StatCtr

Tuesday, July 1, 2014

Libro II - Capítulo XXII: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - CHRISTIAN Y ANASTASIA

CAPITULO XXII
UN LARGO CAMINO A CASA



_ ¡Oh, Dios mío! ¿Qué hacemos Christian? 

_ ¡Cállate y déjame concentrarme! Le digo con firmeza a Ros.

_ ¡Tengo miedo!

_ Ros, le advierto, y la única respuesta que recibo de ella es un ligero lloriqueo. Sus ojos están muy abiertos y desenfocados; está temblando como si acabara de entrar desnuda en el Círculo Polar Ártico. Sus labios se mueven y no emite ningún sonido. Ella está orando.

Es difícil controlar el Charlie Tango cuando la cola está casi fuera de servicio. El sistema Fenestron en la cola del EC135 se supone que es mejor estabilizador en comparación con cualquier otro helicóptero de su categoría. ¡Este es el helicóptero que se usa en situaciones de rescate extremas en toda Europa por amor a Dios! Aparte de nosotros no tengo ninguna carga pesada, así que eso es positivo en nuestra situación actual.


_ ¡Christian! ¡No quiero morir! ¡Quiero ir a casa con Gwen! ¡Por favor!  Ros chilla perdiendo el control. El humo sale por el sistema de aire acondicionado que apago rápidamente para evitar la inhalación de humo.

¡Quiero ir a casa con Anastasia, también! Yo acaricio rápidamente mi chaqueta en donde tengo la caja pequeña de regalo. Esa cajita en mi bolsillo que tengo cerca de mi corazón es la única opción de vida y la única conexión que tengo con Anastasia. La idea de no estar cerca de ella, besarla, amarla, se hace insoportable en mi alma tortuosa. ¡Y lo que es peor, algún cabrón se deslizará en mi lugar para consolarla cuando me haya ido! Seguro susurrándole palabras tranquilizadoras al oído, sosteniendo sus manos para consolarla, abrazándola.  ¡Esta es la mayor tortura que puedo soportar!

_ ¡De ninguna manera! Grito y Ros casi pega un salto de su asiento. Estoy decidido más que nunca a llevar a tierra a esta nave.  Miro el altímetro entre las luces parpadeantes y los zumbidos de alarmas. ¡Todavía es muy precisa, gracias a Dios! Concentro toda mi atención en mi panel de instrumentos para evaluar qué está fuera de servicio y qué puedo hacer con las herramientas que están funcionando y tratar de recordar todo mi entrenamiento de emergencia.

Las dos antenas del radar se encuentran debajo del coxis. Se utilizan para precisar una aproximación. El fuego en la cola continúa, no sé qué parte de la cola tiene fuego, pero estoy asumiendo que es el rotor. Algo que podría salvarnos es que las cuchillas de la cola no se tuerzan por completo y nos dé un par de minutos más de tiempo. ¡No quiero entrar en pánico! Si soy presa del pánico sería mortal para los dos ¡Y yo soy el único que puede volar esto! ¡Enfócate Grey! ¡Enfócate!

_ Ros…

Su respuesta viene con un gemido incoherente.

_ ¡Ros! ¡Hazme una pregunta!

_ ¿Qué?

_ ¡Enfócate! ¡Pregúntame algo!

_ ¿Estás loco?

_ ¡No, todavía no! ¡Necesito concentrarme, y tú también! Pregúntame… pregúntame… Mi cerebro está en apuros y de pronto se me prende el bombillo, pregúntame por qué las cuchillas del rotor están torcidas… por qué se han volteado…

_ ¿Qué?

_ ¿Quieres ver de nuevo a Gwen?

_ Y... y... sí...

_ ¡Entonces enfócate! Grito de nuevo. Me mira como si hubiera perdido mis canicas. Necesito concentrarme y ella también. Mi cerebro funciona mejor cuando estoy haciendo varias cosas a la vez rápidamente. ¡Tengo primero que perder el pánico!

_ Sr. Grey, Por qué... se detiene y gime… ¿Por qué las cuchillas del… ummm se han  colocado de forma irregular?

_ ¡Del rotor!

_ ¿Del rotor se han colocado de forma irregular? Pregunta con una voz apenas audible.

_ ¡Buena pregunta Ros! Le digo y ella da una sonrisa llorosa.  

_ ¡Estos ingenieros alemanes son jodidamente inteligentes! Le digo mientras saco el joystick tratando de ganar altura. Con voz tensa agrego: Ellos pensaban que si colocaban las cuchillas iguales se creaba una vibración armónica o tono armónico en el diapasón que es muy penetrante… le digo mientras trato de mantener la velocidad a pesar de que los malditos motores han fallado y Charlie Tango está temblando como si tuviera fiebre.

_ Lo que hicieron fue distanciar las cuchillas para crear un nodo y hacer más silenciosa la resonancia, esto lo hicieron después de descubrir que podían separarlas más, le digo mientras mi voz sale en un traqueteo agudo, porque la tembladera del helicóptero afecta mi voz. ¡Ese simple truco puede salvar nuestras vidas hoy! 

Uprising de Muse

_ En serio, ¿cómo? Dice lloriqueando.

_ Porque, incluso si pierdo alguna de las cuchillas, las cuchillas restantes me van a ayudar a estabilizar el helicóptero hasta poder aterrizarlo. Puesto que las cuchillas están encerradas en la cubierta de la cola, si fuera a caer eliminaría la posibilidad de impactar duramente porque los estabilizadores están arriba, le digo señalando rápidamente al techo, no todos los helicópteros tienen esta estabilización ni pueden eliminar la interferencia con el terreno. Puede golpear los árboles y otros obstáculos, pero mientras la cola no se desprenda, tenemos esperanzas. Puedo oír la respiración de Ros agitada.

Me quedo en silencio y trato de enfocarme y concentrarme rápido.

¡Bueno! ¡Yo puedo hacer esto! ¡Yo puedo hacer esto! ¡Quiero volver a mi amor! ¡Quiero ver a Anastasia nuevo! 

romper el hechizo por Daughtry

El altímetro muestra 174 metros y estamos descendiendo rápidamente y girando lentamente. ¡Mierda… mierda! Tengo que utilizar la compensación de la aleta y elevarme lateralmente para crear una atracción hacia la aleta principal y enderezar el helicóptero. Hay mucho viento en la cola que no está ayudando y tengo que estabilizarme para ascender poco a poco y que el impacto sea mínimo.  

_ ¿Sr. Grey? ¡Christian!  Dice Ros en pánico.

_ Ros, le digo y trago. Escucha, tengo que tratar de nivelarme hacia un lateral para estabilizar la aleta principal con el fin de planear la nave.

_ Oh, bien... dice mientras violentamente se seca las lágrimas con el dorso de sus manos.

_ Es una nave corta en cuanto a helicóptero se refiere, le ponen una gran aleta vertical en la parte posterior de la cola para crear una cantidad sustancial de elevación y estabilizar la aeronave en el vuelo, le digo, pero ella me ve como si le estuviera hablando en sueco, porque claro por supuesto no entiende ni una palabra de lo que le estoy hablando, pero mantiene su mente ocupada y mi mente se centra únicamente en el impacto inminente.  

_ Ellos pensaron que si hay una falla catastrófica del Fenestron… Ros gime angustiosamente cuando oye la palabra catastrófica… y si puedo mantener una velocidad de unos 70 nudos, la aeronave teóricamente debe seguir volando normalmente sin tener ninguna pérdida de control.

_ ¿En serio? ¿Qué es el Fenestron? Ella pregunta tratando de mantener la esperanza y ocupar su mente. 

_ Es el sistema de rotor de la cola.

_ Pero se dañó.   ¿Puedes mantener la velocidad de 70 nudos…? porque dijiste… dice con lágrimas… que fallaron los dos motores. ¡Mierda Grey! Replica.

Me aferro a la palanca de mando como si nuestras vidas dependieran de ello; y así es… se supone que debo tener dos pilotos automáticos. Si uno falla, el segundo se activa automáticamente, pero nadie tiene ni puta idea de que fallaron los dos motores y en consecuencia baja la velocidad. Por lo tanto, tengo que usar mis habilidades de planeador para lograr mantenerme por debajo de 161 con seguridad.  A menos que pueda crear un impulso hacia adelante.

_ Se supone que los fillets de ambos lados de la aeronave ayudan a estabilizar a Charlie Tango y lo ayudarán a volar en línea recta a la velocidad normal que está alrededor de 120 a 125 nudos.

_ ¡De puta madre señor Grey, pero en este momento su nave parece haber perdido sus alas!

Miro la información meteorológica en el tablero, para comprobar la velocidad del viento que está detrás de mí. Presiono el botón del radar digital; que me permitirá  ver el mapa digital, tan solo si puedo desviarme en la dirección correcta, puedo utilizar el viento de la cola para nuestro beneficio. Mi EGPWS permanece encendido todo el tiempo, esto es un alerta de proximidad al suelo, mejorado su diseño para alertar a los pilotos si su avión está en peligro inmediato de caer al suelo o tropezar con algún obstáculo.  Es un sistema que indica qué tan cerca se está del terreno. En este momento estoy buscando un lugar para un impacto mínimo a tierra y no consigo uno.


_ ¡Sí y no Ros! Cada motor acciona el rotor de transmisión de la cola. En otros helicópteros, existe una configuración diferente para accionar el rotor de la cola. La belleza de este helicóptero es que incluso aunque pierda todos los motores, la transmisión va a accionar el rotor de la cola a través del flujo de aire que pasa por el rotor principal, le digo mientras mis dientes chocan por el temblor de Charlie Tango.

