StatCtr

Tuesday, September 30, 2014

Libro III - Capítulo V: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - CHRISTIAN Y ANASTASIA

CAPITULO V
FIESTAS INESPERADAS
 Traducido y editado por: Patricia Pinto



_ ¿Qué le gustaría que escribiera en la inscripción?

_ ¿La inscripción en el interior del anillo?

_ Sí, señor. No quería separarme de este diamante, pero por un gran amor…  del tipo que perdura. Lo duradero está escrito en piedra, en su caso, en platino.

_ Sí, se debe leer: “Para mi primer y único amor, mi más

_ ¿Tiene algún símbolo señor?

_ ¿Símbolo? ¿Qué símbolo?

_ El símbolo que representa a su mujer y su amor. Me siento como un estudiante tomando una prueba de una lección que todavía no ha estudiado.

_ No tengo un símbolo, digo. Su cara se cae.

_ Usted debe tener uno. O más bien hacerlo. Usted simplemente todavía  no sabe qué es. Hay símbolos antiguos que representan el amor, dice y me evalúa en silencio. Mira mi comportamiento, mi mirada, y me mira de una manera como si quisiera conocerme mejor, diría que está sopesando mi alma.

_ No... dice sacudiendo la cabeza. Un símbolo de amor no va para usted; contesta a una pregunta que no le he hecho.

_ ¿Por qué no? Le pregunto como un niño insolente.

_ Es demasiado simple para usted. Usted necesita algo más... dice.   Usted señor exuda poder. La amas, pero "amor" no es la palabra correcta para lo que siente.

_ ¿Qué? ¿Cómo es que no es amor lo que siento por ella? Pregunto airadamente.

_ Porque señor, como los anillos, ustedes son almas gemelas. Amor sería demasiado simple. Lo que usted necesita...  dice haciendo una pausa como si estuviera resolviendo una ecuación difícil en su cabeza. Arruga la cara mirándome, entonces baja la cabeza y mira la mano que sostiene el diamante, finalmente, asintiendo con la cabeza como si el anillo le hablara, me mira con el problema resuelto. Sonríe.

_ Sí, lo que necesita es mucho más. Más allá del amor, y más allá de la vida... Creo que una manzana será suficiente,  dice con firmeza.

_ ¿Qué? Pregunto conmocionado. Me quiero reír, quiero gritarle, pero se ve tan serio con esta conclusión a la que llegó. 

_ ¿Una manzana? ¿Por qué una manzana? Yo no voy a comprar un ordenador portátil. ¿Mi amor por mi esposa estará representado por una manzana?

_ Señor, ¿no sabe nada acerca de Venus, Cupido y la Manzana de Oro? Pregunta sorprendido.

_ No. Quiero decir, sé de Venus y Cupido, pero no veo la conexión, le contesto.

Suspira.

_ Yo estaría encantado de educarlo sobre el tema señor, dice como si fuera la reencarnación de Sócrates. Con mi visión periférica, veo a Taylor que escucha atento, incluso él está interesado.

_ Está bien. Lo escucho, le digo. Debería ser interesante, por lo menos. A menos que el anciano halla perdido completamente sus canicas.

_ Los antiguos griegos veneraban a la manzana como un símbolo de amor y deseo sexual, señor... dice, y de inmediato presto toda atención. El amor y el deseo sexual es mi símbolo. Me inclino hacia adelante e instintivamente Taylor da un paso también.

_ Ese es un símbolo asociado a la diosa griega Afrodita; o puede conocerla como la diosa del amor. Según cuenta la historia, señor, si un caballero arrojaba o tiraba una manzana a una doncella, estaba confesando su amor por ella...  dice y hace una pausa para recuperar el aliento. Anastasia era mi doncella para todos los efectos; aún era virgen. Hasta ahora, él está en el camino correcto.

 El Sr. Caria toma una bocanada de aire y continúa su historia.

_ Si la doncella a su vez tomaba la manzana, o al menos intentaba hacerlo, significaba que estaba correspondiendo su amor a él. Estoy con él hasta ahora. Quiero que Anastasia recoja mi manzana hasta el final.

Entonces él me mira divertido y con un brillo en sus ojos, dice...

_ Joven, me habla de tal manera como si tuviera más confianza conmigo.

_ La manzana también se considera que trae abundancia y fertilidad. Era costumbre que la novia al comer una manzana en la noche de bodas aseguraba el deseo sexual,  fertilidad para procrear hijos y abundancia dentro del matrimonio.

Sonrío.

_ Bien, Sr. Caria, le contesto sonriendo con confianza, no necesitamos ayuda en el primer punto; en el segundo podemos esperar un largo tiempo y en el tercero ya lo he acumulado.

