StatCtr

Saturday, November 16, 2013

Libro I - Capítulo XV: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - CHRISTIAN Y ANASTASIA

 CAPITULO XV

50 SOMBRAS DE MIERDA

  Traducido y editado por: Patricia Pinto


A medida que descendemos de nuestro éxtasis y nuestros sentidos vuelven, estoy completamente asombrado y encantado con esta mujer hermosa que se reivindica en todo el sentido de la palabra. ¡Y ella sólo ha sido mía! ¡Qué sensación de megalomanía siento! Yo apenas me estoy dando cuenta del valor de esa palabra en este momento. De hecho ni siquiera entendí lo importante que era hasta que se subió sobre mí, buscando a tiendas el condón y tratando de colocarlo perfectamente sobre mi longitud. Me doy cuenta que ella nunca le ha hecho esto a otro hombre. Nunca le dio placer a otro hombre. Nunca se sentó encima de otro hombre. Nunca ha sido reclamada por otro hombre. Ella es mía en todo el sentido de la palabra… completamente mía… y yo soy su hombre… solo yo.

Ella está acurrucada sobre mí, su cabeza en mi pecho y yo la huelo a vainilla, a aire libre y nuestro sexo en mi mujer. No hay nada más embriagador, más seductor cuando tu mujer está encima de ti, completa, saciada y satisfecha y tu enterrado y perdido dentro de ella. Cierro los ojos completamente tomado por el sentimiento que siento. Nunca me sentí así antes. ¡Nunca!

Aunque tengo los ojos cerrados, ella extiende su mano en mi pecho y siento que me toca.  A pesar de que desesperadamente necesito y quiero que me toque, no puedo soportar esa sensación. Mi mano se levanta y agarra la de ella y se siente herida. Pero su mirada  suaviza la mía y llevo su mano a mis labios y beso cada uno de sus nudillos. Entonces me doy la vuelta y la miro.

_ No, me quejo, luego de besarla suavemente en los labios.

_ ¿Por qué no te gusta que te toquen? Susurra, mirándome.

¿Cómo voy a decirle que fui un fenómeno en la vida,  que no sé quién es mi padre, que mi madre era una puta morena, que fui jodido por su proxeneta y que ella no hizo nada para protegerme? ¿O le cuento la parte en la que ella se suicidó cuando yo tenía cuatro años y tuve que vivir y dormir junto a su cadáver, tratando de despertarla para que me diera de comer, para que cuidara de mí, durante cuatro días?  ¿Cómo puedo decirle que estoy irreversiblemente dañado y jodido? Así que es mejor resumir.

_ Porque soy cincuenta tonos de mierda Anastasia.  Ella parpadea y continúo. Tuve una introducción muy difícil en la vida. Yo no te voy a cargar con los detalles. Simplemente no lo hagas y luego me siento.


_ Creo que hemos cubierto todo lo básico. ¿Cómo fue? Digo para cambiar el tema incómodo. Después de todo, el sexo con Anastasia es mi tema favorito. De hecho, estoy bastante satisfecho de mí mismo por ser su único maestro.

Su rostro se ve frustrado con algo de emoción que no me está diciendo. La tristeza, la curiosidad, el deseo. Ella quiere llegar a conocerme, saber más acerca de mis problemas, pero ¿cómo puedo decirle acerca de mis montañas de problemas? Entonces voy a perderla para siempre... si ella se entera sobre la verdad detrás de mis predilecciones. Nunca podré hablar con ella sobre eso. ¡Nunca! Ella correría kilómetros lejos de mí y no quiero perderla.

Ella inclina su cabeza hacia un lado, imitándome y hace un gran esfuerzo para sonreírme. 

_ Si por un minuto imaginaste que pensé que me cediste el control, bueno, no has tomado en cuenta mi puntaje promedio de notas. Dice sonriendo tímidamente. Pero gracias por la ilusión, concluye.

Ella es una mujer inteligente y cuando creo que la tengo distraída, ella dice algo inesperado que me sorprende.

_ Señorita Steele, no solo es usted una cara bonita. Has tenido seis orgasmos hasta ahora y todo ellos me pertenecen. Me jacto juguetonamente. La primera mirada que cruza por su rostro es  de sorpresa, dándose cuenta de que llevo un recuento. Ella se ruboriza y parpadea al mismo tiempo y su reacción me hace mirarla fijamente, surco las cejas dándome cuenta de que ella está escondiendo algo. Los celos se apoderan de mí. ¿Le ha dado otra persona un orgasmo que yo no sepa? Yo no creo poder soportarlo. Se supone que es sólo mía. ¿O es que ella se ha  dado placer  a sí misma? La curiosidad y celos sacan lo peor de mí.

_ ¿Tienes algo que decirme?  Ella frunce el ceño, luego me mira avergonzada, se pone carmesí.

 _ Tuve un sueño esta mañana, respira sin saber cómo voy a reaccionar a este tipo de información.  

_ ¿Ah, sí?

Ella lanza su brazo sobre los ojos absolutamente mortificada.

_ Me he venido en un sueño. Estoy más que aliviado al descubrir eso. Contento de que no fue nadie más. ¡Ella es toda mía! Ella no se ha tocado a sí misma, eso está muy bien, ya conoce mis reglas.  Inmediatamente se hace el silencio y me parece divertido.

_ ¿En tu sueño? Le pregunto.

_ Sí. Me despertó, ella respira.

_ Estoy seguro de que lo hizo, le digo a sabiendas de que sé cómo afecta a alguien.  Si ella supiera que  me dio el mejor sueño húmedo que he tenido en toda mi vida, cuando aun estaba lejos de mí.

_ ¿Qué estabas soñando? Pido para saber cómo tuvo ese orgasmo. Espero que ella haya estado soñando conmigo, ya que ahora ocupa mis mejores sueños y a veces la idea de perderla me da las peores pesadillas.

 _ Contigo…  apenas susurra.

Su respuesta me alivia muchísimo. Ella soñaba conmigo, un sueño erótico en el que fui lo suficientemente bueno como para darle un orgasmo. ¿Qué estaba haciendo? Pregunto. Esta vez, ella lanza sus dos   brazos por encima de los ojos.   Su vergüenza le hace ocultar su rostro como un niño pequeño. Pero no voy a ser disuadido por eso. ¡Se trata de una pieza caliente de noticias! Tengo que saber lo que estaba haciendo. Anastasia, ¿qué estaba haciendo? No te voy a preguntar de nuevo.

