StatCtr

Saturday, March 8, 2014

Libro II - Capítulo VII: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - CHRISTIAN Y ANASTASIA

CAPITULO VII
FIESTA DE CARIDAD
  Traducido y editado por: Patricia Pinto



Yo entro en la oficina de Taylor con suprema confianza y con mi cara de culo para que nadie se confunda.

_ Señor  Grey, dice Taylor cuando llego. Luego se dirige a los otros tres hombres y me presenta. Señores, éste es el Señor Grey, dice. Luego se vuelve para presentarme a cada uno de los miembros del equipo de seguridad y yo los tengo bajo el escrutinio de mi fría mirada.

_ Señor Grey, este es Sawyer, me presenta a un hombre de mandíbula cuadrada, menor de treinta años y de contextura fuerte. Encuentro su mano con la mía en un apretón fuerte. Señor, dice.

Entonces Taylor me presenta a otro hombre que tiene la piel oscura, ojos marrones y casi tan alto como Sawyer, pero más musculoso; este es Sawyer, señor, dice. Ryan es un ex marine con capacitación en seguridad, asiente hacia mí con ojos penetrantes, Señor, dice. El último hombre en el grupo es el más bajo de todos, de unos 6 pies de alto, delgado, con el pelo rubio cortado al estilo militar. Su archivo indica que él también fue militar, que participó en Black Ops, y está altamente recomendado. Se acerca hacia mí sin dejar mi mirada y Taylor lo presenta. Este es Reynolds señor. Nos damos un apretón de manos y lo evalúo con mi mirada.

Los observo rápidamente directo a los ojos. Taylor debió explicarles en qué consistía el trabajo. Él me da un guiño apenas perceptible y comienzo a hablar. Entro en el tema sin un preámbulo.

_ ¡Señores! Esto es lo que necesito y espero en todo momento. Yo soy la máxima autoridad en cada movimiento que hagan mientras trabajan para mí. Si digo salten, no necesito que me hagan preguntas, solo lo hacen. Cualquier orden que desobedezcan de mí, significa un despido inmediato. Se olvidarán de esposas, novias, familias y cualquier obligación personal, mientras trabajen conmigo y hasta que se resuelvan los problemas. Todos vienen muy bien recomendados, pero eso significa una mierda para mí si no pueden llevar a cabo lo que les solicito. Los contrato por sus habilidades y por su intuición. Quiero la máxima profesionalidad, sigilo y sobretodo, seguridad absoluta. Y serán my bien pagados por sus servicios. Necesito protección 24/7 durante todo el día. No firmen si no están dispuestos o son incapaces de proporcionar lo que les pido. Entonces los miro a cada uno directamente a sus ojos con mi mirada de acero.

_ Sawyer, ¿son mis términos aceptables para usted?

_ ¡Sí Señor! Responde sin dudar.
_ Ryan, ¿son mis términos aceptables para usted?

_ ¡Sí Señor! Responde tan decidido como Sawyer.

Me vuelvo al último hombre en el grupo.

_ Reynolds, ¿son estos términos aceptables para usted?

_ ¡Sí, señor! Dice sin dejar apartar su mirada de la mía.

_ ¡Bien!  Hay una mujer que nos tiene en acecho a mi novia y a mí. Suponemos que está armada y peligrosa. Sin embargo no quiero que la lastimen en caso de encontrarse con ella. Si llegan a capturarla deben avisarme inmediatamente. Confío en que hombre entrenados en la guerra como ustedes pueden hacerle frente a una niña. Los hombres se incomodan con mi evaluación. No desearán parecer débiles ante su jefe.

_ Sawyer.

_ ¡Señor! Responde de inmediato.

_ Quiero que memorices el rostro de Leila Hanson. De hecho, quiero que todos ustedes lo memoricen. Y Sawyer.

_ Señor,  responde.

_ Tú serás el encargado de la seguridad privada de mi novia, la señorita Steele. La seguirás como su sombra. No puedes perderla de vista. Para donde ella vaya, tú vas. Ella será un desafío, le digo al recordar los trucos que Anastasia podría sacar bajo la manga. Ella incluso te podría pedir, o tratar de convencerte de que ella está bien y segura. Aún así, mis órdenes siguen siendo las mismas. No puedes apartarte de su lado sin importar lo que diga o haga. Tus órdenes solo vienen de mí. Puedo a través de Taylor hacerte alguna solicitud. Él es la otra persona a la que le deben reportar. Taylor les explicará el resto de sus funciones a todos ustedes, así como dónde y cómo se debe buscar Leila.

_ Sawyer, te vienes a dar seguridad toda esta noche con Taylor en el mismo vehículo, le digo.

_ ¡Sí, señor!

_ Dejaré que el resto de sus deberes se los indique Taylor, Taylor asiente hacia mí.

_ Señores, les digo, y luego vuelvo a Taylor, y cuando nos encerramos en las miradas, él sabe que yo quiero verlo, a solas así que sale conmigo mientras voltea,  voy a estar de vuelta en un par de minutos, les dice.

Una vez que estamos fuera de su oficina, y fuera del alcance del oído de todos, me vuelvo hacia él bruscamente.

_ Necesito que me consigas una pintura de labios de color rojo brillante en este momento.

Sus cejas se alzan, porque es la cosa más extraña que le he pedido que me proporcione en los años que ha trabajado para mí, él asiente con mi petición, “sí señor” dice y entonces camina en dirección a su habitación. Esto me hace preguntarme qué más está guardando allí, pero esa es una de las razones por las que lo he contratado, porque él es capaz de hacer lo que se le pide y sin pensarlo dos veces. He estado pensando en dibujar un mapa en mi cuerpo donde Anastasia tenga límites y pueda tocar.  De esa manera puedo comprometerme un poco sin que ella se sienta completamente bloqueada o ella rompa mis límites duros. Me puedo comprometer a Anastasia, y sólo a ella.  

No Ordinary Love - Sade

 Taylor vuelve en menos de dos minutos con un lápiz labial. Lo destapo y veo que es un color rojo brillante tipo ramera no utilizado.   Asiento con la cabeza dándole las gracias y con mi cara impasible dejo que Taylor vuelva a su oficina a terminar su trabajo.

Regreso a la habitación de Anastasia y la encuentro tendida en su cama mirando en la computadora algo que debe ser fascinante para ella. Estoy en la puerta observando cuando ella se da cuenta que la veo.

_ ¿Qué estás haciendo? Pregunto suavemente, mi enojo anterior ya se ha ido.

El pánico cruza sus ojos por un instante y me pregunto si ella está comunicándose con alguna otra persona ¿Algún tipo tal vez? Trato con rapidez de sacar ese pensamiento de mi mente. Entro y casualmente me acuesto a su lado y miro a la pantalla de su Mac. El sitio web dice: Síntomas del Desorden de Personalidad Múltiple. Sólo hay una razón por la que ella está buscando eso. Pero no puedo dejar de burlarme.

_ ¿Estás en este sitio web por alguna razón en particular? Le pregunto a la ligera. Ella me mira de reojo para evaluar mi estado de ánimo. 

_ Investigo. Sobre una personalidad difícil.

La respuesta de ella de repente me da ganas de sonreír. Por alguna extraña razón, me hace feliz saber que ella está haciendo esfuerzos para entenderme. ¿Una personalidad difícil? Le pregunto

_ Mi proyecto favorito, responde ella de nuevo con una expresión impasible.

Yo no podía dejar de burlarme de ella pero no quiero que se sienta herida.

_ ¿Ahora soy un proyecto? Una actividad suplementaria. Un experimento científico quizá. Y yo que creía que lo era todo. Señorita Steele esta hiriendo mis sentimientos.

_ ¿Qué te hace pensar que eres tú? Pregunta.

_ Mera suposición, le digo.

_ Es verdad que tu eres el único jodido y volátil controlador obsesivo que conozco íntimamente, responde.

_ Creía que era la única persona que conocías íntimamente, le digo medio celoso.

_ Sí, eso también, contesta ruborizada.

_ ¿Has llegado a alguna conclusión? Ella se vuelve hacia mí y se me queda mirando.

_ Creo que necesitas terapia intensiva, dice medio en broma, pero viniendo de Anastasia podría ser verdad. Llego hasta ella y acaricio su mejilla con mis nudillos mientras cierra sus ojos y se inclina hacia mi toque por instinto. Su cabello cae en su cara y yo lo meto detrás de su oreja.

