de luna de miel con mi esposa. Me encantaría hacer el amor con ella ahora, pero no me voy a quedar en el aeropuerto el poco tiempo que  tenemos y ya hay planes listos.

_ ¿Para abastecernos?

_ Para eso y para una pequeña excursión. Ella entrecierra sus ojos de forma burlona.

_ ¿Qué clase de una excursión? Pregunta estirando las sábanas hasta sus pechos. Me acerco hacia abajo lentamente sin romper nuestra mirada.

_ Vamos nena; no quiero perder la luz del día. Tenemos mucho que hacer. Sólo tendremos un día aquí. Y tengo mucho que mostrarle, señora Grey, le digo oscuramente y la beso. Ella se mueve en un vaivén, y me besa duro y exigente. Sus dedos se enredan en mi pelo y finalmente me las arreglo para alejarme quedándome sin aliento.

_ ¡Whoa Anastasia! ¡Lo que me haces! No podemos quedarnos en la cama. Ven. Toma una ducha y tenemos que salir.

Tomamos un pequeño equipaje de mano y el equipo de seguridad que Taylor envió nos está esperando en el VIP.

Taylor me envió fotos de cada uno de nuestros escoltas y los reconozco de inmediato, no solo por el cártel que están sosteniendo:

Sr. Christian Grey y Sra.

Cuando salimos sus ojos brillan al reconocernos.

_ ¿Sr. Grey?  Me pregunta Fergus que parece tener apenas 30 años de edad, pero se ve ágil y enfocado. Hace hincapié en la letra 'r' mientras habla.

_ ¿Tú eres? Pregunto. Él saca su identificación. Toda la información de identificación coincide con la copia que Taylor me envió por correo electrónico. Una vez que he terminado con la verificación de su identificación, le pregunto:

_ ¿Destino?

_ Cristal forjado, responde. Anastasia me mira con curiosidad.

_ Debido a que su tiempo es limitado, utilizaremos un helicóptero señor. Tenemos el tiempo medido para su estancia en Irlanda señor, sin embargo si desea cualquier cosa que no esté en el itinerario, por favor háganoslo saber para poder organizarlo rápidamente señor, afirma O’Reilly.

_ Sólo llévanos al nuestro hotel que nos vamos a refrescar un poco, y luego seguiremos con las actividades que tenemos pendientes.

_ Por supuesto, señor Grey. Estamos unos 148 kilómetros lejos de nuestro destino, eso es unas dos horas de camino. Teniendo en cuenta lo lejos, el Sr. Taylor dispuso de un helicóptero para ir más rápido. Lo tendremos a su disposición en toda su estancia señor.  

_ Gracias, O ' Reilly, digo tomando la mano de Anastasia.

_ Por aquí señor, dice Fergus quien toma ventaja. El helicóptero que está en la pista, es un Sikorsky S’92 de lujo. La mandíbula de Anastasia se abre. El Sikorsky es un enorme helicóptero con más de cincuenta y seis metros de longitud. Ella me mira con curiosidad.


_ ¡Es enorme! Ella comenta en un susurro.

_ Sólo lo mejor para mi niña, le contesto con indiferencia.

Toman nuestro equipaje y nos presentan a nuestro piloto, cuyo nombre debe ser Matt O'Connell de acuerdo con la información proporcionada Taylor.

_ ¿Puedo presentarle al capitán? Me pregunta O'Reilly cortésmente. El es el capitán Matt O'Connell. Él estará a su servicio durante su estancia. Nuestro co-piloto es el capitán Richard Bremer, indica a los dos pilotos que estarán volando con nosotros. Sus fotos y nombres coinciden.

_ Bienvenido a bordo, señor, dicen y me dan la mano.

_ Señora, bienvenida y felicitaciones, le dicen a Anastasia que se sonroja. Por favor, entren y tomen asiento. Esta es una gran aeronave que sirve comida y bebidas, y en caso de que desee utilizarlo, hay un lavabo y una ducha a bordo, dice O'Connell.

_ Gracias. Creo que sólo tomaremos nuestros asientos por ahora, le respondo.

_ ¿Cuánto tiempo tardaremos en llegar a nuestro destino? Me pregunta Anastasia. ¡Chica inteligente! Ella no está preguntando dónde, pero ella está haciendo las preguntas correctas.

_ No más de cuarenta minutos señora Grey, responde Fergus. Mis labios se curvan en una pequeña sonrisa.

_ ¿Curiosa? Me apoyo  y le pregunto. Ella asiente con la cabeza rigurosamente.

_ Vas a verlo en cuarenta minutos. Prefiero mostrártelo antes que decírtelo, le digo.

El Sikorsky es un helicóptero de lujo. Ha sido personalizado para la comodidad de los pasajeros. La altura de la cabina es de seis pies de alto, lo que hace que agache un poco la cabeza, pero el ancho del mismo es como de 20 pies. Es espacioso y estoy sentado junto a Ana cuando una azafata viene hacia nosotros.  

_ Bienvenidos señor y señora Grey. Mi nombre es Jennifer. Soy su asistente de vuelo hoy. ¿Desean algo para tomar? ¿Qué les gustaría? Pregunta con una gran sonrisa genuina. Ella debe tener como unos treinta años, de pelo rojo y ojos verdes, es una mujer agradable. Ella mira a Anastasia expectante, luego me mira y parpadea en rápida sucesión. Me vuelvo para mirar a mi esposa para preguntarle lo que quiere; nada demasiado fuerte tan temprano en la mañana.

_ Me gustaría Té de desayuno Twinings Inglés con la bolsa afuera por favor, dice ella y luego estrecha los ojos cuando se da cuenta que la azafata me mira con apreciación carnal. No tienes nada de que preocuparte bebé. Solo me gustas tú. Pero sus celos llegan hasta mi ingle y secretamente me agrada. Ella me ama y yo nunca podré tener suficiente de eso.

