StatCtr

Saturday, November 30, 2013

Libro I - Capítulo XXI: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - CHRISTIAN Y ANASTASIA

CAPITULO XXI

DE CORAZON A CORAZON



_ ¿Necesitas un trago o algo? Lo que pregunto.

_ No, responde ella. Genial, yo tampoco

_ Bueno. Vamos a ir a la cama, le digo. Levanta una ceja.

_ ¿Vas  a conformarte con una simple y vieja vainilla? Ella pregunta divertida.

_ Nada hay nada simple y viejo como la vainilla, es un sabor muy interesante.

_ ¿Desde cuándo? Sondea.

_ Desde el sábado pasado. ¿Por qué? ¿Esperabas algo más exótico? Le pregunto.

_ Oh, no. Ya he tenido bastante exótico para un día, responde ella. Tengo un brillo malicioso en los ojos.

_ ¿Estás segura? Estamos para atender  todos los gustos aquí, por lo menos treinta y un sabores, digo sonriéndole licenciosamente.

_ Me he dado cuenta, responde ella con sequedad. Niego con la cabeza en burla.

_ Vamos señorita Steele. Tiene un gran día mañana. Mientras más pronto estés en la cama, más pronto serás follada y más pronto podrás dormir, le digo a ella como algo muy natural.

I Know You Want Me by Pitbull
  

_ Señor Grey es usted un romántico innato, dice haciendo que me detenga en seco con su comentario sabelotodo. ¡Cómo me gustaría domarlo bebé!
_ Señorita Steele, tiene una boca inteligente. Voy a tener que someterla de alguna manera. Ven, le digo llevándola por el pasillo a mi habitación y no tengo paciencia para voltearme y cerrarla, así que la golpeo con el pie de un golpe.

_  Manos arriba, le ordeno como en todos mis negocios. Ella sube sus brazos en el aire, y le quito el vestido con un movimiento rápido.

_ ¡Ta da! Le digo  juguetonamente como un mago.

Ella se ríe y aplaude y derrite mi corazón. Me inclino hacia ella agradeciendo su gesto y pongo el vestido en la silla.

_ ¿Y para el siguiente truco? Me sondea burlona.

_ Ah, mi querida señorita Steele. Entra en mi cama y entonces te mostraré.

_ ¿Cree que por una vez debería hacerme de rogar? Me pregunta con coquetería. Esto tiene posibilidades y estoy excitado y emocionado, pero, si quiere jugar duro para entregarse o huir de mí, incluso aunque sea un juego, me gustaría follarla duro.

_ Bueno, le digo, la puerta está cerrada. No estoy seguro de cómo me vas a evitar, agrego con burla. Creo que es un hecho.

_ Pero soy una buena negociadora, ella refuta.

_ Yo también, dije mirándola fijamente. Pero tengo un presentimiento de que ella no quiere follar conmigo. ¿Podré soportarlo?

_ ¿No quieres follar? Lo que pregunto.

_ No, ella suspira. Algo dentro de mí se rompe con su respuesta.

_ Ah… le digo con el ceño fruncido.

Respira profundo, cierra y abre los ojos por un momento.
_ Quiero que me hagas el amor, me dice. Su respuesta me inquieta y la miro fijamente tratando de procesar esta información. Mi expresión se oscurece con lo que sé, lo que quiero, y lo que quiero está justo delante de mí.

_ Ana, yo… le digo, no pudo completar la frase. Dirijo mis manos por mi cabello en doble exasperación. Esto es lo que sé. Cambiar mi forma es muy difícil para mí, por no hablar de darme angustia. Pero, ¿Estar follando de esta forma no es hacer el amor de todos modos? Por lo menos con Anastasia lo es para mí.

_ ¿Creo que lo hicimos? Le pregunto.

