StatCtr

Sunday, May 26, 2013

Libro I - Capítulo II: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - Anastasia y Christian


La segunda Reunión

Traducido y editado por:  Stephanie Gutierrez



Me encuentro a mi mismo como un idiota adolecente de pie frente a la ferretería Clayton. Ella trabaja el día de hoy. Tomo un respiro profundo y la localizo en aproximadamente treinta segundos. Se encuentra en la registradora mirando a la pantalla de la computadora, evidentemente concentrada en una tarea, mientras come un bagel. A veces remueve los restos de la comisura de sus labios con su lengua, otras con su dedo medio. Repentinamente me siento con el lujurioso deseo de ir y chupar los restos de comida de sus labios. Se ve tan adorable como la recuerdo, de hecho en pantalones de mezclilla y su camiseta se ve mucho, mucho mejor.

Al subir la mirada dejando atrás su tarea, su respiración se acelera. Esto me hace sonreír, me alegra ver que puedo afectarla de esa manera. Eso significa que no es lesbiana. Puedo ver la sorpresa en su rostro y sus ojos azules dilatarse.

“Srta. Steele, que agradable sorpresa el verla aquí”

Ella observa mi vestimenta, mi camiseta, mis botas de escalar, sus ojos se detienen un poco más de lo necesario en mis pantalones de mezclilla. Eso me complace.

“Sr. Grey” ella logra respirar diciendo mi nombre casi en tono de pregunta.

“Estaba en el área. La verdad necesito reponer algunas cosas” digo en forma de explicación. Y ella una vez mas esta mordiendo su labio inferior y sonrojándose.

“Por su puesto Sr. Grey” tartamudea primero, y luego poniendo su sonrisa de empleada me pregunta   “¿En qué puedo ayudarlo?” 

“Necesito cables” digo sonriente. Mientras mi mirada se oscurece solo puedo pensar ‘lo que podría hacerte con ellos’. Su sonrojo aparece una vez mas mientras me dirige hacia los cables. Luego me ayuda a conseguir cinta pegante, y soga. Es curioso que me pregunte si estoy redecorando. Mi sonrisa secreta sale a relucir. No bebe yo no redecoro. Tengo personas que hacen eso. Estos son para un distinto tipo de proyectos de HUM*, los cuales probablemente nunca haz probado. ¡Pero qué divertido será enseñarte!

Ella se sonroja bajo mi mirada otra vez. Ella esta tan afectada por mí, como yo lo estoy por ella. Debo preguntarle algo para mantenerla interesada.

“ ¿Por cuánto tiempo has trabajado aquí?”, aunque por su puesto ya se la respuesta a mi pregunta. Cuatro años por medio tiempo. Su respuesta es afirmativa, sus ojos mirando hacia el suelo con aquella timidez que había visto antes. Al momento me muestra dos tipos de cinta pegante y opto por la más ancha.

“ ¿Se le ofrece algo mas Sr. Grey?” me pregunta con voz ronca y entrecortada. Si en definitiva mi presencia le afecta. Y ahí estoy yo respondiéndole con el mismo tono de voz que ella había usado. Al verla cortar la soga con la eficiencia de una niña exploradora, le pregunto si alguna vez lo fue de niña mirándola con intensidad. Su respuesta inicial es sonrojarse otra vez y luego estruja sus manos nerviosamente mirando hacia abajo, y luego responde. “No Sr. Grey, las actividades organizadas en grupos no son lo mío. No me gustan ese tipo de cosas”  unos segundos más tarde se atreve a espiarme a través de sus largas pestañas. Es algo frustrante el tratar de descifrarla. Así que pregunto “ ¿Y qué exactamente es lo que te gusta Anastasia?”, me dirijo a ella con una voz baja, y ella jadea suavemente. A decir verdad creo saber la respuesta,  y apuesto a que son los libros.

“Libros” murmura ella, pero su mirada dice algo más junto con su sonrojo. ¿Me atreveré a decir Broten y Jane Austem?.

“ ¿Qué tipo de libros?”  Pregunto interesado, pero ya se la respuesta.

“Los clásicos británicos, lo usual” vuelve a murmurar. Pienso que ella es de esas chicas, corazones y flores. ¿Es esto para mí? Yo no soy de los que hace flores y corazones. Froto mi barbilla contemplando su respuesta. Pero si funciona, podríamos tener tanta diversión juntos. Me encantaría tratar. Ella cambia el curso de la conversación volviendo a su fachada de empleada.