_ ¿Usted, señor? Pregunta casi tropezando con sus palabras.

_ Café con leche descremada por favor, le respondo sin quitar mi mirada de mi hermosa novia.

_ Ya tenemos reservado el desayuno en nuestro destino, le explico a Ana.  

_ ¿A dónde vamos Christian?  Pregunta ella con emoción en su voz.

_ La anticipación es la mayor parte del placer, murmuro con una sonrisa lasciva.

_ ¡Pero yo quiero saber anticipadamente! Dice ella de mala gana, sin embargo ella no puede ocultar su emoción tampoco. Yo sólo sonrío en respuesta.

El vuelo va sin problemas. Compruebo la hora y miro por la ventana. Se supone que es una sorpresa la luna de miel y yo quiero ver qué siente Ana cuando la lleve al primer lugar de nuestro itinerario. Fergus es el guía en la excursión área y se acerca a nuestros asientos.

_ Lo que están viendo abajo, es el Mayo Galway. Pronto estaremos sobre volando la isla Bush, y a su izquierda pueden la isla  Illauanree, al norte de la misma está la isla Illaundarrgah y la isla Leaf que está sólo ligeramente al noroeste de la misma. Allí mismo a su izquierda señores, Fergus señala las pequeñas islas de abajo.




_ Ahora vamos a volar sobre la finca que es bastante grande tiene más de 26.000 hectáreas. La propiedad en sí es de 350 a 450 hectáreas, dependiendo de a quién le pregunte, pero en 1852 Sir Benjamin Lee Guinness extendió la propiedad. Al norte se puede ver el Centro Ecuestre de Ashford. Si lo desea, o si tienen el tiempo, usted puede viajar en el campo bellamente arbolado entre las orillas del lago Corrib y Lough Mas, e incluso ir a las montañas de Connemara al oeste. Más al norte, dice señalando con el dedo y Anastasia me empuja que casi me saca de mi asiento con una alegría infantil, se puede ver los juegos del tiro al blanco y tiro al plato,  añade Fergus.





_ ¡Oh! ¿Podemos disparar? Por favor, ¿verdad que sí? Pregunta Anastasia emocionada.

_ ¡No! Contesto con mi boca en una línea apretada. Acabo de casarme con ella. Yo no quiero que ella se dispare accidentalmente. Ella me entrecierra sus ojos, pero no dice nada.

Fergus siente la tensión y rápidamente se mueve sobre un tema diferente.

_ Hacia el sureste, verá los bancos Lough Corrib y por supuesto la Orvis endosada a la propiedad, se encuentra justo allí, es uno de los sitios más famosos para pescar de toda Irlanda, dice para mi beneficio.



_ También señora, si mira a su izquierda, verá los Jardines de Ashford. El castillo data de 1228... dice, pero no puede terminar el resto de la oración porque Anastasia chilla con deleite.



_ ¡Castillo! ¿Ha dicho castillo? ¿Christian lo que dijo fue castillo? Ella chilla con un tono de voz alta.  No puedo dejar de tener una estúpida sonrisa en mi cara.


Fergus también se ríe de satisfacción.

_ Sí, señora el castillo de Ashford, dice con orgullo, como si su tío favorito fuera el dueño. Pero le estoy mostrando los jardines a su izquierda. Sir Benjamin Guinness y sus sucesores, los Ardillauns, desde 1852 han creado y mantenido el diseño de los jardines.  Son dignos de ver señora. Y a su derecha señora Grey, si mira desde la ventana del señor Grey podrá ver el espectacular Castillo de Ashford. Fue fundado por la familia anglo-normando de Burgo, después de su derrota con los nativos O'Connors de Connaught.



_ ¡Dios mío! ¡Es simplemente hermoso Christian! ¡Se parece a Hogwarts! Anastasia dice. No puedo esperar para explorarlo. ¿Se nos permite conocerlo? Le Pregunta Fergus.

_ Sí, señora ustedes estarán ahí. Ocuparán la mejor de las suites con la mejor de las vistas, dice con una promesa en sus palabras. Anastasia se vuelve hacia mí y me sonríe con una sonrisa de diez mil megavatios. ¡Estoy eufórico, porque a ella le gusta! Los pilotos aterrizan el helicóptero en el helipuerto, y un carrito de golf está a la espera para recogernos y llevarnos al castillo.  

_ ¡Señor y señora Grey! Mi nombre es Milton. Bienvenidos al Castillo de Ashford, un asistente personal nos saluda con una gran sonrisa. Los voy a llevar a su habitación. Sabemos que han viajado desde lejos, por lo que pueden venir en cualquier momento a tomar su desayuno-almuerzo, dice cortésmente.


_ Gracias Milton, decimos los dos al mismo tiempo. El nos lleva a través de unos setos muy bien cortados. A nuestra izquierda podemos ver las pequeñas islas de la bahía con vistas al castillo. El agua está en calma, y los arbustos de colores muy vivos, sencillamente único.  


Una vez que estaciona en frente del castillo, Milton nos conduce a través de él. Anastasia está muy emocionada, se vuelve hacia mí con los ojos muy abiertos.


_ ¡Oh Dios mío! Dice con un movimiento de sus labios.

_ ¡Christian, este es el centro de la Abadía de Camelot! ¡Gracias! Ella brota después de mirar la arquitectura y va pasando la mano por encima de un traje de brillante armadura en la puerta principal.  ¡Es formal sin ser estirado! ¿Cómo supiste que me encantaría esto?







El rico interior de caoba toma el aliento de Ana. La decoración es ecléctica; de diferentes épocas, pero de alguna manera muy apropiadas para el medio ambiente. Nuestra suite es bastante grande, con tonos de oro suave y colores cálidos. Las ventanas son grandes y con vistas al mar y a los jardines.