_ Quiero tocarte, dice ella, y doy un paso involuntario hacia atrás. ¡No! No puedo, aunque Dios sabe que yo quiero que ella lo haga. Pero, es mi límite infranqueable. Ser tocado es insoportablemente doloroso para mí, lo que siento es como si tuviera las manos del proxeneta golpeándome, apagando el cigarrillo en mi cuerpo. Nunca fui capaz de superar eso y simplemente va más allá de la tortura. Estoy temeroso de ella. Pero luego me las arreglo para poner mi cara pasiva y recuperarme tomando el control de la situación.

_ ¡Oh, no señorita Steele, digo. Usted ha tenido bastantes concesiones el día de hoy y yo digo que no.

_ ¿No? Ella pregunta decepcionada.

_ No, le reitero firmemente.

_ Mira, estás cansada. Estoy cansado. Vamos a ir a la cama, le digo a pesar de que eso es lo más lejos que quiero hacer en este momento.

_ Así que, ¿ser tocando es un límite infranqueable para ti?

_ Sí. Eso es una noticia vieja, le digo, impasible.

_ Por favor, dime por qué.
_ Anastasia, por favor. Sólo déjalo por ahora, le digo exasperado. ¿Cómo puedo comenzar a decirle la profundidad de mi depravación, lo jodido que estoy desde mis primeros años?

_ Es importante para mí, susurra. Dirijo mis dos manos por el pelo otra vez; con la exasperación  galopante. Bueno, no vamos a coger esta noche. Voy a mi armario y saco una camiseta para que ella se la ponga y se la lanzo. Ella la agarra, confundida.

_ Ponte esto y métete en la cama y cierro la conversación irritado. Ella frunce el ceño, me da la espalda, se quita el sujetador, y se pone la camiseta a toda prisa.

_ Necesito ir al baño, dice ella pidiendo permiso en un susurro. Yo frunzo el ceño, perplejo. ¿Por qué está pidiendo permiso ahora?

_ ¿Ahora me estás pidiendo permiso? Le digo.

_ Uhm... no.

_ Anastasia, sabes dónde está el baño. Hoy en día, con nuestro extraño arreglo no necesitas pedir permiso, digo irritado. Y ella se para y se va. Me coloco también mi pantalón de pijama y finalmente toco la puerta del baño.

_ Entra, dice con la boca llena de pasta de dientes. Me paro en la puerta divertido ella está usando mi cepillo de dientes de nuevo. Sus ojos capturan los míos en el espejo. Ella me valora con sus ojos y parece gustarle lo que ve. Finalmente sonrío hacia ella y me pongo a su lado. Sin apartar su mirada de la mía, se enjuaga la boca y lava el cepillo de dientes y me lo da.   Tengo humor en mis ojos.

_ No dude en pedir prestado mi cepillo de dientes, le digo burlándome suavemente.

_ Gracias señor, responde sonriendo dulcemente y se va a la habitación. Me cepillo los dientes rápidamente y la sigo.

_ ¿Sabes? No es así como había previsto esta noche, murmuro con petulancia.

_ Imagínate que te dijera que no puedes tocarme, dice ella y la idea es horrible. Me subo a la cama y me siento con las piernas cruzadas.

_ Anastasia, te lo he dicho. Cincuenta sombras. Tuve un mal comienzo en la vida... tú no quieres toda esa mierda en la cabeza. Es demasiado horrible saber ¿Por qué lo querrías?

_ Porque quiero conocerte mejor, responde.

_ Me conoces suficientemente bien, le respondo.

_ ¿Cómo puedes decir eso? Dice y se coloca sobre sus rodillas frente a mí.  Pongo los ojos en blanco en señal de frustración.

_ Estás poniendo los ojos en blanco.  La última vez que lo hice terminé encima de tus rodillas, ella responde y me frustra más.

_ Oh, me gustaría ponerte allí de nuevo, le digo. Sus ojos se iluminan con mi revelación.

_ Dime y lo tendrás, dice ella sorprendiéndome.

_ ¿Qué? Pregunto incrédulo.

_ Ya me has oído, dice rotundamente.

_ ¿Estás negociando conmigo? Digo con asombro. Ella asiente con la cabeza.

_ Negociación.

_ No funciona de esa  manera Anastasia le digo.