 _ Sr. Grey, hasta un ciego puede ver la verdad en lo que dijo. Pero, lo que tenga disponible en la actualidad debe preservarlo para el futuro. ¿No le parece, señor? Asiento con la cabeza de manera imperceptible.

_ Pero esta no es la única razón por la que sugiero la manzana como su símbolo señor. Usted exuda poder, pero su actitud me dice que usted es el hombre entre los hombres poderosos; usted es un líder, un perro alto, si no le importa que mi expresión sea cruda. Usted podría luchar por ella hasta la muerte, creo… lo dice lentamente mientra su expresión se oscurece.

_ ¿Sabe por qué se convirtió en el símbolo que se ha convertido?

Niego con la cabeza, mirándolo fijamente. Él asiente con la cabeza y continúa su historia.

_ Eris, la Diosa del Caos, la disputa y la discordia estaba enojada por no haber sido invitada a la boda de Peleo y Tetis una ninfa marina. A su boda asistieron muchos de los dioses del Olimpo.

_ Nunca he oído hablar de la historia de Tetis y Peleo, le digo tranquilamente, encogiéndome de hombros. Él sonríe y se apoya con un poco de complicidad.

_ Tal vez usted ha oído hablar de la descendencia, de Aquiles, dice en voz baja.

_ Según la historia contada por Hesíodo a Teogonía, le dijo que Eris estaba enojada por no haber sido invitada. Así que ella lanzó una manzana de oro en la mesa del banquete, afirmando que quien fuera el poseedor de esta hermosa y rara fruta, sería considerada la más bella diosa. Por supuesto, Hera, Atenea y Afrodita se movieron rápidamente para reclamarla, y comenzaron a pelear por ella. Sin embargo, Zeus intervino y nombró a Paris que era considerado el hombre más guapo entre todos los mortales, dice lentamente y su voz va tomando el sonido de un orador talentoso.

_ Es evidente que cada diosa quería ser declarada la más bella y cada una le ofrece algo a París a cambio de su declaración. Atenea le prometió riquezas, Hera le prometió poder y Afrodita le prometió a la más hermosa mujer mortal que tendría como esposa. Eligió a Afrodita, por supuesto, y ella le prometió entregarle a Helena de Esparta. Pero el problema era que Helena era ya la esposa de Menelao. Oráculos le advirtió a Paris antes de buscarla, pero, no obstante, zarpó a Esparta y fue recibido calurosamente por Menelao que, por supuesto, de inmediato se molestó cuando Paris dejó Esparta con su esposa, quien optó por irse con él, a cambio de no encender la guerra de Troya. En consecuencia, la Manzana de Oro se convirtió en el símbolo de que vale la pena luchar por amor.

Me encuentro diciendo, la Manzana de Oro es...

_ Muy bien, señor. Nosotros le llamaremos cuando se haya completado el anillo. Estará listo en una semana.

*****

Me siento en la camioneta y Taylor cierra la puerta y rápidamente toma su asiento en la parte delantera.

_ ¿A dónde señor? me pregunta.

_ Un minuto Taylor, conduce alrededor hasta que te dé una dirección, le digo. Reviso mis mensajes de texto y hay uno de Elliot.

* En mi camino para llegar donde papá. Nora dice que su horario está abierto por la tarde. ¿Has hablado con él ya? *

Taylor se ve momentáneamente confundido, pero rápidamente recupera la compostura y sale de la zona del aparcamiento subterráneo. Tomo mi Blackberry, y una respiración profunda antes de marcar.

_ ¿Christian? Responde después del segundo timbre.

_ ¡Papá Hola! Escucha, ¿Tienes ocupada la tarde? Le pregunto.
_ Ya he terminado con todos los aspectos de la corte. Me quedaré examinando algunos archivos nuevos. Nada que no pueda esperar. ¿Qué pasa hijo?

_ Dado que nuestra boda no está muy lejos, creo que tenemos que ir a comprar algunos esmóquines para ti, para el Padrino Elliot, para mí y para mi guardaespaldas de bodas Taylor, le digo, y Taylor se desvía ligeramente de su carril… si logramos sobrevivir al paseo… murmuro en voz baja solo para que Taylor me oiga. Él se enrojece desde la línea del cabello hasta la parte de atrás de las orejas.

_ ¿Es por eso que Elliot acaba de llegar? Me pregunta sorprendido.

_ ¡Hola hermanito! Oigo a Elliot gritar en el fondo.