Una vez que Milton se va, Anastasia se vuelve hacia mí y para mi sorpresa se lanza a mis brazos.

_  ¡Me encanta! ¡Me encanta! ¡Y te amo! ¡Gracias! Dice y me da besos en las mejillas, el cuello, alrededor de mis labios y finalmente  busca mi boca.

_ Sra. Grey  yo no sabía que conseguiría esta reacción... pero no tengo la oportunidad de terminar la frase. Su boca agarra la mía, y rápidamente el deseo se despliega en los dos. Yo la pongo de espalda en la cama con dosel y la empujo sobre el colchón y caigo encima de ella.

_ Marido… dice entrecortada con las manos anudadas en mi pelo. ¡Te deseo ahora!

_ ¡Ana! ¡Vas a hacer que me rinda un día de estos! Pero tenemos planes. ¡De lo contrario estaremos en nuestra habitación todo el día!

_ Pero yo quiero hacer el amor contigo en un castillo...

_ Oh, cariño, vamos, pero en el momento y el lugar de mi elección, le sonrío escabrosamente. Vamos a refrescarnos y a vestirnos, tengo un par de sorpresas para ti.

_ Si me quemo en el primer día de nuestra luna de miel ¡Sr. Grey es su culpa! Ella me acusa.

_ Sra. Grey, estoy seguro de que puedo pensar en un par de maneras para apagar su fuego. Vístete cómoda que vamos a dar una caminata, le digo.

Cuando estamos dispuestos a salir, la tomo de la mano y hacemos nuestro camino a la sala para tomar el desayuno. 

_ ¡Es una sala de dibujo! ¿Sabes lo mucho que quería ver un dibujo desde que leí sobre ellos en Orgullo y Prejuicio? Anastasia susurra fervientemente. Su reacción me dan ganas de poner el mundo a sus pies, hacerla feliz todos los días de su vida. Le aprieto la mano en respuesta. Una vez que terminamos el desayuno nos dan un recorrido por el castillo y los jardines, pero no por el campo de tiro. ¡No quiero a Anastasia en ningún lugar de tiro!


A pesar de que quiero mantener a los forasteros lejos de ella, también quiero que ella experimente la localidad. ¿Y qué mejor que ir a un Pub Irlandés? O'Reilly y Fergus nos llevan en un Mercedes Benz color plata, blindado. Nos llevan a Thoor Ballylee.


_ Anastasia, aquí fue donde filmó John Wayne, la película “El hombre tranquilo” con Maureen O'Hara, le explico y ella pone los ojos como platos.

_ Nunca he oído hablar de esa película, pero ¿sabías que William Butler Yeats restauró este castillo normando del siglo XVI para él y su esposa? Me dice y me asombra completamente.

_ ¿Cómo sabes eso? Le pregunto completamente sorprendido. Esta es una de las razones por las que estoy enamorado de mi esposa. Ella nunca deja de sorprenderme. 

_ ¡Pensé que todo el mundo sabía eso! Dice encogiéndose de hombros. Aquí fue donde él escribió la colección de poemas “La Torre”. ¡Se inspiró en este lugar!  Dice ella dándome un golpe con su mano.

_ No creo haber oído hablar de esa colección, le digo.

Un puente antiguo, y una torre más antigua, 
una granja que está protegida por la pared, 
un acre de terreno pedregoso, 
Donde la rosa simbólica puede romper en flor, 

viejo olmos desiguales, innumerables viejas espinas,
El sonido de la lluvia o el sonido 
de cada viento que sopla, 
La gallina de agua artificial 
que se sumergió en la corriente de nuevo 
marcada por el chapoteo de un centenar de vacas.

Declaro esta torre como mi símbolo; 
Declaro esta escalera enrollada como mi escalera ancestral.

Yo, el poeta William Yeats, 
con tablas viejas de molino y pizarras verde mar, 
y con el trabajo de hierro forjado de Gort, 
Restauro esta torre para mi esposa de George, 
y pueden permanecer estos personajes 
Cuando todo esté en ruina, una vez más.

Los viajeros ignorantes 
de los mercados y de las ferias 
han visto su vela que brilla tenuemente en la medianoche. 
El río se eleva y se calma de nuevo; 
Se oye el ruido estruendoso bajo el agujero rocoso
Qué median,  persas, babilonios 
En ensoñación, o en visión, vieron 
los símbolos del alma
.

Ella recita. 

_ Siempre he querido ver una torre, ya sabes, como los cuentos de hadas, donde a la princesa la encierran en la torre y su caballero de brillante armadura viene a rescatarla... ¡Es algo tan romántico! Una torre medieval, en algún lugar rodeada por el agua, y la exuberante vegetación. Decorada con cortinas ondulantes escarpadas en las paredes de piedra... tan alta que llega al cielo y con cálida chimenea de leña, dice con  anhelo en su voz, con aire ausente, y, de repente, ella toma una inhalación brusca, y se ruboriza.

¿En serio? ¡No tenía ni idea! Miro a mi esposa de nuevo con ojos de admiración, totalmente enamorado de ella, una vez más.

_ ¿Qué pasa Sr. Grey? Ella se burla. ¿Podría ser que por fin sé algo que usted no sabe? Pregunta inocentemente batiendo sus pestañas y se muerde el labio.

Mi mano se extiende de forma automática y tira de la barbilla.

_ ¡No lo hagas! Le advierto con una mirada oscura. Aquí no…

_ ¿Está completamente seguro Sr. Grey? Pregunta con un tono de nostalgia, mirando hacia la torre. ¿Qué? ¿Las torres la encienden? ¡Mierda! Mi mano vuela a mi cabeza en un intento de reprimir el deseo creciente que tengo por ella.

Ella está examinando el edificio con ojos  lascivos y deseosos.  

_ Cariño, ¿me podrías excusar por segundo? Le pregunto y suelto su mano de mala gana.

