StatCtr

Saturday, November 30, 2013

Libro I - Capítulo XX: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - CHRISTIAN Y ANASTASIA

CAPITULO XX
FIN DE UN CASTIGO

 Traducido y editado por: Patricia Pinto


Rápidamente retiro mis dedos, descomprimo mi bragueta y la empujo sobre el sofá,  poniéndome sobre ella.  

I Set Fire to the Rain - Adele

_ Las manos en la cabeza, le ordeno entre mis dientes apretados ya que estoy lleno de deseo. Me arrodillo y abro sus piernas y alcanzando el bolsillo interior de mi chaqueta saco un paquete de condones, sin dejar de mirarla con una expresión oscura, salaz. Con un movimiento de mis hombros me quito la chaqueta  que cae al suelo. Pongo el condón en mi longitud.

_ No tenemos mucho tiempo. Esto será rápido, y es para mí, no para ti. ¿Lo entiendes? Como te corras,  te doy  unos azotes, me las arreglo para decirle entre dientes.

Ella está tan llena de deseo por mí, sus ojos no me dejan por un segundo y una vez que estoy listo para tomarla, ella levanta sus caderas para encontrarse con mi longitud en un gesto de bienvenida y disfrutar de este encuentro áspero y duro. Ella también está anticipando. Pero a ella no se le permite disfrutar. Con un empuje rápido, estoy completamente en su interior haciendo un gemido y ella también. Puse mis manos en las suyas sobre la cabeza, las piernas hacia abajo. La tengo  atrapada debajo de mí, estoy en todas partes consumiéndola, y no es suficiente. La necesito tanto que estoy al hasta del punto de dolor. Me muevo con rapidez y furia en su interior, mi respiración está difícil en su oído, su cuerpo  responde, me da la bienvenida con  deseo y me deleito en la sensación. Me muevo de forma sincronizada en armonía perfecta. Me siento triunfante por mi conquista y estoy construyendo por encima de mi velocidad, estoy de nuevo en ella una vez más buscando mi liberación. Me relajo sólo por un minuto, dentro de ella, mi peso soportado por ella debajo de mí, justo cuando las estrellas pasan ante mis ojos.  Pero puedo sentir su cuerpo apretando, tratando de liberarse también. Ella puede llegar a su clímax pero no voy a dejarla. Esto es lo que pasa en una follada castigo. Quiero que quede frustrada así como ella me frustra por no hablar conmigo, por negarme lo que es mío y por hacerme anhelarla de día y noche.

Me salgo inmediatamente cuando ella me mira con un hambre dolorosa por mí.

_ No te masturbes, quiero que te sientas frustrada. Así es como me siento cuando no hablas conmigo y cuando me niegas lo que es mío, siseo, mis ojos están en llamas cuando la ira está aumentando de nuevo en mí.  Ella asiente con la cabeza en respuesta. Me pongo de pie y me quito el condón, y ato el extremo del mismo. Mis ojos están puestos en ella. Ella me mira, su respiración sigue siendo errática ya que no ha encontrado su liberación y está frustrada, ella aprieta sus muslos, sin un alivio. Bueno, esa era la intensión. Yo subo mi cremallera y paso mis manos por mi pelo, regojo mi chaqueta.  Cuando me vuelvo a mirarla, me siento mucho mejor y al verla se ablanda mi expresión.

_ Será mejor que regresemos a la casa, le digo mientras ella se sienta, tratando de encontrar su equilibrio.

Yo le entrego su ropa interior que ha estado ocupando mi bolsillo. 

_ Toma, ponte esto. Joder he estado loco con esa bragas en mi bolsillo toda la noche. Ella las toma con solemnidad y se las pone. En ese instante oímos un grito ¡Christian! Es Mia gritando mi nombre desde abajo.

Me doy vuelta y miro a Anastasia con las cejas levantadas, irritado por mi hermana.

_ ¡Justo a tiempo, Cristo ella puede ser muy irritante!