_ ¡Aleluya de mierda! ¡Justo hoy teníamos que probar esto! ¡Hemos perdido los dos motores y tenemos una chimenea encendida en la cola! ¡Tú pájaro está temblando y sacudiéndose como un terremoto! Si puedes aterrizar a pesar de los problemas, estaré agradeciendo personalmente a esos malditos ingenieros que planearon todo con antelación, dice gritando y titiritando los dientes. 

Prefiero que esté así, furiosa. Me gusta mejor tratar con alguien enojado. Puedo lidiar con los nervios, con la pérdida de control, chillando cuando Charlie Tango está a punto de caer. Tengo que mantener el control de esta nave y extrañamente la ira de Ros vuelve a centrarme.

_ Bueno Ros, ambos motores accionan con la transmisión, la transmisión acciona el rotor principal y el rotor de la cola, y un motor hace ambos trabajos, incluso si los dos motores de la transmisión no siguen funcionando. En algunos helicópteros, si el motor se detiene el rotor deja de girar. ¡Pero no en este! Hay una razón por la cual pagué $4.6 millones de dólares por él. Por lo tanto es crucial para mí que este helicóptero aterrice pronto sin que se caiga al puto suelo. Tengo que ponerlo en marcha y dejar que el cuerpo del mismo haga su trabajo.

_ ¡Realmente espero que hayan probado todas las teorías jefe! ¡Si no salimos libres de esta, entonces pagaste en exceso por este maldito helicóptero! ¡Quiero volver con Gwen!  No estoy diciendo que no vamos a salir de esta, pero solo para que lo sepas, has sido el mejor puto jefe que he tenido. Yo sé que eres sangrón, pero eres decente y compasivo cuando quieres. ¡Eres el mejor jefe! Dice en lloriqueos con la voz ronca.

_ ¡Realmente tiene que dejar de fumar Ros!

_ ¿En serio? ¿Me estás pidiendo que deje de fumar ahora mismo? Porque mi objetivo es fumarme un paquete entero cuando pise tierra y no tengo ni un solo cigarrillo aquí. ¿No tienes algo que me quieras decir, ya que vamos a morir? Pregunta con ojos llorosos.

_ ¡No nos vamos a morir!

_ ¿Cómo mierda sabes eso?

_ ¡Porque tengo una novia que le propuse matrimonio! Y no quiero que otro hijo de puta se meta con ella, consolándola, sosteniendo su mano y mucho menos abrazándola, porque entonces sí moriría. ¡Quiero oír su respuesta! ¡Quiero oírla decirme “Sí”! ¡No quiero que José o Ethan terminen follando a mi novia porque no estaré nunca más! ¡La amo! ¡Ella es mi mujer!

_ ¡Guau! ¡En realidad, no eres gay, jefe!

_ ¡Gracias carajo! Su radar de gays está de vuelta en los negocios... le digo mientras ella me da una sonrisa llorosa.

Ella murmura alguna otra mierda, pero la voz rasposa de Ros es melodía para mis oídos. ¡Quiero regresar hasta donde mi novia! Ver su hermoso rostro, la intensidad de sus profundos ojos azules mirando a los míos, sentir sus abrazos. Quiero volver a sus brazos, a sus besos. Yo no quiero morir hoy aquí. Quiero que acepte mi propuesta de matrimonio. Tengo que volver a ella…  

Comienzo a desacelerar.

_ ¡Ros, agárrate fuerte! Vamos a bajar la velocidad a unos 70 nudos. Voy a tratar de controlar la velocidad mínima por unos pocos segundos, pero es importante mantener esa velocidad hasta llegar a tierra porque los motores no están funcionando. ¡Entonces voy a apagar!

_ ¡Ros! Le grito con firmeza y ella salta de su asiento como si alguien estuviera sacudiendo su cuerpo.  

_ ¿Sí? Responde lloriqueando.

_ ¡Mírame! ¡No vamos a morir! ¡Ambos vamos a casa! Le digo mientras me quedo en la misma velocidad y miro el terrero donde voy a bajar con la ayuda del EGPWS. Tengo que llegar a la parte más plana del suelo como sea posible. Veo a continuación que el helicóptero voltea y pruebo estabilizar la aleta vertical dejando que la otra eólica empuje el helicóptero a la dirección que deseo llevarlo.

_ ¡49 pies, Ros! Estamos descendiendo rápidamente.

(Silver Lake)

Uso el estabilizador horizontal y el estabilizador vertical, y dejo que el viento nos empuje con la otra unidad de la transmisión. Trato de evitar los árboles y localizar un lugar para aterrizar con un impacto mínimo. Yo lo veo cerca de los pantanos, un pedazo de tierra libre de escombros, árboles y grandes rocas. Veo el límite TOT alcanzado y el medidor parpadea al indicar el límite a causa del fuego del rotor en la cola. ¡Mierda! Todo en la pantalla parpadea. Por supuesto que estoy en el límite porque no tengo potencia en el motor. Estoy funcionando solamente con la trasmisión de la conducción principal y el rotor de la cola, que por cierto está completamente encendida.

_ 18 pies, grito mirando a Ros a la cara. Ella se prepara para el impacto.

Desacelero y dejo que el rotor siga trabajando con la energía que le queda para llevarnos hacia tierra y utilizar el viento para ayudar a estabilizarnos y tratar de aterrizar en una pieza.

_ ¡6 pies para el impacto!

_ ¡Oh, por favor, Dios mío! Grita Ros.
¡Te quiero con toda mi vida Ana! ¡Te amaré por siempre! susurro. Puedo sentir que el giro del rotor principal se detiene por completo y caemos al suelo como un terremoto de 6,0 en la escala de Richter, patinamos sobre la hierba y el Charlie Tango se arrastra, siento como las hélices golpean algo que se rompe, pero el impacto de las hélices ayudan a que el helicóptero se incline hacia adelante y cree una fuerza que ayude a que se detenga y finalmente nos detenemos. El helicóptero se inclina hacia adelante y el peso de la cola lo atrae hacia atrás dejando la nariz hacia arriba. Estamos en shock en nuestros asientos, mientras nos sacudimos de un lado a otro con violencia en el suelo. Mi respiración se tranca y siento como si mis pulmones se aplanan como panqueques. No sé si me he golpeado y roto las costillas. ¡Me duele el pecho como si Bastille me hubiese sacado la mierda! El cuello también me duele porque me golpeé con el arnés. Un último movimiento y la aleta de la cola termina por tocar el suelo. Intento inhalar fuerte, pero respirar duele.

_ ¡Ros! ¿Estás bien? Pregunto una vez que me las arreglo para tomar una bocanada de aire. Ella está sangrando por la nariz, un pequeño golpe en el brazo, está sacudida y sin aliento, pero lo principal es que está con vida. ¡Gracias a Dios! Ella me mira con ojos horrorizados; su rostro está igualando el color de su cabello. La sangre corre por su nariz y gotea su camisa. Se seca con el dorso de la mano y contempla las manchas de sangre de su cara.

_ ¡Oh, Dios mío, Christian! ¡Pensé que íbamos a morir! Pensé...  dice ella, ahogándose en sus palabras y empieza a sollozar.

Apago todos los componentes electrónicos para evitar que el fuego se propague a toda la cabina.

_ ¡Ros, desabrocha el cinturón de inmediato! ¡Tenemos que salir!

Me desabrocho el arnés rápidamente y salto del Charlie Tango y me voy a la parte de atrás del helicóptero y abro las puertas de la cubierta en la parte posterior de la aeronave. Agarro el extintor de incendios y rápidamente apago el fuego del rotor de cola. ¡Mi corazón está en mi garganta! Me tiemblan las manos. Los últimos 8 minutos han sido los más largos de mi vida entera. En los últimos segundos, pensé que nunca vería a Anastasia de nuevo. Pensé que moría y no estar en el mismo universo que ella es el dolor más grande e insoportable que hubiera sentido.

Ros tropieza al salir Charlie Tango y aterriza directamente en el suelo. La Falda lápiz y las cuatro pulgadas de sus tacones Jimmy Choo no son para el exterior. Ella camina hacia mí con torpeza, sus tacones hundiéndose en el pantano. Ella mira el humo de la cola con ojos desorbitados y vuelve sus ojos al resto de Charlie Tango. Evalúa la cuchilla rota, la cola tocando el suelo y el fuego, gracias a Dios, extinto. Nos quedamos mirando la columna de humo.

_ ¡Christian! ¡Realmente eres un talentoso piloto de mierda!  Dice ella y abre sus brazos pasándolos a mi alrededor haciéndome tambalear con el extintor vacío aun en mi mano.

Le acaricio la espalda con una mano y luego me froto el cuello contemplando por lo que hemos pasado.

_ Bueno yo tenía planes para la cena, si seguimos adelante, seguro que llegamos a tiempo. Ella me suelta y me mira meneando la cabeza.

_ Realmente estaba muy asustada. Nunca he estado tan asustada en toda mi vida y tú con ese carácter de mierda y sin embargo me mantuviste enfocada Sr. Grey ¿Sabes que fue lo más estúpido que pensé?

_ Ni digas...

_ Bueno, leí recientemente una información trivial de una encuentra que se hizo sobre los mayores temores de la gente. ¿Sabes a qué le tiene más miedo la gente?

_ ¿Morir? Pregunto con estremecimiento.

_ ¡No! Eso es lo que yo hubiera pensado. ¡Es hablar en público! Morir quedó de segundo lugar en la encuesta. Siempre he odiado hablar en público también. Pero a último momento decidí que sería un empate para mí. ¡Ambas están de primer lugar!