_ Está bien. Dime y voy a poner los ojos en blanco para ti, dice ella haciéndome reír por su tenacidad. Ella me desarma a cada paso. 
_ Siempre tan ávida de información, dije mientras mis ojos arden pensando  que esta podría ser una buena oportunidad para empujar un poquito más sus límites con una depravación suave. Bien por eso señorita Steele ¿Quién soy yo para negarme?  

_ No te vayas y salgo de la habitación.

Voy a la sala de juegos rápidamente y busco las bolas de plata que he comprado especialmente para ella y me devuelvo corriendo.

_ ¿A qué hora es tu primera entrevista de mañana? Pido suavemente.

_ A las dos, responde ella. ¡Bien! Tenemos tiempo para jugar y una sonrisa maliciosa lenta comienza a jugar en mi cara.

_ Bueno, le digo. Me doy cuenta que mi cara se está convirtiendo en el dominante que soy. Ella quiere información y yo quiero sexo. Podemos negociar... de esta manera.

_ Sal de la cama. Párete aquí, señalo a un lado de la cama. Y ella sale como un murciélago del infierno, luchando para llegar al lugar. Impaciente como siempre...

_ ¿Confías en mí? Le pregunto en voz baja. Ella asiente con la cabeza. Le extiendo mi mano y le muestro las dos bolas de plata atadas con un hilo negro grueso. Estas son nuevas, digo de manera inequívoca. Ella me mira sin cuestionar, sin saber lo que son.

_ Voy a poner esto dentro de ti y luego te voy a azotar, no por castigo, sino para tu placer y el mío, le digo, haciendo una pausa para medir su reacción con los ojos abiertos. Ella se ve sorprendida.

_ Luego follaremos y si todavía estás despierta, voy a compartir un poco de información acerca de mis años de formación ¿De acuerdo? Le digo, pidiéndole permiso. Ella asiente con la cabeza, sin aliento. Sonrío.

_ Buena chica. Abre la boca y ella lo hace. 

Dynamite - Taio Cruz



_ Más grande le digo. Pongo las bolas en su boca. Ellas necesitan lubricación.

_ Necesitan lubricación; chupa, ordeno con una voz suave. Ella cierra su boca y comienza a chupar. Ella se retuerce en su asiento.

_ No te muevas Anastasia, le advertí. Finalmente creo que las bolas se han calentado  lo suficientemente y le digo que se detenga. Tomo las bolas de su boca, la muevo hacia la cama, tiro la manta a un lado y me siento en el borde de la cama.

_ Ven aquí, le ordeno. Ella está de pie delante de mí.

_ Ahora da la vuelta, agáchate  y agárrate los tobillos, ordeno. Ella parpadea vacilante. Mi expresión se oscurece.

_ No lo dudes, le pido en voz baja. Luego tomo las bolas y las paso a mi boca para mantenerlas calientes. Quiero estar dentro de ella en todos los sentidos. Se inclina y agarra sus tobillos. Su camiseta se desliza hacia abajo, hasta su cabeza, dejando al descubierto su parte más deliciosa. Pongo mi mano sobre su espalda y suavemente la acaricio. Muevo poco a poco sus bragas a un lado, y lentamente dirijo mi dedo hacia arriba y abajo de su sexo. Ella está excitada y húmeda ya. Deslizo un dedo dentro de ella y hago un círculo. Ella gime de placer.

Mi respiración se detiene y jadeo, pero sigo repitiendo el movimiento. Nunca deja de sorprenderme lo lista que está siempre para mí en todo momento. Retiro mi dedo e inserto las bolas de una en una. Una vez que ambas están dentro, la acomodo, enderezo sus bragas y me inclino hacia delante y suavemente beso su hermoso culito.  Le ordeno  ponerse de pie, y  agarro sus caderas para sostenerla.

_ ¿Estás bien? Le pido con voz severa.

_ Sí, responde ella en voz baja.

_ Date la vuelta, le ordeno y ella se da la vuelta y me enfrenta.
_ ¿Cómo se siente? pregunto.