Anastasia frunce el ceño hacia mí, tratando de arreglar su ropa interior, su vestido, y alisar su cabello jodido. Una vez que está en orden, devuelvo el grito, aquí Mía le digo.

_ Bueno, señorita Steele, me siento mejor por eso, pero todavía quiero azotarte, le digo en voz baja.
_ Yo no creo que me lo merezca Sr. Grey, sobre todo después de tolerar su ataque injustificado, me dice herida.

_ ¿Injustificado? ¡Me besaste! Digo molesto. Ella frunce los labios.

_ Ha sido un ataque en defensa propia, susurra con fervor, con los ojos muy abiertos. 

_ ¿En defensa de qué?  Pido incrédulo.

_ De ti y tu palma nerviosa, ella responde con su boca inteligente. Inclinando la cabeza hacia un lado le sonrío, finalmente  Mia sube las escaleras.

_ ¿Pero fue tolerable? Pregunto suavemente. Ella vuelca su respuesta, apenas, susurra.

_ ¡Oh, ahí están! Mia dice sonriéndonos.

_ Le estaba mostrando a Anastasia los alrededores, le digo sosteniendo mi mano hacia Anastasia, mirándola con ojos intensos. Anastasia pone su mano sobre la mía y le doy un apretón suave y la sacudida que viene con nuestra conexión comienza a fluir.

_ Kate y Elliot están a punto de irse. ¿Puedes creer que esos dos, no pueden mantener sus manos fuera de sí? Mia parlotea con un disgusto falso en su expresión.

_ ¿Qué han estado haciendo aquí? Me pregunta sin rodeos, siempre con su altavoz sin filtrar, lo que hace que Anastasia se ruborice. Tal vez la parte del cerebro de mi hermana que censura lo que ella dice no funciona.

_ Le estaba mostrando a Ana mis trofeos de remo, le digo sin perder el ritmo, y no regalar nada. Entonces me dirijo a Anastasia y le digo vamos a despedirnos de  Kate y Elliot.
La tiro suavemente delante de mí, y poco después que mi hermana sale de la habitación, me pego detrás de Anastasia quien sigue muy sorprendida por mi acción.

_ Voy a hacerlo de nuevo Anastasia y pronto, la amenazo en secreto en su oído, y luego la tomo en mis brazos, mi frente en su espalda y le beso su pelo.

Cuando regresamos a la casa, Kate y Elliot están despidiéndose de mis padres. Kate abraza a Anastasia duro mientras sacudo la mano de mi hermano. Ellas susurran fervientemente la una con la otra en secreto. 

_ Tenemos que irnos también, le digo a Ana, tienes dos entrevistas mañana.

Mi hermana por supuesto, abraza a Anastasia con fuerza mientras nos despedimos.

_ ¡Pensábamos que nunca iba a encontrar a una chica! dice Mía para avergonzarme más. Le volteo los ojos a mi hermana cuando Anastasia se sonroja de nuevo más  que la bandera china. Ella frunce los labios hacia mí por alguna razón.

_ Cuídate Ana querida, mi madre dice dulcemente.

Estoy completamente agradecido por esta atención otorgada a mi mujer. Es increíble cómo desarma a la gente con poco o ningún esfuerzo en absoluto. Todo el mundo está cautivado por ella. Agarro la mano de Anastasia y tiro de ella a mi lado.

_ No me la espanten ni la mimen demasiado, me quejo.

_ Christian déjate de bromas, mi madre me regaña. ¿Bromas? ¿Quién está tomando el pelo? Es Ana  madre. Ella me desobedece. Ella no tiene un solo hueso de obediente sumisa y no es bueno, ya pesar de todo eso, ella me ha cautivado más allá de lo que alguien me cautivó. 

Mi madre me quiere claramente y hubiese aceptado a mi pareja así fuese un hombre. Aunque sé que ese amor que me tiene no me lo merezco.  Estoy en mal estado, jodido, y no soy digno de su amor, pero de alguna manera ella tiene algún  afecto por mí. Me agacho para besarla.