_ ¡Fergus! Lo llamo y él viene y se pone inmediatamente delante de mí. Hago un gesto con los dedos para que se acerque y él se inclina.

_ Tengo una petición para esta noche, y yo quiero que se haga exactamente lo que te digo, le hablo en voz baja y él escucha.

*****

Nos llevan a un Pub local llamado McDaids.

Una mujer mayor, con las mejillas rojas y los ojos azules con una cara sonriente está manejando el bar. Todavía es temprano en la tarde por lo que sólo hay unos pocos clientes en el bar. La mujer sonríe mientras entramos en el Pub. Nos sentamos en una mesa fuera cerca de la barra y la gran Señora viene a nuestra mesa sin dejar de sonreír.


_ ¡Bienvenido al Pub McDaids! ¿Qué desean tomar hoy?  Pregunta.

Sin dejar de ver a Anastasia le respondo con otra pregunta.

_ ¿Qué tienes?

_ ¿americanos?

_ Sí, señora, le respondo sin pestañear.

_ ¡Y tan cortés! Bueno queridos, dice ella y para nuestra sorpresa se sienta en una silla al lado de nosotros. Me gusta charlar con los clientes. ¡Muy bien!  Tenemos  cerveza, pero los turistas americanos siempre se quejan de que la cerveza irlandesa es amarga, dice haciendo una mueca. Si no están acostumbrados a ella, puede que no les guste, pero si les gusta el desafío, puede probarla. Entonces, tenemos Stout, dice ella, y cuando ve la mirada de perplejidad en el rostro de Anastasia, continúa,  es la bebida nacional de Irlanda, añade con una risita de niña. Pero esa explicación no es suficiente para Anastasia.

_ ¿Qué es una Stout? Nunca he oído hablar de eso, ella pregunta, y me mira sonrojada, y aún con esos ojos deseosos.

_ Es una cerveza negra, aterciopelada, cubierta densamente por una espuma cremosa. ¡Hay un ritual para tomar correctamente un trago de cerveza negra, querida! Se sirve lentamente en un vaso para maximizar el contacto con el aire, se debe llenar dos tercios del vaso, se toma una primera parte y se deja sentar unos cinco minutos hasta que el cristal se asiente, luego sirva de nuevo y se toma toda.

Hago una mueca. Yo no quiero que mi esposa se emborrache en el primer día de nuestra luna de miel. Necesito que esté coherente para esta noche.

_ Gracias... Hago una pausa para que me diga su nombre.

_ Mildred es mi nombre querido, responde ella.

_ Mildred, pero necesitamos algo ligero para mi esposa, le digo con mi mirada de nuevo en Anastasia.

_ Sí, joven, ella me responde y entonces vuelve su mirada a Ana y agrega, usted debe ser la nueva esposa querida, dice ella con un tono maternal.

_ Lo soy, de hecho, este es el primer día de nuestra luna de miel. ¿Cómo lo sabes? Anastasia pregunta.

_ Dulce niña, se nota el amor que hay en la cara de su marido y la forma en que ha dicho “mi esposa” con tal reverencia que oooh, ella misma se ruboriza. El deseo y el amor apasionado y la forma como te ve, ¡pensé que McDaids se prendería en llamas! Dice con un acento burbujeante que hace que Anastasia se ruborice.

_ ¡Pero eso es tan dulce, cariño! ¡No tienes que avergonzarte del amor que hay entre los dos!

Para cambiar el tema ya que Mildred se ha aventurado demasiado, le pregunto por fin qué más tiene para beber.

_ ¡Whisky! Whisky irlandés. Si nunca lo ha probado, es similar a un buen Scotch sin el sabor ahumado. Pero querido, el whisky irlandés y lo digo con orgullo, ¡es el único whisky de triple destilación en el mundo! Otro licor precioso es Irish Mist. Creo que una copita de Irish Mist captura todo el sabor del whisky irlandés, pero es más suave. También tenemos alcopops. No somos como los estadounidenses. No tenemos un cóctel de lujo aquí. Tengo una alcopops llamado Fat Frog. Y tenemos  vino.

_ Vamos a tomar un poco de cerveza irlandesa, pero en vasos pequeños, le digo, y ella sonríe. 

_ ¿No quieres ninguna esposa borracha en el primer día de su luna de miel, querido? Dice y da una risa calurosa. A continuación, se inclina sobre la mesa y dice. ¡Enhorabuena! ¡Sus cervezas llegarán pronto!

*****

En el momento en que volvemos al castillo es tarde. Anastasia y yo tomamos un baño en una bañera de patas de garra viendo la bahía. La verdad es que es un sitio de lujo.




_ Quiero que te pongas esto, le digo y le muestro un vestido negro de tela de encaje con la espalda descubierta.

_ ¿Qué llevarás puesto tú? Pregunta burlona.

_ Un traje oscuro y corbata gris plata, le susurro con los ojos ardientes. 

A medida que nos vestimos, nuestras miradas se encuentran. Si no es porque he practicado años de auto control, esto habría sido una tarea difícil de lograr.  Por fin vamos a fuera en búsqueda de O'Reilly y Fergus que están esperando junto a la puerta, con los ojos escaneando el pasillo.

_ Sr. y señora Grey, nos saludan y en ese momento me doy cuenta de que no puedo tener suficiente de escuchar esa expresión, nuestros nombres combinados, declarado por otras personas que ella es mi mujer, mi esposa. Fergus habla por la radio que tiene en la manga. Cuando llegamos a la torre donde vamos a cenar, la sorpresa de Anastasia es evidente y su entusiasmo es contagioso.