“ ¿Necesita algo más Sr. Grey?”

Lo que necesito es que ella tenga el deseo de hablarme. Me siento seducido por ella. No puedo quitarle los ojos de encima; todo lo que hace, como se muerde el labio inferior, como retuerce sus dedos al estar nerviosa, haciéndome desear tomarla y atarle ambas manos y capturar su labio en el mío y enseñarle a esa boca sabelotodo algunas lecciones.

Entonces escuchamos a un tipo llamarla, “ ¡ANA!”un tipo bien vestido se acerca con confianza, lógicamente la conoce. ¿Sera este su novio?, siento un repentino escalofrío, y por poco siento el deseo de golpear a ese tipo hasta la madre. ¿Quién demonios es él?, ella se excusa para mi beneficio y va donde él. Yo estrecho mis ojos. Quizás fue un error el venir aquí. El la abraza, y posiciona su brazo posesivamente sobre su hombro, pero ella no es reciproca. Yo lo observo glacialmente. Quizás no están involucrados. Ella atrae a ese maldito con ella, donde yo la espero de pie.

“Sr. Grey este es Paul. Su hermano es el dueño de este lugar. Lo conozco desde hace un tiempo; pero raras veces se le ve por aquí ya que Paul estudia Administración de negocios en Princeton***” dice ella con ojos expectantes. Lentamente dejo salir un respiro de alivio. El maldito no es el novio, solo es el hermano de su jefe. Mientras nos medimos el uno al otro silentemente, Anastasia añade, “Paul, este es Christian Grey”. Le tomo un segundo darse cuenta de quién soy, y puedo ver que su hostilidad cambia a una actitud de reverencia y admiración. Si maldito, ¡ahora suéltala, y arrástrate de nuevo al hoyo del que saliste! , el me pregunta si necesito algo.

“Anastasia ha sido bastante servicial” digo entrecerrando los ojos fríamente, haciéndole entender que prefiero que se marche. Finalmente el entiende el punto y se marcha. No sé porque he sentido este arrebato de celos. No estoy familiarizado con esta emoción, y  me parece bastante perturbadora. ¿Por qué sentí celos  como si ella fuese mi propiedad? Ella no me pertenece…. Aun. Me gustaría que fuera algo mío.

“ ¿Existe algo más que pueda ayudarle a encontrar Sr. Grey?” pregunta ella nerviosamente y yo ignoro su pregunta.

“ ¿Cómo va el articulo Anastasia?”, pregunto mientras ella luce sorprendida, haciendo contacto visual conmigo, no quiero irme aun, quiero que ella sienta la necesidad de hablarme sobre sí misma.

“Oh, Kate… es decir, la Srta. Kavanagh, mi compañera de piso esta escribiéndolo. La verdad se encuentra devastada de que no pudo entrevistarle ella misma. Tiene el deseo de tener algunas fotos de usted también”.

Esta información me sorprende y me da cierta esperanza de que quizás pueda encontrar la manera de ver a Anastasia nuevamente. Ella puede ver el brillo en mis ojos.

“ ¿En serio?” pregunto. “ Quizás mañana pueda estar disponible, me estoy quedando en la ciudad”. Pesco mi tarjeta de negocios de mi billetera y se la entrego mientras nuestras manos se tocan brevemente haciéndose presente el mismo choque eléctrico, haciéndome jadear y mis ojos oscurecerse. Tengo el mismo efecto sobre ella. “Debes llamarme antes de las 10 de la mañana”

Puedo notarla agradablemente sorprendida y me concede una enorme sonrisa que hace brillar aun mas sus ya de por si prominentes ojos azules, llevándolos a otro nivel. Me quita el aliento. La verdad es que ella posee una hermosa sonrisa.

“Si, lo haremos. Kate estará tan feliz” dice extasiada.