_ Sí, tuve una mañana ajetreada y es ahora que logro desocuparme, le digo y mi mirada se encuentra con la de Taylor por el espejo retrovisor y rápidamente mira hacia adelante.

_ Ahh... Claro, déjame acomodar mi horario con Nora, y ¿Dónde quieres que nos reunamos?

_ Elliot ya sabe papá. Él te va a llevar.

_ ¿Es un secreto?

_ No, papá. No lo es. Nos vemos allí, le digo crípticamente a lo que responde: Sí, te veré... uhm... y cuelga.

_ ¿Vamos a encontrarnos con ellos señor? Taylor pregunta.

_ Sí.

_ ¿Dónde  señor?  

_ Llévame a Escala. Armani envío a su sastre para atendernos, vamos a comprar trajes de etiqueta a la medida.
_ Sí, señor, pero ¿por qué no en Armani?

_ Lo cambié anoche a último minuto, y le pedí a Andrea reorganizarlo. Tengo que hablar con mi padre acerca de la nueva seguridad ¿A qué hora vienen?

_ Oh, sí, Welch ya los tiene con él. Si desea reunirse con ellos el día de hoy, podrían venir después de la medición, señor.

_ Vamos a hacer eso. Eso me dará tiempo para hablar con él y mandarlo con la nueva seguridad. Creo que Welch acaba de enviar la información.

_ Sí, sí, ya Welch envío toda la información cuando nos íbamos, dice mientras aparca en el garaje de Escala.

Él se detiene en uno de los puestos, me abre la puerta y hacemos nuestro camino a los ascensores.

_ Señor, antes de que su hermano y su padre lleguen, necesito hablar con usted, me dice cuando las puertas del ascensor se abren al llegar a casa.

_ En el estudio, le digo y él asiente con la cabeza.

Si Taylor solicitó una reunión privada, debe tener preocupaciones y me muero de ganas de escucharlo.

Entro en mi estudio y él cierra la puerta. Me siento en mi silla, y levanto la mirada hacia Taylor con curiosidad expectante.

_ Señor, tengo preocupaciones por la seguridad acerca de su boda a la luz de los acontecimientos recientes. ¿Qué tan importante es que se haga en casa de sus padres?

_ Es un hecho, Taylor. Será en la casa de mis padres. Él asiente con la cabeza.

_ Conocemos el diseño de la casa de sus padres. Desde el punto de seguridad, es casi indefendible. Un barrido completo no es suficiente señor. Tuvimos problemas con Leila, incluso después de hacer un barrido completo en el apartamento de la señorita Steele y sabíamos quien era y cómo iba a comportarse. Ahora tenemos un asaltante en donde todos los miembros de la familia, incluso la señorita Steele, pueden ser los blancos.

_ ¿Qué estás sugiriendo?

_ Sr. Grey, no podemos tener ningún lugar seguro al 100%, y la casa de sus padres no es segura por causa del lago. Tenemos la lista de invitados para el equipo de Welch, que harán las verificaciones de todos ellos y también del personal de servicio, personal de catering, floristas, del sacerdote. Es una gran casa, tenemos que tener los ojos y las armas cubriendo cada entrada y más aún por la costa.

_ ¡No habrá armas de fuego en mi boda!

_ Tenemos que tener armas señor y es justamente por usted. No puedo correr el riesgo de su seguridad después del incidente de Charlie Tango. Pella nos dijo que el asesino lo intentará de nuevo y puede tener éxito esta vez. ¡No puedo permitir que usted, la señorita Steele o cualquier miembro de su familia mueran bajo mi seguridad! ¡Señor!

Taylor levanta la voz ansioso. No lo había visto así antes.

_ ¡Las armas son algo horrendo para mí, Taylor! ¡Sobre todo en casa de mis padres que las odian tanto o más que yo! ¡No quiero armas de fuego! ¡Eso es definitivo!  

_ Sr. Grey… Taylor toma un suspiro y dice resueltamente, con voz firme y postura supina. Ha sido un privilegio y un honor trabajar para usted, pero renuncio. Me ha dado sus razones y yo les di las mías. Un hombre que está decidido a matarlo, está suelto. Ya hizo su primer intento. Los paparazzi han acampado a todo lo largo de la calle para acosarlo a usted y a la señorita Steele y usted me está quitando los medios para protegerlo. ¡No puedo estar de acuerdo con eso, señor! Dice y su mirada es fulminante. Me estremezco ante su respuesta. No puedo perder a Taylor. Mis manos pasan por mi cabello exasperado. Tomo una respiración profunda.

_ ¿Por qué estás tan decidido a llevar un arma? Eres un combatiente experto.

