StatCtr

Monday, June 10, 2013

Libro I - Capítulo IV: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - Anastasia y Christian

El Contrato

Traducido y editado por:  Stephanie Gutierrez


Abro la puerta del pasajero del Audi negro, permitiéndole a Anastasia entrar. Ella se desliza hacia adentro y yo cierro la puerta. Yo camino hacia la puerta del conductor y enciendo el motor. La observo con mi vista periférica. Puedo divisar una gran cantidad de emociones cruzando por su cara. Luce perdida. En dos ocasiones luce como si estuviera a punto de decir algo, pero se detiene a si misma. Sin lugar a dudas está afectada por nuestro beso. Pero esto no puede volver a suceder sin premeditación. Perder el control no está en mi vocabulario.

Doy reversa en el estacionamiento y deslizo el auto suavemente fuera del aparcamiento encendiendo la música.

The Flower Duet de Delibes empieza  a sonar. Sus ojos se iluminan y se dirige a mí. “ ¿Qué estamos escuchando Christian? ¡Es hermoso!”

The Flower Duet - Delibes

“Si lo es. Es una pieza de Opera de Lakme” le digo. Ella desea escucharla una vez mas asi que pongo que reproductor de MP3 en modo reproducción. Ella me pregunta si me gusta la música clásica, y así es, pero mis gustos no se limita solo a eso.

“Mi gusto es ecléctico Anastasia. Cambia como mi humor. Clásica, moderna, Coro de iglesia, tudor, de todo, cualquier cosa que combine con mi humor en el momento. ¿Qué hay de ti?”

“Yo también…” dice entre cortada.

La próxima canción “Sex on Fire” empieza a sonar y ella muestra reconocimiento en sus facciones. Mi celular suena y yo rompo con mi buen humor para colocarme en modo de negocios. Presiono el botón del comunicador por Bluetooth en el guía del auto, “Grey”  digo bruscamente. Es Welch. El comenta que tengo la información que le pedí. Eso seria los detalles del contrato que deseo que Anastasia lea y esperanzadamente espero que firme en acuerdo.

Sex on Fire - Kings of Leon

“Muy bien, envíamelos por correo electrónico. Si no tienes nada que añadir…” digo preguntándole…

“No señor” me responde. Cuelgo el teléfono y la música vuelve. Ella me mira con esa expresión de ‘eres un mandón’ que ahora puedo reconocer cuando el teléfono vuelve a sonar, esta vez es Andrea. “El AND* ha sido enviado a su correo electrónico Sr. Grey” ella me informa.

“Genial. Eso es todo Andrea” y justo luego de colgarle, mi teléfono vuelve a sonar, esta vez es mi hermano Elliot.

“ ¡Hola Hermano! ¿tuviste sexo anoche?”

“Hola para ti tambien Elliot. Estas en modo altavoz, no estoy solo en el auto” dejo salir con un jadeo exasperado.

“ ¿Con quién estas?” el me pregunta.

Le digo que con Anastasia. Su alegría es notable en el teléfono y saluda a Anastasia como si la conociera de toda la vida.

“ ¡Hola Ana!”

“ Hola Elliot” ella responde tímidamente.

“Kate me ha hablado mucho sobre ti Ana” el dice y puedo sentirlo sonriéndose en el teléfono.

“Espero que sea todo bueno Elliot” dice ella.

“Elliot voy a dejar a Anastasia en su casa,  ¿necesitas que te lleve?”

“Si, claro”

“Te veré pronto entonces” le digo, no quiero que coquetee con Anastasia. Siento una repentina oleada de celos.

Anastasia me pregunta porque insisto en llamarla por su nombre completo y no si diminutivo, la verdad es que su nombre me gusta muchísimo. Pero supongo que es más sencillo lo que le digo, que ese es su nombre… ella puntualiza que prefiere que llame “Ana.”