At Last - Etta James


_ Solo te necesito a ti Anastasia. Aquí. Y le entrego la barra de lápiz labial. Ella lo mira confundida y con el ceño fruncido. Ella abre la pintura y refleja en su cara que es un color que no le agrada.

_ ¿Quieres que me ponga esto? Chirría haciéndome reír.

_ No, Anastasia si no quieres no. No creo que te vaya ese color, agrego.

Luego me siento con las piernas cruzadas y saco mi camisa.

_ Me gusta tu idea de un mapa de ruta. Le digo mientras me mira con una expresión desconcertada. De zonas restringidas, le explico. Ella niega con la cabeza, tragando saliva, incapaz de creer que yo la dejaría hacer eso.

_ ¿Ah? Lo dije en broma, dice rápidamente.  

_ Y yo lo digo en serio, le digo determinado.

_ ¿Quieres que te las dibuje con este lápiz labial? Ella pregunta y me muestra el lápiz labial en la mano.

_ Eso es exactamente lo que quiero que hagas. Luego se lava.

Cuando le doy mi confirmación ella sonríe y su sonrisa se convierte en una dulce y maravillosa.

_ ¿Qué tal con algo permanente como un marcador?  

_ Si quieres algo más permanente, me podría hacer un tatuaje, le digo en broma.

_ ¡No! Sin tatuajes, dice riendo.

_ Muy bien, nos quedaremos con la barra de labios, digo felizmente.

Apaga su Mac y la pone a un lado, se ve divertida.

_ Ven, le tiendo la mano, siéntate encima de mí.  

Se quita sus zapatos y se arrastra sobre mí, yo estoy con mis rodillas dobladas. Es una posición muy sugerente si estuviéramos teniendo relaciones sexuales. Estoy encendido, pero también estoy preocupado. Ha pasado mucho tiempo desde que alguien me tocó. Elena por supuesto y siempre fue para castigarme. Anastasia sin embargo está radiante de emoción.

_ Pareces muy entusiasmada con esto, observo.

_ Estoy siempre ávida de información Sr. Grey y más si eso significa que vas a relajarte porque yo ya sabré donde están los límites, me  explica. No puedo creer que vaya a dejarla dibujar encima de mí con lápiz labial rojo brillante que dice “cógeme”. Bueno, no me importa la parte de “cógeme”, ¡pero con un lápiz de labios!  Estoy nervioso y todos los viejos temores y aprehensión vienen a la superficie, pero yo los saco fuera de mí con fuerza. Odio salir de mis reglas. Pero hacer esto, hará que la relación con Anastasia funcione, tengo que probar y mostrarle los límites. Me molesta que permitiera que Elena me tocara por castigo, cuando la mujer de la que estoy enamorado me quiere tocar por amor. ¡No puedo permitirme esto y quiero cambiar esta situación!   Está bien, tranquilízate... me recuerdo a mí mismo. Trago.

Is This Love - Whitesnake 

_ Abre el lápiz labial, le mando. Ella lo hace.

_ Dame la mano, le digo, pero con su entusiasmo Anastasia extiende la otra mano. El que tiene el lápiz labial, le digo poniendo los ojos en blanco.

_ ¿Me estás poniendo los ojos en blanco señor Grey? Pregunta.

_ Sí, sonrío.

Eso es muy maleducado, señor Grey. Yo sé de alguien que se pone muy violento cuando le hacen eso, dice con sarcasmo.

_ ¿Ah sí?  Le pregunto diabólicamente. Tomo su mano con el lápiz labial y de inmediato me incorporo. Es ahora o nunca. Tengo que hacerlo antes de que cambie de opinión. Mi corazón está palpitando como si está listo para despegar como un transbordador espacial. Tomo una respiración fuerte. Lo dejo salir y no pierdo el equilibrio.

_ ¿Lista? Le pregunto en voz baja, pero también es una pregunta que me hago a mí mismo en voz alta, asegurándome de que está bien que Anastasia me toque de esa manera.

_ Sí, ella susurra con voz igualmente baja para que coincida con la mía. Cierro los ojos y aspiro el olor femenino de Anastasia. Entonces los abro y la miro sin pestañear.  Poco a poco guío su mano hasta la curva de mi hombro.

_ Empuja, le digo y guío su mano desde la parte superior de mi hombro, hasta el hueco de mi brazo, después bajo hacia el lado de mi pecho, marcando el territorio en rojo.  Es una declaración de dónde debe parar y donde nunca debe cruzar, al igual que las fronteras de dos países hostiles. Uno de ellos es seguro y el otro es mortal. Mantengo la mano con un movimiento constante a pesar de mi nivel de ansiedad, y la hago detenerse en el fondo de mi caja torácica y luego cruzar por mi estómago. En este punto, la mano está demasiado cerca de mi zona de peligro, así que siento un poco de incomodidad y me tenso.   Algunos recuerdos horribles aparecen en mi mente. En pocas palabras, salgo de mi yo actual y me convierto en el niño desaliñado que fui. Veo la cara enojada del proxeneta y él inclinándose mientras sale el humo y el olor rancio de su boca. La bilis sube a mi garganta y me doy cuenta que estoy conteniendo la respiración. Entonces tomo una bocanada de aire limpio y aspiro el aroma de mi mujer rompiendo las imágenes del proxeneta. Trato de centrarme y mantener mi expresión en blanco con un mucho esfuerzo.

Love and Courage - Braveheart 

Aprieto los dientes forzando la mandíbula y la tensión se eleva a mis ojos, cuando apenas puedo susurrar…  y por el otro lado, le digo liberando su mano en ese momento.  

Ella sigue la línea de la misma forma en que la hemos hecho del lado opuesto. Mi pecho sube y baja en rápida sucesión tratando de tranquilizar a mi corazón que está dando bandazos como si se quisiera salir del pecho y yo estoy haciendo un esfuerzo titánico para mantenerme en calma. Cuando Anastasia termina ambas líneas de ambos lados de del frente de mi torso  finalmente dice “listo”  en un susurro.

_ No, no está, le contesto a su declaración. Y hago un trazo imaginario con mi dedo índice bajo la garganta, por mi cuello. A medida que hace la línea para conectar ambas rayas en mi torso, Anastasia me mira con asombro y devoción. Tengo que seguir adelante mientras tenga aguante. 
_ Ahora mi espalda, murmuro mientras me volteo y ella se baja de encima de mí. Le doy la espalda en la cama y sigo con  las piernas cruzadas.

_ Sigue la línea de mi pecho, y da toda la vuelta hasta el otro lado, le digo en voz baja, con la emoción apenas contenida. Siento el deslizamiento del lápiz labial en las fronteras peligrosas de mi “tocar” y no “tocar”. Mantengo mi cabeza gacha y mi cuerpo está rígido a punto de explotar. Mis dedos se encrespan y estoy apretado fuerte. Mis nudillos se ponen blancos como si saliera toda la sangre de mis manos. Después de lo que parece una eternidad, oigo el murmullo de Anastasia "terminado", dice en voz baja. Por fin puedo dejar a un lado la tensión y me relajo, giro hacia  ella para mirarla de nuevo.

_ Estos son los límites, le digo en voz baja. Mis ojos se dilatan con pasión pero también me siento más libre al saber que ella ya sabe en donde se encuentran mis límites. El miedo me abandona. Ella me mira con amor y asombro.

_ Me parece muy bien. Ahora mismo quiero lanzarme en tus brazos, susurra y me hace sonreír con malicia y extiendo mis manos hacia ella como una súplica.

_ Bueno señorita Steele, soy todo suyo, yo respiro expectante. Ella da un chillido de delicia, y se lanza a mis brazos hasta que me tumba en la cama. Con la mañana de mierda que he tenido, con su inquisición y finalmente este mapeo estresante, estoy dispuesto a perderme en Anastasia. Me siento eufórico de emoción y me volteo para quedar en la parte superior de ella.

Freak Me - Silk

Y ahora lo que habíamos dejado para otro momento,  respiro en su boca y reclamo sus labios.

¡Dios! ¡No recuerdo nunca querer algo tanto! ¡Vete a la mierda! ¡Yo siempre la quiero a ella mucho! Me dirijo a su boca entre besos, mordiendo su labio inferior. Sus dedos se enroscan en mi cabello y me tira con pasión, estamos listos para consumirnos y devorarnos. Ya he tenido suficiente por el día de hoy sin estar dentro de ella.

_ Todavía estás vestida, gimo y tiro de ella, arrastrándola hacia arriba, y quitándole su camiseta, antes de que pueda tomar una respiración completa y la tiro al suelo sin miramientos.