_ Tenías una fusta. Dice con el color corriendo por sus mejillas mientras sus brazos están tratando de enterrar su cara. Estoy más allá que emocionado con este poco de información. Ella me quiere y lo más importante es que ella desea juguetes, lo  suficiente como para soñar con ellos. Le muevo suavemente sus brazos y le pregunto, ¿En serio?

_ Sí. Ella respira enrojeciendo de nuevo.

_ Hay esperanza para ti, me quejo completamente aliviado. Tengo varias fustas. Y pienso que tal vez podríamos probar una de ellas este domingo.

_ ¿Marrón de cuero trenzada?   Ella pregunta haciéndome reír. Si ese es el deseo de sus sueños, estaré seguro de encontrar una. 

_ No, pero estoy seguro de que podría conseguir una, le digo con mis ojos ardiendo  de emoción y anticipación. Me inclino y le doy un beso pequeño; a continuación, recojo mis boxer y su cara se cae. Taylor ha estado esperándome afuera. Tengo que volver al hotel. Vuelve la cabeza rápidamente para ver el reloj de la mesilla de noche. 

Ella también se para de la cama y ​​rápidamente se pone sus pantalones de chándal y una camisola, y luego se sienta en la cama, con las piernas cruzadas, observándome. Mi mente se precipita hacia adelante hasta el próximo domingo  y lo mucho que siempre quiero estar con ella. ¡Dios! Yo podría vivir enterrado dentro de ella todo el tiempo. Lo que me lleva a otro tema. Los anticonceptivos. Tenemos que usar un método de anticoncepción, porque desde que empezamos nuestra relación he estado usando condones y los odio. Además tengo la intención de disfrutar mucho de ella y no quiero ningún tipo de restricción.

 _ ¿Cuándo es tu próximo período? Pido interrumpiendo sus pensamientos.

_ ¿Qué? Ella pregunta sacudiendo la cabeza no del todo contenta con mi pregunta.

_ No me gusta el uso de estas cosas, me quejo sosteniendo el condón. Entonces lo pongo en el suelo, para liberar mis manos y ponerme mis pantalones. Ella no me ha contestado todavía. Está ocupada con sus propios pensamientos.

_ ¿Y bien? Le pregunto de nuevo y ella no me responde por alguna razón. La miro, y ella mira hacia atrás. De repente, ella se siente avergonzada. ¡Avergonzada de mí! Pero ella no debe sentir vergüenza de mí, no después de todos los actos que hemos hecho juntos.

_ La semana que viene, dice finalmente con la mirada fija en sus manos.

_ Es necesario resolver algunos métodos de anticoncepción. Yo no quiero joder esto antes de empezar. Es muy importante que resolvamos esto. Tengo la intención de pasar mucho tiempo con ella. Pero ella me mira con una cara en blanco como si empezara a hablar en griego. De pronto caigo en cuenta. Ella es muy joven y no ha tenido relaciones sexuales antes que me conociera. Es posible que ni siquiera haya visitado nunca ha un ginecólogo.

Me siento de vuelta en la cama para ponerme los calcetines y los zapatos.

_ ¿Tienes un doctor? Le pregunto. Ella niega con la cabeza y su respuesta me hace fruncir el ceño. Justo lo que pensaba. 

_ Puedo traer el mío y que venga a tu apartamento a verte el domingo antes de verme, o puede verte en el mío. ¿Qué prefieres?  La veo pensativa.

_ En el tuyo.

_ Está bien. Te lo haré saber con tiempo. Hago una nota mental para que Andrea programe una cita con el medico y que venga a Escala.

_ ¿Te vas? Me pregunta sorprendida con un trasfondo de melancolía.  

_ Sí, le respondí. Una mirada interrogante pasa por su cara.

_ ¿Cómo te vas a regresar? Susurra en voz baja.
_ Taylor me recogerá, le respondo.

_ Puedo llevarte si quieres. Tengo un coche nuevo precioso, dice ella tomando aliento y me sorprende con su respuesta tomando en cuenta que se molestó cuando se lo di. Se las arregla para sorprenderme en cada paso.  

_ Eso me encantaría, pero creo que has bebido mucho. Yo no quiero ponerla en peligro por estar conduciendo medio ebria.

_ ¿Me emborrachaste a propósito? Me pregunta como la observadora que es.

_ Sí, le respondí con sinceridad. Yo siempre procuro ser sincero con ella.

_ ¿Por qué? Cuestiona.

_ Porque piensas demasiado y eres reservada como tu padrastro. Una gota de vino en ti y empiezas a hablar y necesito que seas honesta conmigo. De otra manera te encierras y no sé lo que estás pensando. In vino veritas Anastasia.

_ ¿Y siempre eres honesto conmigo? Cuestiona.

_ Trato de serlo, dije mirándola con recelo. Ella tiene que entender que las relaciones como la nuestra solo se basan en la confianza. Esto solo funcionará si somos honestos el uno con el otro. Le digo para que entienda.  

De pronto se ve triste. Su cara tiene una emoción oculta que no quiere que yo vea. Finalmente toma un poco de coraje y agarra el segundo condón y lo mueve en su mano.

_ Me gustaría que te quedaras y usaras esto, haciéndome sonreír con humor. Me gustaría mucho quedarme y utilizar ese condón y hacer todo lo que quiero, pero estoy rompiendo muchos de mis propias reglas. No puedo perder el control con ella. Tengo que estar a cargo. No puedo dejar que esta hermosa y encantadora mujer me haga perder el control.

_ Anastasia, he cruzado muchas líneas aquí esta noche. Me tengo que ir. Nos vemos el domingo. Voy a tener el contrato revisado y listo para ti y entonces realmente podemos empezar a jugar, le digo con firmeza. 

_ ¿Jugar? Dice parpadeando. Sí, cariño, jugar. Ella parece ansiosa.

_ Me gustaría hacer una escena contigo. Pero no voy a hacer eso hasta que hayas firmado tu contrato. De esa manera sé que estarás lista, le explico.