Pago por mi compra mientras ella mantiene la mirada gacha, y yo aquí muriendo por que vuelva a mirarme.  ¿Por qué estoy comportándome como un adolecente? Su simple toque moviéndome todo por dentro. Finalmente vuelve a mirarme al momento en que le paso mi tarjeta de crédito Amex. Nuestras miradas se interceptan. Una vez he terminado, tomo mis compras y giro sobre mis talones antes de salir, “Oh Anastasia, me alegra que fueras tu quien me entrevisto, y no tu compañera”. Deseo que sepa que me interesa, y puedo sentir como el aire se escapa de su cuerpo, ella siente lo mismo que yo. Le agrado. Al dejar la tienda tengo un renovado propósito. Esto funcionara.

Taylor espera por mí en el estacionamiento.

“Vámonos” digo. El me conduce hasta el Hotel Heathman. Me dirijo a mi Suite, coloco mis compras sobre una silla y me ocupo con trabajo, esperanzado de que llamara. Si no, me iré mañana mismo abandonando esta casería. Espero que llame. Voy a ejercitarme para gastar mi exceso de energía. Su sonrisa tímida permanece latente en mi retina. Necesito relajarme, me ejercito durante horas. Regreso a mi habitación en el hotel para ducharme. Anastasia y sus labios siguen en mi mente. Si no llama, ¿Qué otra oportunidad para encontrarnos puedo arreglar? Mi mente trabaja sobre planes de repuesto. Nunca pierdo cuando me dispongo una misión. Pero si ella tan solo lo deseara. Ella es tan joven para lo que tengo en mente para ella. Luce tan inexperta. ¿Por qué no me ha llamado aun? Maldición..

Decido responder algunos correos electrónicos cuando mi teléfono suena. No reconozco el numero ¿Quién diablos será? Estoy de muy mal humor, así que respondo de manera cortante:
“Grey”

Una tímida, nerviosa y jadeante voz me responde.

“Ummm, ¿Sr. Grey? Le habla Anastasia Steele” mi corazón se detiene por un segundo, y luego palpita cada vez más rápido mientras yo me encuentro respondiendo con una voz ronca pero con un tono suave.

“Srta. Steele, que agradable escucharla”, por poco llego a pensar que no llamaría. Me siento aliviado. Puedo escuchar su respiración acelerarse. Me siento entusiasmado de tener ese efecto en ella. Estoy sonriendo como un idiota. Le digo que estoy hospedándome en el Heathman en Portland, así que decidimos hacer la toma de fotos a las nueve treinta de la mañana. Cuando ella responde “De acuerdo, ahí lo veremos” toda agitada y excitada, siento mis ojos oscurecerse, no puedo esperar hasta mañana. “Lo espero con ansias Srta. Steele” digo con tono altamente seductor. Mi subconsciente dice “ ¡Tu eres mía!”.

 La espera a la mañana siguiente está cubierta de sueños eróticos en los que Anastasia usa medias de seda y se encuentra esposada con sus ojos azules expectantes. “Anastasia” murmuro su nombre como una súplica en mis labios.

“Christian.” Ella respira, su voz es suficiente como para deshonrarme como hombre. Despierto todo sudoroso con su nombre en mis labios. Pongo mis brazos sobre mis ojos, y entonces remuevo este sentimiento de intranquilidad mirando hacia el techo.  ¿Pudiera cualquier otro nombre tener el mismo efecto en mi?, algo como Janet o Marie o Angie… No lo creo. Anastasia. El nombre es una caricia en mis labios, es mágico y vivo. Me siento atraído, embrujado en su hechizo.

Al despertar vuelvo al gimnasio para matar el tiempo. Luego de mi entrenamiento, tomo una larga ducha, me coloco una camiseta de cuello abierto blanca, y mis pantalones de marca en franela de color gris, colgando en la parte baja de mis caderas. Como mi desayuno rápidamente y dejo a mi cabello acomodarse a su propio gusto, dejándolo mojado. Ella me llama, dejándome saber que están ocupando otra suite del hotel para la sección fotográfica. Taylor me espera en la puerta.

La busco con la mirada tan pronto y como entro a la Suite. Allí esta ella de pie, con unos pantalones de mezclilla de corte bajo abrazando sus curvas bien apretadas y una camiseta blanca que muestra su figura de manera hermosa. Siento su respiración acelerarse cuando su mirada captura la mía, y noto sus ojos observándome discretamente.