_ Quiero sentirte, digo con hambre contra su boca, y mis manos se mueven detrás de ella para desabrocharle el sujetador y con un movimiento rápido lo deshago y lo tiro al suelo.

Empujo a mi mujer sobre la cama, y me subo encima de ella y tomo su boca y sus senos. Ella clava sus dedos en mi pelo, y tira de él cuando capturo uno de sus pezones entre mis labios y chupo y jalo con mis labios. Ella grita en respuesta a las sensaciones de placer que van vibrando a través de su cuerpo, y los sonidos que me hace me encienden aún más.

_ Sí, nena déjame oírte, me quejo sobre su piel sensible.

Empiezo mordisqueando y chupando sus pezones con mis labios sensualmente y tirando del otro con los dedos. Ella se queja retorciéndose debajo de mí. Yo simplemente no puedo tener suficiente de esta diosa que es mi mujer. Yo la adoro con mi cuerpo. Le amaso sus pezones, tirando y chupando. Mi mano se mueve hacia abajo entre sus pechos, hasta su vientre haciendo paradas estratégicas, haciendo que se retuerza. Mi mano llega a sus pantalones y deshago el botón y bajo la cremallera, no puedo esperar meter mis dedos dentro de sus bragas y encontrar su sexo. Cuando meto lentamente dos dedos dentro de ella, ella sube su pelvis para encontrarse conmigo. Mis dedos simplemente se deslizan fácilmente dentro de ella porque está muy húmeda y yo jadeo emocionado.

_ Oh, cariño… le digo cuando me detengo y la miro fijamente a los ojos. Estás tan mojada para mí, apenas y puedo pronunciar.

_ Te deseo, murmura.

Su declaración es mi perdición y mis labios cubren los de ella con hambre por ella, quiero fusionarnos, sentirla, y sentir su necesidad y su deseo por mí. ¡Necesito saber que estamos bien! ¡Necesito saber que me quiere solo a mí! ¡Tengo que estar dentro de ella ahora mismo! Me levanto, y saco sus pantalones vaqueros junto con sus bragas, y los echo al suelo. Ella está completamente desnuda. ¡Solo mía! El pensamiento de saber que nunca nadie la ha visto de esta manera eleva el nivel de propiedad que siento por ella. La miro con ojos ávidos fijos en los de ella. Tomo un paquete de condones del bolsillo de mis jeans y se lo tiro a Anastasia mientras se saco mis vaqueros y mis boxers.

Anastasia rasga el paquete cuando me acuesto a su lado. Ella me mira a los ojos y con manos temblorosas pone el condón en mi longitud. Le agarro las manos y ruedo sobre mi espalda queriendo que ella esté en la parte superior. 

_ Tú encima, le ordeno y la pongo a horcajadas sobre mí. Quiero verte, le digo. Es un gran giro ver a mi mujer preparase para el placer y de su placer me hago cargo yo. Y es una situación que alimenta mi posesión sobre ella, poniéndome más caliente y perder el sentido por ella.

Me guío hacia ella y la envaino con cada centímetro de mi polla, hundiéndome hasta sus profundidades, llenándola hasta sus límites. Todas mis sinapsis están en llamas y cada célula de mi polla está alerta con una sensación que me hace exhalar y tomo una gran bocanada de aire para dar cabida a la necesidad. Cuando Anastasia está encima de mí, me posee, y yo también quiero poseerla, sexualmente, emocionalmente y mentalmente. ¡Ella es completamente mía! Siento como su vagina aprieta alrededor de mi polla, caricias de terciopelo van y vienen. Y Yo de pronto entro de golpe, con fuerza, empujando, haciéndola gritar y gemir de placer. ¡Dios me está volviendo loco!

_ Eso es, nena, siénteme, le digo con voz tensa. ¡Yo la poseo en este momento! Estoy dentro de ella, íntimamente conectado en cuerpo y alma. ¡Yo Jamás había hecho esto con nadie! Lo más delicioso de las vainillas. ¡Puedo vivir con esto! Anastasia mueve su cabeza hacia atrás mientras sube y baja con los ojos cerrados. Yo estoy perdido viéndola como se deleita con mi cuerpo. Abre los ojos y baja la vista hacia mí, que solo estoy hecho llamas, escalando y escalando.

_ Mí Ana… le susurro posesivamente.

_ Sí… dice ella jadeando, siempre...

Cuando Anastasia está consiente que me pertenece, no puedo dejar de lanzar un quejido en voz alta. ¡Esto es el cielo puro! Mis instintos hacen que eche mi cabeza hacia atrás cerrando los ojos con un intenso placer y siento como Anastasia se viene en un fuerte orgasmo y me arrastra con ella hasta mi propia liberación.

_ ¡Oh nena! apenas puedo decir mientras la tengo sujeta fuertemente por las caderas y me dejo ir. Ella cae exhausta en mi pecho y yo la mantengo inmóvil entre mis brazos. 

Cuando bajamos de nuestras alturas, Anastasia sigue metida entre mis brazos con la cabeza situada en mi zona prohibida. Pero, de alguna manera, como los dos estamos experimentando las secuelas de nuestro éxtasis, jadeando y tratando de recuperar el aliento, no me preocupa que esté en mi pecho. Termino por alisarle su cabello y pasar la mano por su espalda para relajarla.

_ Eres tan hermosa, murmuro.

Ella levanta la cabeza y me mira con incredulidad como si lo que digo es una loquera. No dudes de mí nena. Frunzo el ceño y me siento rápidamente y paso mis brazos alrededor de su cintura y estamos cara a cara.

_ Tú eres hermosa, le digo enfatizando.

_ Y tú eres increíblemente dulce a veces, dice besándome suavemente.

Yo la levanto y con facilidad salgo de ella y ella se queja. Soy demasiado grande y ella está demasiado apretada. Me inclino hacia delante y la beso. Anastasia es tan inocente, seductora y hermosa. Ella es irresistible para mí. Tengo una sed insaciable por ella.

_ No tienes idea de lo atractiva que eres, ¿verdad? Le pregunto y la incredulidad vuelve a cruzar su cara.  

_ Todos esos chicos que te persiguen, ¿no es indicio suficiente para ti?

_ ¿Chicos? ¿Qué chicos?  Me pregunta incrédula.

_ ¿Quieres la lista? Pido con el ceño fruncido. ¿Es tan obtusa para no darse cuenta de lo que está pasando a su alrededor? El fotógrafo, está loco por ti, ese chico de la ferretería, el hermano mayor de tu compañera de cuarto. Tu jefe, le digo final y amargamente. A los otros los puedo mantener alejados de ella, pero éste último hijo de perra, ya me dijo que la va a tener ocho horas al día a su alrededor y ella estará obedeciendo cada mandado que él le dé. ¡Estoy loco de celos! La idea de que estoy haciendo concesiones para darle más espacio libre y que algún hijo de puta se le acerque, me quema y sé que ese cabrón está deseando entrar en sus bragas, deseando lo que es mío.

_ Oh, Christian, eso no es cierto, dice ella.

_ Créeme. Te desean. Quieren lo que es mío, le digo con fervor. Yo la atraigo hacia mí y ella eleva sus brazos envolviéndolos alrededor de mi cuello y mete sus manos en mi pelo.

_ Mía, le digo posesivamente.   

I’m Yours - Jason Mraz

¡Ella no tiene idea de lo que siento! No tiene idea de que lo soy capaz de hacer para mantenerla a mi lado y sacar del camino a todos los desgraciados que se quieran atravesar entre nosotros. Tengo que luchar mucho. Lo que es mío, es mío. Y ella, su cuerpo y su alma me pertenecen. Ella me da una mirada tranquilizadora.

_ Sí, tuya, me dice con una sonrisa y eso me tranquiliza.

_ La línea sigue intacta, murmura y traza con su dedo índice la marca que está en el hombro. Está muy cerca de la zona prohibida así que me pongo rígido inmediatamente, temiendo que ella fuera a saltar la frontera. Parpadeo para tratar de lanzar el miedo a un lado.

_ Quiero explorar, dice y me confunde.

_ ¿El departamento? Pregunto.

_ No. Pensaba en el mapa del tesoro que he dibujado en tu cuerpo, dice ella. Yo sé que muere por tocarme con anhelo. Mis cejas se levantan con sorpresa y me siento inquieto, inseguro, temeroso aún. Ella puede ser muy persuasiva. Frota su nariz contra la mía.