_ Oh. Así que… ¿podría extender esto, si no firmo? Ella pregunta juguetonamente. Evalúo su comportamiento. Mi niña quiere jugar. Puedo corresponder. Mis labios se tuercen en una sonrisa.

_ Bueno, le dije con un brillo malicioso en los ojos, supongo que podrías, pero podría romperme bajo la tensión.

 _ ¿Romperte? ¿Cómo? Ella pregunta inocentemente, juguetonamente asentando con la cabeza y riendo. 

_ La cosa podría ponerse realmente fea, le digo para tomarle el pelo. Ella sonríe de nuevo en respuesta.

_ ¿Fea, cómo? Ella pregunta con un comportamiento dulce.

_ Oh ya sabes, explosiones, persecuciones de coches, secuestro, encarcelamiento, le digo con indiferencia.

_ ¿Me secuestrarías? Me pregunta sorprendida.

_ Oh sí, sonrío hacia ella. ¿Tiene alguna idea de lo mucho que la quiero y lo cerca que estuve de perderla?

_ ¿Me retendrías contra mi voluntad? Dice ella con voz entrecortada, elevando la temperatura en la habitación.

_ Oh sí, asiento con la cabeza. Y entonces estamos hablando de IET 24/7, le digo. Ella me mira sin entender

_ Me he perdido, dice ella con voz entrecortada, su proximidad es tan cerca, que puedo oír su corazón latiendo...

Ella no está segura si lo digo en serio. ¿Qué haría ella si de hecho lo dijera en serio?

_ Intercambio de Energía Total, control durante todo el tiempo, le digo a ella con deseo y un entusiasmo desbordando en mí. Así que no tienes ninguna opción nena, le digo burlándome.

_ Es evidente, dice ella chorreando la palabra con sarcasmo, y poniendo los ojos en blanco. ¡Oh, gracias a Dios por esa mierda! nena, he estado esperando este momento venir, esperando darte una lección. Estoy más que emocionado y excitado con la perspectiva de castigarla.

_ Oh, Anastasia Steele, ¿acabas de ponerme los ojos en blanco a mí?  Ella parece reticente.


_ No, chirría con un hilo de voz.

 _ Yo creo que sí. ¿Qué fue lo que dije que te haría si me ponías los ojos en blanco? Pido triunfalmente.

Me siento en el borde de la cama, esperando para reclamar mi premio: poner su redondo culo color rosa alabastro.

 _ Ven aquí, le digo en voz baja. Ella palidece. Ella me mira fijamente tratando de averiguar si es en serio o no lo que le digo.

_ No he firmado, susurra.

_ Te dije lo que haría Anastasia. Soy un hombre de palabra, le digo con los ojos ardiendo. Voy a azotarte y luego voy a follarte rápido y duro. Parece que necesitaremos ese condón después de todo, le digo con mi mirada fija en ella.  


Bad Things by Jace Everett

Ella está inmóvil en su lugar, pero puedo ver que ella está indecisa con diferentes emociones. Queriendo, deseosa, necesitada, asustada. Estoy esperando que se mueva, mis ojos deseosos y mis manos con contracciones expectantes. Ella mira hacia la puerta, calculando su oportunidad de escapar. Piensa sopesando sus opciones.

_ Todavía estoy esperando, le digo. Anastasia, yo no soy un hombre muy paciente, le advertí con una voz sólida y una mirada severa.  Ella está jadeando, con miedo, pero también se ve muy encendida, como a mí me gusta. Poco a poco, con las piernas temblorosas se arrastra hacia mí en la cama y se pone a mi lado. Doy un suspiro de alivio.

_ Buena chica, murmuro.

_ Ahora levántate, le ordeno.  

Tentativamente se pone de pie. Extiendo mi mano y  ella pone el condón en mi palma. Estoy lleno de deseos por castigarla, yo la agarro con la velocidad de una cobra y la llevo inmediatamente a mis rodillas. Yo quería hacer esto desde el mismo día en que me preguntó si era gay aquel día de la entrevista. 

Con un movimiento suave me acomodo para que su torso descanse en la cama junto a mí y levanto mi pierna derecha poniéndola sobre las de ella para fijarla en su lugar y coloco mi antebrazo sobre la parte baja de su espalda, sosteniendo su cuerpo, inmovilizándola completamente. Es una vista hermosa de mierda, yo ya estoy más allá de lo excitado y apenas puedo contenerme para darle un castigo por su desobediencia, que he estado esperando desde el día en que la conocí.

 _ Sube  las manos a ambos lados de tu cabeza, ordeno y ella obedece inmediatamente.

Ahora es el momento de decirle cual fue su crimen y decretar el castigo por sus transgresiones. 

_ ¿Por qué estoy haciendo esto, Anastasia? Le pregunto.

_ Porque puse mis ojos en blanco, dice con una voz apenas audible.

_ ¿Crees que eso es educado? Le pregunto firmemente.

_ No, responde claramente.

_ ¿Vas hacerlo de nuevo? Estoy seguro que no se atrevería a intentarlo de nuevo después de recibir su dosis de castigo.

_ Te voy a azotar cada vez que lo hagas ¿entiendes? Le digo claro y firme. Luego bajo sus pantalones de chándal lentamente, haciendo gala de la misma. ¡Quiero que recuerde esto! Estoy excitado, feliz, deseoso, caliente, y mis palmas están ansiosas de pegarle y difundir el placer con el dolor. Puedo sentir el rápido aleteo de su corazón bajo mi tacto.

Pongo mi mano sobre su culo desnudo, suave y delicioso. Es tan dulce y liso y muy pronto se pondrá de color rosado. La idea me excita más allá de la creencia. Yo la acaricio suavemente, pasando mi palma con vueltas y vueltas cubriendo la mayor parte de la superficie. Y rápido como la mordedura de serpiente, levanto mi mano y le doy su primera azotaina  tan duro como puedo.

_ ¡Ay! Es su respuesta automática a su primera experiencia de dolor por el castigo. Ella intenta levantarse moviéndose, pero mi mano se mueve entre los omóplatos para mantenerla con firmeza en su lugar. Yo  la acaricio donde recibió la nalgada. Mi respiración se excita. Esto es como el sexo para mí: el despertar, calentarme, excitarme, esperar que el clímax se aproxime. La golpeo una y otra vez, en rápida sucesión. Ella no hace ningún sonido después de su primer ¡Ay! Intenta moverse para escaparse de las nalgadas, pero no dice nada y eso me está divirtiendo más.  