Miro a Ros con rostro impasible. 

_ Bueno Ros, aunque estar de pie frente a una multitud dando un discurso, tampoco es una de mis cosas favoritas, lo prefiero a estar en una caja algún día. 

Ros me mira con los ojos entrecerrados tratando de reprocharme, pero luego su rostro se relaja con una risa catártica.

_ ¡Está dicho jefe! Dice haciéndome reír también.

_ Tengo un botiquín de primeros auxilios aquí, lo necesitarás para limpiar la sangre de tu cara, le digo haciéndole señas hacia su rostro. Ella asiente con la cabeza y yo le entrego un paquete de toallitas con alcohol y ella limpia sus heridas.

_ Tenemos que pedir ayuda Sr. Grey, dice Ros después de limpiarse.

_ No podemos usar la radio. El impacto hizo que casi todo se dañara y algunas conexiones deben estar rotas. Tampoco puedo arriesgarme a encenderlo de nuevo, porque otro fuego puede aparecer. Así que la radio no es una opción.

_ Tengo mi teléfono celular, pero, ni siquiera puedo llamar al 911, no hay recepción en este lugar, dice haciéndome una mueca. ¡Que pedo! No podemos esperar aquí hasta que alguien se dé cuenta de que estamos perdidos. Necesitamos salir hacia una carretera para regresar. En el momento que se den cuenta que estamos perdidos y den con nosotros podrían pasar un par de días incluso. Y tengo que volver a Seattle hoy, o el hijo de puta de José estará con mi novia… durmiendo en mi casa… y consolándola ¡joder! ¡Tengo que llegar hoy! 

_ ¡A la mierda! ¡Yo tampoco tengo recepción! Digo disgustado.

_ ¿Esperamos? Taylor sabe que estamos de regreso.

_ ¡No podemos esperar Ros! Porque a ellos les tomará mucho tiempo encontrarnos y va a oscurecer. Estoy seguro de que no quieres pasar la noche aquí. Además, no tenemos comida, y sólo un litro de agua para los dos. No sabemos si el tiempo va a cambiar, parece que va a llover y no quiero que nos arriesguemos a estar expuestos a otras cosas y estar sentados en el Charlie Tango con 45 grados de ángulo.

_ ¡Hello! ¡Eres Christian Grey! ¿Tú crees que van a pasar todo el día y la noche para encontrarte? Enviaran helicópteros para buscarnos…

_ Suponiendo que ellos se den cuenta que estamos perdidos. Ellos no se van a dar cuenta hasta que pase más tiempo y oscurecerá. Hay pocas probabilidad de que nos encuentren en la oscuridad. Y vamos a estar en todas las noticias mañana. Yo no quiero ese tipo de publicidad. ¿Cuánta carga tienes en tu teléfono celular?

_ Como un 75%.

_ El mío está casi en 90. Usaremos el tuyo primero para que nos guíe hasta la carretera con el GPS y vamos a tratar de conseguir a alguien que nos lleve de regreso a Seattle. ¿Cuánto dinero tienes?

Ella excava en su bolso, y cuenta todo. 

_ Tengo alrededor de doscientos setenta y ocho dólares.

Reviso mi cartera y veo que tengo trescientos veinticinco dólares. Bueno, entre los dos tenemos $603 Dólares. Eso debería ayudar para que alguien nos lleve de regreso a Seattle.

_ Toma sólo tu cartera y teléfono celular, nos iremos caminando. Si nos quedamos, nuestras baterías de los teléfonos se descargaran y no tendremos para el GPS. En este momento al menos lo podemos usar hasta que se agoten las pilas. Entonces encontraremos el camino.  
_ ¿Tienes algo de comer? Me pregunta.

_ No, le digo con mi boca en una línea plana. ¿Qué?  ¿Te parezco 7-Eleven? ¡No estoy abierto toda la noche! No llevo un alijo de aperitivos conmigo.

_ Tengo una barra de chocolate, dice escarbando en su bolso, tendremos con esto para los dos hasta que encontremos algo. 

_ Está bien. Déjame ver tu teléfono celular, le digo.

Busco la aplicación de GPS para localizarnos en la posición del mapa.



(Silver Lake mapa)

_ Aquí es donde estamos, le digo señalando el mapa en su teléfono celular. Cerca de la parte sureste del lago. Tenemos que llegar a una carretera, para detener un coche y que nos dé un aventón o hasta donde sea necesario para llegar a Seattle, digo trazando la ruta con el dedo.

_ El camino más cercano sería la Autopista Sprit Lake Memorial, así que ese es nuestro destino. Encontraremos un camino paralelo a la autopista en dirección norte  y ella mira hacia sus pies y suspira.

_ Ok, jefe. Abra el camino, responde ella.

*****

Yo sería el primer hombre en admitir que me encantan los tacones altos en una mujer; en mi mujer particularmente. Creo que es uno de los elementos más atractivos y más femeninos que una mujer puede tener como parte de su vestuario. Lo mismo opino de las faldas ajustadas. Hay algo muy femenino en ellas, la forma en que abraza las curvas de una mujer y da forma al cuerpo. Pero, en este momento, preferiría ver a Ros en chanclas y con un saco de patatas puesto, a que tenga esos zapatos de tacón alto y falda ajustada. La miro con disgusto. ¡Ese vestuario nos está haciendo perder bastante tiempo y ya hemos caminado durante más de tres horas!  ¡Quiero llegar a casa con Anastasia! Estamos susados y Ros se queja de cómo le duelen los pies y estoy frustrado porque vamos a la velocidad de un caracol. La falda ajustada ahora la encuentra apretada e incómoda.

_ ¡Honestamente Ros! ¡Estoy listo para quitarte los zapatos y botarlos en la fuente de agua más cercana! Nos están retrasando. Estoy dispuesto a quitarme los zapatos y dejar que te pongas los míos. ¡Vamos a caminar más rápido! Cuando lleguemos al pavimento voy a caminar en medias hasta que se rompan.
_ ¡Sr. Grey!  ¡Son unos Jimmy Choo de dos mil quinientos dólares! ¿Cuál es el problema con las mujeres y sus zapatos, incluso en una situación desesperada?
  
 

_ ¡De la manera en como nos está retrasando, se los devolvería gratuitamente al propio Choo!

_ Me sorprende que no haya autos pasando por aquí. ¿Es que nadie transita por esta zona?

_ No lo sé. Queda lejos de las ciudades, pero pronto vamos a llegar a la carretera, sin embargo, digo mirando sus zapatos y sus pies hinchados, puede ser que nos tome más tiempo. Mi oferta sobre los zapatos sigue en pie. 

_ ¡Muy bien! Tomaré tu oferta, pero, ¡no puedes botar a mis bebés! Me los voy a quedar y les voy a quitar todo el polvo y suciedad.

Por fin nos detenemos. Me quito los zapatos y Ros se quita los suyos y quitándole un poco de suciedad comienza a hablar en voz baja… "mis bebés, mamá los dejará totalmente limpios”

_ ¡Joder Ros! ¡No quiero oírte hablar con sus zapatos como si fueran cachorros! Esos los usas para aplastar las bolas de las personas.

_ Sr. Grey, ¿Sabes cuántas bolas estos bebés pueden aplastar? Dice frotándose las manos suavemente con sus zapatos. 

_ Además, esto es parte de mi disfraz. Si estuviera montada en mi escoba todo el tiempo, asustaría a todos. Incluso la señorita Frosty que lleva los mejores zapatos de tacón. No me digas que tu pequeña miss no puede una un par de zapatos de tacón, dice sonriendo.

La miro con los ojos como glaciales en respuesta. Le entrego mis zapatos y sus pies nadan en ellos.

_ ¡Caray, señor Grey!  ¿Qué tamaño usas?

_ 13, le respondo con rotundidad. Ella sonríe, mueve la cabeza, pero no dice nada.


Ella toma sus tacones cada uno en una mano y el bolso lo cuelga del hombro. Tengo su celular que nos guía por la carretera. Me quito la chaqueta porque ya estoy sudando. Ya su celular está en rojo, la batería se está agotando. Memorizo rápidamente el camino y la dirección antes de que la batería se agote. El mío tampoco es que está bien. Aun no hay señal. ¡Este es el peor día de mi vida! Taylor tenía que ir a visitar a su hija hoy, después de que me dejó. Su ex le dijo que la niña tenía apendicitis. Dicen que las cosas malas vienen de tres en tres. El accidente de Charlie Tango, la hija de Taylor, y me pregunto cuál sería la tercera. ¡José!

Tengo un sentido renovado de determinación. Los dos estamos, sudorosos, polvorientos, sucios y fangosos. El sol se está ocultando. La puesta de sol se verá pronto. Tenemos que llegar a la carretera. Sólo quiero llegar a casa con Anastasia, y perderme en ella. Tengo que verla. Quiero sentirme vivo, y no hay nada que me haga sentir más vivo que Anastasia. Yo quiero ir a casa, amarla hasta que ella me ruegue por mi polla y empujar tanto nuestros límites como sea necesario y que solo nos saciemos hasta que sienta que su alma está dentro de mí.

_ ¡Sr. Grey, la autopista! Grita Ros y me saca de mis ensueños.

_ ¿Y ahora qué?

_ Ahora detenemos algún vehículo que esté dispuesto a llevarnos a casa.

_ ¿Tengo algún poco de batería en mi celular? Pregunta.  

_ No, tu celular murió hace más de media hora. El mío ya está cercano al rojo y no hay señal de mierda. Durará unos pocos minutos más, digo con amargura.