_ ¿Y qué implicaría eso exactamente, señorita Steele? Le pregunto. Ella levanta su mano hacia mi hombro, hacia la frontera entre la zona de seguridad y la zona prohibida y para mi alivio solo pasa sus dedos por mi rostro con una dulce caricia que me hace cerrar los ojos. Sus dedos se alcanzan sobre mis labios y yo capturo su dedo índice y lo muerdo suavemente.

_ Ay, dice ella haciéndome sonreír y gruñir.

_ Está bien, asiento; libero su dedo, pero sigo aprensivo. Han pasado años desde que alguien me ha tocado así, y nada de eso fue agradable. Pero cuando ella sostiene su mano vacilando, yo digo "Espera" me inclino y la levanto para poderme quitar el condón y tirarlo al piso sin inconvenientes.  

_ Odio estas cosas. Tengo muchas ganas de llamar a la Dra. Green para que venga y te ponga una inyección, le digo y pienso que eso es lo que haré.

_ ¿Tú crees que la mejor ginecóloga de Seattle va a venir corriendo?

_ Puedo ser muy persuasivo, murmuro mientras meto suavemente su cabello detrás de la oreja. Se ve tan hermosa. Su nuevo corte de pelo la hace ver elegante. Franco ha hecho un gran trabajo en tu cabello. Me gustan estas capas.

_ Deja de cambiar de tema, dice ella.

Subo mis rodillas y la pongo de nuevo a horcajadas sobre mí, ella coloca sus piernas a ambos lados de mis caderas. Me recuesto sobre mis brazos completamente rendido, aunque con mucha aprensión todavía.

_ Toca donde quieras, le digo tratando de ocultar mi nerviosismo.

Ella bloquea si mirada con la mía y baja la mano con la clara intención de tocarme. Sus dedos pasan por la línea del pinta labios sobre mis abdominales y la proximidad de sus dedos en la zona prohibida me hace estremecer involuntariamente y ella se detiene de inmediato.

Al darse cuenta de lo difícil que es para mí, ella decide no hacerlo.

_ No es necesario que lo haga, susurra.

_ No, está bien. Sólo hace falta un poco de... le digo tratando de calmar mi respiración tratando de ajustarme. Nadie me tocó durante mucho tiempo, murmuro.  

My Touch / I’m Yours - The Scripts

_ ¿La señora Robinson? Ella deja escapar. Sé que el tema es duro para ella, así que mi única respuesta es un movimiento de cabeza. Además Elena no me tocaba sino para castigarme.

_ No quiero hablar de ella. Nos amargaría el día. Ella es celosa en lo que se refiere a Elena, pero no hay nada que pueda hacer para cambiar eso. Mi pasado es parte de mí, pero estoy muy contento de que ella no tiene uno. Ni siquiera puedo manejar cuando algún hombre se le acerca. Me volvería loco si supiera de algún hombre que la haya tocado o la hayan amado como yo lo hago.

- Yo no tengo ningún problema, dice ella. ¡Dios! Esa es la exageración del siglo.

_ Sí lo tienes Ana. Te sulfuras cada vez que la menciono. Mi pasado es mi pasado y eso es así. No puedo cambiarlo. Tengo suerte de que tú no tienes pasado, porque si no fuera así me volvería loco.

Lo cual es extraño para mí sentir esta fuerza, porque he tenido quince sumisas diferentes y cada una de ellas tuvo un pasado. Realmente nunca me importó. Pero con Anastasia, todas las apuestas están apagadas. Me preocupo por todo lo que ha hecho, por lo que está haciendo, o por lo que lo hará. Me pone loco de celos y me convierto en el fanático del control más grande que existe cuando se trata de ella.

_ ¿Te volverías loco? ¿Más que ahora? Me dice sonriendo. Loco por ti, le susurro.     

Crazy For You - Madonna

Y esa es la verdad. Voy a hacer cualquier cosa por ella para mantenerla en mi vida de cualquier manera.

_ ¿Quieres que llame al Dr. Flynn? Me pregunta en burla. ¿En serio?

_ No creo que eso sea necesario, respondo con sequedad.

Ella se mueve un poco hacia atrás y dejo caer mis piernas para darle espacio. Ella está gloriosamente desnuda encima de mí, sus pechos son perfectos montículos turgentes que se mueven en sincronización con sus movimientos. Le doy gracias a todos los dioses del universo porque me enviaron a esta mujer perfecta para mí.  Ella coloca sus dedos hacia atrás en mi estómago de nuevo, y poco a poco se va a la deriva a través de mi piel prestando atención a permanecer fuera de las fronteras. Mientras tanto, mi corazón está como las alas de un colibrí, persiguiendo algo y no puede salir de mi pecho, estoy con una mezcla de miedo, temor y emoción.

_ Me gusta tocarte, susurra mientras desliza sus dedos hasta mi ombligo en mi feliz camino. ¡Así se habla! Mi polla da espasmos por la atención de sus dedos acercándose con anticipación. Mis labios se separan y mi respiración cambia a una de sensualidad y finalmente comienza mi erección dando saludos a la atención de Anastasia.

_ ¿Otra vez? Murmura sorprendida.

I Want Your Sex - George Michael
  
_ Oh, sí, señorita Steele, otra vez, le digo dando mi sonrisa salaz. Esta vez ella se rueda por debajo de mí y yo saco un condón de la gaveta de mi mesa de noche y me lo pongo de inmediato. Mi erección se posa entre las flores de su sexo y yo juego con ella meciéndome en su contra, hacia atrás, hacia delante. Su piel está caliente como si hubiera sido lamida por el fuego. Empujo mis piernas entre las de ella y las abro, me voy metiendo entre sus pliegues lentamente y ella levanta la pelvis para darme la bienvenida. Y me sorprende cuando pone las manos en mi trasero y lo aprieta duro y me atrae hacia ella hasta que estoy dentro hasta la empuñadura.

_ Por aquí puedo tocar… me dice con una risa lujuriosa y continuamos nuestro tango en la cama hasta que ambos estamos completamente agotados.

Spanish Tango - Mask of Zorro

Después de un relajado y apasionado sábado en la tarde, dejo a Anastasia en su habitación para acomodarse para el evento, hago mi camino de regreso para tomar una ducha. Mi mente está constantemente pensando en ella. Estoy conmocionado y sorprendido por la concesión que hice por ella, e igualmente encantado con los resultados. Hemos cruzado un gran obstáculo.

Llego a mi cuarto de baño y compruebo ante el espejo que necesito un afeitado. Así que realizo esa tarea y me voy a encender la ducha de agua caliente, entro y disfruto de la cascada de agua que cae y trato de limpiar toda la pila de mierda emocional que he cargado en mi vida. Es como si hubiese prendido un chip esta tarde con Ana. Me alegra que ella se dé cuenta de lo difícil que es para mí acceder a su toque. Ella nunca me defrauda, es como un ángel caído del cielo.  No hice mucho hoy, pero es algo. Trato de hacer todo rápidamente porque hay un tesoro que me está esperando en la otra habitación. Tomo una toalla de felpa del calentador de toallas, y me seco. Voy a mi armario y elijo el traje que voy a usar esta noche. El evento exige traje formal y negro, así que elijo mi esmoquin negro. Me pongo una camisa blanca impecable después de ponerme mis boxer y los pantalones. No necesito ponerme mi corbata ahora, por lo que dejo el cuello de mi camisa abierto. Me miro en el espejo. La parte de arriba de mi pecho sigue con la línea roja visible, incluso después de unos polvos en la cama con Ana, una ducha y un secado. Sonrío. Tengo un plan malicioso y erótico para darle vida a esta noche. Hacer con mi novia  juegos sensuales será la guinda del pastel.

Passion del Tango

Voy al aparador y la abro. Agarro la pequeña caja que he guardado desde el sábado pasado y mirándola emocionalmente, lo pongo en mi bolsillo.

Entonces hago mi camino hacia mi cuarto de juegos y abro la puerta. Camino directo hasta los cajones en donde guardo los juguetes que he comprado para usar con Anastasia.

_ ¡Ajá! Ahí están... digo cuando tomo lo que estoy buscando. Con una sonrisa en mi cara, cierro la puerta de la sala de juegos, y le paso la llave. Me voy de regreso a la habitación de Ana y cuando entro se me escapa el aliento y mis pulmones sueltan un silbido con lo que estoy viendo. Ella está en un corsé negro con adornos de filigrana de plata en bragas negras que combinan con su corsé. También se puso las medias de seda que llegan hasta sus muslos. Ella se agacha y recoge más bien con gracia su vestido. Siento como me sube un fuego con la increíble vista que tengo frente de mí. No puedo moverme, estoy sorprendido con lo hermosa y sexy que se ve, estoy vorazmente hambriento de ella. Ella siente mi presencia y se vuelve hacia mí sonrojándose. 