“ ¿Eso prefieres?” bromeo con ella. Con eso la hago sonrojar como si la hubiese tocado. No me detengo a pensar en eso, ya que mi mente está ocupada pensando; debo dejarle saber que tengo reglas. A medida que nos acercamos a su apartamento, me giro hacia ella y le digo, “lo que paso en el elevador, no se volverá a repetir sin premeditación Anastasia”. Por su puesto quiero hacer mucho más que eso, pero bajo mis propios términos. Mucho, mucho más que eso… Ella luce herida y decepcionada. Llegamos a su apartamento, y yo me estaciono. Su rostro vuelve a sonrojarse y a decir verdad ahora luce muy avergonzada. ¡Que no daría por saber que está sucediendo en su mente!

La observo de manera maliciosa mientras le sonrio al caminar hacia la puerta del pasajero para abrir la puerta para ella. Ella sale del auto y murmura, “De veras me gusto la experiencia del elevador”, sorprendiéndome y acelerando mi respiración audiblemente. Me deja parado allí, sorprendido e inmóvil por un minuto y con una mirada tímida, camina en dirección a su apartamento. Trato de recomponer las terminaciones nerviosas que conectan mis pies a mi cerebro y acelero para  alcanzarla. 

The Way You Make Me Feel - by Michael Jackson and Britney Spears

Entramos en su apartamento para encontrar a su companera de habitación y a mi hermano juntos luciendo irreconocibles, sonriéndose uno al otro como idiotas demasiado animados. Su compañera me observa inquiridoramente como una madre. Me agrada su actitud protectora que tiene hacia Anastasia pero al mismo tiempo esto se contrapone con mi posesividad por Ana.

“Buenos días Ana querida” dice ella, y cuando se gira para darme los buenos días, su noto se enfría bastante. Asiento diciéndole “Srta. Kavanagh” de manera formal.

Mi hermano, siempre una mariposa social, me dice que la llame ‘Kate’  entonces se gira hacia Anastasia y le dice de manera brillante “Hola Ana” y la abraza poniéndome celoso inmediatamente. Veo a Anastasia regresarle un incomodo abrazo, mientras se muerde el labio inferior. Eso me produce cosas, especialmente cuando está siendo abrazada de manera casi intima por mi hermano, aunque sé que no se trata de eso para él. Aun asi me desagrada su actitud en exceso amistosa hacia ella. “Sera mejor que nos marchemos Elliot” le apuro. “Muy bien,” dice el y se gira hacia su chica y la inclina hacia atrás como si el fuese Humphrey Bogart en Casablanca, dándole un beso demasiado largo y extrañamente me molesta ver a Anastasia mirándome anhelante con sus ojos tímidos y sus largas pestañas.  Cuando él se despide, “Luego Bebe “ de Kate con una sonrisa en su rostro, esa es mi señal para irnos. Camino lentamente hacia Anastasia y tomo una hebra de cabello suelta y la coloco detrás de su oreja. Ella jadea ante nuestro contacto cargado de electricidad firmemente una vez más. Quiero tomarla entre mis brazos, y está tomando todo mi auto control el no darle un beso que no olvidaría, dejando sus labios hinchados, recordándole que había sido yo, quien había tomado posesión de ella. Aun si, simplemente toco su labio inferior con mi pulgar. La pequeña conexión causa reacciones en mi cuerpo, excitándome con una erección. No la besare, porque si la beso, perderé el control.

“Luego bebe” murmuro copiando a Elliot. Ella sonríe. “Pasare por ti a las ocho” ella asiente y el idiota de mi hermano le lanza un beso a Kate como un idiota adolecente enamorado. Puedo ver un rastro de celos en el rostro de Anastasia antes de girarse. Si aceptas mis términos esta noche. Recibirás mucho más que un profundo beso satisfactorio, le digo en silencio con mi mente. Espera…solo espera un poco… me digo a mi mismo.

En el camino al auto, Elliot sonríe de oreja a oreja.

“ ¡Estoy enamorado hermano, Kate es fantástica!” dice el. Yo asiento sin ninguna respuesta. Elliot quien se a acostado con casi todas las mujeres de Seattle ¿enamorado? Dificil de creer. Sin esperar mi respuesta, me dice “ ¿Entoooooncesss?” me mira con una clara pregunta en su rostro… “ ¿Tuviste sexo?”