_ No te muevas, gruño, mi voz es ronca. O te pego durante más tiempo, le advertí.

La froto para difundir la sangre que se apresura a subir a la superficie de la piel con cada una de mis nalgadas poniendo su culo color rosa.  He perfeccionado este patrón rítmico con años de práctica, acariciar, frotar y soltar con fuerza la mano.  Si yo le pego en el mismo lugar, la tendencia natural del cuerpo es liberar algunas hormonas para adormecer el área y por eso la acaricio para extender la sensación, entonces no golpeó en el mismo lugar dos veces seguidas, esto proporciona el máximo dolor. En mi décima bofetada que ella grita de dolor. 

_ ¡Arrrgggg!

_ Solo estoy calentando, cuando bajo mi mano de nuevo para acariciarla suavemente. Esto hace dos cosas: la nalgada proporciona el dolor previsto, pero despierta algunas sensaciones negativas, pero las caricias sensuales la persuaden a recibir otro dolor, son efectos que aturden la mente. La golpeo de nuevo, llevando un recuento en mi interior y disfrutando de este infierno que alimenta la bestia que hay en mí. La acaricio suavemente de nuevo y le doy otra nalgada fuerte, lo que la hace gritar de nuevo.

_ Nadie puede oírte cariño sólo yo. Y mis golpes siguen una y otra vez. Repito. Once. Doce. Cuento en mi cabeza. Sigo mi ritmo implacable. Las seis siguientes nalgadas me hacen más deseoso de ella. Y llega mi bofetada final, la dieciocho. Incluso mi mano está cantando de dolor.

_ Suficiente, le digo con voz ronca.

Estoy sorprendido en la forma en que lo manejó y no lloró. 

_ Bien hecho, Anastasia.  La acaricio suavemente viendo su culo color rosa, rojo brillante. Mientras voy acariciando bajo mi mano e inserto rápidamente dos dedos dentro de ella, tomándola por sorpresa, he logrado mi objetivo. A ella se le corta la respiración ya que esto le proporciona una sensación placentera después de la gran dosis de nalgadas y caricias que recibió. La siento húmeda y jugosa.  

_ Siente esto. Mira como le gusta esto a tu cuerpo Anastasia. Estás empapada solo para mí, le digo con reverencia en mi voz. Ella solo jadea porque mis dedos se mueven en rápida sucesión. Entonces los quito rápidamente sabiendo que ella está ahora llena de deseo… por mí.

_ La próxima vez, conseguiré que cuentes. Ahora ¿dónde está ese condón?

Alcanzo el condón y la levanto suavemente y la empujo boca abajo sobre la cama. Bajo la cremallera de mis pantalones y rasgo el paquete del condón poniéndolo en mi longitud. Le quito completamente sus pantalones y la pongo de rodillas, acariciando suavemente su culo, deseándola aún más.

_ Voy a tomarte ahora, puedes venirte. Y me meto dentro de ella, golpeando con fuerza. Siento su opresión gloriosa aferrada a mi polla como un guante. Ella gime en voz alta respondiendo. Me tiro hacia atrás y vuelvo a entrar para encontrar mi ritmo golpeando en ella con un rápido e intenso movimiento, pegando su culo rosa contra mi vientre. Mientras veo sus pliegues me estoy llenado de un deseo inmenso.

Su cara está contra la cama y sus gemidos me indican que está cerca de su clímax. Ella se aferra a las sábanas hasta que sus nudillos están blancos y esa visión hace que llegue a mi pico. El clímax entre los dos es inminente. Mis ojos se voltean cuando siento su agarre, me chupa y me lleva con ella a un orgasmo intenso que me hace temblar.  

_ ¡Oh, Ana! Exclamo cuando encuentro mi liberación, sosteniéndola firmemente en su lugar mientras me descargo a raudales dentro de ella. ¡Mierda eso fue intenso! Me dejo caer, jadeando con fuerza junto a ella y  la pongo encima de mí  enterrando mi cara en su pelo, abrazándola. Estoy más que satisfecho. ¡La encontré! ¡Ella es la que me va a satisfacer plenamente!

_ Oh, cariño, respiro entrecortado. ¡Bienvenida a mi mundo! Nos tumbamos allí, jadeando juntos, esperando que nuestra respiración desacelere. Estoy completamente asombrado de esta mujer que está en mis brazos. Ella es mi pareja perfecta en todo el sentido de la palabra. ¿Cómo puedo dejar que se vaya? Toco suavemente su cabello mientras ella yace en mi pecho de nuevo, completamente agotada; como a mí me gusta.

Yo huelo su cabello de nuevo, inhalando profundamente.

_ Bien hecho cariño, le susurro. Tenía que ser duro para marca la pauta. Ella tiene que saber cual es su lugar. Miro la camiseta vieja que lleva puesta y no puedo esperar para comprarle a mi dulce niña preciosas sedas.

_ ¿Esto es con lo que duermes?  Le pregunto suavemente.

 _ Sí, ella respira adormilada.

Ella merece algo mucho mejor que eso. 

_ Deberías estar entre sedas y satenes, hermosa niña. Te llevaré de compras, le digo.

_ Me gustan mis sudaderas, murmura tratando de parecer irritada. Aun desafiándome. La beso de nuevo. 

_ Ya veremos, le digo. Voy a hacer algunas compras para ella. Nos tumbamos unos minutos más y ella se duerme en mis brazos. Pero recuerdo que un dominante no duerme con su sumisa y ya hoy he roto muchas de mis reglas.

_ Me tengo que ir, le digo y me inclino hacia abajo, besando su frente con suavidad.

_ ¿Estás bien? Le pregunto con voz suave. Contempla mi pregunta un poco. 

_ Estoy bien, solo susurra. Me levanto de la cama. 

_ ¿Dónde está el baño? Le pregunto.

_ A lo largo del pasillo a la izquierda. Recogiendo el otro condón, me dirijo al baño para limpiarme.  Reviso el botiquín y encuentro una botella de aceite para bebé. Esto hará el trabajo para aliviar en parte el dolor de su trasero. Cuando vuelvo a la habitación, ella ya se ha puesto de nuevo sus pantalones y tiene la cabeza metida entre sus manos, no me mira.