“Srta. Steele, nos encontramos otra vez” digo extendiendo la mano para recibir su pequeña y pálida mano. Con su toque siento palpitante el mismo choque de electricidad entre los dos, y sé que ella puede sentirlo también, ya que sus parpadeos se vuelven mas y mas rápidos. De inmediato se sonroja acompañando a eso su respiración errática. Retira su mano demasiado rápido para mi gusto e introduce a su amiga, quien como era de esperarse, no se inmuta, es segura de sí misma y dominante, como yo.

“La tenaz Srta.  Kavanagh. ¿Cómo le va?” digo y le agradezco a mi estrella en mi cabeza de que fuese Anastasia quien viniera y no ella. Es lo suficientemente bella pero no me gusta ni un poco.
Entonces Anastasia introduce al fotógrafo diciendo, “Este es José Rodríguez, Nuestro fotógrafo” Ella le sonríe de manera amorosa y el responde a su sonrisa de igual manera pero añadiendo posesividad en sus ojos. Siento la ira construyéndose dentro de mí. ¿Es este maldito su novio?
“Sr. Grey” el maldito asiente.

“Sr. Rodríguez”, digo glacialmente. Tomo asiento en la butaca para la sección mientras me mantengo mirando a Anastasia. Necesito saber si alguno de estos dos malditos que he conocido en estos últimos dos días es su novio. Ambos fueron posesivos con ella. Luego de 30 minutos hemos terminado. Sucede un pequeño intercambio de formalidades y agradecimientos, sobre todo entre Kavanagh y yo, cuando finalmente me giro a Anastasia preguntando, “ ¿Caminaría conmigo Srta. Steele?”

“Claro” responde ella ansiosa mientras su amiga nos observa sospechosa y el maldito fotógrafo tiene el ceño fruncido. La palabra Novio, retumba en mi cabeza. Necesito saber, yo no soy de esos que comparte. Ella tiene que ser mía.

Abro la puerta para permitirle salir. “ ¿Me acompañarías a un café esta mañana?”, mantengo lo expectante que estoy lejos de mi mirada, pero puedo sentir su pulso acelerarse y veo su cara colorearse de un delicioso rosa pálido. Si bebe esto es una cita.  

Glad you came - by The Wanted

Ella me dice desilusionada, que debe conducir a los demás a casa. ¡Oh yo te cubro bebe!.

 “ ¡TAYLOR!”

“Por favor, lleva a la Srta. Kavanagh, el fotógrafo y su asistente con todo su equipo a donde necesiten ir”, entonces me giro hacia ella y digo “Lo vez, todo resuelto”.

“Oh Taylor no tiene por qué hacer eso Sr. Grey, yo, puedo cambiar de vehículo con Kate”, ella regresa a la suite; sostiene una pequeña discusión con su amiga y regresa.

“Ok, vamos por el café” dice sonrojándose rojo escarlata. Ese color en ella me hace sonreír como el Gato Cheshire****. Hacemos pequeña charla en nuestro camino al elevador. Presiono el botón para llamarlo y cuando las puertas se abren una pareja que había estado besándose, se separa de un salto mirando a cualquier lado excepto uno al otro. ¿Qué será lo que tienen los ascensores? Anastasia esta sonrojada y avergonzada. Yo mantengo mi mirada en Anastasia, observando el adorable color rojizo que sube por sus mejillas una vez más, a duras penas logro conseguir ocultar mi sonrisa. Cuando finalmente el elevador suena indicando que llegamos al primer piso, tomo a Anastasia de la mano, y camino fuera del elevador. Podemos escuchar a la pareja detrás de nosotros reírse como chiquillos al escucharme murmurar… “ ¿Qué será lo que tienen los elevadores?”

Cruzamos la calle a una cafetería tomados de las manos y la corriente eléctrica volviéndose una constante en nuestros dedos.

¨Te English Breakfast, bolsa afuera¨ dice sorprendiéndome. Entonces nada de café… Luciendo avergonzada ella me indica que no es una de esas personas que aman el café. Cuando voy por las bebidas y algo de comer, la sorprendo observándome subrepticiamente con una que otra ocasional mordida de su labio inferior. Cuando regreso a la mesa, me encuentro con su mirada gacha, mientras parece haber encontrado algo sumamente interesante en sus nudillos mientras se sonroja. Me encantaría saber si esta sonrojándose por causa mía.

“ ¿Un centavo por tus pensamientos?” pregunto.