_ ¿Puedo ayudarlo, señor Grey? Supongo que hay algún propósito en su visita aparte de mirarme embobado... dice.

_ Estoy disfrutando bastante de la visión Anastasia, gracias, murmuro mientras mis ojos comienzan a evaluarla en su diminuta ropa interior, ¡Santo Dios, es exquisita! Recuérdame enviar una nota personal de agradecimiento a Caroline Acton, digo y ella frunce el ceño inmediatamente al escuchar el nombre de una mujer.

_ La asesora personal de compras de Neiman, le digo al responder a su pregunta no formulada.

_ Ah…

_ Estoy realmente anonadado, le digo.

- Ya veo.  ¿Qué quieres Christian? Me pregunta en una voz de indiferencia.

Sonrío y mi sonrisa se agranda cuando  meto la mano en mi bolsillo y saco las bolas de plata. Ella se detiene en seco y me mira como si yo quisiera azotarla de inmediato. Bueno, no es que no quisiera hacer esas cosas, pero debo contenerme con las nalgadas. Yo, sin embargo quiero subir hacia los ángeles durante el evento de caridad después de que extraiga las bolas fuera de ella.

Tonight - Enrico Iglesias ft. Ludacris

_ No es lo que piensas, digo rápidamente. No quiero asustarla.

_ Acláramelo, susurra.

_ Pensé que podrías usarlas esta noche, le digo.

_ ¿Para este evento?

Asiento con la cabeza y mis ojos se oscurecen con anticipación.

_ ¿Me pegarás después? ¡Por supuesto que no!

_ No, le respondo en voz baja y su cara  cae en decepción por lo que me hizo gracia.

_ ¿Eso es lo que quieres? Pregunto.

Ella traga. Está indecisa y eso no es bueno. Ese es un territorio que no estoy dispuesto a entrar.

_ Bueno, tranquila que no voy a tocarte de ese modo, aunque me ruegues, le digo.

Ella continúa mirándome.

_ ¿Quieres jugar a este juego? Pregunto mostrándole las bolas, tentándola. Siempre te las puedes quitar si es mucho para ti,  le digo tratando de convencerla de que esté de acuerdo.

Ella me mira de arriba a abajo, y yo sé  que le gusta lo que ve.

_ Está bien, ella está de acuerdo.

_ Buena chica, le digo sonriendo. Ven acá y te las colocaré cuando te hayas puesto los zapatos, le contesto. Se verá hermosa cuando se los ponga, pero lo más importante es que la van a elevar varios centímetros y esto me dará un fácil acceso a su sexo.

Sostengo con mi mano a Anastasia, para que ella calce los sexy zapatos Christian Louboutin que tienen unos tacones de cinco pulgadas más o menos. La tomo de la mano y la llevó a la cama y camino hasta la esquina de la habitación y agarro la única silla que hay y lo pongo al lado de la cama. Al girar el respaldo de la silla a la cama, me pongo delante de ella.

_ Cuando yo te haga una señal, te agachas y te agarras a la silla. ¿Entiendes? Le pido con un deseo cargado.

_ Sí, ella respira.

_ Bien, ahora abre la boca, le digo y cuando ella lo hace, deslizo mi dedo índice en ella.

_ Chupa, le digo para sorprenderla. Entonces meto las bolas en mi boca y ella me chupa el dedo duro… es como si prendiera la mecha de mi deseo por ella, se me hace agua la boca y con eso puedo lubricar las bolas con rapidez. Cuando trato de retirar mi dedo, ella me muerde. ¡Ninguna sumisa se hubiese atrevido a hacer esto jamás! Y eso es lo que me encanta de ella, nunca sé qué va a hacer o decir. ¡Mi chica traviesa! Sacudo la cabeza para recuperar el control porque si no, soy capaz de follarla ahora mismo. Asiento con la cabeza, y ella se agacha agarrándose de los lados de la silla. Mientras ella se agacha, las curvas redondas y perfectas de su trasero se me presentan de la manera más deliciosa. Muevo sus bragas a un lado y deslizo lentamente el dedo lubricado dentro de ella, dando vueltas y haciendo que se produzca la lubricación natural en el interior de su sexo. Mi dedo se desplaza por todos los lados de sus paredes en la vagina, girando en un solo ritmo.   Ella gime de placer. Ella está perfectamente mojada.

Finalmente retiro mi dedo e inserto una bola a la vez empujándolas en su interior. Una vez que están en la posición correcta, devuelvo las bragas a su lugar y me inclino para besar sus nalgas. Paso mis manos por sus piernas de los tobillos a los muslos y beso la parte superior de cada uno de ellos.

_ Tienes unas piernas hermosas y exquisitas señorita Steele, murmuro con adoración. Me paro detrás de ella y la agarro por las caderas y tiro de ella hacia mi erección que comenzó apenas entré a la habitación y la vi tan despampanante. ¡Estoy tan excitado que duele!

_ Tal vez te tome de esta manera cuando lleguemos a casa, Anastasia. Puedes pararte, le digo. Una vez que ella se pone de pie, me inclino y beso sus hombros.

Una vez que está de espaldas a mí, la rodeo con un brazo y con la otra mano le muestro la caja que tengo en mi bolsillo.


_ Compré esto para que usaras en la gala del sábado pasado, le digo mientras le muestro una pequeña caja roja de Cartier. Pero me dejaste… casi me ahogo con las palabras. Espero un segundo para que desaparezca mi voz ahogada. No tuve la oportunidad de dártelos. Así que esta es mi segunda oportunidad, murmuro en voz baja, tratando de tragar y enterrar el dolor que había sufrido por su ausencia y esperando que no rechace este regalo.

Anastasia toma la caja y la abre. Hay un par de pendientes de gota con cuatro diamantes en cada uno, uno en la base, y luego un espacio, luego tres diamantes perfectamente espaciados colgando uno tras otro. Son simples con una sutil elegancia.

_ Son preciosos, susurra Anastasia. Gracias.

Me relajo por la tensión que no sabía que estaba sosteniendo y beso su hombro.

_ ¿Llevarás el vestido de satén de plata? Le pregunto

_ Sí. ¿Está bien? Pregunta.

_ Por supuesto. Dejaré que te prepares, le digo manteniendo la viril dignidad que me queda sin ahogar mis palabras delante de ella.

Hago mi camino de regreso a mi habitación para atarme la corbata de lazo negro  y ponerme la chaqueta de mi traje negro para la cena. Salgo y Taylor está esperando para darle información de cómo proceder esta noche.


_ Señor, todo el mundo está listo esperando sus órdenes. Asiento con la cabeza. 

_ Diles que vengan aquí.

Taylor regresa con Reynolds, Ryan, y Sawyer.

_ Estamos asistiendo a un evento de caridad esta noche en la casa de mis padres. Habrá un montón de invitados de alto perfil. Va a ser un baile de máscaras, así que puede ser casi imposible identificar a la persona detrás de la máscara por supuesto a menos que se la quite. Necesito que sean discretos, pero extremadamente vigilantes. Taylor y Sawyer, estarán vigilando a la señorita Steele en todo momento. Yo voy a estar con ella toda la noche, eso es en caso de que nos separemos en algún momento. Si alguien se acerca a ella y no estoy, deben comunicármelo. No me importa quien sea. La única excepción es mi familia, pero incluso si está con ellos y notan alguna expresión de angustia en su cara, me avisan.

_ Sí señor, responden Taylor y Sawyer al mismo tiempo.

Entonces me dirijo a Ryan y Reynolds.

_ Ryan Reynolds ustedes son responsables de perseguirme y asegurar los perímetros… les digo mientras veo que los hombres levantan la mirada y se quedan casi sin aliento. Sé que mi mujer debe estar detrás de mí, ella es la única que puede lograr eso en los hombres y no se da cuenta. Me doy la vuelta y mi boca se seca cuando la veo. Ella está de pie junto a la entrada con el pelo cayendo en ondas suaves alrededor de su cara, derramando sobre su hombro y sus pechos. Un lado de su pelo está escondido detrás de la oreja revelando inteligentemente uno de los pendientes. Su maquillaje es sutil y natural. Esta hermosa metida en ese vestido que abraza todas sus curvas a la perfección, como si alguien lo derramó encima de ella. Se ve mucho más alta con los tacones de aguja.  