_ Encontré un poco de aceite de bebé. Permíteme frotarte el trasero, le digo.

_ No, voy a estar bien, ella responde.

_ Anastasia, le digo con una voz de advertencia. Finalmente se acerca frente a la cama. Me siento a su lado bajando suavemente sus pantalones otra vez. Arrojo un chorro de aceite de bebé en mi mano y luego froto su culo con tierno cuidado. Por alguna razón, siento que su trasero es como un santuario de adoración. No puedo quitar mis manos de ella  ahora.

_ Me gustan  mis manos sobre ti, me quejo. Ella asiente con la cabeza en respuesta.

_ Ahí, le digo finalmente después de terminar y subir sus pantalones de nuevo.

_ Me voy ahora, le digo.

Ella se vuelve automáticamente y mira el  reloj. Son las 10:30.

 _ Te acompañaré afuera, dice en voz baja todavía sin mirarme. Tomo su mano y la llevo hasta la puerta principal.

 _ ¿No tienes que llamar a Taylor? Me pregunta, aún evitando mirarme. Los castigos hacen eso.

_ Taylor ha estado aquí desde las nueve. Mírame, le digo.  Ella se esfuerza por hacerlo y cuando finalmente lo hace, me mirada con asombro. Ella es increíble, estoy contento con ella.

_ No lloraste, murmuro. Entonces el deseo se construye de nuevo, ella es como un sol para mí, la agarro de pronto y la beso con toda mi pasión.

_ El domingo, le susurro contra sus labios y es tanto una promesa como una amenaza. La dejo en la puerta y hago mi camino directamente sin voltear al Audi negro.  

_ Señor, dice Taylor saludándome. Asiento con la cabeza hacia él en la oscuridad. ¿Al Heathman?

_ Sí, le confirmo. Mis pensamientos son todos para Anastasia en la corta distancia de vuelta al hotel.
_ Taylor, le digo recordándole.  Quiero que te asegures de que se le entregue la Blackberry  a la señorita Steele mañana en el trabajo. No me importa si tienen que hacer uno nuevo.

_ Sí señor, dice con firmeza,  sabiendo que Taylor, va carmesí porque no le gusta la insuficiencia, y aunque es una tarea sencilla, todavía no se ha cumplido. Tengo que ser capaz de ponerme en contacto con Anastasia en todo momento. No puedo dejar que algún otro hijo de puta la encuentre y se la lleve.  No podría soportarlo. No después de que le reclamé como mía en todas direcciones. Nunca con nadie he tenido esto antes. Me mataría saber que alguien la esté calentando, abrazándola. El pensamiento me hace fruncir el ceño y apretó los dientes.

_ Taylor asegúrate de que lo tenga.  Él sabe lo que vendrá después. Él tiene la capacidad de leerme. Hemos perfeccionado la comunicación silenciosa, lo cual es una de las razones por las que es mi mano derecha. Él sabe lo que hay que hacer sin tener que ser dicho, y sigue las órdenes a rajatabla.

_ ¡Sí, señor! Incluso si tengo que construir el teléfono yo mismo, mañana va a recibirlo.

_ Está bien, le digo, sin embargo, me siento incómodo. Al salir me pareció que estaba triste. Pero no puedo romper mis propias reglas. ¿Por qué tengo este miedo, de repente, como que algo está mal, o que ella puede deslizarse a través de mis dedos? Ella está ocupando mi mente todo el tiempo, en la vigilia y el sueño. ¿Cómo es posible que alguien tan inexperto, tan inocente, tan desafiante y tan intimidante me cautive así?  ¿Cómo me conquistó en el transcurso de unas pocas semanas? Niego con la cabeza, como para vaciarla de los pensamientos de ella. Cuando llegamos al hotel, Taylor y yo salimos de la camioneta y le da las llaves al valet. Nos abrimos paso a mi suite. Rápidamente habló con él acerca del horario en que debemos salir mañana de regreso a Seattle después de una semana de estancia en Portland. No voy a ver a Anastasia mañana, por eso es importante para mí que tenga su Black Berry. Él se va a su habitación junto a la mía y yo abro una botella de vino. Me sirvo una copa y me dirijo a mi computadora portátil para escribirle a Anastasia un e-mail, así como para revisar los mensajes que llegaron en mi ausencia. Hay un mensaje de mi hermana Mia, dándome la información de vuelos que llegan de París mañana. Escribo una respuesta rápida confirmando que estaré para recogerla.

Entonces escribo un e-mail a Anastasia:
_____________________________________________

De: Christian Grey 
Asunto: 
Fecha: 26 de mayo 2011 23:15 
Para: Anastasia Steele

Querida señorita Steele:

Usted es simplemente exquisita. Eres la mujer más hermosa, inteligente, ingeniosa y valiente que he conocido. Toma un poco de Advil, esto no es una petición. Y no conduzcas tu Escarabajo de nuevo. Lo sabré.

Christian Grey
CEO Grey Enterprises Holding inc.
_____________________________________________

Por un lado quiero que se vaya a dormir, porque ella mañana estará trabajando, pero por otro lado quiero que me responda, reconociendo que recibió mi mensaje y saber que está allí, en su pequeño apartamento y no con alguien. Sé que el pensamiento no es razonable, yo todavía no puedo evitar la sensación de ella. Oigo el sonido de la entrada de un email, quince minutos después.  Estoy ansioso como un niño de colegio esperando una nota por su primer amor.  
______________________________________________

De:
Anastasia Steele 
Asunto: La adulación 
Fecha: 26 de mayo 2011 23:21 
Para: Christian Grey

Querido señor Grey:

La adulación no lo llevará a ninguna parte, pero como has estado en todas partes, el punto es discutible. Voy a tener que conducir mi Escarabajo a un garaje para venderlo por lo que no aceptaré ninguno de tus sinsentidos sobre eso. Prefiero el vino al Advil.