Ahora su sonrojo es de un color más intenso que el de la bandera China. ¡Dios! ¡Lo que me gustaría hacerte para que me digas lo que piensas! Coloco la bandeja sobre la mesa que ella eligió, y estiro las piernas al sentarme en el lado opuesto a ella, para observar ese hermoso y tímido rostro. Una vez más la coacciono para que hable:

“¿En qué piensas?”

Ella permanece un misterio. “Este es mi te favorito me gusta negro y suave” al decir eso, yo decido ir directo al grano y sacarme a mismo de la miseria en la que ella me ha colocado porque la verdad no puedo aguantarlo más.

“Ya veo.” Digo, “¿Es ese tu novio, el fotógrafo José Rodríguez?”

“No” ella suelta las palabras rápidamente, “Es solo un muy buen amigo. Más bien es como parte de la familia en realidad”

“Ya veo” digo cortando sus palabras. “ ¿Y qué tal el chico de la tienda?” si este soy yo yendo directo al punto.

“No, no lo es, te lo dije ayer” me responde al momento que yo doy un extraño jadeo de alivio.

“ ¿Por qué preguntas?” me cuestiona ella.

“Te pones nerviosa alrededor de los hombre”, hago esa observación y ella vuelve a mirar los nudillos de sus puños mientras se sonroja.

“La verdad te considero intimidante” me confiesa, pero me doy cuenta de que fue algo que dijo sin pensarlo puesto que al notar lo que había dicho, su sonrojo se intensifica llegándole hasta la coronilla mientras yo tomo un profundo suspiro. Mi presencia si le afecta, el solo pensarlo me complace y no puedo evitar la sonrisa que se dibuja en mi rostro.

“Yo soy intimidante, pero por favor no mires hacia abajo, me gusta ver tu cara,” digo,y  y besar esa boca junto a ese labio que has estado mordiendo.  Su mirada vuelve a mí.

“Quiero saber que estas pensando, eres misteriosa Anastasia.”

Ella luce nerviosa.

Puedo notar que cada vez que se sonroja está pensando en algo, pero no sé exactamente en qué. Me pregunta si siempre hago ese tipo de observaciones personales. No sabía que lo hacía. Además, ¿No estaba ella haciendo observaciones sobre mí la semana pasada? Y entonces me sorprende diciendo que tengo poco tacto cuando quiero algo. ¡No sabes cuan en lo cierto estas bebe!

Yo siempre obtengo lo que quiero Anastasia”  le digo, “ En todas las cosas”.

 Quiero saber más de ella, y preguntarle sobre su familia. Ella hace lo mismo y me pregunta sobre la mía. Pero a decir verdad me siento más inclinado a saber sobre ella. Pero no me da tanta información como deseo. Le digo sobre mi hermana Mia quien vive en Paris . “He escuchado que Paris es adorable”, dice con un aire soñador. Le digo que en realidad es hermoso y le pregunto si jamás ha estado allí. Pero ella jamás ha salido del país.

Al preguntarle si le gustaría ir, su cara se ilumina diciendo, “A Paris, por su puesto. Pero es Inglaterra donde realmente me gustaría visitar.” Apuesto a que puedo adivinar la razón. Mi dedo medio vuelve a tocar mi labio mientras la miro contemplativo y ella luce como si apenas pudiera contener la aceleración de su respiración. “ ¿Por qué?” le pregunto.

Austen, Bronte, Shakespeare, Hardy. Quisiera conocer los lugares que inspiraron a mis autores favoritos” dice sin siquiera pestañar. Corazones y flores, justo como lo sospeche. Ella mira  a su reloj, probablemente desea irse a estudiar para sus exámenes finales. Le ofrezco encaminarla hasta el auto de la Srta. Kavanagh. Ella me agradece el té, pero por supuesto el placer ha sido todo mío, así que sonrío. Le ofrezco mi mano y ella automáticamente la toma y en menos de un segundo ahí está, esa corriente eléctrica que es una constante entre nuestras pieles. Ambos caminamos tomados de la mano hacia el hotel, perdidos en nuestros pensamientos. Amo la manera en la que luce su trasero con esos pantalones, y sin pensarlo le pregunto “ ¿Siempre usas pantalones de mezclilla?”