_ ¿Qué hora es?

_ Las 6:09. Será mejor que encontremos un vehículo para llevarnos a Seattle. Nadie querrá llevarnos en la oscuridad. No se sabe lo que esconde la noche, así que la gente se cansó de ayudar a extraños en la calle.

_ Vamos a caminar en el lado de la carretera.

_ ¿En qué dirección Sr. Grey?

_ Hacia la I-5, le digo señalando el camino. Es la dirección que necesitamos para conseguir a alguien que esté dispuesto a llevarnos. Tenemos seiscientos dólares y podríamos tentar a alguien para que se desvíe por unas horas.

Empezamos a caminar por el lado de la carretera y no hay muchos coches pasando en nuestra dirección y los dos que nos acaban de pasar, aceleraron como si los persiguieran los perros del infierno. Seguimos caminando y oímos los chillidos de frenos de un camión grande. Uno de dieciocho ruedas se detiene al lado de nosotros y baja la ventana. Un hombre de mediana edad con barba y una gorra John Deere saca la cabeza. 


_ Buenas señores, ¿Necesitan un aventón?

Ros y yo no detenemos de inmediato ¡Gracias a Dios!

_ Sí. Hemos tenido un accidente unos kilómetros atrás y estamos tratando de volver a Seattle. Estaríamos en deuda con usted de por vida si nos pudiera llevarnos lo más cerca. Podríamos pagarle sin problemas, por supuesto.

_ No es ninguna molestia. Parece que anduvieron un largo camino. Y veo que no tiene zapatos. Los prestó a su señora ¿verdad? ¡Suban!  

Abrimos la cabina del camión y ayudamos a Ros a subir. Entregándole los zapatos de tacón alto, y su bolso y luego subo.

_ ¡Gracias señor! Soy Christian y ella es Ros.

_ Mi nombre es Len. Len Mattson, de Dakota del Sur. Ustedes se ven sedientos. ¿Tiene sed?

_ ¡Sí! Ros contesta exhausta  ¿Tiene algún bocadillo o algo de comer?  No hemos comido nada desde el desayuno. Nosotros le podemos pagar por la comida.

_ No hay necesidad de pagar señora. Déjeme buscar aquí en un bolso en donde tengo la cena. Tengo pan de sándwich, carne en lonjas y jamón de pavo. Podemos compartirlo. Tengo que darle de comer a mi barriguita ya sabes, dice bromeando y dándose palmaditas en la gran barriga que parece estar embarazado de un bebe de diez libras por lo menos. 

En un retiro en el lado de la carretera, Len el camionero se detiene.

_ Instalé una caja adicional para almacenamiento, tengo un refrigerador pequeño allí. ¿Qué desean agua o Pepsi? Voy a preparar los sándwiches, tomen lo que prefieran.

_ Voy a tomar agua, y una Pepsi si tiene un extra, estoy segura que necesito cafeína, dice Ros.

_ Voy a tomar agua, Len, digo.

Len baja de la cabina tan ágilmente a pesar de su enorme barriga. Diez minutos más tarde, está de vuelta con los bocadillos y bebidas para nosotros.

_ Yo no preparo los sándwiches con antelación, porque se empapan, me gusta prepararlos al momento de comer, dice.

Miro a Ros, y ella asiente.

_ Len, ya que nos está llevando y está compartiendo su comida con nosotros, deje que le pague por favor.  

_ Hijo, no se preocupe por el dinero. Aquí no sirve. Además mi pequeña esposa Evelyn, me mataría si no demuestro mi bondad a extraños. Nosotros hacemos eso en Mitchell.  

_ Confíe en mí, me lo puedo permitir, le digo.

_ Bueno, bien por ti hijo. Puedo permitirme esta bondad. La humanidad no está muerta, no en Mitchell, Dakota del Sur, dice sonriendo y toma un trago de Pepsi.

_ Gracias, digo completamente impresionado por la amabilidad de este extraño.

_ Len, ¿por casualidad tiene un teléfono celular?

_ ¡No, que va!  Él dice riéndose. Lo encontrarás extraño pero nunca llevo uno de esos. Estoy tratando de recortar los gastos hijo, dice con un brillo en sus ojos cuando me llama hijo.

_ Oh, es una pena. Nuestras baterías  están gastadas y mi novia debe estar preocupada porque no la he llamado.

_ ¿Ustedes dos no…? Me pregunta con curiosidad.

_ ¡No! Ambos decimos al unísono.

_ Trabaja para mí, le digo, y Ros agrega: Yo tengo una novia, también.

Len casi se ahoga con su bocadillo.

_ Ah eres lo que el reverendo Walsh dice: que son como Ruth y Naomi.

_ Nunca me han llamado de esa manera ¿Ruth y Naomi?

_ Si te digo la verdad, yo no estaba prestando mucha atención cuando él estaba dando su sermón. Yo estaba sacando cuentas en mi cabeza, pero no le digo eso a Emily, ella es una mujer de Dios.  

_ Te lo prometo, no voy a decir una palabra, dice Ros.

_ No estoy juzgando, a nadie. Soy un pecador como todos. Es sólo que no entiendo esos sentimientos de los que hablas. Pero, señora, los hombres tienen mucho más que ofrecer. ¿Sabes lo que quiero decir? Dice con genuina curiosidad.

_ Bueno, yo aprendí en tercer grado cuando Jimmy Simpson esta haciendo campaña para ser el presidente de la clase. Su lema era “vota por mí y te enseño mi pipí” Voté por él por curiosidad, pero nunca estuve interesada en lo que mostró. Nunca me ha interesado. 

_ ¿De verdad? Por curiosidad, sólo por curiosidad. Déjeme decirle algo. Aquí está Christian… es un joven guapo. ¿No ves nada en él? ¿Ni siquiera una pequeña chispa? Le pregunta inclinándose como si tratara de resolver un problema de matemáticas difícil.

_ No, la verdad no, y sin ánimos de ofender Christian, aunque sé que un montón de mujeres babean por ti. Y además él tiene una novia que adora, dice ella mordiendo un bocado del sándwich, contesta mirándome. ¿Son Ruth y Naomi las lesbianas del pueblo?  Ahora pregunta ella. Len se ríe ante su pregunta.

_ No señora, están en la Biblia.

_ ¿En la Biblia hay lesbianas?

_ No estoy diciendo si son o no. Yo no soy un hombre muy educado. Yo sólo estoy repitiendo lo que dijo el reverendo. Podría decir mucho y no ser nada. Además tengo que admitir que no estaba escuchando muy bien. A veces es aburrido ya saben. Bueno, él dijo que Ruth era la nuera de Naomi. Tenía otra nuera, Orfa, que es de donde Oprah sacó su nombre,  sabe la señora que mi esposa ve mucho en la TV, dice enfatizando.

_ En fin... dice y le interrumpo.

_ Len, ¿Podría contar la historia mientras maneja?  Realmente tengo que irme.

_ ¡Oh, sí, sí! dice y gira el camión rumbo a la carretera.

_ Aquí está la cosa, dice, como si nunca lo hubiera interrumpido. Algo pasa y los maridos mueren, el de Ruth y Orfa, quiero decir. Ruth se queda con su suegra y el reverendo dijo: Rut se quedó con Naomi.

_ ¿Quieres decir que se quedó con ella?

_ Sí, pero la forma en que el reverendo lo dijo fue con una palabra hebrea, al parecer hizo lo mismo que Adán cuando se aferro a Eva en el Génesis.

_ ¿Cuál palabra fue esa?

_ Señorita, yo apenas hablo mi propio idioma lo suficientemente bien, como para que me pregunte una palabra en hebreo. Pero como suele suceder, lo recuerdo, porque sonaba como a Dubuque, Iowa, donde tengo un primo llamado Mark que es propietario de una tienda de comestibles. Bonito lugar. De todos modos, la palabra era ' dabaq ', porque sonaba como Dubuque, le pregunté al reverendo si se escribía de esa manera, y me dijo que tal cual, fue muy amable de su parte. Pero después del sermón, la señora Shubert susurró a mi señora Evelyn que el reverendo predicó ese sermón, porque se enteró que su sobrina favorita Margie que nunca salió con un chico, ni siquiera con el mariscal de campo del equipo de fútbol,  ¡secretamente admiraba a Reese Jacobsen!

_ ¿Quién es ella? Preguntó Ros.

_ Una chica de su clase de la escuela secundaria. Pero Reese se casó con Jonny Griffith y tiene dos hermosos niños. Ella no es así.

_ Es un pequeño pueblo, a lo mejor la sobrina del reverendo no encontró lo que buscaba allí.

_ Creo que es así, señora. Pero en fin, ese es el rumor. Hasta hoy en día, nunca supe por qué el reverendo dio ese sermón. Pero él solamente lo dejó en el aire y las palabras se cocinaron a fuego lento, y curiosamente dijo la palabra “unidas” en el mismo contexto y alzó sus cejas muy pobladas, él es irlandés, no creería que tenga las cejas tan tupidas. En fin nunca olvido ese sermón.

_ ¿Así que Rut y Naomi son lesbianas?

_ Eso es lo curioso. Naomi se casó con Booz, un pariente distante. En esos días, si usted era una viuda, la viudez era dura, señorita. Por lo tanto, había que tener un marido.

_ Tal vez no eran más que amigas cercanas. A veces, los amigos están más cerca que los familiares.

_ Tal vez tenga razón señora. No tenemos manera de saberlo de todos modos. Ha pasado mucho tiempo. Quizás eran demasiado leales una a la otra.