_ Sr. y señora Grey, Milton empieza su introducción. Este fabuloso castillo de estilo francés se añadió al esplendor arquitectónico del castillo en 1715 y  nos dirige hacia el interior. La torre está decorada con una acogedora sala con un sofá y almohadas. Cortinas drapeadas y  que se mueven con la ligera brisa. Un candelabro con dos velas que alumbran de manera exquisita la mesa para dos personas y una chimenea está rugiendo con fuego de leña, y se añade a la atmósfera el ruido del agua que pasa por debajo del castillo. Milton, toma el chal de Anastasia y saca una silla para que ella se siente cómoda. Hay un menú en la mesa para los dos que describe todo lo que va a ser servido.




Cuarto de George V

ENTRADAS

Ensalada César  del Ashford Castle
Con carne seca de cerdo y virutas de parmesano  
Pouilly  Fuisse, Joseph Drouhin, 2008

Langosta Connemara
Media langosta con patatas moradas trituradas y crujientes de alcachofas
Vieiras 
Frescas vieiras con fumé de mariscos, con peras caramelizadas y albahaca fresca
Chateau Minuty, Prestige, Cote de Provence

SOPAS

Crema de gambas
 Con Crema de whisky y Colas de gambas de  Puerto Killary

PLATO PRINCIPAL

T Bone local a la parrilla
Con hueso y Fileteado en su mesa
Camote Chateau La Bertranda, Premières Côtes de Bordeaux

POSTRE

Elección de postre de nuestro menú de postres, té y café con Petit Fours

Rogamos a los señores para honrar a la elegancia del Comedor George V usar la chaqueta y corbata para la cena



_ ¿Hay algo más que desee, señor?

_ Gracias Milton. Estamos bien, le digo para despedirlo. Milton se aparta de nosotros y cierra la pesada puerta de madera para darnos privacidad. El equipo de seguridad está al pie de la torre esperando por nosotros. Desde este punto se puede ver el agua azul cuando la luna se está escondiendo. 

_ ¿Torre, Sr. Grey? Me pregunta con sólo admiración en sus ojos.

_ Nuestro objetivo es complacer señora Grey, le respondo con una sonrisa tímida.

_ ¿No hay ostras hoy entonces? Pregunta después de mirar alrededor de la mesa.

_ ¿Está impaciente señora Grey? pero sí, hay ostras, de la bahía de Galway, según me han dicho, digo sin romper mi mirada.

_ Estaba pensando, que yo te debería alimentar esta noche. No has comido mucho durante el día, y hemos tenido un día ajetreado. Yo no quiero que te canses para lo que tengo en mente, le digo y acerco mi silla más a su lado.

_ Quiero vendarte los ojos, le susurro. Ella traga y asiente con la cabeza expectante. Saco de mi bolsillo una venda y la paso por sus ojos. Mis labios están cerca de su oído, pero no la toco.

_ ¿Puedes ver algo? Le susurro para que mi aliento acaricie su mejilla.

_ No, ella susurra de nuevo.

Abro la bandeja que contiene unas deliciosas ostras. Hay sólo ocho. Tomo una y exprimo un poco de limón en ella. Lo llevo cerca de sus labios, y le susurro, "ostra." Ella abre su boca, y yo inclino la concha para que ella trague suavemente y veo como pasa por su garganta.

_ Buena chica, le digo,  y repito el proceso para ella y para mí hasta que todas se han acabado.

_ ¿Vino? Pregunto.

_ Sí, por favor, responde ella con voz entrecortada.

Sostengo la copa en sus los labios y ella toma un sorbo de bienvenida.

Tomo una cucharada de sopa de gambas y la llevo a sus labios. Ella la toma y hace un sonido apreciativo que hace que apriete mi entrepierna. Tomo una cucharada, y noto que está deliciosa. Le doy un bocado de ensalada, y un poco de lechuga queda en la comisura de su boca, ella levanta el dedo para quitarla, pero yo la detengo. Me apoyo  y chupo lentamente la comisura de sus labios. Ella me quiere besar, pero yo me retiro hacia atrás. Ella hace un puchero.

_ Todo a su tiempo, nena, me quejo en voz baja. Yo le doy un bocado de carne. Ella mastica saboreando. Tomo un bocado después de ella. Entonces le doy un poco de vieiras y de langosta.

A su vez vamos tomando un sorbo de vino. Toda una rutina hasta que finalmente la comida se acaba. Me levanto y tomo su mano, llevándola cerca del fuego.

_ ¿Sabes lo deseable que te ves en este momento nena? Le susurro. Ella niega con la cabeza.

_ Bueno, te ves muy deseable y te deseo tanto señora Grey.

_ Marido, yo te deseo también.  Responde ella con voz ronca. Está oscuro afuera. Aparte de la luz de las velas en la mesa, y la chimenea encendida, no hay otra luz. 

La siento en el sofá y me inclino para tocarla con mi dedo índice y ella toma una inhalación brusca.

_ Te amo Ana… le susurro con fervor y beso sus mejillas, la mandíbula, mis dientes tiran del lóbulo de su oreja. Entonces mis labios se mueven a su largo cuello. Ella inclina la cabeza hacia un lado para darme un fácil acceso. Mis dedos viajan hasta sus hombros y uno a uno bajo su vestido liberando sus pechos delante de mí.


_ ¡Christian, quiero verte! Dice. Me detengo, ¡Por favor! ¡Quiero ver tus labios en mi cuerpo! Es... embriagador… y con lo que dice mi polla entra en modo de saludo completo dentro mis pantalones.

_ Lo quieres… lo tienes nena,  le digo y quito la venda de sus ojos. Ella revolotea sus pestañas cuando los abre y yo le doy mi mano para levantarla.


_ Quiero quitar ese vestido ahora, le digo con mi voz llena de deseo. Poco a poco lo saco de sus brazos, por su vientre hasta sus piernas. La sostengo con mi mano para que ella salga del vestido.  Ella está en sus bragas de encaje negro y sus zapatos negros.