“No” respondo firmemente.

“Huh.” Dice el, “ Anoche me habías convencido de que no eras homosexual” me dice sin ningun pudor.

“ ¡No lo soy! Pero ella estaba demasiado borracha, y no me gusta tomar ventaja de una chica semi inconsiente” con eso el sonríe…

“ ¿Asi que hay esperanza para ustedes dos? ”

“Quizas, es muy pronto para saber”

“Te escuche decirle que la recogeras a las ocho” el me prueba.

“Si” digo cortante.

“Ella ¿te gusta? Yo nunca. Nunca te había visto con una chica. No le sacabas los ojos de encima. Y no creas que no lo note cuando me sermoneabas con la mirada severa esa que pones cuando la abrace.” Dice sonriendo. Aprieto los dientes.

“Deja de ser mojigato Hermano, ¡Tienes mi aprobación!"

“Como si tuvieras opción” le sonrío. Entonces cambio el norte de la conversación hacia él.          

“Entonces… ¿Qué tal la compañera?”

“ ¡Deliciosa! ¡Fantastica! ¡Hermosa! ¡Estoy enamorado! ¡Estoy enamorado! ", respira con los ojos brillantes.

“ ¿Tan pronto?” le pregunto escéptico.

“Bueno, hasta el momento si. Nunca nadie me había cautivado de esa manera antes” dice seriamente. Justamente esos son mis sentimientos por Anastasia, pero no digo nada al respecto. Entonces Elliot añade, “Volveré a verla” mis pensamientos vuelan hacia Anastasia. No puedo esperar a que llegue la velada de esta noche.  Llegamos al hotel en silencio, cada uno perdido en sus pensamientos.

Tengo un monton de negocios que conducir, pero no estoy de humor para eso hoy. Tengo que ocuparme en algo, estar activo para poder lograr llegar a la noche sin enloquecer. Le envio un mensaje de texto a mi mano derecha Ros, lo que deseo que ella complete por mi. Telefoneo a mi asistente Andrea y le digo que no podrá localizarme por lo que queda del dia y que tome mis mensajes.

“ ¿Qué planes tienes para el dia hermano?” le pregunto a Elliot.

“ De hecho aun no he hecho planes, ¿Qué tienes en mente?” el pregunta.

"Yo estaba pensando en ir de excursión al camino de Riverside."

“Claro, ¡estoy de animos! Dice el. Va a ser una larga espera, y quiero mi mente ocupada en algo mas, asi como mi cuerpo ejercitado y mas rejalado para poder pasar una mejor velada.

****

Regresamos de nuestra excursión a las 6 de la tarde. Tomo una ducha y luego de que Elliot se alista, vamos por algo de comer.  Muy pronto iré a recoger a Anastasia.

“ ¿Vas  a regresar a Seattle?” le pregunto a Elliot. El  me sonríe al responderme, “ ¿Te quieres deshacer de mi tan rápido? De hecho si, necesito volver al trabajo. Pero regresare este sábado” asiento.

“ ¡Estas demasiado tenso hermano! ¡Asegúrate de tener sexo esta noche!, eso te relajara un poco”, me dice con la sonrisa mas grande que su cara puede crear. Si el tan solo supiera, pero no es de su incumbencia. Elliot recoge las pocas cosas que trajo consigo de mi habitación y estrecho su mano diciendo….”Gracias por traer mis ropas, y por ir conmigo de excursión”

“Cuando quieras hermano, valio la pena el viaje” el me dedica una sonrisa infantil golpeándome en el hombro y se marcha hacia Seattle.

Taylor y yo iremos por Anastasia a su trabajo y de allí iremos al helipuerto. Llegamos temprano a Clayton’s y esperamos a que ella termine de trabajar. Al salir por la puerta unos minutos después, son justo las ocho en punto. Inmediatamente salgo del auto y camino hacia ella sonriéndole cálidamente. Verla me quita el aliento, en sus pantalones negros de mezclilla, de corte bajo y su camisa de color claro. Tan simple y a la vez tan llamativa.