_ Sr. Grey, un asaltante con un arma evadiría mis habilidades de lucha. Un buen boxeador muere tan rápido cuando está en manos de uno malo, pero con un arma. ¡No voy a tener tiempo para meterle manualmente las balas a él! El día de su boda, todo tipo de gente va a salir de los rincones por algún tipo de rencor que tengan con usted. No sabemos a quien estamos buscando y Pella insiste y yo le creo, que el asesino no trabaja solo. Eso significa que estamos buscando a personas con rostros desconocidos y a más de una, que tienen la ventaja de conocerlo a usted, pero usted no a ellos.  ¡Ahí es cuando se hace más necesario que nunca protegerlo con armas de fuego!  Casi me grita. Mi mirada está tan impasible que lo hiere. Es una lucha interna que tengo con lo que sé acerca de las armas y la realidad en lo que dice Taylor.

_ ¡Sr. Grey, por favor! Sigo teniendo pesadillas con un culo huesudo, flaco de unas 102 libras… perdón… se corrige así mismo, de Leila con una pistola en la cabeza de la señorita Steele, en un apartamento al cual le hicimos un barrido y al cual ella logró entrar armada. ¡Pudo haberle disparado a la señorita Steele! 

_ ¡Pero no lo hizo y me las arreglé para someterla!

_ Sr. Grey, es muy probable que este hombre no haya sido su sumiso. ¡Así que dificulto que pueda someterlo!  Este chico va a ir hasta que usted o alguien cercano a usted esté muerto. No puedo ver eso y lanzar patadas señor. Si aparece, parte de la seguridad corre el riesgo de morir abaleados por protegerlo a usted y a su familia. Si no nos permite protegerlos correctamente… Tiene que permitirlo señor o sinceramente me marcho. Con esta mierda de “sin armas”  me hace sentir como un maldito idiota y no hay forma de protegerlo y será un blanco fácil para quien tenga la intención de hacerle daño. ¿Debo entregarle una flor mientras él tiene una pistola sobre la cabeza de la señorita Steele? ¡Prefiero dispararle al bastardo señor!

Él tiene razón. ¡Mierda! Mi cara se arruga con el pensamiento y me conmociona la escena.

_ ¡Muy bien! Sólo los guardaespaldas que estén cerca de mí y mi familia, eso incluyen a Anastasia por supuesto,  y para aquellos que estén vigilando los puntos de entradas. Los que estén alrededor de los invitados y caminando alrededor de la fiesta no llevarán armamento. Éstos deben ser cuidadosamente escogidos por ti y Welch. ¡De lo contrario tendré tus bolas y las de Welch de postre!  Siseo entre dientes.

_ ¿Eso es suficiente para ti? Suspira y se seca el sudor de la frente con el dorso de la mano.

_ Sí, señor. Lo es. Otra medida que estamos tomando y que necesita de su atención. Necesitamos tener un señuelo.

_ ¿Un señuelo para qué?

_ Es donde se realizará la boda. Los invitados llegaran a un lugar diferente, una vez identificadas sus identidades, los enviamos a la ubicación correcta que será en casa de sus padres. De esta manera frustramos a unos cuantos paparazzi y confundimos a cualquier persona que esté tratando de localizarlo.

_ No es mala idea. Me parece bien. Organiza el sitio con Andrea y Welch. Les dejo a ustedes la organización de esos detalles. Y, Taylor, ¿Te importaría ser uno de los padrinos de la boda?

_ No, señor. Me preguntaba cómo pegarme de usted ese día. No tendrá una protección más cerca que la mía. Así que me parece un buen movimiento.

_ Adivina, Anastasia pondrá a Gail como dama de honor para acompañarte, le digo. Y se sonríe con mi respuesta.
_ ¡Sí, señor!

_ Me gustaría que te quedes, Taylor, pero ya eso corre por tu cuenta, le digo con mi rostro serio, sin pestañear. Es la mejor seguridad personal, y él tiene cuidado con Anastasia. Yo no lo puedo reemplazar. No en tan poco tiempo. Y, curiosamente, me encuentro que hasta le tengo cariño.

_ Así que, ¿significa esto que te vas a quedar?

_ Sí, sí, señor. Gracias por dejarme alejar el peligro de usted. Asiento con la cabeza para finalizar la conversación.

*****

_ Sr. Grey, extienda sus brazos señor  y yo hago lo que me dicen.

_ Angelo, ¿cuánto tiempo has estado haciendo esto? Le pregunto como para comenzar una pequeña charla.

_ Cuarenta años en octubre próximo, señor, responde educadamente, empuja sus gafas de media luna hacia atrás y toma su marcador de jabón y marca sobre la tela.