_ Usted está muy vestido señor Grey,  dice ella con deseo ardiente en sus ojos. Quiero desnudarte, añade.

_ Nadie te detiene nena, le respondo.

Ella se acerca, y las manos pasan debajo de mi chaqueta sobre mis hombros, ella la desliza hacia abajo, y cae al suelo. Sus manos se extienden hasta la corbata. 

_ Este lazo, marido, me enciende a lo grande, dice ella mordiéndose el labio. Me inclino y capturo sus labios con los míos y suavemente chupo y tiro con mis dientes para luego soltarlo. Nuestra respiración se incrementa a medida que el deseo aumenta a través de nosotros. Ella saca mi corbata gris plata y la coloca sobre el asiento. Sus manos con destreza desabrochan apresuradamente mi camisa y sus dedos se deslizan suavemente sobre mi pecho haciéndome temblar. Tomo su mano y la llevo a mi boca para besar sus dedos y luego chupo su dedo meñique mordiendo ligeramente la almohadilla. Ella baja sus manos acariciándome hasta llegar al cinturón y lo desabrocha y baja lentamente la cremallera. Mete sus manos por la parte de atrás de mis pantalones apretando mi trasero y los baja junto con mis calzoncillos, haciendo que mi erección salte libremente. Salgo de ellos y me quedo de pie con mis zapatos y  calcetines. Ella me da una sonrisa maliciosa, y se inclina hacia abajo dejando deliberadamente su culo en el aire haciendo un esfuerzo por quitarme los zapatos y calcetines.

Mis manos se extienden y acarician su trasero. Pongo las bragas a un lado y sumerjo uno y luego dos dedos dentro de su sexo y ella está húmeda y lista para mí, como siempre. Siseo mi respiración a través de mis dientes.

_ Yo sé lo que estás haciendo bebé, me quejo, y le doy una nalgada suave.  Una vez que ella quita mis zapatos y  calcetines, sus manos pasean a través de mis piernas y alcanza mi polla que está en posición de saludo completo. De repente, ella se pone sobre sus rodillas y me lleva en su boca haciéndome jadear.

_ ¡Whoa Ana!

Ella cubre sus dientes con sus labios y me chupa fuerte, su lengua arremolinándose alrededor de la punta de mi polla. Inclino mi cabeza hacia atrás y con mis manos le sostengo la cabeza.

_ ¡Oh! ¡Joder, Ana! ¡Lo que me haces sentir! Ella me mira mientras me está follando con su boca y chupa profundo y duro y sus labios van arriba y abajo sobre mí sin cesar. Yo doblo ligeramente las caderas cuando ella me lleva, es… una sensación… demasiado deliciosa, casi estoy sin poder contenerme. Ella es la única que me lleva de cero a mil por horas en segundos.

_ ¡Anastasia, yo no quiero llegar en tu boca! Le digo, y ella ralentiza sus caricias y me suelta. Yo la levanto hasta fundir mis labios con los de ella. ¡Ella sabe muy bien! Mis labios se deslizan por su cuello, por sus pechos, tiro de su pezón mientras con mi mano acaricio el otro.  Ella ahoga un gemido. Mis labios van entre sus pechos, chupando y lamiendo, mientras hago mi camino hacia el sur hacia su hueso púbico. Poco a poco la empujo hasta bajarla en la tumbona junto a la chimenea, le abro las piernas y meto mi lengua entre las flores de su sexo, chupando y lamiendo. Ella pone su pierna derecha por encima de mi hombro, haciéndome sonreír. Yo sigo jugando un poco con su sexo mientras ella se retuerce empujándose hacia mi boca.



- ¡Oh, por favor! ¡Marido, quiero  ahora! Siento el apretón de su sexo, y me detengo, y soplo en su sexo otra vez. Me levanto y pongo sus piernas a mi alrededor y colocando mis rodillas en la tumbona entre sus piernas, me cierno sobre ella entrando centímetro a centímetro. Cuando estoy en ella hasta la empuñadura, me detengo allí por un minuto y cierro los ojos, disfruto de nuestra conexión, y luego me empiezo a mover. Mi boca va hasta sus labios, nuestras lenguas saboreando y chupando. Ella arquea la espalda hacia mí, y mi cabeza se inclina en capturar su pezón y chupo duro, gime empujando su pecho en mi boca. Mi mano derecha refleja las acciones de mi boca con el otro pezón. Luego suelto sus pezones, y agarro su culo levantándola sin romper nuestra conexión. Seguimos avanzando; encontrándonos con cada empuje. Giro mis caderas para alcanzar su punto dulce, frotando, masajeando, caricias de terciopelo para mi polla y conseguimos nuestro punto alto. Cuando siento el endurecimiento de sus músculos alrededor de mí, capturo sus labios y los chupo. Estamos en lo más alto de nuestros límites, follando, haciendo el amor, vertiendo en cada uno todas las caricias que nos podemos dar, hasta unir nuestras almas al mismo tiempo.


Cuando bajamos de nuestro éxtasis, nos limpiamos y por último la ayudo a ponerse de nuevo su vestido. Después de estar vestidos nos quedamos un rato bajo el fuego abrazados, comentando de nuestra fiesta de bodas, sin querer que termine la noche.



LONDRES

Veinte puentes de la torre de Kew  
querían saber lo que el río sabía, 
Veinte puentes o veintidós años, 
porque ellos eran jóvenes, y el Támesis era viejo 
y este es el cuento que el River le dijo:  

- Rudyard Kipling



Echamos un vistazo del castillo cuando ya es mediodía y en la tarde nos fuimos de paseo en el helicóptero. Fue un largo día el de ayer volando sobre algunos de los fiordos más famosos de Irlanda, y por los acantilados de Moher. Yo no quise viajar en coche ni ir de excursión a ninguno de ellos, por el temor de que Anastasia se quisiera bajar y caerse. Pero el paseo panorámico sobre ambos sitios, fue espectacular. Volamos al aeropuerto internacional de Shannon y abordamos el Jet de GEH, y fuimos recibidos por un equipo de seguridad nuevo. La distancia desde Shannon a Londres es alrededor de unos cuatrocientos kilómetros. Tardaremos aproximadamente una hora y media y llegaremos al Aeropuerto Internacional de Londres Heathrow. 