“Buenas noches Srta. Steele” respiro suavemente.

“Sr. Grey” ella me responde amablemente asintiendo. Abro la puerta trasera del auto para dejarla entrar. Ella saluda a Taylor amablemente y el le responde de igual forma. Entro al auto por la otra puerta para colocarme junto a ella y tomo su mano con la mia dándole un leve apretón. Siento la temperatura de su cuerpo subir. Le pregunto qué tal estuvo el día en el trabajo.

“Muy largo” ella me responde en una voz ronca, necesitada y casi imperceptible por su bajo volumen.

“Ha sido un día largo para mi también” le digo seriamente sin poder evitarlo. Ella apenas y puede respirar lo suficiente mucho menos puede preguntarme lo que hice durante el día, asi que decido decirle sobre mi excursión con Elliot, mientras acaricio sus nudillos asegurándome de no tocarla en ningún otro lugar, después de todo subir las expectativas es lo mejor que puedo hacer. Siento su pulso acelerarse, los latidos de su corazón fuertes y cortos. Cuando llegamos a la localización del helipuerto, Taylor consigue aparcamiento y yo salgo del auto, voy a su lado y abro la puerta para ella ayudándola a salir del vehículo. Ella toma la mano que lo ofrezco sin pensarlo.

“ ¿Lista?” le pregunto y ella asiente, incapaz de articular palabras, notablemente excitada y nerviosa. Taylor se va con el auto mientras yo tomo su mano y la guio al elevador, para subir al helipuerto. Mientras esperamos por elevador, el recuerdo de esta mañana flota de regreso en el aire , como una corriente eléctrica que se mantiene firmemente constante entre nuestras manos conectadas. Las puertas suenan y se abren, acto seguido entramos. Su respiración se acelera , es seguro que también esta recordando, se lo mucho que le gusto. Una pequeña sonrisa empieza a dibujarse en mí boca cuando nuestras miradas se encuentran. La tomaría aquí mismo, ahora. Pero me contengo a mí mismo.

“Son solo tres pisos” jadeo roncamente, viendo la esperanza en sus ojos. Rápidamente el elevador se detiene y estamos en el techo del tercer piso. Me dirijo a la oficina y me aseguro de que todas las preparaciones y revisiones antes del vuelo fueran completadas. El viejo Joe está sentado en el escritorio, y me informa que todo ha sido completado. Le agradezco, dándole una sonrisa cálida. Anastasia luce sorprendida con este pequeño intercambio, luce curiosa.
“Vámonos” digo dirigiéndome hacia Charlie Tango, con el nombre de mi compañía impreso en azul en uno de los lados: Grey Enterprises Holdings Inc**. Abro la puerta para Anastasia y le ordeno, “Siéntate y no toques nada” regreso a mi asiento en el lugar del piloto. Me giro hacia Anastasia y la ato con el arnés de cuatro puntas. Ajusto los finales sueltos del arnés, y noto con una enorme satisfacción que esta actividad y el verla atada me excita extraordinariamente. Estoy tan cerca a ella que puedo beber el aroma de su piel. Su olor es una mezcla de vainilla, campo y mujer. Me mira sofocada y yo la observo con una sonrisa producto de su reacción apasionada, y mi mirada se vuelve mas ardiente. Ella cierra sus ojos demasiado emocionada para escapar a sus deseos y conteniendo la respiración.

“Ahora estas asegurada, no puedes huir” le susurro al oído. Su respiración se acelera una vez más luego de observar la manera ardiente en la que mis ojos captaban cada detalle sobre ella.

“Respira Anastasia.” Digo suavemente, tocando y acariciando su mejilla. Quiero inclinarme y perderme en ella pero me abstengo a darle un suave y casto beso a penas rosando sus suaves y lascivos labios.