Dejo mis palabras en el aire y simplemente me voy directo hacia ella como si fuera mi sol que me está llamando. Tomo todo de ella, mirándola con admiración y beso su cabello.

The Way You Look Tonight - Frank Sinatra

_ Anastasia te ves impresionante, es todo lo que puedo pronunciar. Ella se sonroja por el cumplido en frente de nuestro equipo de seguridad.

_ ¿Te gustaría una copa de champán antes de salir?

_ Por favor, murmura, ansiosa. Asiento con la cabeza a Taylor, para que se dé cuenta de lo son los responsables y él entiende y se lleva a los otros hombres con él.

Camino a la nevera y tomo una botella de champán.

_ ¿Ese es el equipo de seguridad? Anastasia pregunta medio interesada, medio aturdida.

_ Protección personal. Están bajo el mando de Taylor, que también está entrenado para ello,  le digo mientras le entrego una copa de champaña.

_ Él es muy versátil, observa.

_ Sí, lo es, sonrío. No puedo creer lo impresionante que se ve. Si no es porque tenemos muy poco tiempo, la llevaría a la habitación y me la follara hasta el domingo. Estás adorable Anastasia. Salud.

_ ¿Cómo te sientes? Le pregunto al recordar que las bolas están en su interior.

_ Muy bien, gracias, dice sonriendo dulcemente, ignorando por completo lo que quiero decir. Sé el juego que está jugando y su reacción me hace sonreír.

_ Toma, vas a necesitar esto y le entregó una bolsa de terciopelo que contiene la máscara. Ábrela, le digo mientras me tomo un sorbo de champagne. Mete la mano en la bolsa y saca una máscara plateada con una pluma azul cobalto en el penacho que corona la cima. Ella está fascinada con la máscara en la mano.


_ Es un baile de máscaras, declaro con indiferencia.

_ Ya veo, dice mirando a la filigrana de plata grabada alrededor de los ojos.

_ Esto realzará tus maravillosos ojos Anastasia. Ella me sonríe tímidamente.

_ ¿Llevarás una? Pregunta.

_ Por supuesto. Tiene una cualidad muy liberadora, digo levantando una ceja.

Entonces recuerdo que quería mostrarle la biblioteca sabiendo lo mucho que le gusta la lectura.

_ Ven. Quiero mostrarte algo, y le tiendo la mano llevándola por el pasillo hasta la puerta a un lado de las escaleras. La biblioteca tiene aproximadamente el tamaño de mi sala de juegos y tiene los estantes llenos de libros desde el suelo hasta el techo. En el centro de la sala, hay una mesa de billar de tamaño completo, que está iluminada por una lámpara de Tiffany en forma de prisma triangular.

_ ¡Tienes una biblioteca! Chirría Anastasia con asombro.

_ Sí, Elliot la llama “el salón de las bolas”. El apartamento es muy espacioso. Hoy cuando mencionaste lo de explorar me di cuenta de que no te lo había enseñado.  No tenemos tiempo en este momento, pero pensé que por lo menos debía mostrarte esta sala, y puede ser que en un futuro no muy lejano, te desafíe a una partida de billar.

Ella me sonríe.

_  Cuando quieras, dice alegremente.

_ ¿Qué? Pregunto con gracia. ¿Acaso piensa que me va a ganar?

_ Nada, dice rápidamente. Oh, ella está ocultando algo. Estrecho mis ojos en ella.

_ Bueno, tal vez el doctor Flynn pueda descubrir tus secretos. Lo conocerás esta noche, le revelo.

_ ¿El charlatán caro? Pregunta sorprendida.

_ El mismo. Se muere por conocerte.

_ Vamos, no tenemos tiempo. Tenemos que salir, le digo.

Anastasia y yo vamos en la misma camioneta con Taylor y Sawyer. Nos sentamos en la parte trasera y yo sostengo su mano con la mía. Paso suavemente mi pulgar en sus nudillos, me encanta acariciarla. Entonces me doy cuenta de que está retorciéndose en su asiento, mordiéndose el labio, apenas se contiene a sí misma. Cruza las piernas para detener el movimiento de las bolas de plata en su interior.

_ ¿De dónde sacaste la barra de labios? me pregunta en voz baja.

_ Taylor, digo señalando hacia el frente. Ella se ríe y de pronto suelta un “oh” y se muerde el labio. Sé que son las bolas en movimiento, es una sensación abrumadora, ella está tratando de comprimir el deseo que está creciendo en ella. Le sonrío con los ojos perversamente brillantes.

_ Relájate, le digo calladito, si es demasiado…  y mi voz se apaga. Se las puede quitar una vez lleguemos a casa de mis padres. Suavemente le tomo la mano y le doy un beso  en cada uno de sus nudillos suavemente y luego chupo suavemente la punta de su dedo meñique. Yo sé que esto está apretando en todos los lugares correctos y la sensación en ella va creciendo. Ella cierra los ojos no sé si para reprimir o disfrutar de la sensación. Cuando los abre de nuevo, ella me mira con atención. La quiero y la deseo, pero no hay nada que pueda hacer en este momento. Ella me sonríe haciéndome sonreír a su vez.

All I Want is You - U2

_ Entonces, ¿Qué nos espera en este evento? Pregunta

_ Lo de siempre. Yo sonrío con cariño y beso su mano de nuevo. Mucha gente exhibiendo su dinero. Subasta, rifa, cena, baile, le digo sonriendo.

_ Pongámonos las máscaras, le digo cuando estamos haciendo la fila en el sendero que nos llevará a la mansión Grey.  Ella se ve hermosa y no me gustaría que otros hombres pongan sus ojos en mi mujer que se ve increíblemente impresionante.

Taylor se detiene en la entrada y un ayudante abre mi puerta y  Sawyer salta y abre la puerta de Anastasia.

_ ¿Lista? Le pregunto.

_ Más que nunca, responde.

_ Te ves hermosa, Anastasia, digo besándole la mano.



Rodeo a Ana con mi brazo posesivo, quiero que todo el mundo sepa que viene conmigo. Hay dos fotógrafos tomando fotos a todos los invitados que llegan.

_ ¡Señor Grey! Uno de los fotógrafos me llama, asiento cuando me reconoce y pongo a Anastasia más cerca de mí.

_ ¿Dos fotógrafos? Pregunta.

_ Uno para el Seattle Times y el otro para tener un recuerdo. Luego podremos comprar una copia, le explico. Una vez que caminamos a través de los invitados están los mesoneros con bandejas llenas de copas de champán. Tomo dos y le paso una a Ana. Ella toma la de ella con gratitud.

Nos abrimos paso hacia una gran pérgola blanca adornada con faroles de papel más pequeños. Luego está la pista de baile cuadrada con entrada por tres lados. En cada entrada hay una gran escultura de hielo de cisnes. La última parte de la pérgola está ocupada por un cuarteto de cuerda. La llevo entre los cisnes hacia la pista de baile, junto con otros invitados.

La casa de mis padres está a la orilla del Sound y en la parte lateral del jardín está una gran carpa blanca con mesas y sillas dispuestas formalmente.

_ ¿Cuántas personas van a venir? Ella me pregunta.

_ Pienso que unas trescientas. Vas a tener que preguntarle a mi madre, le digo sonriéndole.

_ ¡Christian! Oigo que alguien me llama. Y sé quien es antes de que sus brazos se lancen alrededor de mi cuello. Es mi hermana Mia. Ella está en un elegante, vestido de color rosa pálido, con una máscara veneciana que combina. Mia  luego se vuelve hacia Anastasia y la saluda.

_  ¡Ana te ves preciosa! Dándole un rápido abrazo. Tienes que venir a conocer a mis amigas. Ninguno de ellos puede creer que Christian finalmente tiene una novia, ella dice entusiasmada.

Anastasia me lanza una mirada de pánico rápida y yo me encojo de hombros sabiendo que mi hermana es imposible, y ella va a salirse con la suya. Mia lleva a Anastasia a un grupo de cuatro mujeres jóvenes y se las presenta. Estoy de pie en mi lugar, esperando que Mía deje a Anastasia, pero en el grupo me doy cuenta que está Lily, una amiga de Mía que para mí es insoportable.  Seguro saldrá con uno de sus sarcásticos comentarios y tengo que salvarla. Envuelvo mis manos alrededor de su cintura.