_ Probablemente es una ilusión de su reverendo.

_ No importa lo que fue, no soy juez señora. Ese es el lugar de Dios, y no se juega con Dios. Además tengo un hijo discapacitado que cuida mi señora en casa. Quién sabe lo que hice que Dios me está castigando por ello… dice con tristeza.

Estrecho mis ojos.

_ ¿Por qué piensas que Dios te castiga con un niño discapacitado?

_ ¡Oh, no! No es una decepción. Es el chico más dulce que se puede tener. Tiene quince años ahora, pero un padre desea que su hijo juegue al fútbol y me gustaría llevarlo de viaje conmigo. Pero él  sufre de convulsiones y los médicos no han logrado descubrir por qué le dan. Mi señora y yo lo llevamos a un médico y a otro y él no está mejorando. Hipotequé este camión para sus medicinas, pero el dinero ya se agotó y no hay resultados buenos, dice preocupado.

_ ¿Por qué crees que esto es un castigo?

_ ¡Hijo, mírame! Tengo 55 años de edad. Ese es el chico que tratamos de tener durante años y finalmente lo tenemos y viene con estos problemas, que no puedo arreglar.  Debo haber hecho algo mal cuando fui joven porque soy una decepción de padre. ¿Cómo puedes mantener una familia y no ser capaz de solucionar sus problemas? Ese niño merece un padre mejor que yo, dice sacudiendo la cabeza.

_ ¿Cómo se llama? Le pregunto.

_ Trevor, dice con orgullo.  El joven más dulce que jamás conocerás, exceptuando a los presentes. Evelyn lo instruye en casa, porque no queremos que sea objeto de burlas en la escuela por si tiene algún episodio. Los niños pueden ser crueles y se imagina como son los adolescentes, dice.

Sé muy bien a lo que se refiere.

_ Creo que tu hijo tiene suerte de tener el mejor padre para él, le digo a Len cuando Ros me mira con curiosidad.

_ Es usted muy amable al decir eso joven. Dígame ¿qué tipo de accidente tuvieron? ¿Dónde está su coche?  

_ No tuvimos un accidente de coche. Tuvimos un accidente de helicóptero, digo como algo natural. 

_ ¡No puede ser! Bueno, entonces Dios realmente tiene que amarte, me dice, y se vuelve a Ros, y agrega: y a ti jovencita te ama también.

_ Sí, tuvimos mucha suerte, añade Ros en un hilo de voz.

Desde lejos puedo ver la silueta familiar de la ciudad de Seattle y mi corazón se tambalea por la emoción de ver a Anastasia de nuevo.

_ Bueno, nos estamos acercando a casa jóvenes, dice Len con emoción mientras el camión se mueve en la carretera agitando su vientre de gran tamaño.

_ Dejaremos primero a la dama. Mirando el tamaño de sus tacones, es posible que quiera remojar sus pies un poco con sal de Epsom. No sé como las señoritas de la ciudad pueden usar esos zapatos. Yo me tropezaría y me rompería la espalda, dice riendo.

_ Bueno Len, entonces me alegro de que caiga mi suerte sobre la suya, se ríe de nuevo con la perspectiva de llegar a casa.  

_ Nuestras casas están muy cerca Len, una en frente de la otra en realidad. Hay que llegar al centro de Seattle. Donde yo vivo es un edificio que se llama Escala, no hay pérdida. Ros vive enfrente de mí.

_ Por si acaso ¿no?

_ Se puede decir que sí, le digo riéndome por su evaluación.

_ Me tienes que decir cómo llegar al edificio de la señorita.

Al acercarnos a la casa de Ros, podemos ver que hay fotógrafos esperando en su edificio. El que Ros y yo nos perdiéramos, ya no es un secreto por lo que veo. Alguien filtró la noticia. Veo a Ros.  

_ Es necesario que llames a Andrea por mí y le digas que haga un contacto con Relaciones Públicas y den una declaración de que estamos bien y que no hay de qué preocuparse. Y si esto se filtró, que se ponga en contacto con mis padres. Ellos podrían querer averiguar, le digo.

_ ¿Podrían? Hijo, tú no eres un padre por lo que veo. Cualquier padre querría saber si su hijo está bien, especialmente si ha tenido un accidente. ¡Deben estar preocupados! Llame usted a sus padres y hágales saber que está bien, dice.  

_ Lo haré, le digo dándole una pequeña sonrisa para su beneficio.

_ ¡Realmente apreciamos toda su ayuda Len! Mira, tenemos 600 dólares entre los dos. ¿Seguro que no los quieres? Usted tomó un desvío, y compartió su comida con nosotros. Y podrías usar el dinero para tu hijo.

_ Eso es amable de su parte, pero Evelyn me mataría si sabe que me pagaron por una buena acción. Si alguna vez regresan a los bosques, en Mitcell, Dakota del Sur, estamos para servirles, a Evelyn les encantaría conocerlos.

_ Gracias. Estamos en deuda con usted, le digo solemnemente y muy sorprendido por la amabilidad de un extraño.

Ros señala a su edificio y la dejamos.
Le señalo a Len mi edificio y él para el camión delante de Escala. Él está sorprendido con el pequeño ejército de fotógrafos que están afuera como yo.

_ La noticia de que te perdiste ya se sabe hijo, me dice extendiendo su mano. Debes ser un hombre importante.

_ Gracias Len. No olvidaré su amabilidad.

_ Ohh, no se preocupe por eso, dice con timidez. Llame a su mamá ahora. Nos vemos en el camino hijo, dice, y yo le doy la mano. Me bajo descalzo, con mis zapatos en la mano que Ros me entregó antes de bajarse y con mi chaqueta en la otra mano. 

Me despido con la mano de Len cuando él se marcha sonriendo.

_!Señor Grey! !Señor Grey! John Brattell del Seattle Times. ¿Pude dar una declaración para nosotros, señor?

_ Sr. Grey, ¿es cierto que su helicóptero cayó?

_ Sr. Grey, ¿hay alguna baja por el accidente?

_ ¡Sr. Grey! ¡Sr. Grey! Tenemos la noticia de que su helicóptero se perdió. ¿Cómo los rescataron? ¿Cómo llegó a casa?

_ Mi oficina hará una declaración oficial. Buenas noches señores. Nada que lamentar, les digo mientras Steve el portero abre la puerta y me permite entrar y la cierra inmediatamente después que entro.

_ Buenas noches señor. Me alegro de que haya vuelto a casa, dice asintiendo con la cabeza.

_ Yo también, dije sonriendo extrañamente.

Aprieto el botón de llamada de los ascensores en el vestíbulo. Siento como si pasara mucho tiempo antes de que llegue el ascensor.  Estoy nervioso porque José y Anastasia están solos en el apartamento. No me gusta la idea de que otro hombre esté a solas con ella. Me retuerzo de celos en estos momentos. Pero yo la he echado de menos muchísimo. ¿Sabría que por poco me pierde? ¿Estaría preocupada por mí? Sólo quiero llegar a mi chica, y... No puedo ni siquiera seguir pensando. Las puertas del ascensor se abren y entro. Marco el código y la puerta del ascensor se cierra. Los segundos no pasan lo suficientemente rápidos para llegar a ella.  Mi corazón se tambalea en mi garganta. Yo pude haber fallecido hoy y perderla. Esto ha despertado algo en mí. Quiero reafirmar mi  vida, quiero besarla, hacer el amor y sentirla. De hecho, quiero amarla y hacer el amor con ella toda la noche. Caray, yo quiero amarla con fuerza, estar sobre ella, alrededor de ella, solo estar con ella… ¡La necesito como si fuera mi aliento!  

Cuando las puertas del ascensor se abren, estoy sorprendido por la multitud que se reunió en mi apartamento. ¿Qué están haciendo aquí?

Oigo a mi madre chillar con todo su corazón con mi nombre en sus labios.

_ ¡Christian! como si estuviera llamando a su hijo perdido. Lo siguiente que veo es que mi madre viene corriendo hacia mí, y se estrella contra mi cuerpo como un jugador del Superbowl lista para detener a su rival. Solo tengo el tiempo suficiente para soltar mis zapatos y mi chaqueta para atrapar a mi madre y no perder el equilibrio. Ella lanza sus brazos alrededor de mi cuello y me besa las mejillas una y otra vez como si hubiese regresado de entre los muertos. Y curiosamente, no siento ningún temor porque ella me esté dando esta muestra de cariño.

_ ¿Mamá? ¿Estás bien? Pregunto perplejo mirándola. Ella siempre tan controlada y tan segura de sus palabras y sus emociones. Nunca la he visto perder el control de esta manera excepto tal vez cuando peleaba en la escuela y cuando me retiré de la universidad, pero incluso en ese momento, no la vi con tanta intensidad y nunca le había visto esta demostración de amor hacia mí.

_ Hijo, pensé que nunca volvería a ver tu hermosa cara de nuevo, dice en un susurro de asfixia.

_ Ya estoy aquí, mamá, le digo con voz tensa tratando de consolarla, le acaricio la espalda con aire ausente.

_ Cariño, he muerto mil veces hoy, estaba preocupada,  dice sollozando en un susurro. Entonces mi madre, la doctora Grace Trevelyan-Grey comienza a jadear desconsoladamente.  ¿Qué? ¡Guau! ¡Oh mi mamá está llorando por mí! ¡Por mí! ¿Por qué? Miro a mi madre, que ahora se ve como un niño que ha perdido su juguete favorito, y me siento obligado a consolarla, y sostenerla en mis brazos.