Apunto hacia las orejeras y le digo que debe usarlas durante el vuelo. Reviso todos los sistemas antes de salir. Verificando todo, e intercambiando información con la torre de control, despego en dirección a Seattle. Veo a Anastasia un poco nerviosa, y me mira con sus ojos azules llenos de preguntas:
“ ¿Sabes lo que estás haciendo Christian?” ella me pregunta y yo sonrío. “Soy un piloto totalmente calificado desde hace cuatro años. Estas a salvo conmigo Anastasia” le digo, pero inmediatamente añado, “al menos mientras volemos” y le guiño un ojo juguetonamente. La sonrisa que me dedica es deslumbrante, me roba el aliento.

Me pregunta cuánto nos tomara llegar a Seattle. Le digo que aproximadamente una hora. Ante eso ella luce aliviada. Aparentemente le preocupa que volemos durante la noche. Le digo que estamos volando en un modelo EC135 Eurocopter; uno de los más seguros de su clase, equipado para vuelos nocturnos.

“Hay un helipuerto en el edificio donde vivo, hacia allá nos dirigimos” comento.

“Por supuesto” murmura ella en voz baja casi decepcionada, triste; su reacción me sorprende. ¿Por qué podría este hecho molestarle? Durante el viaje me lanza miradas furtivas, pareciera como si tratara de memorizar mi rostro, como si no le quedara mucho tiempo para verme, y quisiera recordarme. Existe una esperanza en sus ojos, un deseo. El solo pensarlo y las posibilidades me complacen, me alegran.

 “ Me giro hacia ella ¿Estás bien Anastasia?”

Su respuesta es corta y precisa, "sí." Señalo a la silueta emergente de Seattle en la noche.

“¿Siempre impresionas a las mujeres de esta forma con tu helicóptero?” pregunta. Oh, eso es lo que le ha estado molestando. Aunque en realidad no sé cómo responder a su pregunta. En realidad nunca había subido a una mujer a mi helicóptero, ella es la primera , también fue la primera en dormir junto a mí, la primera que he tenido en mi propia cama.

“No, nunca había traído a una chica en Charlie Tango. Mi helicóptero quiero decir. Estas experimentando otra primera vez conmigo Anastasia,” le respondo, mirándola con nuevo sentido de reverencia.

“ ¿Te sorprende ?” me encuentro a mi mismo preguntando.

"Christian, estoy sorprendida. De hecho, ¡estoy impresionada! "Ella responde.

" ¿Impresionada?" Quiero saber más. Ella tiene mi atención, y sus palabras son como letanía.

“Si lo estoy” ella suspira. “ Eres tan, increíblemente capaz… tan…muy competente” respira.

Estoy enamorado de su respuesta, y sin pensarlo le digo, “Bueno, gracias Srta. Steel, Nuestro objetivo es  complacer” y sin poder evitarlo le dedico mi sonrisa de tonto adolecente. Ella luce feliz y luego ella hace notar, como disfruto al volar.

“Si” le respondo, “inmensamente. Porque toma mucha concentración y control para poder volar, ¿Cómo no podría amarlo?” pero entonces le digo que me gusta aun mas planear.

Seattle se ve absolutamente impresionante en la luz de la noche, y veo en su mirada que le resulta romántica, aunque recuerdo con una punzada en mi interior que no hago esas cosas de romance.

Vuelo a través de edificios de gran altura haciendo mi camino hacia la Escala. Unos minutos más tarde aterrizo en el techo de Escala, mi edificio.

"Estamos aquí", le digo en voz baja. En este pequeño espacio cerrado, el aire es más intenso entre nosotros. Ella se ve emocionada, nerviosa, tímida y su respiración errática me hace más deseoso por ella. Me acerco y tomo sus auriculares, quitándoselos. Desabrocho mi cinturón de seguridad, y me acerco aun más para desabrocharla a ella. Mi emoción y deseo por ella son difíciles de contener. Aprieto la mandíbula y entrecierro los ojos en un esfuerzo por contener las emociones que tengo hacia ella. La deseo, pero quiero protegerla también.