_ Sr. Grey, por favor baje de la plataforma, usted es mucho más alto que yo. Necesito tomar la medida del pecho, señor. Ahora levante los brazos hacia arriba, señor, y lo hago. Cortésmente me da las gracias.

Él escribe la medida y se pone el lápiz en la oreja. Cuando bajo mis brazos a un lado, me pide que los extienda para tomar la medida de mi cintura. Pasa la cinta métrica alrededor de mi cintura, escribe la medida y vuelve a medir de nuevo.

_ ¿Estaba mal tomada? Le pregunto y el sonríe.

_ No señor, nosotros los sastres tenemos un dicho: mide dos veces y corta una vez, así se evitan errores, responde.

_ ¿Son estas las telas que va a utilizar? Pregunta mi padre que está sentado en el sofá.

_ Sí, lo son. ¿Tiene alguna objeción con los colores?

_ No, están bien los colores.

_ Yo no soy muy aficionado a este rosa pálido para el chaleco, murmura Elliot. ¿Por qué tú tienes el color plata?

_ Por que yo soy el que se va a casar, le digo y él resopla. Además el tuyo es para que coincida con tu novia no conmigo.

_  Sr. Grey, ¿podría subir de nuevo a la plataforma por favor? Pregunta Angelo. Él es un hombre pequeño de bigotes. Tiene un alfiletero atado encima de su codo. Debe tener como unos 60 años, aunque es ágil para su edad.

_ ¿De dónde eres Angelo?

_ Nací en Napoli, señor. Mi padre era sastre y mi abuelo antes que él.

_ Pero hablas Inglés muy bien le dice mi hermano.

_ Sí, señor. Crecí en Brooklyn. Mi padre emigró con una de las casas de moda como sastre. Era muy hábil. He aprendido más de lo que me ha enseñado, dice mientras se quita la cinta de medir de nuevo.

_ Sr. Grey, ¿sería tan amable de quitarse los zapatos? Necesito la medida del pantalón.

_ ¿Qué hacía antes de trabajar con Armani?  Pregunta mi padre con curiosidad.

_ Trabajé para las principales casas de moda. Brioni, Canali, Loro Piana, Ermenegildo Zegna, Stefano Ricci, Casare Attolini y ahora en Armani, responde, inclinándose.
_ Sr. Grey, abra las piernas unos treinta centímetros por favor. Toma todas las medidas en varios ángulos: pantorrillas, circunferencia de tobillos, mide desde los pies hasta la cintura. Luego de terminar conmigo, hace lo mismo con mi padre y con Elliot.

_ Christian, ¿por qué no elegimos alquilar un smoking? Estos no los usaremos de nuevo. Tal vez usaras el smoking pero no el chaleco, dice Elliot con disgusto. Estoy seguro que Armani tendrá un montón de trajes de etiquetas para satisfacer las necesidades de alguien como tú, dice sonriendo y yo frunzo el ceño.

_ ¿Qué piensas de eso Angelo? Le pregunta.

_ Es muy sencillo, señor, responde Angelo mientras continúa afanosamente tomando las medidas con precisión profesional. Un caballero bien vestido lo puede decir, no hay nada parecido entre la ropa de un estante y un traje elegante hecho a mano. Usted debe haber oído la expresión: “hecho a la medida” dice Angelo sin detener su trabajo. ¿Sabe de dónde viene la frase?

_ La verdad es que no, responde Elliot genuinamente.

_ Tal vez no señor, pero hay un montón de trajes de calidad que están disponibles en grades tiendas de modas. Pero esta frase se origina a partir del siglo diecisiete, cuando los sastres tenían rollos de telas en sus tiendas. El cliente venía, elegía el material y decía para qué tipo de ropa la requería. Entonces se usó el término “a la medida de”  así las telas se transformaban en elegantes vestimentas individuales para cada cliente, así como lo estoy haciendo con ustedes ahora. El Sr. Grey pidió telas específicas, además de no utilizar los patrones que ya tenemos listos.

_ ¿No es esto lo que está haciendo ya? Usted nos está midiendo, y usted va a hacer trajes de etiqueta de nuestras medidas, dice Elliot.


_ No, señor. Hecho a medida utiliza una plantilla existente ajustada individualmente a sus mediciones. Lo que estoy haciendo aquí es crear su propio patrón señor, así en un futuro cuando desee un traje hecho a su medida, ya tiene si propio patrón.
_ Hey bro, para que sepas, estamos preparando una despedida de soltero para ti, dice Elliot sorprendiéndome.

_ ¿Qué? ¡No quiero una despedida de soltero! Me hubiese gustado que preguntaras primero Elliot, le digo con el ceño fruncido.