Taylor nos está esperando en el aeropuerto con dos nuevos escoltas.

_ Sr. Grey, señora Grey. Espero que hayan tenido un viaje agradable, Taylor dice educadamente.

_ Ellos son Harold Nichols, y Roger Collins, señor. Van a estar acompañándonos mientras estamos en Inglaterra, dice al presentarnos al personal de seguridad.

_ Encantado de conocerlo, señor, señora, dicen educadamente, sus ojos escaneando la multitud en el aeropuerto.

_ ¿Vamos, señor? Y caminamos hacia la camioneta.

Nuestro primer destino es la Suite de la Torre del Hotel Sheraton Park.


La Torre del Hotel Sheraton Park, se encuentra en el corazón del moderno Knightsbridge de Londres, que está cerca del Hyde Park y de la tienda Harrods y cuenta con una vista panorámica de la ciudad. Nuestra suite en el Penthouse, incluye un mayordomo personal que no vamos a necesitar esta noche.

_ ¿Ya han cenado señor? Pregunta Taylor.

_ No, estamos cansados, Taylor. Creo que sólo haremos el pedido a la habitación, le digo mirando a Ana con ojos hambrientos. Yo sé lo que quiero y ella quiere lo mismo. Ella me sonríe con timidez, y aprieto su mano con cariño. Sí, eso es lo que queremos. Mi esposa y yo en un baño de mármol, haciendo el amor.




Louis Armstrong e Ella Fitzgerald – Cheek to Cheek

6 comments:

fanny rebellon said...

Dios como es posible no habia visto que habian subido ya este capitulo, que descuido, bellisimo, me encanto el trato de teylor, a Elena, se lo merece, pero mas me encanto la reacción de Cristian, tan bello, Elena es una bicha, me encanta esa luna de miel, por dios que envidia, de verdad Anastasia es muy suertuda, Emine gracias mil eres fabulosa como siempre y tu mi amiguis Patricia te Amooooo gracias madre, excelente trabajo como siempre un besote.

fanny rebellon said...

Alejandra Rosales AAA. Es muy bueno como pone a Elena en Su lugar y protege. Ana y a christhian
23 de enero a la(s) 20:31 · Me gusta

Yenny Valero Elena saca lo peor de mi. Nunca pense q se podria odiar tanto a alguien jejeje
23 de enero a la(s) 20:47 · Me gusta

Liliana Rodriguez Bueno, bueno esa bruja de elena... gracias emine y patricia
24 de enero a la(s) 0:41 · Me gusta

Maria Gabriela Seco Avila tan bello taylor me encanta la en q protege a christian y que buena q halla puesto en su sitio la a elena se merecia todo lo q le dijo y mucho mas por descarada como se atrevio a ir hasta alla es q la odioooo
24 de enero a la(s) 2:20 · Me gusta

Reficul Amr La hermana de Dracula jajajajajaja...
Taylor siempre en apoyo
24 de enero a la(s) 11:06 · Me gusta

Maritza Cordova Maldita bruja cono se atreve a pensar que podía ser invitada a la boda, ashhh estoy que hiervo de furia, gracias Emine como siempre haces un trabajo genial, Paty gracias por traducirlo para nosotras
24 de enero a la(s) 13:01 · Me gusta

Ana Silvia Rosales Gracias Emine y Patricia, como siempre bueno el capítulo, sin esta bruja la novela no tendría caso

fanny rebellon said...

Nancy Fica Soto esa bruja de elena metiendose donde nonla llaman yo la hubiera sacado a patadas de hay gracias emine y patricia son unas genios
23 de enero a la(s) 13:24 · Me gusta

Silvana Daniela Vera impresionante
23 de enero a la(s) 13:28 · Me gusta · 1

Andrea Valenzuela Ulloa quiere meterse co o pueda la cacatua de helena para molestar al muñeco..me encanta lo paternal de taylor...yo creo que le picaron las manos.
23 de enero a la(s) 14:41 · Me gusta

Pamela Nicosia definitivamente Elena me cae pesimo,!!!!
23 de enero a la(s) 14:53 · Me gusta

Claudia Henao uffffff¡¡¡¡ Que lindo Taylor. Gracias Emine y Patricia
23 de enero a la(s) 15:45 · Me gusta

Isaura Saldaña Odio a esta maldita bruja a mi me esta dando bilis. Muchas gracias Emine
23 de enero a la(s) 16:03 · Me gusta

Patricia Aurora Elena es insoportable!!
23 de enero a la(s) 16:13 · Me gusta

Nuris Fuentes Peñaranda Amo a taylor que forma de cuidar a su jefe y esa perra de Helena que se cree hay que quemarla pero viva. Gracias emine que forma de escribir tan perfecta no tienes nada que envidiarle a E.L james. Gracias patricia a también por tomarte el tiempo de traducir
23 de enero a la(s) 17:16 · Me gusta

Faby Rodriguez Calderon Horrible brujas de Elena pensó q podía frustrar el matrimonio de Ana y grey jajaja estuvo muy bueno este capítulo como taylor la pone en su lugar pero con elegancia grax emine y pathy
23 de enero a la(s) 18:18 · Me gusta

Ana Maria Molina Sevilla Que bruja y taylor como la pone en su sitio me encanto
23 de enero a la(s) 18:21 · Me gusta

Leidy Diana Bedoya Ahhhh pero como puede ser tan tan tan..... desgraciada elna, definitivamente es un ser despreciable... menos mal no entro a la boda o sino esto se huviera formado una guerra... muero de nervios pensar q pueda hacer la bruja esa por como l sacaron... Gracias EMINE y Gracias Patricia

fanny rebellon said...