Ana

PS: Los azotes con vara son un límite duro para mí.
_____________________________________________

Su mensaje me frustra. ¿Por qué no puede aceptar un cumplido? ¿Acaso piensa tan poco de sí misma? Ella necesita dormir si ella quiere tener una noche completa de sueño reparador. Le escribo rápidamente una respuesta.
_____________________________________________

De: Christian Grey 
Asunto: Mujeres frustrantes que no pueden aceptar un cumplido
Fecha: 26 de mayo 2011 23:27 
Para: Anastasia Steele

Estimada Srta. Steele:

No te estoy adulando, yo sólo estaba diciendo lo que pienso de ti. Tienes que irte a la cama. Acepto tu adición a los límites duros. No beba demasiado. Taylor se deshará de tu coche y también conseguirá un buen precio por él.

Christian Grey
CEO Grey Enterprises Holdings Inc.
_____________________________________________

Suspiro y pulso enviar. Su respuesta es viva y esta vez es enloquecedora. ¿Qué está tratando de hacerme?

_____________________________________________


De: Anastasia Steele 
Asunto: Taylor  ¿Él es el hombre adecuado para el trabajo? 
Fecha: 26 de mayo 2011 23:39 
Para: Christian Grey

Muy señor mío:

Estoy intrigada de que estés feliz de arriesgarte dejando a tu mano derecha conducir mi coche, pero no a una mujer a la que follas ocasionalmente. ¿Cómo puedo estar segura de que Taylor conseguirá el mejor precio para dicho coche? He sido conocida en el pasado, incluso antes de conocerte, por ser una buena negociadora. 

Ana
_____________________________________________

Este mensaje me vuelve loco, y tengo en la mente volver allá, nada más para dejarle claro las implicaciones que tiene. Asumo que a parte del champán, ha bebido un vino tinto de mierda para calmar su dolor y ella no tiene mucha tolerancia para el alcohol. Inmediatamente le escribo una respuesta.
_____________________________________________

De: Christian Grey 
Asunto: ¡Cuidado!
Fecha: 26 de mayo 2011 23:43 
Para: Anastasia Steele

Estimada Srta. Steele:

Estoy asumiendo que es el vino tinto el que habla por ti y que has tenido un largo día. Aunque estoy tentado de conducir hasta allá solo para asegurarme de que no te sientes por una semana, en vez de una noche. Taylor es ex-ejército y capaz de manejar cualquier cosa, desde una motocicleta hasta un tanque Sherman. Tu coche no presenta un peligro para él. Ahora, por favor no te refieras a ti misma como "una mujer a la que follo de vez ocasionalmente" porque francamente, me da coraje y realmente no me quisieras ver cuando estoy enojado.
Christian Grey, 
CEO Grey Enterprises Holdings Inc.
_____________________________________________

Todavía estoy respirando como un toro enfurecido cuando regresa su respuesta y mi corazón salta a la boca con lo que me dice. Así que, mis temores no eran infundados.
____________________________________________

De: Anastasia Steele 
Asunto: Cuidado tú 
Fecha: 26 de mayo 2011 23:57 
Para: Christian Grey

Querido señor Grey

No estoy segura de que te quiera de ninguna forma, sobre todo en este momento.

Señorita Steele
_____________________________________________

¿Qué? ¿Ella no me quiere? ¿Por qué no me quiere? Rápidamente le escribo de nuevo.
_____________________________________________

De: Christian Grey 
Asunto: Ten cuidado tú
Fecha: 27 de mayo 2011 00:02 
Para: Anastasia Steele

¿Por qué no te gusto?

Christian Grey, 
CEO Grey Enterprises Holdings Inc.

_____________________________________________

Yo espero ansiosamente a que me escriba de nuevo. Cuento los minutos y los segundos en el reloj. Finalmente llega su respuesta.
_____________________________________________

De: Anastasia Steele 
Asunto: Cuidado ti mismo 
Fecha: 27 de mayo 2011 00:09 
Para: Christian Grey

Porque nunca te quedas conmigo.
_____________________________________________

Me quedo mirando la pantalla de la computadora portátil por un minuto. ¡La he molestado! Finalmente dijo lo que la ha estado molestando. Yo sabía que algo andaba mal. He tenido la sensación, pero la dejé. Pero ella no dijo nada. ¡Ella dijo que estaba bien! ¿Ella está demasiado intimidada por mí para decirme cómo se siente, excepto cuando está borracha y escribiendo un e-mail? Necesito que se comunique conmigo abiertamente y con claridad. Además debo recordar que ella no ha firmado aún y que podría negarse. ¡Mierda!

Ya estaba listo para irme a la cama, pero me visto de inmediato, me pongo mi chaqueta y tomo las llaves del coche. Envío un texto rápido a Taylor haciéndole saber que voy donde la señorita Steele y que voy a pasar la noche con ella. Conduzco a su complejo de apartamentos con los pensamientos nublando mi mente y preocupado por ella. Aparco el coche, y salgo rápidamente. Llego a su edificio y subo las escaleras de dos en dos. Llamo a la puerta con firmeza y repetidamente.

You're Always on My Mind - Michael Buble


Es la compañera de piso Kate la “tritura bolas” quien abre la puerta.  Cuando me ve, noto el cambio de enojo en su cara.

_ ¿Qué diablos crees que estás haciendo aquí? Me grita.

_ Vine  a ver a Anastasia, le respondo.

_ ¡Bueno, pues no puedes! Vuelve a gritarme. Mi corazón tartamudea. ¿Es Anastasia la que no quiere que la vea? ¿Ha cambiado de opinión? ¿Se dio cuenta de lo malo que puedo ser para ella?

_ ¿Por qué  no puedo? Le pregunto.

_ ¿Qué mierda le has hecho ahora?

_ ¿Qué quieres decir? Le pregunto incrédulo.

_ Desde que te conoció, no hace sino llorar todo el tiempo, me escupe.

Su respuesta aplasta mi corazón oscuro. No quiero que Anastasia llore. Estoy más que preocupado que se deslice entre mis dedos, solo porque no se comunica conmigo. ¡Tengo que verla!  

_ Kate, no me obligues a abrirme y entrar,  le digo firmemente mirándola. Tengo que entrar ahora a ver lo que le pasa y empujo la puerta de par en par y entro.