_ ¡Claro que sí! ¡Es una tradición! ¡Espero que me hagas una cuando me atrapen!  dice sonriendo.

_ ¿Qué clase de despedida de soltero? ¿Quienes van?

_ Supongo que tiene que ser recatada porque papá nos acompañará, de lo contrario, mamá tendría mi pellejo.  

_ ¿Papá vas a ir? Pregunto mortificado.

_ Estoy aquí, Christian, dice divertido. Sí, Elliot me invitó, pero si te hace sentir mejor, no me quedaré mucho tiempo.

_ No es eso, papá. No me gustan las sorpresas.

_ ¿Y de qué otra manera se hace? Además yo sólo te informé de que tendrás una despedida de soltero. Eso no es ninguna sorpresa. De hecho te voy a dar la opción de ir a un club o a mi apartamento. ¿Cuál prefieres?

Pienso por un minuto. Del club me puedo ir cuando yo quiera, pero tengo menos control de lo que me rodea. En casa de Elliot tengo más control y creo que también me puedo escapar cuando quiera.

_ En tu casa, respondo.

_ ¡Buena elección!

_ ¿Quién está invitado?

_ Tus compinches, por supuesto. Papá, Flynn, yo, Mac, Bastille y un par de compañeros de trabajo que tu ya conoces.
_ Dale sus nombres a Taylor, antes de irte.

_ ¿Así que, vas a ir con seguridad?

_ Sí, le digo a regañadientes.

_ ¿Tengo tu palabra de que vas a ir? Suspiro.

_ ¡Sí Elliot! le contesto.

_ ¡Bien! responde. También te informo que vamos a hacerla dos días antes de tu boda y de paso ese día también será la despedida de soltera de Ana y Kate me dijo que te informara que Ana se queda en su casa la noche antes de la boda. Me dijo algo así como que es una mierda de mala suerte que el novio vea a la novia antes de la boda, y ya que su madre es la que está haciendo el vestido de novia, debe terminar todos los arreglos y se supone que tú no puedes verlo. Me imagino que es otra cosa de mala suerte que ustedes deben estar evitando… el continúa hablando pero no dejo que termine.

Me paro de un solo golpe.

_ ¿Qué dijiste?

_ He dicho que ver el vestido según es de mala suerte, responde confundido.

_ ¡No! Acabas de decir que Ana tiene una despedida de soltera y que Anastasia pasará la noche antes de la boda en casa de Kate, ¡a eso me refiero!

_ ¡No te pongas a ladrar bro! Dice, pero yo sigo hacia él. Angelo accidentalmente lo pincha con el alfiler. ¡Ayy!

_ Lo siento mucho señor Grey. Por favor, no se mueva, le advierte en voz baja.

_ ¡Dígale eso a mi hermano! Gruñe Elliot.

_ ¡Cálmate Christian! Dice mi papá regañándome. Tu hermano y Kate solo están cumpliendo con ciertas tradiciones. Tu madre paso su noche en casa de su mejor amiga. No fue tan malo. Además la tendrás el resto de tu vida después de esa noche. Es solo una noche.

_ ¡Yo no sé nada de eso, papá! ¿Una despedida de soltera para Ana? ¿Voy a dormir solo la noche antes de mi boda? Le digo gruñendo. Odio cuando la gente hace cosas fuera de mi alcance que yo no puedo controlar. ¿Qué van a estar haciendo en esta despedida de soltera hipotética? Y ¿qué van a estar haciendo en el apartamento de Kate la noche antes de la boda?

_ Cosas de chicas supongo, dice Elliot encogiéndose de hombros.

_ Gracias, señor Grey. Puede retirarse, señor, dice Angelo llevándolo fuera de la plataforma. Taylor es el siguiente en la línea para medirse. Elliot frunce el ceño de nuevo.  Taylor sube a la plataforma estoicamente como un cordero para el sacrificio. Giro la cabeza para ver Elliot.

_ ¿Y bien?

_ ¿Bien qué?

_ ¡Nadie me preguntó si le podían hacer una despedida de soltera, o si Ana puede pasar una noche sin mí!

_ Christian, no estás tratando de controlar Ana, ¿verdad? me pregunta con curiosidad papá.

_ ¡Papá, quédate fuera de esto, por favor! Le digo con voz controlada.

_ Como futuro suegro de Ana, tengo que preguntarte algo. ¿Estás haciendo esto por celos o por controlarla Christian? ¿O las dos cosas? Añade a regañadientes.