"No tienes que hacer nada que no quieras hacer. Ya sabes, ¿verdad Anastasia? ", Le digo con fervor. En cierto modo estoy desesperado porque ella dijera que no y se fuera, porque Dios sabe que yo soy incapaz de hacerlo. Me he enganchado a ella, ella me hechizó con todo su ser. Si ella supiera lo mucho que la deseo... No puedo mantener el deseo y el anhelo que tengo por ella fuera mi voz o mis ojos.  Entonces ella me habla con calma y con convicción:

"Yo nunca haría nada que yo no quiero hacer  Christian."

Asiento con la cabeza y respiro un suspiro de alivio interno y digo, "okay", en voz baja y apenas audible. Todavía mis ojos la miran con recelo, dividido entre mantenerla aquí, y no dejarla ir, y llevarla de vuelta a Portland, y dejarla con su inocencia intacta e ignorante de mi mundo oscuro. ¡Pero yo nunca he deseado a nadie tanto como a ella en este mismo momento! Ella me quita el aliento. Ella me mira determinada, y esos ojos azules de esperanza que rompen con el último esfuerzo de mi resistencia destrozándome y derritiéndome.

Abro la puerta para salir. Me agacho y camino rápidamente a su lado, y abro la puerta envolviendo mis brazos alrededor de ella tirando de ella hacia abajo desde el helicóptero y acercándola  pegándola fuertemente contra mí. Gracias al viento en el techo,  tengo que gritar para ser escuchado, "¡Ven!", Le digo. El viento es fuerte, y tengo que arrastrarla hasta el hueco del ascensor, toco el botón. Se abre la puerta y tiro de ella.  Una vez en el ascensor, coloco el código a mi Pent-house. Anastasia por su parte se queda mirando las paredes de espejos del ascensor mirando a la reflexión infinita los dos juntos con una expresión admiración y asombro.

Al ascensor le lleva poco tiempo llegar a mi piso y la puerta se abre. Entramos en mi recibidor, todo  blanco adornado con una mesa de madera oscura, con flores frescas, haciendo una gran declaración. Mi selección de exquisitas pinturas de Madonna y del niño que adornan las paredes. Ella mira las piezas  como lo hizo con el cuadro en la pared de mi oficina en su primera visita a entrevistarme. Abro las puertas dobles y entro en el salón principal, aunque es más una declaración que una sala de estar común. Las paredes son de doble altura y todo blanco, con las paredes de cristal exteriores que permite la entrada a un amplio balcón con vistas a la exquisita silueta de la ciudad de Seattle.

Tengo un gran sofá en forma de U en el salón principal que da a la cocina abierta. La chimenea también se ilumina dando una sensación de un ambiente sensual y cálido.

"¿Puedo tomar tu Anastasia chaqueta?" Le pregunto en voz baja. Ella niega con la cabeza, ella parece tener frío todavía. Quiero calentarla , pero me distraigo a mi misma al preguntarle si le gustaría una bebida. Ella se ve tanto confundida  como divertida. Alzo las cejas un poco y le digo que me tomare una copa de vino blanco, y le pregunto si le gustaría unirse  a mí.

"Sí, por favor", ella responde con timidez. Yo le digo a mi elección de vino blanco, y le pregunto si ella le iba bien esa opción.

"Christian, yo no sé nada de vinos. Lo que decidas estaría bien ", dice tímidamente. Ella es inocente y sin experiencia en todos los sentidos, mi conciencia me dice. Asiento con la cabeza, y le sirvo una copa. Ella está muy tranquila. ¿Está teniendo dudas? Una parte de mí desea que ella este dudándolo, y la otra parte quiere la desea más que a nada. Pero tengo que preguntar ya que esta tiene que ser su elección.

"Tú estás demasiado tranquila, Anastasia, pálida, de hecho. ¿Estás bien? ¿Tiene hambre?" Pregunto a manera de  sondeo.

Ella niega con su cabeza.

"Tienes un buen lugar aquí Christian. Muy grande ", comenta ella con aire ausente.

“ ¿Grande?” estoy divirtiéndome.

"Sí, mucho", responde. Cuando se da cuenta del piano me pregunta si toco.

"Sí, lo toco piano", le respondo mi mirada clavada en ella como un halcón. Estoy lleno de intensidad, y deseoso, y enamorado de ella. De esta inocente niña, hermosa, que es apenas es consciente de su propio poder de seducción.