_ Christian, oh nene, yo estoy... dice sollozando, y me mantiene apretado y llorando en mi cuello y sin ninguna restricción y con un alivio completo. No puedo decir nada para responderle, pero la sostengo más fuerte y la abrazo para consolarla. Deben haber sido los gritos de mi madre que alertan a mi padre, que sale corriendo de la oficina de Taylor en la sala de estar y él viene a toda velocidad hacia los dos.

_ ¡Oh, Dios mío! ¡Estás vivo! ¡Mierda! ¡Estás en casa! Y con eso él está sosteniendo a mi madre y a mí en un abrazo de oso, las lágrimas contenidas se agrupan en sus ojos y trata de detenerlas.
Incapaz de comprender su comportamiento, lo único que puedo decir es, ¿Papá? Cuestionando su estado de ánimo. ¿Por qué? Él nos aprieta con fuerza y distraídamente me frota la espalda y de alguna manera no me molesta su contacto. Mia viene corriendo con pasos largos y se une a nuestro abrazo grupal. Finalmente mi padre no pudo contener las lágrimas en sus ojos y se aleja de mí gimiendo tratando de recobrar la compostura y va pasando el dorso de sus manos por los ojos como un niño y finalmente me golpea el hombro incapaz de pronunciar una palabra sin ahogarse. Mia y  mi madre dejan el abrazo lentamente y mi madre recupera algo de compostura y se las arregla para murmurar un "hijo lo siento"

 _ No, mamá está bien, digo desconcertado por su arrebato emocional.

_ ¿Dónde has estado Christian? ¿Qué te ha pasado, hijo? Llora, con la cabeza entre las manos sin poder contener su dolor una vez más.

Parpadeo varias veces no acostumbrado a verla con tanta tristeza. ¿Todo esto es por mí?

_ Oh, mamá, es todo lo que puedo decir, y yo la pongo entre mis brazos otra vez, besando su pelo. Estoy aquí mamá. Simplemente me costó horrores poder volver de Portland. ¿A qué viene todo este comité de bienvenida? Digo y miro a mi alrededor a la multitud. Mis ojos buscan a una persona, a una persona en particular solamente. Por fin la encuentro. Bloqueo mis ojos con los de ella… la vista que he anhelado todo el día; la vista que ha sido mi salvavidas. ¡Y su mano la mantiene José consolándola! ¡Mierda! Mis ojos están fijos en sus manos que encajonan la de mi chica. Parpadeo hacia él territorialmente, e instintivamente le suelta las manos. Mi boca va en una línea apretada. He temido ver esto todo el día, de que alguien más podría ser su consuelo en mi ausencia. Y he aquí a la otra persona. Los ojos de Anastasia están rojos e hinchados, sus labios son de color rosa, hinchados por su llanto.

Pero, todavía estoy confundido con toda esta gente en mi casa. ¿Qué está pasando?

_ Estoy bien mamá ¿Qué pasa? Le pregunto, y ella toma mi cara con ambas manos como si fuera un pequeño niño.

_ ¡Estabas desparecido Christian! Tu plan de vuelo… se detiene tratando de serenarse. No llegaste a Seattle ¿Por qué no te pusiste en contacto con nosotros? Me pregunta angustiada.

_ Lo siento mamá. Nunca pensé que tomaría tanto tiempo volver, le contesto.

_ Bien, pero, ¿Por qué no telefoneaste?

_ Me quedé sin batería.
_ ¿No pudiste haber llamado aunque sea a costo revertido?

_ Mamá… es una historia muy larga, le respondo.

_ ¡Christian! ¡No vuelvas a hacerme esto nunca más! ¿Me has entendido? Ella me regaña medio gritando de dolor y de alivio.

_ Está bien, mamá. No lo haré, le digo secándole las lágrimas y le doy otro abrazo. Cuando suelto a mi madre, Mia viene a abrazarme, pero no antes de que aterrice una fuerte palmada en m pecho.

_ ¡Idiota! Nos tenías muy preocupados. Grita llorando y me abraza de nuevo.

_ Ya estoy aquí. Por Dios santo, murmuro. Una vez que me libero de Mia, mi hermano Elliot se acerca. Mi papá toma a Mia bajo su brazo y envuelve el otro alrededor de mi madre. Mi hermano, el más macho de la familia viene y me abraza para mi total sorpresa y me da una fuerte palmada en la espalda.  

_ ¡Me alegro mucho de verte! Dice con voz ronca tratando de ocultar sus emociones, pero no pudo.

Anastasia está congelada en su lugar y Katherine le susurra algo al oído. No puedo quitar mis ojos de ella.

_ Mamá, papá, le digo con mi mirada fija en Anastasia, ahora voy a saludar a mi chica y se apartan sonriendo asintiendo con la cabeza.

Mis ojos están fijos en los de ella, cauteloso pero determinado, aún no puedo creer que la estoy viendo de nuevo. Ella se levanta de su asiento y se tambalea y finalmente se atornilla en mis brazos abiertos.

_ ¡Christian! ¡Christian! ¡Christian! Solloza en mis brazos. Un alivio finalmente me inunda por tenerla de vuelta y su olor, su presencia, su voz despierta todos mis sentidos. Entierro mi cara en su pelo, inhalando  su olor para sentir la vida dentro de mí una vez más.

_ Chsss nena, ya estoy aquí, le susurro. Ella finalmente se las arregla para levantar su cara para mirarme y yo la beso largo.


_ Hola bebé, le susurro en su boca.

_ Hola, murmura con un sollozo ahogado.

Todo lo que siento es un gran amor y no quiero dejarla ir.
_ ¿Me extrañaste? Le pregunto.

_ Un poco, dice ella haciéndome sonreír.

_ Ya lo veo, le digo y le limpio suavemente sus lágrimas que no dejan de rodar por sus mejillas.

Su rostro se retuerce en una expresión triste, y ella comienza a ahogarse con sus sollozos de nuevo. 

_ Creí que… creí… e incapaz de emitir una palabra, la abrazo fuertemente para consolarla.

_ Ya lo veo. Chsss… Estoy aquí. Y la beso de nuevo. Te lo explicaré más tarde, le digo en sus labios consolándola y la beso de nuevo saboreando el sabor salado de sus lágrimas. La he echado tanto de menos. No la quiero soltar.

_ ¿Estás bien? Ella me pregunta y se libera de mis brazos demasiado pronto para tocarme los brazos, el pecho, la cintura, para sentir mi presencia. Me sentó bien su toque y no siento ningún temor por su contacto. Más bien los necesité todo el día. Lo deseaba.  Me mantengo quieto en mi lugar y la miro sin pestañear, sintiendo su tacto, deleitándome con ella. Soy  suyo, y ella es mía. ¡Gracias a Dios! Ya estoy de vuelta con ella, aquí en casa.

_ Estoy bien, no me pienso ir a ninguna parte, le declaro con firmeza.

_ ¡Oh, gracias a Dios, Christian! Ella dice y me sostiene en un fuerte abrazo de nuevo. ¿Tienes hambre, sed? ¿Quieres algo?  Me pregunta en un solo aliento.

_ Sí, le respondo y ella trata de darse la vuelta para buscarme algo, pero no la dejo ir y la atraigo de nuevo entre mis brazos. Le extiendo la mano a su amigo José.

_ Sr. Grey, dice en un tono uniforme.

Hago un resoplido que no reconozco. Después de la avalancha de emociones que ha estado regada en los últimos minutos, mi corazón se ablanda un poquito. 

_ Llámame Christian por favor, le digo.

_ Christian, dice asintiendo con la cabeza. Bienvenido. Me alegra que estés bien... y… esto… gracias por dejarme dormir aquí,  dice con admiración. 

_ No hay problema, le digo.

Pensaba que me molestaría, pero ahora todo está bien en mi universo, puedo manejarlo. De repente, la señora Jones aparece a mi lado y no la veo con su uniforme como siempre. Lleva su cabello suelto y unos pantalones deportivos grises con una sudadera un poco grande. Parece más una estudiante universitaria que mi ama de llaves.

También ha estado llorando y mientras se seca las lágrimas con un pañuelo de papel, trata de ganar la compostura y me pregunta si deseo algo de beber.

La señora Jones siempre ha sido una empleada leal, pero nunca ni en un millón de años, pensé que se preocuparía por mí. Yo sólo puedo darle una sonrisa afectuosa.

_ Una cerveza por favor. Una Budvar y algo de comer.

Anastasia salta para atenderme, pero no quiero dejarla ir.

_ No, la retengo. No te vayas. No puedo soportar su ausencia. La he anhelado las últimas ocho horas. Ha sido una tortura para mí.

_ Esta bien, dice ella más tranquila y en voz baja.

_ Me sorprende que no quieras algo más fuerte. ¿Y qué coño te ha pasado? La primera noticia que tuve fue cuanto papá me llamó para decirme que el chopper ese había desaparecido, me dice Elliot, pero mi mamá lo interrumpe con un regaño.

_ ¡Elliot!

_ El Helicóptero, lo corrijo y Elliot se sonríe por la semántica. Elliot sabe que chopper es un apodo horrible para un helicóptero. La mayoría de los profesionales de la aviación se estremecen con ese nombre. Los helicópteros también se conocen como aeronaves de ala rotativa, debido a que las alas o las cuchillas de los helicópteros giran. Sería como llamar a un avión “pájaro”. Elliot sonríe como si  pegó un jonrón con su broma en curso.