_ Papá, Anastasia es la persona más importante en mi vida. Lo más importante con la que he compartido mi vida. Así que perdóname si se me hace difícil consentir que hombres desnudos estén bailando alrededor de mi novia.

_ ¿De qué estás tan preocupado? Puedo decir que si no hubieses sido tan bueno en los negocios, lo más probable es que tendrías una buena carrera como streeper, de hecho puedes tener un gran clientela, bromea Elliot.

_ ¡Gracioso, ese no es el punto!

Mi padre interviene.

_ ¡Muchachos! Dice en voz alta e inmediatamente prestamos atención. Tal vez Christian, puedes fijar cierta pautas y de esa manera las chicas se divertirán en su despedida de soltera y pasarán la noche juntas sin problemas. Siempre hay manera de resolver las cosas.

_ ¿Anastasia sabe acerca de esto? Pregunto en voz baja, ocultando la amenaza de mi voz.

_ No sé, a lo mejor ya Kate se lo dijo o tal vez se lo dirá hoy. No sé a ciencia cierta.

Ahora que lo pienso, Anastasia no me ha enviado mensajes de texto desde nuestra reunión de almuerzo. Normalmente ella habría hecho un comentario ingenioso. Incluso si estuviera ocupada, habría dicho algo. Pero, han pasado casi 3 horas y ni un pitido de ella.

_ Disculpen, digo y camino a mi estudio fuera del alcance de los demás. Marco a Ana y ella responde con tranquilidad.

_ ¿Hola?

_ Ana ¿Por qué estás hablando tan tranquilamente? le pregunto, alarmado.

_ Por nada… responde ella evitando.
_ Anastasia, ¿pasa algo?

_ Nada pasa Christian. Sólo ocupada, eso es todo...

_ ¿Segura?

_ ¡Hola, Christian!  Oigo la voz de una de mis personas menos favoritas. Katherine Kavanagh.

_ ¿Por qué está ahí? Pregunto controlando cuidadosamente mi ira.

Casi puedo ver a Anastasia cerrando los ojos y tragando. Estamos hablando de una invitación,  dice en voz baja.

_ ¿Cuál?  Pruebo.

_ Una invitación…  responde ella en voz baja. Yo respiro por la nariz como un toro furioso, cerrando los ojos. Ella no me va a decir toda la verdad hasta más tarde, sospecho.

_ ¿Podría ser la despedida de soltera? Siseo entre dientes.

_ ¿No quieres que vaya?

_ ¡Sobre mi cadáver! Grito dando vueltas por mi oficina.

_ ¡Dame el teléfono! Oigo a Katherine la trituradora de bolas que debe haber escuchado mi voz. Y antes de tener la oportunidad de decir que no, la voz en el teléfono cambia.

_ Christian, Elliot me envió un mensaje diciendo que van a realizar tu despedida de soltero. ¿Por qué no puedo hacer lo mismo por mi mejor amiga? ¿Puedes comerte con los ojos a una chica desnuda, pero Ana no puede hacer lo mismo con un stripper? ¿Además por qué crees que contrataré a un stripper? ¡Tal vez solo comamos, bebemos, bailamos, nos divertiremos!

_ ¡NO! Le digo en voz alta.

_ ¡Bueno, te jodes tú y tus reglas! ¿Por qué ella no puede tener su noche igual que la tuya?  

_ ¿Qué? Oigo a Anastasia en segundo plano. ¡Dame el maldito teléfono Kate!  y en diez segundos oigo su voz.

_ ¿Christian? ¿Es cierto?

_ ¿Qué? Siseo.

_ Que vas a asistir a una despedida de soltero. Y yo preocupada de cómo te sentirías acerca de ese tipo de fiestas. Le estoy dando a Kate un discurso sobre eso.

_ Yo no quiero participar. ¡Pero Elliot me está acorralando! Tengo la intención de escaparme. ¡Preferiblemente antes de que las  strippers se quitan la ropa!

_ ¿Qué? ¿Más de una stripper?

_ ¡No lo sé! ¡Yo no quiero ir! Creo que no van a llevar ese tipo de mujeres porque papá  también va a ir.

_ Esa no es la respuesta que estaba buscando Christian, dice, y su voz se separa del teléfono. La oigo decir: Kate, me encantaría ir a la despedida de soltera y acepto la invitación para pasar la última noche antes de la boda en tu casa.

_ ¡Yaaay! Oigo el grito de Kate en el fondo. ¿Qué diablos pasó?