"¿Hay algo que no puedas hacer?" Ella comenta casi con tristeza, como si yo fuera inalcanzable.

"Algunas cosas ..." digo. "¿Te gustaría sentarse Anastasia?" Le pregunto invitándola al sofá. Ella se sienta y con un brillo sonríe. Tengo curiosidad por saber lo que está pasando por su mente en este instante. Ella es tan cerrada para mí. Me esfuerzo mucho para leer su lenguaje corporal. No se parece a nadie que yo haya conocido.

"¿Qué te divierte Ana?" Comento tranquilamente sentado junto a ella lo suficientemente cerca para tocarla. Me siento hacia atrás apoyando el codo detrás de mí.

"¿Por qué me diste los libros de Tess de los D'Urbervilles Christian?" Pregunta con atención. Ella es difícil de leer ya que su pregunta me toma por sorpresa.

"Imagine que debía gustarte Hardy y yo te debia una advertencia acerca de mí mismo. Esa era la única manera que se me ocurrió. Ya sea para que puede que te hagas un ideal imposible, como Ángel Clare, o una degradación completa como  Alec D’Urberville,” "murmuro lentamente la mirada vacilante con mi deseo interior cargado de sensualidad oscura.

Darcy and Elizabeth dance scene and  song

"Si sólo me ofreces dos opciones Christian, voy a tomar la degradación", me susurra mordiéndose el labio y sorprendiéndome completamente. Sus palabras y la visión de ella con el labio en el cierre de sus dientes me quitan el  aliento y tengo que tomar un suspiro audible para recoger mis sentidos. Ella me deja en completo asombro. Sacudo la cabeza y hablo con atención, "Por favor, ¡dejar de morder tu labio Anastasia! Me distrae completamente. No sabes lo que realmente estás pidiendo aquí, "digo todavía con la esperanza de que ella diga que no.

“ ¿Estoy aquí o no?” dice ella determinada

"Sí aquí estas", le digo incapaz de resistirme a ella más y le digo que me espere un minuto con el  dedo "¿Me esperas un minuto, por favor?" Digo excusándome. Ella ha hecho su elección, y yo soy como masilla en sus manos. Voy a mi oficina e imprimo el acuerdo de no divulgación que mi asistente Andrea me envió por correo electrónico. Vuelvo a la sala de estar con el documento, y lo deposito en la mano de  ella diciendo: "Ana, se trata de un acuerdo de confidencialidad, un acuerdo de no divulgación. Viendo quien soy, mi abogado insiste en tener uno firmado. " Miro determinado, y le digo" si vas a ir por la segunda opción, es necesario que firmes esto".

“ ¿Y que si no quiero firmar?”

"Eso estaría bien", le digo sin poder evitar un dejo de decepción en mi voz, pero me obligo a no  perder el equilibrio y agrego, "en ese caso, seré como Ángel Clare para ti,  altos ideales, y la mayor parte del libro”

"¿Qué es este AND? No sé lo que significa ".

"Simplemente quiere decir que no puedes hablar de tu y yo y lo que sucede entre nosotros, a cualquier persona, nada en lo absoluto... ", le digo con claridad. Una gama de emociones cruza su rostro: una mirada de incredulidad, sorpresa, miedo, y, finalmente, la curiosidad.

"Está bien, voy a firmar", dice y me ofrece su mano para recibir la pluma de mí. Extiendo la pluma y aun no puedo ocultar mi cara de sorpresa de ella.

"¿No vas a leer en primer lugar?"Digo sorprendido.

"No", dice ella determina.

"¿Por qué no?" Le pregunto. Siento la necesidad de reprenderla, esto no es una buena práctica esto ir firmando documentos sin leerlos, "Anastasia, ¡siempre debes leer lo que firmas!"