_ Señoritas ¿podría recuperar a mi acompañante por favor?

_ Encantada de conocerlas, dice Anastasia.

Luego se vuelve hacia mí y me dice en voz baja ¡Gracias! Cuando ponemos una distancia entre nosotros y las mujeres.

_ Vi que Lily estaba con Mia. Es una persona horrible, le digo.

_ Le gustas, dice ella a secas.

_ Bueno, el sentimiento no es mutuo. Ven, déjame presentarte a algunas personas, y en la próxima media hora, la llevo a conocer a políticos, actores de Hollywood, directores generales y médicos. Sigo de cerca a su lado y oigo como una persona comienza una conversación con ella.

_ ¿Así que usted trabaja en SIP? He oído de una adquisición hostil.

_ Sólo soy una humilde empleada  señor Eccles. Yo no sé nada de esas cosas, ella responde inteligentemente. Yo no digo nada, pero sonrío a Eccles blandamente.

_ ¡Damas y caballeros! Anuncia el maestro de ceremonias con una máscara de arlequín blanco y negro. Por favor, tomen asiento. La cena está servida.

Tomo la mano de Anastasia y seguimos a través de la gran carpa. Hay tres grandes lámparas que crean destellos de colores del arco iris. Después de verificar nuestros asientos, nos dirigimos a nuestra mesa, ya mi madre y Mía están allí conversando con un joven. Cuando mi madre nos ve se levanta para saludarnos. Ella está en un vestido verde menta y una máscara veneciana.

_ ¡Ana que gusto volver a verte! Le dice.

_ Madre, digo y la saludo con rigidez y le doy un beso en ambas mejillas.  

_ ¡Ay Christian qué formal! me regaña.

_ Ven, tus abuelos están aquí, ella dice mientras se van acercando a nuestra mesa. Mis abuelos están siempre exuberantes y juveniles.

_ Abuela, abuelo, me gustaría presentarle a Anastasia.

Mi abuela se pone blanca como el arroz cuando la conoce.  

_ ¡Oh, por fin ha encontrado a alguien, que encantadora y tan bonita! Bueno, espero que lo conviertas en un hombre decente, dice con excesiva efusión, avergonzando a Anastasia.

_ Madre, no incomodes a Ana, dice mi madre.

_ No hagas caso a esta vieja chocha querida, ella piensa que porque es vieja tiene un derecho dado por Dios para decir las tonterías que se le vienen a la cabeza, dice mi abuelo.

_ Ana, este es mi acompañante, Sean, Mia presenta a su cita. Él a su vez le da a Anastasia una amplia sonrisa ya adoptada por todo hijo de puta que la ve, aún cuando anda con mi hermana. Sólo quiero borrar esa sonrisa de su cara y sus ojos están evaluando a mi novia.

_ Encantado de conocerte, Sean, dice Anastasia. Le doy la mano evaluándolo. Cuando todos asumimos nuestros puestos en la mesa, oímos la voz de mi padre por los altoparlantes que está en el escenario y la pequeña charla que nos rodea se detiene. 

_ Bienvenidos damas y caballeros, a nuestro baile benéfico anual. Espero que disfruten de lo que hemos preparado para ustedes esta noche y que escarben en sus bolsillos para apoyar nuestro fantástico equipo de Afrontarlo Juntos.  Como saben esta es una causa a la que estamos muy vinculados y que tanto mi esposa como yo apoyamos de todo corazón.

Él, por supuesto, está hablando de mí. Comenzaron esta caridad un par de años después que me adoptaron. Anastasia me mira nerviosamente entendiendo el significado que está detrás de esta caridad, y le doy una sonrisa genuina. En cierto modo, es liberador saber que Anastasia conozca un poco más de mí.

_ Voy a dejarlos ahora con nuestro maestro de ceremonias, por favor tomen asiento y disfruten, termina y hace su camino de regreso a nuestra mesa. Cuando mi papá llega a nuestra mesa, nos saluda, y saluda a Ana con un beso en ambas mejillas, esta reacción la toma por sorpresa a ella y a mí. Me siento feliz de que a toda mi familia le guste Anastasia. No soy solo yo. Ella es una chica adorable.

_ Me alegro de verte de nuevo, Ana, murmura.

_ Damas y caballeros, por favor escojan quien presidirá su mesa, dice el Maestro de Ceremonias.

_ Yo, yo, yo grita mi hermana Mía, dando saltos como un niño. Siempre quiere estar a cargo, un rasgo de carácter Grey supongo. 

_ En el centro de la mesa se encuentra un sobre. Continúa el maestro de ceremonias. ¿Serían todos ustedes tan amables de sacar, pedir, tomar prestado, o si es posible robar un billete de la mayor cantidad posible y colocarlo dentro del sobre? Vamos a necesitarlos más adelante, anuncia.

El rostro de Anastasia cae. Cavo en mi billetera y saco dos billetes de cien dólares.

_ Toma, le digo entregándoselos a Anastasia.

_ Te pagaré de vuelta, susurra. ¿Qué carajo? ¡No quiero el dinero de ella! Esta es una organización benéfica a la que yo la traje. ¿Por qué debo hacerla pagar por una cantidad miserable como cien dólares? Me estoy volviendo loco, pero este no es el momento ni el lugar para hablar de esto, así que mantengo mi boca cerrada por el momento. Ambos ponemos nuestros nombres y le pasamos el dinero a Mia.

Anastasia examina el menú del evento de esta noche impreso en una tarjeta inscrita con caligrafía de plata.

Tartar de salmón con nata líquida y pepinos sobre tostada de brioche acompañado con Alban Estate Roussanne 2006 vino blanco. Luego está un Magret de Pato de Muscovy asado, Pure cremoso de alcachofas de Jerusalén, Cerezas Picotas asadas con tomillo, Foie Gras, Ch â teauneuf-Du-Papel Vieilelles Vignes,  Domaine De La Janasse. De postre, Mousse caramelizado de Nueces, Higos confitados, sabayón, helado de arce con Vin de Constance 2004 Klein Constantia. Hay, por supuesto, el queso y el pan que van con un Alban Estate Garnacha 2006 reserva local. Terminado con café y Petit Fours.

Después de examinar el menú, me doy cuenta de que Anastasia está mirando la puesta de sol sobre Seattle y la Bahía Meydenbauer después de que dos servidores tiran hacia un lado el lienzo de nuestra tienda. Las luces de la ciudad brillan como si estuvieran pintadas sobre un lienzo en el agua con los colores del atardecer anaranjados.

Comienzan a servir.

_ ¿Hambre? Me apoyo y le susurro en su oído como una caricia. Ella se estremece al saber lo que quiero decir.

_ Mucha, susurra de nuevo mirándome a los ojos con una lujuria reservada sólo para mí. Su manera de decirlo hace que inhale y mis labios se separen con sorpresa. Yo no quiero tener una erección con más de trecientas personas a mi alrededor.  Pero, tenemos que hacer algo más tarde en la noche, de lo contrario nos vamos derretir aquí.

I Melt With You - Nouvelle Vague

Mientras Anastasia se dedica a hablar con mis abuelos y Mia, hablo con Sean, la cita de Mia sobre la tecnología wind-up, todo sobre los teléfonos celulares, se trata de aplicar la tecnología en otros dispositivos que no requieran electricidad ni baterías. Mi objetivo es ser capaz de llevar la tecnología a los rincones más remotos del mundo. Mi empresa está utilizando Small is Beautiful del principio de Schumacher. Schumacher, además de ser un economista británico fue también un escritor. La mayoría de las empresas, las personas, de hecho, creyeron en frases como "mientras más grande mejor". Pero cuando se produjo la crisis energética del '73, y que casualmente fue el momento en que la globalización estaba emergiendo, Schumacher publicó una crítica hacia la economía occidental sacando la frase “más pequeño, más hermoso” ¡Cómo si a la gente le importara! El libro está dividido en cuatro partes: El mundo moderno, los recursos del Tercer Mundo, la Organización y la Propiedad.  Él se concentró en el desarrollo sustentable, para traer mejoras de la tecnología a países del tercer mundo. Hay un montón de cosas que me sorprendieron y que se destacaron en el libro, pero unas pocas han sido memorables:

"El hombre es pequeño, y por lo tanto, lo pequeño es hermoso"

"La sabiduría exige una nueva orientación de la ciencia y la tecnología hacia lo orgánico, lo suave, la no violencia, lo elegante y hermoso"

"Lo más sorprendente de la industria moderna es que requiere mucho y logra muy poco. La industria moderna parece ser ineficiente a tal grado que supera las propias facultades ordinarias de la imaginación. Por lo tanto, su ineficiencia permanece desapercibida"

Podría seguir para siempre hablando de esto, que es, obviamente, una de mis pasiones y he utilizado estos principios en mis propios negocios. Veo que Anastasia me mira con asombro, como si no me conociera, cuando estoy hablando de cosas que me apasionan. Cosas diferentes al sexo calientes y estimulantes. Cosas como hacerla venir de mil maneras diferentes. Otra de mis pasiones es volar y navegar. Ella tiene ese temor y reverencia mientras me ve y por supuesto ella alimenta mi pasión número uno: sexo húmedo y caliente con Anastasia.