_ Extraño, es su respuesta.

_ ¿Extraño bueno o malo?

_ Extraño bueno, confiesa ruborizada.

_ Bien, le contesto aliviado y excitado.

_ Anastasia, me gustaría un vaso de agua. Ve a buscarlo por favor, le pido.

_ Y cuando regreses, te pondré sobre mis rodillas. Piensa en eso, cariño.

Ella sale de la habitación para buscar el agua. El movimiento estimulará su interior. Estas bolas son originarias de China. Son diminutas bolas pesadas. Después de que se insertan en la vagina, producen una sensación erótica dentro de la misma y sus tejidos  circundantes se vuelven sensibles con el más mínimo movimiento de caderas o piernas. De hecho, las geishas las utilizaban para lubricar la vagina antes de atender a un cliente. Se puede conseguir un orgasmo explosivo simplemente caminando por el pasillo.  Estas bolas tienen un punto de sutileza y espontaneidad. Están diseñadas para que con un mínimo movimiento aleatorio produzcan un clímax inesperado. Es como el precalentamiento de un horno. Listo para funcionar.

Ella regresa con el vaso de agua en su mano. Observo detenidamente  su expresión. Cuando ella me entrega el vaso, le doy las gracias, tomo un sorbo y coloco el vaso en la mesa de noche. Puedo ver la anticipación en ella, y la previsión es el mejor precursor de un buen sexo. Vuelvo los ojos en ella.

_ Ven. Párate junto a mí. Igual que la última vez.

Ella se acerca furtivamente toda emocionada, excitada y más allá.

_ Pídeme, le digo en voz baja. Quiero que ella me pida ser azotada, después de haberse negado esta noche. Su expresión satisface una necesidad profunda en mí. Una necesidad de dar un castigo. Ella frunce el ceño, sin saber qué preguntar.

_ Pídeme, repito una vez más. Ella me mira sin cuestionar, todavía no entiende lo que quiero decir.

_ Pídemelo Anastasia, no lo diré de nuevo, le digo amenazante. Sus ojos se abren cuando entiende y un suspiro escapa de sus labios.

_ Azótame por favor señor, ella susurra haciéndome desentrañar sus palabras. Cierro los ojos un momento para saborear el placer. Agarro su mano izquierda y tiro de ella sobre mis rodillas. Ella cae y yo la sostengo. Puedo sentir los latidos de su corazón a través de nuestra conexión. Está inclinada sobre mi regazo mientras su torso está en reposo en la cama. Aliso el pelo de la cara, metiéndolo detrás de la oreja. Entonces sujeto su cabello desde la nuca para mantenerla en su lugar mientras que suavemente lo jalo para que  su cabeza se desplace hacia atrás.

_ Quiero ver tu cara mientras te doy nalgadas Anastasia, murmuro frotando suavemente su espalda.

Mi mano se mueve hacia abajo entre las mejillas de su culo sabroso y  empujo contra su sexo sabiendo que van a moverse las bolas en el interior esto la hace gemir y me emociona aún.

_ Esto es para el placer Anastasia, tuyo y mío, le susurro en voz baja.

Levanto la mano y  la bajo con una sonora bofetada en contra de la unión de su apretado trasero y su sexo. La bofetada trae un placer y dolor. Dolor en la superficie cuando la sangre sube de color rosa, tratando de absorber el asalto repentino, las bolas en la vagina se mueven hacia adelante con la bofetada, estimulando su interior. Hay un sinfín de sensaciones que se entregan en una bofetada. Ella arruga su cara para absorber lo que está sintiendo. Acaricio su trasero para ampliar la sensación con la palma de mi mano a través de su piel y sus bragas. Levanto mi mano de nuevo y entrego otro golpe. Ella se queja esta vez con la sensación de difusión.