Ana Maria Molina Sevilla Me gusta mucho , deseando que llegue mañana
26 de enero a la(s) 19:08 · Me gusta

Pamela Nicosia Que lindo y romántico!! Me encanto! Cristian no nos termina de sorprender!
26 de enero a la(s) 20:05 · Me gusta

Alejandra Rosales Me encantó deseosa a que ya sea mañana. Además de amar la descripción detallada de los castillos. Como siempre con mucha información
26 de enero a la(s) 20:16 · Me gusta

Ana Maria Luterotti Muy bueno me encanto quiero mas
26 de enero a la(s) 21:32 · Me gusta

Andrea Valenzuela Ulloa he dicho que amo a grey?...hay dios mio que hombre nos dejas mas enamoradas emine...un capitulo romantico y de ensueño solo eso puedo decir ...mil gracias
26 de enero a la(s) 22:20 · Me gusta

Alejandra Moyano Hermoso primer dia de una de miel el sueño de toda una mujer ... Y un marido con gusto peculiares y romantico. Gracias enime y patricia .
26 de enero a la(s) 23:17 · Me gusta

Deyanira Aparicio Manzano Todo románticismo yo quiero es.,...ja
26 de enero a la(s) 23:51 · Me gusta

Maritza Cordova Wow como quisiera una luna de miel así, Dios me enamore de ese lugar, gracias Emine por dar una explicación tan precisa del lugar, no conozco pero me transporte a ese lugar de ensueño
27 de enero a la(s) 0:28 · Me gusta

Lilis Orozco q mas se podria pedir!!! por q no m regalan uno igualito a crsitian vale
27 de enero a la(s) 12:31 · Me gusta

Nanci Bamaca una luna de miel asi de igualita quiero!!!!
27 de enero a la(s) 15:45 · Editado · Me gusta

Reficul Amr
27 de enero a la(s) 20:52 · Me gusta

Giselle Sanchez Rodriguez Hermoso deseosa de seguir leyendo esta estupendo los detalles me tras portan gracias chicas

fanny rebellon said...

Nancy Fica Soto me encantan tus capitulos emine buscas bastante informacion sobre castillos e historia donde va grey es un gran trabajo de tu parte tb a ti patricia x traducirlos a que mujer no le gustaria una luna de miel asi a esperar el capitulo de mañana
26 de enero a la(s) 16:55 · Me gusta · 1

Clo Arellano Mtz Aaaaah lo leeré más tarde y ya comento que me ha parecido, aunque por las fotos supongo que estará tan interesante como lis demás capítulos!
26 de enero a la(s) 17:59 · Me gusta

Faby Rodriguez Calderon Súper padre este comienzo de luna de miel de Ana y chris me encanto lo descriptiva del lugar sonde van y como ella sorprende a su marido un privilegio leer estos cap grax emine y pathy..
26 de enero a la(s) 18:26 · Me gusta

Diana De Nuñez Me gusta mucho y eso del Castillo me enamoro jajaja
26 de enero a la(s) 18:34 · Me gusta

Maria Gabriela Seco Avila me encanta lo detallado como desarrollan los capitulos siempre dando toda la informacion necesaria para explicar cada lugar ese castillo es impresionante y por lo visto grey ya tiene algo mas planeado para ana en ese castillo no creo q solo lo vayan a ver y ya christian siempre se las arregla par sorprender a ana d eso no tengo dudas ya quiero ver q mas les espera en esta luna de miel

fanny rebellon said...

Andrea Valenzuela Ulloa santa virgen!!!! hay emine y patricia suspire el capitulo completo...maravilloso y de ensueño...que puedo decir ...el es magico
27 de enero a la(s) 15:49 · Me gusta

Nancy Fica Soto yo tb quiero una luba de miel asi con ese hombre por dios...puede ser mas romantico christian como no enemorarse de el...me encantan tus capitulos emine y gracias patricia x traducirlos y asi poder enamorarnos mas de el amo
27 de enero a la(s) 15:59 · Me gusta

Diana De Nuñez Cada vez me encanta mas, las felicito, hacen un excelente trabajo, tanto asi que nos tienen a la espera siempre del proximo.
27 de enero a la(s) 16:06 · Me gusta

Viic Melendez me encanta la historiaaaaa
27 de enero a la(s) 19:10 · Me gusta

Yenny Valero solo suspiros y suspiro que romantico
27 de enero a la(s) 20:11 · Me gusta

Pamela Nicosia Existe la ternura, dedicación y Cristian!!!!
27 de enero a la(s) 22:39 · Me gusta

Leidy Diana Bedoya Se puede estar mas enamorado de este hombre??? Es increible como pone el mundo a los pies de Ana.... han sido fantaticas todas las excursiones y veladas q le ofrece Grey... Graciad Emine y Patricia....
27 de enero a la(s) 23:31 · Me gusta

Maritza Cordova Reitero lo que ya he dicho anteriormente me encanta esta visión mas que la original, gracias Emine te felicito por tu talento, escribes de una manera exquisita, Paty el trabajo que haces traduciendo es genial
28 de enero a la(s) 0:41 · Me gusta

Alejandra Moyano Sin palabras excelente capituloo aplausos.Gracias enime y patricia .
28 de enero a la(s) 1:16 · Me gusta

Nuris Fuentes Peñaranda Me encanta esta vision es la que mas se apega a lo que me imagino que pensaba christian en su luna de miel gracias emine y patricia
28 de enero a la(s) 1:59 · Me gusta

Noelia Palma Fuentes Muy bueno eminen genial toda la información extra mejor l james
28 de enero a la(s) 7:43 · M