_ Mamá, le digo con reverencia. Esta es la mujer que me salvó la vida. ¿Cómo podría no reverenciarla? Pero, sin embargo, me siento indigno de todo lo que ha hecho por mí.

_ Señor Grey adiós y gracias  por todo, Anastasia dice extendiendo la mano a mi padre que a cambio la abraza.

_ Por favor, llámame Carrick. Espero que nos veamos de nuevo, muy pronto Ana, dice. ¿Qué le hace a todo el mundo? Después nos despedimos, me dirijo con Anastasia al coche donde Taylor ha estado esperando por nosotros. Él abre la puerta a Anastasia, y ella se desliza hacia atrás a la camioneta. Le hablo brevemente a Taylor, y le pido que ponga su iPod para tener un poco de privacidad al conversar con Anastasia. Me meto en el coche al lado de ella.

_ Bueno, parece que a mi familia también le gustas, murmuro con asombro.

Anastasia me mira con interrogatorio. De repente su cara se cae con un poco de pensamiento. No sé lo que está pensando o por qué está enfadada de repente. Ella mira a la carretera y luego se da vuelta y me mira. Me quedo mirándola.

_ ¿Qué? Le pregunto. Quiero saber lo que le preocupa. Ella está indecisa entre decírmelo o no, me doy cuenta por la forma en que me mira. Pero ella hace su decisión a favor de hablar.

_ Me parece que te has visto obligado a traerme a conocer a tus padres, dice con una voz suave, vacilante. Si Elliot no se lo hubiera pedido a Kate, nunca me habrías traído a mí.

Estoy totalmente indignado con sus pensamientos. ¿Acaso le di alguna indicación de que no me gustara que estuviera allí? Me sorprende y me inclino la cabeza mirándola.

_ Anastasia, estoy encantado de que hayas conocido a mis padres. ¿Por qué eres tan insegura? Nunca dejas de sorprenderme. Eres tan fuerte, tan autosuficiente, pero tienes esos pensamientos negativos hacia ti misma. Si yo no hubiera querido que los conocieras, no estarías aquí. ¿Es así como te has sentido todo el tiempo que estuviste allí?

Ella toma un suspiro tembloroso. Por supuesto que me alegro de que esté aquí. Ella es mi mujer. Ella es mía en todos los sentidos de la palabra. Yo la he presentado como mi novia a los demás. Yo la quiero aquí. Anastasia se pone ansiosa y sus ojos se mueven hacia Taylor a regañadientes. Niego con la cabeza.

_ No te preocupes por Taylor. Habla conmigo, le aseguro. Se encoge de hombros.

_ Sí, pensé eso. Y otra cosa, yo sólo mencioné lo de Georgia porque Kate estaba hablando de Barbados. No he tomado una decisión todavía, confiesa.  Me hace sentir mucho mejor. Estaba tan preocupado por querer huir.

_ ¿Quieres ir a ver a tu madre? Lo que pregunto.

_ Sí, ella responde genuinamente. La miro. Me gusta mucho estar con ella y  esta es otra emoción que no puedo definir, está tirando las cuerdas de mi corazón a cada paso. Su ausencia durante unos días estaría más allá de frustrante. Yo no sé cómo manejarlo. Quiero estar donde está. Así que tomo mi decisión.

_ ¿Puedo ir contigo? Le pregunto con sinceridad en los ojos. 

Baby Please Do not Go - Chicago

Ella se sorprende con la pregunta.

_ ¿Qué...? ehm... No creo que sea una buena idea, dice en voz baja.
_ ¿Por qué no? Pido dolor.

_ Confiaba en poder alejarme un poco de toda esta… intensidad, para poder reflexionar, dice ella. Me quedo mirándola. ¿Ella necesita un descanso de mí?

_ ¿Soy demasiado intenso? Le pregunto.