Hay un flujo constante de personas que visitan nuestra mesa tratando de conocerme. Les doy la mano y hago bromas con un número de personas a lo largo de la noche. Hay algunos que les presento a Anastasia, con otros curiosos no me siento seguro de presentarle a mi novia.  

Cuando el Maestro de Ceremonias pide nuestros sobres, mi madre saca el billete ganador y es Sean quien se lleva el premio de la cesta envuelta en seda.

Anastasia aplaude, pero su corazón no está aquí. Está inquieta junto a mí y eso esta bien, porque he estado tratando de reprimir una erección en toda la noche.

_ Si me disculpan, murmura y yo la miro fijamente.

_ ¿Vas al tocador? Le pregunto. Ella asiente con la cabeza.

_ Te acompañaré, le digo sombríamente. Necesito liberarme tanto como ella lo necesita. Cuando se pone de pie para salir conmigo, los demás hombres en nuestra mesa también se levantan.

_ ¡No, Christian tú no! Yo la acompañaré. Sale mi hermana como siempre de inoportuna y antes de que yo pueda protestar ella agarra la mano de Anastasia. Mi mandíbula se tensa. ¡Estoy echando tanto humo que puedo quemar a las personas que están a mí alrededor! ¿Qué demonios está haciendo llevándose a mi novia? A veces mi hermana es una gran molestia. Anastasia se encoge de hombros como disculpándose conmigo. Me siento rápidamente para que no noten mi erección. Más tarde esta noche, entonces.

Anastasia vuelve un poco más tarde, creo que un poco aliviada, pero todavía caliente y mojada. Cuando toma asiento a mi lado le sonrío y aprieto su mano, mientras los dos escuchamos a mi padre hablar sobre el evento. Le paso a Ana una tarjeta con la lista de los premios de la subasta.

Hay un buen número de premios donados por los clientes muy ricos. Hay uno de Elena “Un día en Esclava para dos personas en el Centro Braebur” He donado una estancia de fin de semana en mi casa en Aspen, Colorado. Después que Anastasia mira la lista, ella parpadea hacia mí.

_ ¿Eres el dueño de una propiedad en Aspen? Ella pregunta en forma acusatoria. Dado que la subasta está en marcha, asiento con la cabeza hacia ella, pero estoy irritado con su tono. ¿Por qué me acusa de ser dueño de una propiedad en Colorado? Me llevo un dedo a mis labios para hacerla callar.
_ ¿Tienes propiedad en otro lugar? Susurra. ¡Maldita sea! Ella no va a dejar esto. Asiento con la cabeza, pero le doy una mirada de advertencia. 

_ Te lo diré más tarde, le digo en voz baja. Yo quería ir contigo, agrego malhumorado todavía lleno de la tensión sexual reprimida. Ella se enoja por las cosas más extrañas, no es fácil para mí. Se enoja por cosas que otros ni siquiera se darían cuenta.

Anastasia está mirando a su alrededor como si estuviera buscando a alguien.

Cuando viene la oferta de mi casa en Aspen, la puja llega a veinte mil dólares.

_ A la una, a las dos, dice el Maestro de Ceremonias y de repente suena la voz de Anastasia alta y nítida ante la multitud.

_ ¡Veinticuatro mil dólares!

¡Inhalo bruscamente con una furia rodando sobre mí como olas! ¡Yo sé lo que está haciendo! ¡Me está devolviendo el dinero de su coche! ¡Vete a la mierda! ¡No puedo pegarle! ¿Qué hago? ¿Cómo castigarla? ¡Quiero ponerla sobre mis rodillas y darle unos azotes ahora mismo!

_ Veinticuatro  mil dólares, ofrecidos por la encantadora dama de plata, a la una, a las dos... ¡Adjudicado!

Aplaudo al igual que todos sonriendo al público. Pero, Anastasia, nena, voy a hacerte pagar. Me inclino sobre ella con una gran sonrisa falsa en mi cara. Le beso la mejilla y me muevo cerca de su oído susurrando con voz fría y controlada, con mis todas mis 50 sombras de mierda.

_ No sé si se debo adorarte de rodillas o azotarte hasta dejarte sin sentido, le digo a mi mujer que me exaspera más allá de la creencia, me eleva al cielo y me baja a la tierra de un solo golpe,  mi mente va en todas las direcciones posibles y ¡estas son las cosas que odio  y que me gustan de ella!

_ Me quedo con la segunda opción, por favor, ella susurra frenéticamente. Mis labios se separan y yo inhalo bruscamente. ¡A la mierda Anastasia! ¡No aquí! ¿Qué ha dicho? Mi erección finalmente alcanza su límite. ¡Tenemos que coger ya! Bueno, dos pueden jugar a este juego.


_ ¿Estás sufriendo no? Tendremos que ver qué podemos hacer al respecto, murmuro mientras corro mis dedos a lo largo de su mandíbula, sé que un simple toque va directamente camino a su sexo. Ella está precalentada ya y querrá saltar sobre mí con un hambre voraz. Y yo ando como lobo hambriento también. ¡Tiempo para recuperarnos nena!  ¡Te voy a follar más tarde hasta perder el conocimiento!



3 comments:

Unknown said...

quiero massssssssssssssss esta parte es la que mas me gusta de este libro!!!!!!!!!!!!!! gracias por traducirlo!!!!!

fanny rebellon said...

Waw estos capitulos hacen que uno eche humo hasta por las orejas, que barbaros, me encanta, el como grey se va abriendo a ella, el como la estimula,el como la alaba, es un hombre espectacular, aunque en su interior aun tiene a su dominante,lo digo por las veces que quiere darle sus nalgadas, cuando quiere castigarla pero puede mas su miedo a que lo abandone(y esto ,lo he discutido mucho) un hombre que maltrate de verdad no le para a nada da el golpe y ya no mira para atrás,les dejan ojo hinchado o hasta les parte algún diente es terrible, no se si me equivoco pero por eso me gusta grey por su gran cambio, gracias Emine y Patricia mi reina gracias mil eres genial en tu trabajo, te felicito de corazón, no cualquiera lo hace de manera tan impecable un besote madre T.Q.Q.J.

fanny rebellon said...

Pao Flores Excelente, gracias!!!!
22 h · Me gusta

Analia Cesar Nice moment . A new beginning for them!!!
21 h · Me gusta

Alejandra Moyano Enime y patria me encanta todos los capitulo no me pierdo !!!
20 h · Me gusta

Andrea Valenzuela Ulloa muuuuy bueno y sexy
18 h · Me gusta

Lennys Alvarado estoy encantada, gracias.
18 h · Me gusta

Nancy Fica Soto como amo cada linea de estos capitulo cristian es un encanto aunq tb me gusta su mal genio felicidades emine y patricia
17 h · Me gusta

Leidy Diana Bedoya Es asombroso lo q siento cada vez leo un nuevo capitulo.. Increible la forma como nos transmites todas las sensaciones,sentimientos y sensaciones q experimenta Christian... Gracias Emine y a Patricia ppr hacernos este regalo de traducir los capitulos. Gracias!!
16 h · Me gusta

Edith Olmeda Hay santo Dios
15 h · Me gusta

Paola Baez ay dios que capitulo es increrible las sensaciones que deja
11 h · Me gusta

Jeannifer Pino Arce Me encantan ! Gracias !!
11 h · Me gusta

Patricia Aurora genial el trabajo Emine y Patricia, logran que queramos más a Cristian, respetan muy bien como imaginamos su manera de pensar... como de costumbre ya espero el próximo. Gracias chicas!!!
8 h · Me gusta

Daniela Avellaneda Felicitaciones a Emine, muy bien contada la historia.
3 h · Me gusta

Vita Garcia Rangel Que buen capitulo..