_ Te voy a decir lo que pasó, vamos a sentarnos, y llevo a Anastasia conmigo hasta el sofá. Toda mi familia, José y Katherine se sientan, y todos fijan sus ojos en mí, esperando ansiosamente saber qué pasó. Tomo un largo trago de cerveza y la pongo de nuevo en la mesa de centro. Cuando levanto mi cabeza, me doy cuenta que Taylor está entrando en la sala. La Señora Jones debe haberle informado de mi llegada. Lo noto preocupado, molesto y al mismo tiempo aliviado. Asiento con la cabeza saludándolo y él hace lo mismo.

_ ¿Cómo está tu hija?

_ Está bien, señor. Fue una falsa alarma.
_ Eso es bueno, dije finalmente al oír otra buena noticia.

_ Me alegro de que haya regresado señor. ¿Necesita algo?

_ Tenemos un helicóptero que recuperar, le contesto.

_ ¿Ahora o mañana señor?

_ Creo que mañana es mejor Taylor, digo pensando lo difícil que será encontrarlo ahora mismo y no quiero dar ninguna instrucción ahora, solo quiero estar junto a Anastasia.

_ Muy bien, señor. ¿Hay algo más que pueda hacer por usted? Me pregunta y al final sacudo la cabeza, y Jason Taylor me da una verdadera sonrisa tan rara como ver a un unicornio  vivo, y se va hacia su oficina.

La insistente voz de mi padre me trae de nuevo al momento.

_ ¿Christian, hijo pasó?

_ Bueno, esta mañana me llamaron de la Universidad en Vancouver para resolver un problema de financiamiento. Entonces llevé a Ros conmigo para presentarla a los profesores y que se hiciera cargo de los fondos, así no tendría que viajar yo a resolver ningún problema.  Anastasia toma mi mano y acaricia mis nudillos. Me siento muy bien al tener esta conexión física. Es algo que he estado esperando, desde que comenzó todo este calvario de regreso a casa.  

_ Después de haber resuelto el problema de la financiación, Ros me preguntó si podía tomar un pequeño desvío y mostrarle el Monte St. Helens. Así, en el camino de regreso tomé el desvío, porque sabía que la restricción temporal de vuelo la habían levantado y queríamos ver cómo se veía la montaña. Estábamos volando muy bajo, supongo que fue suerte que lo hiciéramos, de hecho, alrededor de doscientos metros por encima del nivel del suelo, y justo cuando estaba volando en las cercanías del lago, mi tablero de instrumentos se iluminó como un árbol de Navidad, y las alarmas comenzaron a sonar. Me doy cuenta que tengo fuego en el sistema de rotor de la cola y tuve que tomar decisiones rápidas para aterrizar el helicóptero. Parte del tablero se daño por el calor y tenía que minimizar el uso del resto de los controles y la radio ya estaba fuera de servicio, aterrice y logramos salir para luego apagar el fuego con el extintor.

_ Por supuesto, no iba a arriesgarme a prender el sistema electrónico debido al riesgo de otro incendio. Los celulares no tenían recepción en esa zona, pero el GPS funcionaba en el BlackBerry y eso nos ayudó a encontrar una carretera.  Nos tomó cerca de unas cuatro horas salir de la carretera porque Ros estaba en tacones, digo recordando sus altos tacones y la falda ajustada que nos hicieron ir a paso de tortuga.

_ Ninguno de nosotros tenía ninguna recepción de celular, la batería de Ros murió primero, y la mía se agotó durante el camino.  Siento el cuerpo de Anastasia que se tensa con mi declaración, y yo la atraigo a mi regazo para mayor comodidad. Necesito su cercanía ahora mismo. 

_ Pero, ¿cómo fuiste capaz de regresar a Seattle? Mi madre pregunta con curiosidad gratamente sorprendida de que estoy abrazando a Anastasia.

_ Nos pusimos a hacer autostop. Juntamos el dinero que llevábamos encima. Entre los dos reunimos seiscientos dólares y pensamos que tendríamos que pagar a alguien para que nos trajera de vuelta, pero un camionero se paró y aceptó traernos a casa. Rechazó el dinero que le ofrecimos y compartió su comida con nosotros, le digo al recordar la bondad de Len Mattson. Hago una nota mental para recompensarle. Él no tenía móvil, cosa rara por cierto. No se me ocurrió pensar…

_ ¿Qué no preocuparíamos?  ¡Oh, Christian! ¡Casi nos volvemos locos! Me regaña mi madre.

_ Has salido en las noticias hermanito, dice Elliot.

_ Sí. Me imaginé algo al llegar y ver todo este recibimiento y el puñado de fotógrafos que hay en la calle. Lo siento mamá, debí haberle pedido al camionero que parara para llamar, pero estaba ansioso por volver,  y mi mirada cambia automáticamente a José. Yo no quiero que esté con mi novia.

Mi madre niega con la cabeza, como si estuviera tratando de sacudir sus preocupaciones y añade: No sabes cuánto me alegro de que hayas vuelto en una sola pieza, cariño.

Anastasia pone su cabeza en mi pecho y siento su respiración fuerte, tratando de sentir mi presencia, me mantiene apretado. Siento sus lágrimas cayendo sobre mi pecho y sus gritos silenciosos duelen en mi corazón.

_ ¿Ambos motores? Pregunta mi padre.

Demasiada coincidencia. Me encojo de hombros y con aire ausente paso la mano por la espalda de Ana, para tranquilizarla.  

_ Bueno, sí, vaya usted a saber.

Anastasia da un pequeño sollozo y trata de mantener la compostura.

_ Shhh... La calmo pasando el dedo por debajo de su mejilla. Deja de llorar nena, le digo en voz baja.
Ella se seca los ojos y la nariz con el dorso de la mano y olfatea sus labios temblorosos. Su amor y afecto me hacen sonreír.

_ Falla eléctrica, ¿eh? Eso es extraño... Las circunstancias… ¿no te parece hijo?

_ Sí, yo lo pensé papá. Pero ahora mismo, no quiero pensar en ello. Sólo quiero ir a la cama y pensar en toda esa mierda mañana.

_ ¿Así que los medios de comunicación ya saben que Christian Grey ha aparecido sano y salvo?  Pregunta Katherine.

_ Sí. Mi asistente Andrea y Relaciones Públicas se encargarán de eso. Ros iba a llamar después que la dejé en su casa.

_ Ya lo hizo. Andrea me llamo para hacerme saber que estabas bien, dice mi padre. Me doy cuenta que tengo buenos empleados que se enfrentan a los desafíos.

_ Tengo que darle a esa mujer un aumento. Es bastante tarde, y ella está trabajando, le digo.

_ Damas y caballeros eso solo puede indicar que mi hermano necesita urgentemente un sueño reparador,  dice Elliot moviendo las cejas. Hago una mueca con la mirada.

_ Cary, mi hijo está bien. Ya puedes llevarme a casa, dice mi madre en un tono suave.

_ Sí querida. Creo que nos conviene dormir.

_ Quédense, por favor, les ofrezco.

_ No, cariño, ahora sé que estás a salvo, quiero irme a casa. Reacio, suelto a Anastasia y me muevo para despedir a mi madre. Ella me abraza fuerte y pone su cabeza en mi pecho inhalando, sintiendo mi presencia y me muestra una vez más su amor por mí. Me siento completamente contento.

_ No tienes idea de lo preocupada que estaba querido, susurra.

_ Estoy bien, mamá.

Ella se inclina hacia atrás, y se me queda mirando, con la sensación de que estoy seguro aquí.

_ Sí creo que lo estás, dice dándole una mirada de aceptación a Ana. Creo que está feliz porque sabe que tendré a alguien a quien abrazar en mi casa. Anastasia se sonrojo profusamente.
Mientras acompañamos a todos al vestíbulo, Mia sale corriendo.

_ ¡Mamá, papá, ya voy, espérenme!

Katherine abraza a Anastasia para despedirse y me doy cuenta que le está susurrando algo a su salida y Elliot la llama.

_ Hablaremos mañana Ana, sé que estás cansada, dice.

_ Por supuesto. Estoy seguro de que está agotado también. Has recorrido un largo camino hoy.

Se abrazan una vez más, y Ethan me estrecha la mano y él abraza a Anastasia a mi disgusto. José está esperando por el vestíbulo. 

_ Bueno yo me voy a acostar, los dejo solos, dice.

_ ¿Sabes ya cual es tu habitación? Le pregunto, él asiente con la cabeza en respuesta.

_ Sí, su ama de llaves... dice, pero Anastasia le interrumpe.

_ La señora Jones, le aclara.

_ Sí, la señora Jones me la enseñó antes. Bonito ático tienes aquí Christian, dice.

_ Gracias, José, y paso mis manos por los hombros de Anastasia y me inclino para besar su pelo.

_ Voy a comer lo que me ha preparado la señora Jones. Buenas noches José, y los dejo solos en el vestíbulo.  Quiero mostrarle que confío en ella, aunque es difícil porque sé que el tipo está enamorado de ella.

Llego a la mesa del desayuno, y ni siquiera presto atención a lo que estoy comiendo, devoro el contenido de mi plato. Todo lo que quiero hacer esta noche es perderme en mi novia. Cuando Anastasia vuelve a entrar en la habitación, tengo un inmenso anhelo en mi corazón, un sentimiento de no poder vivir sin ella, es mi razón de existir. 

_ El sigue loco por ti, ¿sabes?

Ella me da una pequeña sonrisa, y me pregunta: ¿Y cómo sabes eso señor Grey?

_ Yo tengo los mismos síntomas señorita Steele, le respondo. Se llama estar enamorado.

_ Pensé que nunca volvería a verte Christian, dice en voz baja, completamente triste. De repente quiero consolarla, y sacar la preocupación de ella. 