_ ¡Eso es  decir poco! Dice con risa, mis labios se tuercen en una sonrisa. Es cierto que la estoy intimidando. Ella es la única que se ríe de mí.

_ ¿Te estás riendo de mí  señorita Steele? Le pregunto juguetonamente.

_ Yo no me atrevería señor Grey, responde ella con fingida seriedad.

_ Creo que lo haces y con mucha con frecuencia.

_ Es que eres muy divertido, responde.

_ ¿Divertido?  Quiero saber qué tipo de gracioso.

_ Oh, sí.

_ ¿Divertido por peculiar o por gracioso?

_ Oh... un montón de uno y un poco de otra, es su respuesta.

_ ¿Qué parte de cada una? Quiero investigar más.

_ Te dejo que lo adivines tú, responde ella medio dormida, medio despierta con una sonrisa tímida.

_ No estoy seguro de poder averiguar nada contigo Anastasia, le digo con sarcasmo. Pero me preocupa que ella está tratando de poner distancia entre nosotros y eso es preocupante. Ella está tratando de huir de mí. Tengo que saber. ¿Qué  necesitas reflexionar en Georgia? Pido silencio.

_ Sobre lo nuestro,  susurra con sencillez. Así que, mis preocupaciones no son imaginadas. La miro impasible, pero hay una preocupación que crece con  ansiedad en mi interior.

_  Dijiste  que ibas a tratar, murmuro.

_ Lo sé, es la respuesta más simple.

_ ¿Tiene dudas? Pido completamente preocupado, pero tengo que saber la respuesta.

_ Es posible,  responde ella confirmando mis sospechas. Me muevo en mi asiento incómodo. Eso es malo. ¿Acaso piensa que soy malo para ella? ¿Está haciendo su carrera lejos de mí, a causa de este intenso deseo que tengo por ella? Necesito saber.

_ ¿Por qué? Pregunto en silencio.

Ella mira por la ventana, como si quisiera escapar de mi mirada. Nos estamos moviendo a lo largo de la carretera, la oscuridad marca nuestros rostros, nuestros pensamientos, pero la energía sigue ahí, vibrando entre nosotros.  Tengo que saber, tengo miedo de perderla. Yo no creo que pueda soportarlo.

_ ¿Por qué, Anastasia? La presiono para una respuesta.

Se encoge de hombros, como diciendo "nada", pero "nada" no es simplemente "nada". Siempre es "algo". Quiero saber lo que le preocupa, lo que quiere, lo que desea, lo que no está recibiendo, para trabajar en arreglarlo. Sé que estoy jodido. Yo sé que ella quiere más. Quiero saber lo que significa para ella. Alcanzo su mano y la aprieto.

_ Háblame Anastasia. No quiero perderte. Esta última semana... Fue sólo la mejor semana de mi vida... 

Fue como si yo estuve dormido toda el tiempo, confinado en un modo particular y ella me despertó de golpe, me trajo a la vida, es mi tabla de salvación. ¿No se da cuenta que no puedo vivir sin ella? Ni siquiera me atrevo a decirle eso. Soy demasiado indigno para ella. Lo sé.  

Finalmente parece llegar a una decisión, se voltea y me mira a los ojos.

_ Todavía quiero más, susurra y muerde su labio entre sus dientes.

_ Lo sé, le digo. Voy a intentarlo. Ella parpadea hacia mí y libero con mis dedos su labio en cautiverio.

_ Por ti Anastasia lo intentaré, le digo con sinceridad. Estoy completamente apegado a ella. No me puedo imaginar perderla,  estar sin ella sería como tener mi oscuro corazón arrancado, es como sentir mil cortes al mismo tiempo sangrando lentamente, es asfixiante.  

Con mi declaración, se desabrocha el cinturón y se sube en mi regazo, tomándome por sorpresa. Ella envuelve sus brazos alrededor de mi cabeza, y me da un beso largo y duro, y yo soy arcilla en sus manos mientras respondo por un segundo. Ella me ha conquistado por completo.