_ ¡No puedes entrar! Grita detrás de mí. Yo enérgicamente paso por la sala de estar y entro a la habitación de Anastasia, prendo el interruptor de la luz del techo y la encuentro llorando en voz alta sobre su almohada, ella se da vuelta y me mira con reojo y lo que veo son sus ojos hinchados y rojos llenos lágrimas.

_ Jesús Ana, murmuro y apago de nuevo el interruptor  y me apresuro a ponerme a su lado.

_ ¿Qué… estás… haciendo… aquí? Ella jadea entre sollozos. Ella es incapaz de dejar de llorar. Enciendo la lámpara de la mesa lateral de noche. Ella entrecierra los ojos de nuevo. Su compañera de piso Katherine viene y se para en la puerta.

_ ¿Quieres que saque a este gilipollas? Le pregunta a Anastasia, irradiando una hostilidad termonuclear. Alzo las cejas, claramente nadie me habla a mí en esos términos, aunque yo sé que soy un idiota. Pero su feroz antagonismo me hace pensar que he hecho algo terriblemente mal con Anastasia, aunque no sé qué. Anastasia sacude la cabeza ante su negativa.

_ Sólo grita si me necesitas, dice ella suavemente hacia Anastasia, a continuación, vuelve su mirada venenosa hacia mí y susurra, Grey  tus cartas están marcadas, señalándome con su dedo índice. Tira la puerta pero no se cierra. Estoy conmovido hasta la médula, porque es evidente que he hecho algo a alguien que me importa mucho y no tengo ni puta idea de lo que es. Miro a Anastasia con una expresión pálida en mi rostro.

Saco mi pañuelo y se lo entrego a ella.

_ ¿Qué está pasando? Pido silencio, preocupado.

_ ¿Por qué estás aquí? Me pregunta como respuesta, haciendo caso omiso de mi pregunta. Sus lágrimas cesaron, pero ella sigue angustiada, su cuerpo todavía tiembla. Esto me molesta y estoy ansioso por saber lo que he hecho y cómo puedo corregirlo.

_ Parte de mi función es la de cuidar de tus necesidades. Dijiste que querías que me quedara, así que aquí estoy. Y sin embargo, te encuentro así. Estoy seguro de que soy el responsable, pero no tengo ni idea de por qué. ¿Es porque te pegué?

Ella se sienta en la cama y hace una mueca de dolor que no paso desapercibido.

_ ¿Has tomado algún Advil? Le pregunto, a lo que ella responde con un movimiento de cabeza. ¿Podrá alguna vez hacer caso a cualquier cosa que le pidas que haga? Estrecho mis ojos, me levanto y salgo de la habitación para buscarle uno.

Le pregunto a Kate que está ocupada embalando para preguntarle si tiene un Advil. Me da una de esas miradas que matan.

_ Tenemos algunos en el botiquín del baño, ella responde y agrega, recuerda  mi amenaza  Grey... ¡Es mejor que hagas esto bien!

_ Lo haré, le digo, llena un vaso con agua, y voy a buscar dos Advil para Anastasia y camino de regreso a la habitación.

 _ Toma esto, le ordeno y me siento suavemente en la cama a su lado, para no molestarla. Ella pone el Advil en su boca y lo traga con el agua.

 _ Háblame, le susurro reprimiendo mi preocupación. Me dijiste que estabas bien. Yo nunca te habría dejado si te hubiera visto así, le digo mirándola tratando de averiguar las razones de su estado actual. Ella sólo mira hacia abajo a sus manos. ¿Qué le preocupa?

Ella no dice nada.

_ Supongo que cuando me dijiste que cuando estabas bien, no lo estabas. Al parecer he dado en el clavo porque ella se mueve en la cama.

_ Pensé que estaba bien, susurra sin dejar de mirar sus manos.

_ Anastasia, no puedes decirme lo que piensas que quiero oír. Eso no es muy honesto. La reprendo. Todas las relaciones se basan en la confianza, en especial la que estamos construyendo. De lo contrario, no funcionará ¿Cómo puedo confiar en todo lo que me has dicho?

Ella finalmente me ve bajo la cascada de su pelo castaño. Yo frunzo el ceño ante ella, con una expresión sombría en mis ojos de frustración y preocupación, su estado plantea mi nivel de ansiedad y me paso las dos manos por el pelo.

_ ¿Cómo te sentiste mientras te estaba golpeando y después de eso? Le pregunto.

_ No me gusta. Preferiría que no lo hicieras otra vez, dice en voz baja.

_ No estaba destinado a que te gustara, le digo.

_ ¿Por qué te gusta entonces? Ella pregunta mirándome. Su pregunta me sorprende. Es en parte porque tengo que alimentar a la bestia que hay  en mí, pero no gusta verla en ese estado. Tengo que mostrarle el control total que tengo sobre ella, es una necesidad que me satisface y me despierta

_ ¿De verdad quieres saberlo? Le pregunté. A ella no le gustará lo que le voy a decir.

_ Oh, sí, claro que me encantaría saberlo, dice con sarcasmo goteando sus palabras.  

Estrecho mis ojos en ella de nuevo. Ten cuidado, le advierto. Ella palidece.

_ ¿Vas a pegarme otra vez? Me pregunta desafiante.

_ No, no esta noche, le respondo. No quiero hacerle daño a ella... ahora mismo. 

_ Así que… ella me engatusa.

_ Me gusta el control que me da Anastasia. Quiero que te comportes de una manera y si no lo haces, te voy a castigar y tú aprenderás a comportarte de la manera que deseo. Disfruto castigándote. He querido hacerlo desde el día que me preguntaste si era gay.  

 _ ¿Así que no te gusta como soy? dice con tristeza. ¡Eso no es cierto! Me encanta la forma que es. De hecho ella es un soplo de aire fresco en mi jodida vida. Me quedo mirándola, aturdido de nuevo. 

You're in my Heart by Rod Stewart

 _ Creo que eres preciosa como eres, le digo con completa honestidad.

_ Entonces, ¿por qué estás tratando de cambiarme?

_ Yo no quiero cambiarte. Me gustaría que fueras cortés y sigas el  conjunto de reglas que te he dado y no me desafíes. Simple, le digo.

_ ¿Pero  quieres castigarme?

_ Sí, quiero.

 _ Eso es lo que no entiendo, dice confundida. Suspiro y me paso mis manos por el pelo de nuevo completamente exasperado.