_ No fue tan malo como parece. Coge la chaqueta, los zapatos y los calcetines del suelo y avanza hacia mí.

_ Yo voy a llevar esta nena, le digo y le quito mi chaqueta. Finalmente estamos solos. Estoy con Anastasia que ha sido mi línea de vida a lo largo de toda esta prueba. Ella me dio la esperanza, ella me dio la vida, me dio motivos para querer volver a casa esta noche. No puedo soportar los pocos centímetros entre nosotros, y cierro la distancia restante y le mantengo en un abrazo.

_ ¡Oh, Christian! Dice jadeando y sollozando. Sus lágrimas ruedan en un fuerte aguacero sobre mi pecho.

_ Shh nena, la calmo besando su pelo. ¿Sabes que en el últimos pocos segundos de terror, todos mis pensamientos eran  contigo? Me mantuviste atado a la vida, eres mi talismán, tú eres mi ángel Ana, le digo. Todos mis miedos exorcizados delante de ella.

Ella solloza un poco más en mi pecho y me aprieta fuerte. 

_ Realmente pensé que te había perdido Christian, dice en un tono agonizante. Cuando me abraza más fuerte suelta los zapatos y nos quedamos parados en la burbuja de nuestro abrazo. No existe nada en el mundo en este momento, excepto nosotros.

_ Ven vamos a ducharnos, me quejo y tiro de su mano. Necesito sentirla.  Tener una experiencia de vida que me afirme, y solo me lo pude dar ella.

_ Está bien, responde mirándome, con la cara enrojecida y manchada de lágrimas, sus ojos están rojos por el llanto.

_ Ana Steele, incluso llorando eres la mujer más hermosa, le digo y me inclino hacia abajo y la besó. Y tus labios están suaves, y la beso de nuevo profundizando el beso y ella se funde conmigo.

_ Tengo que llevar la chaqueta, murmuro contra sus labios.

_ Tírala, susurra en mi boca.

_ No puedo nena, le digo recordando su pequeño regalo que fue mi único vínculo con ella, la única conexión que me mantuvo alerta. Anastasia se inclina hacia atrás perpleja.

Saco la pequeña caja que me dio y se la muestro: Esta es la razón. Espero que me deje abrirla. Técnicamente es sábado.
_ Ábrelo ahora, susurra.



_ ¡Gracias a Dios! Esperaba que dijeras eso. Me estaba volviendo loco y ella sonríe en respuesta.

Mi corazón está galopando, ahora voy a ser capaz de ver el secreto que esconde esta caja. Desato la cuerda y desenvuelvo el pequeño envoltorio marrón. Contiene un pequeño llavero de plástico rectangular. Lo sostengo en mi mano, confundido con el significado del mismo. Tiene la imagen del horizonte de Seattle en una pantalla LED. Puedo observar el Space Needle, y la palabra SEATTLE está escrita con letras grandes parpadeando en intervalos.

¿Qué significa eso? ¿Alguna clave para la casa? ¿La clave a mi corazón? ¿La clave de su corazón?

_ ¿Qué es? Miro el llavero y luego la miro devanándome los sesos.

_ Sólo déle la vuelta, Christian, susurra, sin aliento.

Cuando le doy la vuelta mi corazón se tambalea y siento que se detiene, mis ojos están abiertos como platos. ¡Nunca había sido tan feliz en mi vida! Nada de lo que he recibido, me ha hecho tan feliz como este pequeño llavero de bajo costo, pero que ahora para mí es invaluable. Esta es la clave de mi felicidad. Mis labios se separan con incredulidad porque no tengo palabras.

La palabra,   parpadea en la parte posterior de la pantalla LED.



_ Feliz cumpleaños, Christian, ella susurra. ¡Y que jodido es! 

comienzo de algo bueno por Daughtry


3 comments:

fanny rebellon said...

Dios mio que belleza de capitulo, me encanto, que digo me fascino, me encanta como Emine explica todos los detalles del helicóptero, como se preparo para este capitulo waw esta Dama es fantástica, me gusto mucho la manera de ser de Ros, el camionero todo es genial, y la recepción a cristian fue increíble, me fascino ver el amor que rodeaba a grey, el se sintió querido e importante para todos, bellisimo gracias Patricia amiga, leer esto me hace admirarte cada ves mas, tu traducción es clara y perfecta te quiero que jode amiga un besote gracias mil.

fanny rebellon said...

Anna Wann Gracaissss,
Ayer a las 14:43 · Me gusta

Alejandra Moyano Ahi lo leo !!!!
Ayer a las 14:45 · Me gusta

Nancy Fica Soto se extrañaba a cristian muy buen capitulo siempre pensando en ana
Ayer a las 14:46 · Me gusta

Isaura Saldaña Aaaaa gracias
Ayer a las 14:46 · Me gusta

Leidy Diana Bedoya Hay hay que me da algo....estuve a punto de que me diera un infarto... uff excelente el capitulo.... Gracias Emine y Gracias Patricia...
Ayer a las 14:47 · Me gusta

Alejandra Moyano Gracias enime y patricia .... Excelente capitulo
Ayer a las 15:12 · Me gusta

Wendy Blandon Graciaaaaassss!!!!
Ayer a las 15:30 · Me gusta

Claudia Henao Waooo!!! Excelente. Gracias Emine, patricia
Ayer a las 15:32 · Me gusta

Maritza Cordova Excelente trabajo como siempre muy buena narración wow felicidades
Ayer a las 16:00 · Me gusta

Andrea Valenzuela Ulloa genial capitulo pobrecito estaba asustadito...gracias emine y patricia
Ayer a las 16:08 · Me gusta

Rosyta Garcia Klderon Valió la pena la espera
23 h · Me gusta

Francisca Rodriguez Fernandez Buenisimo
23 h · Me gusta

Trina Cecilia Hernandez GUENISISISMOOOOOOOOOOOOO
21 h · Me gusta

Solis Danya oigan donde puedo encontrar TODOS los demas capitulos!!!
21 h · Me gusta

Noelia Palma Fuentes
20 h · Me gusta

Yudii Moràn Increíble
18 h · Me gusta

Naty Leyva Me encanta como tiene la desesperación de volver .....muy buen capítulo
16 h · Me gusta

Giselle Sanchez Rodriguez No puedo quedarme así!
13 h · Me gusta

fanny rebellon said...

Anna Wann Gracias!
Ayer a las 14:59 · Me gusta

Nuris Fuentes Peñaranda Maravilloso gracias Emine y patricia
Ayer a las 15:01 · Me gusta

Leidy Diana Bedoya Fue muy emotivo la llegada de Christian cuando su Madre lo abraza y él se sintió relajado y contento, o cuando Carrick se abalanza a abrazarlo me emocione junto con ellos, esa escena da un punto de partida para que Christian se de cuenta que en verdad su familia lo ama y deje de ser tan negativo,y que decir de esa alma buena y bondadosa que es Len, uff que corazón taaaan grande, un poco triste por lo de su hijo y como se trata de mal padre... ha sido un capitulo muy emotivo, por mi parte todo es genial Gracias Emine y Gracias Patricia..
Ayer a las 15:10 · Me gusta

Nancy Fica Soto nooooo por que nos dejan asi con este capitulo muy bueno emine y patricia por dios son geniales
Ayer a las 15:13 · Me gusta

Piedad Garcia Mendoza Maravillo y muy emotivo
Ayer a las 15:20 · Me gusta

Pao Flores Woow gracias
Ayer a las 15:48 · Me gusta

Alejandra Moyano Este es unos de los capitulos que sale una lagrimita .... Muy buena redacto y exacta enime y patricia ... Me encanto fascino este capitulo muy bello y triste a la vez . !!!!
Ayer a las 15:48 · Me gusta

Paola Xochitl Perez Najera Excelentes capítulos muchas gracias por subirlos
Ayer a las 15:54 · Me gusta

Wendy Blandon Me encantoooooo!! Gracias Emine y Patricia
Ayer a las 15:54 · Me gusta

Maria Gabriela Seco Avila muy emotivo! la verdad cada capitulo me deja sin palabras me encanta
Ayer a las 16:08 · Me gusta

Andrea Valenzuela Ulloa muy romantico...si christian es imposible no amarlo...que ternura....gracias por subir los capitulos los extrañaba mucho....excelente como siempre
23 h · Me gusta

Daniela Avellaneda Al fin el Si tan esperado.Que romántico!
23 h · Me gusta

Claudia Henao . Qué buen trabajo de investigación, me gusto mucho la explicación de la parte de la Biblia, gracias. Emine y Patrica, geniales.
22 h · Me gusta

Francisca Rodriguez Fernandez Buenisimo lo estava esperando graias
22 h · Me gusta

Noelia Palma Fuentes Muy emotivo el capítulo me encanto
20 h · Me gusta

Liliana Rodriguez Me gusto mucho....
20 h · Me gusta

Paola Baez Ya lo extrañaba graciasss
18 h · Me gusta

Analia Cesar Wow Emine you continue surprising me with your imagination! Thanks for giving us your side of the story. Patricia muchas gracias por tu gran trabajo!
18 h · Me gusta

Yudii Moràn Me encanto el capitulo completo igual no entendí nada cuando hablaba con Ros del helicóptero para no caer jeje pero ame su decisión de regresar a Ana, es tan romántico y ahora esta feliz por algo como un SI .. Estoy emocionada gracias Emine y Patricia
17 h · Editado · Me gusta

Naty Leyva Muchas gracias Emine hermoso capítulo y como siempre nos dejas con ganas de mas....