_ Quédate conmigo esta noche, respiro en sus labios. Si te vas, no te voy a ver toda la semana, por favor, le pido. La necesito mucho, especialmente esta noche. No puedo ni siquiera empezar a imaginar no verla toda una semana. ¿Tiene alguna idea de lo difícil que es respirar y funcionar sin ella?

_ Sí, ella está de acuerdo. Y voy a tratar, también. Voy a firmar el contrato, me exclama.

Yo no quiero que haga eso. No es una decisión de momento. No quiero aprovecharme de ella.

_ Firma después de Georgia, nena. Piensa en ello primero. Piensa en lo duro nena le digo porque quiero darle cada oportunidad.

Lo haré, ella responde y viajamos abrazados en silencio durante un kilómetro y medio o dos.

_ Deberías usar el cinturón de seguridad, le susurro con la desaprobación de mi voz, pero yo no quiero dejarla ir de mis brazos.

Ella acaricia su nariz en mi garganta y estoy en el cielo, con ella en mis brazos. En paz y serenidad. Tengo fuertes sentimientos por esta mujer  y no sé como nombrarlos. Es demasiado extraño, demasiado doloroso a veces y muy cautivadora. Me mata pensar que ella podría deslizarse a través de mis dedos. Cierro los ojos, y disfruto de este momento. Demasiado pronto, llegamos a Escala.

_ Estamos en casa, murmuro al oído de Anastasia. Taylor abre la puerta y Anastasia le da las gracias con timidez. Cuando salgo del coche, me doy cuenta de que Anastasia no tiene una chaqueta. ¿Será que no tiene? Me  molesto que las necesidades de mi mujer no  estén satisfechas. Estrecho mis ojos en ella, ella mira desconcertada.

_ ¿Por qué no tienes una chaqueta? Pido con el ceño fruncido. Me quito la mía y se la pongo.

_ Está en mi coche nuevo, responde ella bostezando, medio dormida. Su respuesta me hace reír. Eso demuestra que aceptó mi regalo, y que tal vez ella está lentamente permitiendo que me ocupe de ella.

_ ¿Cansada señorita Steele? Le preguntó.

_ Sí, señor Grey, dice tímidamente. He podido prevalecer de maneras que nunca pensé  hoy  día, dice ella lo que me hace aún más divertido.

_ Bueno, si  realmente eres afortunada podría prevalecer sobre ti un poco más.  Prometo tomándola de la mano y la conduzco al interior del edificio.

Cuando entramos en el ascensor, ella me mira. La energía en este pequeño espacio siempre se siente palpable, incluso si está medio dormida.


Tonight by Enrique Iglesias ft Lucadris

lla de nuevo toma su labio entre sus dientes y a pesar del deseo que me provoca tomarla justo aquí, me inclino hacia abajo, y capto el labio y lo libero con suavidad. Chupo lentamente sobre ella haciéndola gemir de  emoción. Ella hace lo mismo conmigo y chupa suavemente el mío, haciéndome gemir también. ¡Mujer, yo voy a tener la idea de follarla un día aquí! Cuando el ascensor abre sus puertas la tomo de la mano y la llevo a través del pasillo.  


1 comment:

fanny rebellon said...

Precioso capitulo, pienso que desde ese dia el se va dando cuenta de que esta enamorado de ana, un hombre realmente enamorado es genial, gracias Emine tu no tienes idea de lo que te admiro, solo lamento que no habeles español para tener largas conversaciones contigo claro si tuvieras tiempo, y patricia gras mi reina por la maravillosa traduccion,te pregunto tu no escribes? me gustaria tener tuf facebook para de ves en cuando tener contacto contigo, y otra pregunta el el fic de taylor hay una foto salen 3 damas cual eres tu madre? al menos para conocerte plis, y por favor no alargues tanto los proximos cap, ya el computador va directo a esa pag casi que solo ja ja ja gracias madre un beso desde venezuela.