Tengo un patrón. De izquierda a derecha, y luego hacia abajo. Hacen que las bolas se muevan hacia adelante. Entre cada bofetada la masajeo, amasando, dentro y fuera. Quiero estimularla, haciéndola desear más y más. Cuando he terminado con las bofetadas, ella querrá nada más que la folle hasta dejarla sin sentido. Incluso si está cansada, ella querrá placer. Izquierda, derecha, y hacia abajo. Cuando le pego en  la parte baja, ella gime y gime porque las bolas se mueven dentro y le dan placer. Yo no tengo que pegarle duro para estimularla. 

_ Buena chica Anastasia,  le digo mientras mi respiración se entrecorta por la excitación. Le doy dos azotes más y luego jalo de los pequeños hilos conectados a las bolas y de un tirón los saco. Esto la llevará casi a su clímax, aumentando su deseo de ser follada. Me acuesto a su lado en la cama y rasgo la envoltura del condón y me lo pongo.   Tomo sus manos y las llevo a su cabeza y entro con facilidad en ella, deslizándome lentamente… llenándola. Ella gime en voz alta mientras su excitación se eleva.

_ Oh, cariño, le susurro mientras me muevo hacia atrás y hacia adelante en un tempo lento y sensual. Quiero saborearla, sentirla, y perderme en ella. Cuando su excitación está cerca, ella aprieta a mi alrededor y los dos nos inflamamos en un delicioso orgasmo violento, que nos deja jadeando. Lo que ella hace para mí es increíble. Yo estoy en una dimensión diferente cuando estoy dentro de ella.

_ ¡Ana! digo su nombre como una letanía en mis labios. Me quedo en silencio, pero todavía jadeando por las sacudidas de placer que siento. Mis manos aún se mantienen entrelazadas con las de ella, por encima de su cabeza. Algo jala las cuerdas de mi corazón como si una sensación desconocida pasa a través mí. Me recuesto por fin y me quedo mirándola con asombro. 


Accidentally In Love by Counting Crows

_ Lo disfruté le susurro y la beso. Finalmente me levanto y la cubro con el edredón y voy al baño. Lanzo el condón en la basura y me aseo. Tomo una botella de loción con Aloe Vera y vuelvo a la habitación. Me siento en la cama y le ordeno darse la vuelta. Ella lo hace. Su culo está gloriosamente  de color rosa como tenía que ser.

_ Tu trasero está de un color glorioso, mientras la masajeo con la loción.
_ Suelta la sopa Grey,  dice ella bostezando.

_ Señorita Steele, sabes cómo arruinar un buen momento, la reprendo.

_ Teníamos un trato, ella refuta.

_ ¿Cómo te sientes? Le pregunto tratando de cambiar de tema.

_ Estafada. No me puedo eludir de su inquisición. Por último suspiro, me deslizo a su lado, y tiro de esta hermosa mujer con una boca muy inteligente en mis brazos. Estamos acurrucados de nuevo y me encanta estar así con ella. La beso suavemente en su oído.

_ La mujer que me trajo a este mundo era una puta adicta al crack, Anastasia. Ahora, ve a dormir, yo no digo más nada, no la quiero llenar con toda mi mierda.

_ ¿Fue? me pregunta de nuevo.

_ Ella está muerta, le contesto.

_ ¿Hace cuánto? Vuelve a preguntar. Suspiro.

_ Ella murió cuando yo tenía cuatro años. Realmente no me acuerdo de ella. Carrick me ha dado algunos detalles. Sólo recuerdo ciertas cosas. Por favor a dormir ahora.

_ Buenas noches Christian,  finalmente se calla.

_ Buenas noches Ana, le digo, y ambos caemos en un sueño profundo.

Truly, Deeply, Madly by Savage Garden




1 comment:

fanny rebellon said...

Hola patricia pienso que ana en medio de todo fue muy valiente, al dejar que grey la introdujera en sus costumbres claro sin los azotes, pero no cualquiera hace esto, te hice algo de publicidad hoy espero que lean las fans, y por aho hay una pag que son fans a rabiar de grey, me encanto este capitulo gracias Emine, y gracias patricia por tu exelente trabajo un beso. (PD: Emine cuando sacas capitulos nuevos) despues del polemico cap 17 ansio ver que sigue.