“Mayormente” me responde confundida. Le sienta bien, muy pero muy bien. Cuando nos dirigimos al estacionamiento de la nada me pregunta “ ¿Tienes novia?” toda sonrojada, la razón creo es que tuvo que reunir el valor para hacerme esa pregunta en voz alta. Le dedico media sonrisa .

“No Anastasia, yo no hago eso de tener novias” le respondo suavemente.

Ella luce confundida, por su puesto. El destello de un pensamiento pasa por su cara sin palabras. Posee una expresión de decepción en su cara y trata de soltar mi mano, caminando por delante y tropezando para caer de cabeza a la calle. Me encuentro gritando: "¡Mierda, Ana!" mientras la salvo de un tirón a su mano de que un descuidado ciclista la arroyara ajustándola a mi cuerpo lo más  posible. La siento inhalar mi olor mientras yo igualmente tomo una bocanada de su olor suave y femenino emanando de su cabello y piel. Cierro los ojos un momento susurrando en su oído, "¿Estás bien?" Mientras la sujeto por la parte baja de su espalda con una mano,  tratando de asegurarme de que está bien y no tiene arañazos en la cara con la otra. Rozo su  labio inferior con mi pulgar y siento como un escalofrío recorre mi cuerpo. Su aliento se detiene. Cerramos miradas, y ella me observa con tal intensidad, su cuerpo y  mirada solo gritan "bésame".

Ella es adorable, y yo me encuentro luchando con mi autocontrol y la urgencia de  acercarnos esa última pulgada que nos separa y besarla. Cierro mis ojos brevemente y al abrirlos, estoy determinado. Ella es demasiado joven, inocente, demasiado adorable. Ella no pertenece a mi mundo.

“Deberías mantenerte alejada de mi Anastasia, yo no soy el tipo de hombre para ti” susurro. Su cara cambia por una llena de desolación, como si le hubiesen golpeado con fuerza. Es mejor que sienta que la rechazo a que luego la hiera de alguna manera peor.

“Anastasia respira, te soltare ahora ¿está bien? Te dejare ponerte de pie y caminar” su cara está llena de decepción y dolor. La veo abrir sus ojos azules tan ampliamente como sus ojos le permiten para no dejar que las lagrimas que se forman haciendo brillar sus ojos no rueden por sus mejillas.

“Lo tengo,” es su respuesta, “Gracias Sr. Grey”

“ ¿Por qué?”

“Por salvarme”, me responde casi en llanto.

Estoy furioso con el imbécil que casi la arroya. “Fue culpa de ese idiota, no tuya ¿Quieres que te acompañe al vestíbulo del hotel y tome asiento contigo?”

“Estoy bien” dice con voz quebradiza. “Gracias por la sección fotográfica”,  continua como si se tratara de un último esfuerzo de su parte para no llorar. Tengo un debate interno con ciertas emociones desconocidas. Por poco le concedo una explicación, de que soy un tipo jodido, y lo que obtendría de mi la haría infeliz. Ella es del tipo de chica que espera corazones y flores, y las 50 sombras del jodido Christian Grey que soy, no hacen eso.

“Anastasia … yo…” entonces me detengo con esa batalla interna en mi, deseándola, pero no queriendo lastimarla. Estoy dividido. No puedo aguantar el dolor en su rostro.

“ ¿Qué Christian?” me suelta, mi nombre suena a una súplica en su lengua. No, no puedo hacerle esto a ella. Tomo un pequeño respiro y le digo “Buena suerte en tus exámenes”, confundiéndola.

“Gracias” me responde casi en llanto y  camina en dirección opuesta, alejándose de mí. La ultima cosa que la veo hacer es limpiarse la cara del  mar de lagrimas que rueda por sus delicadas facciones. Mentalmente me pateo a mí mismo.

¡Mierda, Mierda, Mierda!

Me regreso al hotel. Necesito golpear algo, alguien, algo… lo que sea con un demonio. Estoy lleno de estas extrañas emociones que no conozco. No puedo sacarla de mi mente. La mirada, el dolor… ¡Maldición! Todo es mi culpa… Yo no hago eso de tener novias, y ella no es el tipo de chica que quiere lo mismo que yo. Estoy en un maldito acertijo y tengo un deseo desconocido, algo que me tira  hacia ella, y yo no quiero hacerle daño. Ella va a salir lastimada. Ella es muy inocente. ¡No va a funcionar con ella! La batalla en mis cabeza me hace sentir colérico. ¿Cómo iba yo a saber que no funcionará si no lo intento?