"Bueno", dice exasperada, "claramente Christian, este pedazo de papel", sostiene el contrato en la mano como un pedazo de avío no deseado para deshacerse de el "significa más para ti y tu abogado - a quien al parecer le has hablado sobre mi - de lo que es para mí. Yo no tenía la intención de revelar nada sobre  "nosotros" a cualquiera de todos modos. Así que si firmo  en este pedazo de papel diciendo que no voy a hablar de los dos es un punto inservible. ¡No voy a hablar! Ni siquiera a mi mejor amiga Kate, " ella dice me desarmándome por completo.

"Buen punto bien hecho Anastasia", le digo completamente sorprendido.

Ella firma su nombre en la línea de puntos de una manera exagerada, y me regresa el AND, y toma un gran trago de la copa de vino casi tomándoselo todo. Veo que ella está tratando de reunir el coraje para hablar y finalmente dice lo que piensa:

"Ya he firmado el NDA, ¿significa que vas hacer el amor conmigo esta noche Christian?" Pregunta e inmediatamente se ve arrepentida y ruborizada. Mi mandíbula cae abierta completamente sorprendido por sus palabras. ¡Ella no deja de sorprenderme! Yo,  Christian Grey, ¡que no me impresiono fácilmente me veo sorprendido por las palabras de esta niña inocente! Pero ordeno mis sentidos y respondo.

"No, no Anastasia. Permíteme aclarar algo. Yo no hago el amor. Jamás . Nunca lo he hecho. Yo Cojo ... y cojo duro. Además, tendrías que firmar más papeleo para llegar a eso , y además, todavía no sabes lo que te espera. "le digo mirándola.  "Una vez que sepas, me temo que todavía puedes correr lo más lejos posible de mí. Por lo tanto, tengo que ir al grano y mostrarte lo que quiero decir. Ven. Te mostrare mi cuarto de juegos. " Digo finalmente decidido a dejar que las fichas caigan donde caigan.

" ¿Cuarto de juegos? ¿Vamos a jugar a Wii o Xbox? "Me pregunta sorprendida, y no puedo evitar soltar una risotada. Eso es lo más alejado a mi idea real.

"No Ana. Ninguna de esas cosas. Ven a ver ", le digo y suavemente tirándola de la mano y la llevo al pasillo y al piso de arriba donde se encuentra mi cuarto de juegos. Tomo mi llave puesto que mi cuarto de juegos permanece siempre cerrado. Tomo una respiración profunda, y decido darle una última advertencia, "Todavía te puedes retractar de esto Anastasia. Si así lo deseas, te puedo enviar a donde quieras ir, mi helicóptero está en espera, o pasar la noche y volver a casa por la mañana. Decidas lo que decidas está bien ".

Ella me mira exasperada, y bufa, “¡Oh solo abre la maldita puerta Christian!” desarmándome por completo y dejándome sin aliento. Abro la puerta dejándola pasar adelante.

*
*
*
Continuara


….
*AND: Acuerdo de No Divulgación.
**Grey Enterprises Holdings Inc: Grey Compañía por acciones, Incorporada.
---


5 comments:

fanny rebellon said...

me gustan mucho pero son muy cortos vas a continuar con capitulos a diario? gracias.

Steph said...

Hola Fanny, los capitulos son una traduccion que yo estoy realizando a la obra de Emine, la creadora de esta historia, semanalmente seguire subiendo capitulos, vamos por el libro 1 de 4, la historia esta escrita descuida, solo que tomara algo de tiempo tener la traduccion completa... pero ya llegara..

fanny rebellon said...

Hola Stefanie hoy estamos a 25 de junio y no has bajado otro capitulo, todos los dia entro a la pagina y nada sucede algo? yo estoy leyendo la de sirocco que es maravillosa, pero en facebook vi tu blog y me interese no quiero parar de leer de cristian, asi que por favor no te tardes tanto gracias y disculpa mi insistencia.

fanny rebellon said...

Hola Stefanie hoy estamos a 25 de junio y no has bajado otro capitulo, todos los dia entro a la pagina y nada sucede algo? yo estoy leyendo la de sirocco que es maravillosa, pero en facebook vi tu blog y me interese no quiero parar de leer de cristian, asi que por favor no te tardes tanto gracias y disculpa mi insistencia.

Anonymous said...

.