_ Es la forma en que estoy hecho, Anastasia. Necesito controlarte. Necesito que te comportes de una manera determinada y si no lo haces me encanta ver tu hermosa piel ponerse color rosa alabastro y que se caliente bajo mis manos. 

Sus ojos se abren, su mirada está en algún lugar entre el miedo y reticencia. ¿Entonces no es el dolor por lo que me estás haciendo pasar? Ella pide. Trago. En realidad, tiene mucho que ver con eso. Alimenta mi necesidad de darle dolor a ella.

_  Un poco, para ver si puedes soportarlo, pero esa no es toda la razón. Es el hecho de que tú eres mía para hacer lo que me parezca, el máximo control sobre otra persona. Y eso me excita. Muchísimo Anastasia. Mira, no me estoy explicando muy bien... Nunca he tenido que hacerlo antes. Realmente no he pensado en esto en gran profundidad. Siempre he estado con personas con ideas afines, me encojo de hombros, casi en tono de disculpa.

_ Y todavía no has contestado a mi pregunta  ¿cómo te sentiste después? le pregunto.

_ Confundida, ella responde.

_ Estabas excitada sexualmente Anastasia, le hago recordar. Cierro los ojos con el recuerdo fresco de lo sucedido y mi libido va aumentando. Cuando los vuelvo a abrir la miro ardiente.  Esa mirada hace algo con ella y siento que me responde del mismo modo. Ella lo disfruta también.

De hecho, una gran cantidad de deseo pulsa constantemente entre nosotros, sus ojos fijos en los míos con la necesidad y la pasión salvaje.

 _ No me mires así, murmuro. Ella frunce el ceño.

_ Yo no tengo ningún preservativo, Anastasia, y tú lo sabes, estás molesta. Contrariamente a lo que cree que tu compañera de cuarto, yo no soy un monstruo fálico. Por lo tanto, ¿te sientes confundida? Le pregunto. Ella se retuerce bajo el escrutinio de mi mirada.

_ No tienes ningún problema en ser honesta conmigo por correo. Tus e-mails siempre me dicen exactamente cómo te sientes. ¿Por qué no puedes hacer eso conversando? ¿Tanto te intimido? Ella voltea su mirada hacia la esquina de su cuarto y sin mirarme susurra su respuesta.

_ Me seduces Christian, me abrumas completamente, me siento como Ícaro volando demasiado cerca del sol.

Su respuesta me hace jadear. 

_ Bueno, creo que lo entiendes al revés, le doy mi respuesta.

 _ ¿Qué?  Pregunta sorprendida.

_ Oh, Anastasia, me has hechizado en cuerpo y alma. ¿No es obvio?

_ Todavía no has respondido a mi pregunta. Escríbeme un e-mail, por favor. Pero en este momento, realmente me gustaría dormir. ¿Me puedo quedar?

_ ¿Quieres quedarte? Me pregunta con esperanza en su voz.

_ Tú me querías aquí, le contesto, aunque sé el significado de su pregunta. La respuesta es, sí, quiero quedarme. De hecho no hay otro lugar en el planeta en el que preferiría estar que no sea en esta pequeña habitación.

_ No has respondido a mi pregunta, dice el sondeando.

_ Te voy a escribir un e-mail murmuro con nerviosismo. Me levanto y vacío todo de mis bolsillos sacando mi BlackBerry, llaves, billetera y dinero. Me quito el reloj, zapatos, calcetines y los pantalones vaqueros y los pongo en una silla. Me paseo por el otro lado de la cama y me deslizo junto a Anastasia. Mi lugar feliz. 

_ Voltéate, le ordeno.

También ella se desliza lentamente bajo las sábanas, haciendo una mueca ligeramente, mirándome. Ella está sorprendida pero visiblemente feliz de tenerme en su cama. ¿Cómo puedo escapar de ella? ¿No sabe que estoy enganchado? Me apoyo en un codo y la miro.

_ Si vas a llorar, hazlo delante mí. Necesito saber, le digo. No la quiero miserable durante mi ausencia.

_ ¿Quieres que llore? Ella pregunta con curiosidad.

_ No mucho. Yo sólo quiero saber cómo te sientes. No quiero que te deslices entre los dedos. Apaga la luz, es tarde y ambos tenemos que trabajar mañana.

Ella se da vuelta hacia la mesa auxiliar y apaga la lámpara.

_ Acuéstate de lado, de espaldas a mí, me quejo en la oscuridad. Poco a poco me muevo y pongo mis brazos alrededor de ella y la tiro hacia mi pecho fusionando nuestros cuerpos.  La sensación es exquisita. En este momento, ella es mía. No entiendo como me negué rotundamente a quedarme con ella. ¡Qué mierda contigo Grey!

_ Duerme nena, le susurro inhalando profundamente su aroma celestial. Entonces los dos nos vamos a la deriva en un sueño pacífico.


Lullaby - Dixie Chix






3 comments:

fanny rebellon said...

Waw Patricia que regalazo sera por ser navidad? pues maravilloso me encanta que saques cap nuevos parezco una niña con juguete nuevo cada ves que abro esta pag, me encanta el cap. de echo me encantan todos los cap. por el solo echo de poder entenderlos eres una genio amiga,es maravilloso tener esa facilidad para traducir, de nuevo gracias a ti y a Emine y me gustaria cuando saca emine nuevo cap despues del polemico cap. XVII que por cierto me encanto y eso que lo leo por el computador, ansio leerlo en español un besote amiga.

aries said...

Muchisimas gracias.

fanny rebellon said...

Veronica Judit Poirier OH MY GOD
Ayer a las 10:49 · Me gusta

Leidy Diana Bedoya Ufff q capitulo mas intenso... gracias gracias Emine por lo q haces
Ayer a las 12:20 · Me gusta

Nancy Fica Soto gracias Emine y Patricia cada capitulo es cada vez mejor
Ayer a las 12:26 · Me gusta

Carla V Salazar me encantoooooo
Ayer a las 12:27 · Me gusta

Naty Leyva muy bueno las felicito
Ayer a las 13:32 · Me gusta

Liliana Rodriguez Ufff buen capitulo.
Ayer a las 20:03 · Me gusta

Piedad Garcia Mendoza Buenisssimo