A la mierda esto. Me daré a mi mismo un día más. Veré si puedo encontrar una solución a esto en mi cabeza. Maldición, llamare a Claude Bastille, para que traiga su trasero a Portland. Necesito un entrenamiento serio.

Mañana, esperare a mañana.


*****

HUM**: Hágalo Usted Mismo o sus siglas en ingles DIY, que significan Do It Yourself.

Princeton***: Reconocida universidad norteamericana.

El gato Cheshire****: es el gato purpura y sonriente del cuento infantil Alicia en el país de las Maravillas.
…..


10 comments:

Alexa Díaz said...

Fantástico capítulo me gusta mucho tu manera de contar la historia y muchas gracias x la traduccion!

Anonymous said...

Demasiado graciassss

Cecilia Morales said...

ESTUVO SUPER BUNO

fanny rebellon said...

Nayaret Fierro Es demasiado bueno!!!! Ame este libro desde el primer momento y leer los fanfic
13 h · Me gusta

Cindy Zamudio Es muy bueno!!! I love.....es muy interesante leer desde el punto de vista de christian.....me encanta..
13 h · Me gusta

Trina Cecilia Hernandez EMINEEE graciasssss es fabulosooooooooooooooo me encantaaa!!!!!!!!
7 h · Me gusta

Alejandra Armenteros Muchas gracias EMINE de verdad me gusta mucho este fan fic y ams un por que s desde la perspectiva de nuestro Christian, espero con ansias el siguiente capitulo por que me dejas en la intriga total jajaja, Fanny Rebellon querida amiga sabes lo mucho que aprecio tus detallazos te mandos besos desde aca
6 h · Me gusta

Marisol Blancas Muy buena versión Emine
1 h · Me gusta

Leidy Diana Bedoya Emine... gracias por hacernos este maravilloso regalo de verdad es un gusto poder seguir disfrutando de Christian lo cual es muy interesante porq podemos conocer mas desde su punto de vista....Nuevamente gracias y porfavor sigue compartiendo esta linda historia...
22 min · Me gusta

fanny rebellon said...

Nayaret Fierro Es demasiado bueno!!!! Ame este libro desde el primer momento y leer los fanfic
13 h · Me gusta

Cindy Zamudio Es muy bueno!!! I love.....es muy interesante leer desde el punto de vista de christian.....me encanta..
13 h · Me gusta

Trina Cecilia Hernandez EMINEEE graciasssss es fabulosooooooooooooooo me encantaaa!!!!!!!!
7 h · Me gusta

Alejandra Armenteros Muchas gracias EMINE de verdad me gusta mucho este fan fic y ams un por que s desde la perspectiva de nuestro Christian, espero con ansias el siguiente capitulo por que me dejas en la intriga total jajaja, Fanny Rebellon querida amiga sabes lo mucho que aprecio tus detallazos te mandos besos desde aca
6 h · Me gusta

Marisol Blancas Muy buena versión Emine
1 h · Me gusta

Leidy Diana Bedoya Emine... gracias por hacernos este maravilloso regalo de verdad es un gusto poder seguir disfrutando de Christian lo cual es muy interesante porq podemos conocer mas desde su punto de vista....Nuevamente gracias y porfavor sigue compartiendo esta linda historia...
22 min · Me gusta

fanny rebellon said...

Me encanta Emine eres fabulosa, gracias por tomarte el trabajo de hacer esta maravilla, un beso desde venezuela.

Erika Limon said...

Acabo de encontrar tu blog, gracias a Fanny Rebellon acabo de terminar el segundo capítulo.

Es buenísimo a seguir con la lectura.

Erika Limon said...

Acabo de encontrar tu blog, gracias a Fanny Rebellon acabo de terminar el segundo capítulo.

Es buenísimo a seguir con la lectura.

Erika Limon said...

Acabo de encontrar tu blog, gracias a Fanny Rebellon acabo de terminar el segundo capítulo.

Es buenisimo a seguir con la lectura.

juanis said...

osea


Guuuuaaaauuu genial te quedo de todas todas

muchas ghracias por el capitulo

Saludos!!