_ Adiós, Christian. Te veré esta noche, dice ella con dulzura y me cuelga. ¡A mí! ¡Nadie me cuelga el teléfono!  Me paseo por mi oficina para obtener un control sobre mi creciente ira. En cuanto a Anastasia, ella siempre se las arregla para llegar a perder el control. ¡Mierda! Siento la ansiedad arrastrarse sobre mí. Cuento hacia atrás. ¡Inhale, exhale! ¡Grey Fácil!
Marco de nuevo el número de Ana y ella no responde. Cuelgo. Llamo a SIP y su recién contratada asistente me comunica con ella.

_ Ana Steele habla, responde el teléfono.

_ ¡No me cuelgues! Yo no pedí una despedida de soltero. Yo no quiero ir a una despedida de soltero. Elliot decidió hacerla sin saber si yo iba a estar allí. Si puedo salir de eso, lo haré. Pero yo no quiero que estés en una despedida de soltera, le digo en un solo suspiro.

_ Sé que debe ser insoportable estar en una despedida de soltero en donde habrá strippers. Y, voy a aguantar también la perspectiva dolorosa de ver a hombres en mi despedida de soltera. Pero, puedes estar seguro que voy a tratar de soportarlo tan estoicamente como pueda.  ¿Hemos terminado, con esto señor?  Me pregunta ella con enojo.

_ ¡No! ¿Vas a pasar la noche antes de nuestra boda con Kate?  Pregunto.

_ ¿Podemos hablar de esto esta noche, por favor, Christian? Tengo trabajo que hacer, tengo un dolor de cabeza horrible, dice ella.

_ Te voy a recoger en una hora, le digo sin preámbulos. Estoy seguro de que Angelo habrá terminado de tomar todas las medidas para ese entonces.

_ Me quedan más de dos horas y ya tomé un largo almuerzo, ella protesta.

_ ¡Me importa una mierda! ¡Necesito verte! ¡Y pronto!

_ Christian... suspira exasperada. Ella me hace sentir completamente indefenso. No sé qué camino voy a tomar con ella y sin embargo, todo lo que hace me hace sentir vivo.

_ Y… agrego con una voz profunda, esta mañana te prometí que te cuidaría, le digo en un tono acariciante… incitándola…

_ Christian, no estás jugando limpio, dice.

_ Nena, no puedo jugar limpio, en cuanto a ti se refiere. Eres mi prioridad número uno. Te buscaré en una hora... está lista por favor, le digo con una promesa carnal en mi voz.

_ Está bien, murmura apenas audible.

Cuando camino de vuelta a la sala de estar, Angelo ya completó la toma de medidas.

_ Sr. Grey, debo tomar las medidas del señor Travelyan y del Sr. Steele. Gracias por su tiempo. Iremos haciendo dos trajes por semana, para terminarlos con tiempo. Sería bueno que cada quien retirara el suyo para asegurarnos de que queden perfectos, por si se tiene que hacer alguna corrección final.

_ Gracias Angelo. Taylor te acompañará, le digo, y él asiente con la cabeza y sigue a Taylor.

Me vuelvo hacia mi papá, y Elliot.

_ Gracias por tomarse el tiempo. Quería hablar con ustedes acerca de añadir más seguridad, y escucho un gemido de Elliot, y un gruñido tenue de mi papá.

_ Hermano, ¿sabes lo incómodo que es tener un guardaespaldas pegado de tu culo por todas partes cuando estás haciendo un trabajo de construcción? ¿Es realmente necesario?

_ No sólo es una necesidad, sino que es un requisito. Mi investigador piensa que lo sucedido con Charlie Tango fue un sabotaje. No podemos correr el riesgo. Hasta que descubramos quien fue, así que se necesita más seguridad.

_ ¿Es el mismo tipo de siempre?

_ Uno de ellos es... respondo.

_ ¿Uno de ellos? ¿Qué carajo? ¿Y me reclamas a mí por una simple despedida de soltero? ¡Eres tan extraño bro! Algunos chicos estarían agradecidos por el gesto.

_ ¡Yo no soy algún otro chico, Elliot! ¡Y hay una amenaza a la seguridad que no podemos tomar a la ligera! Cada uno tendrá dos guardaespaldas de protección.

_ ¿Qué? Serían seis personas más en la casa. No sé cómo vamos a explicarle eso a tu madre, o a tu hermana, Christian. Ya se están volviendo extremadamente molestas con el único que tienen.

_ ¡Papá, por favor! La molestia es la menor de mis preocupaciones. Su bienestar es lo que me preocupa en este momento. Esto es hasta que este resuelto lo del atentado. Luego podemos aligerar la seguridad.

_ ¿Quiere decir que continuaremos con los guardaespaldas incluso después de que hayan capturado al responsable?

_ Tal vez no tantos como ahora, pero, eso sí, por su seguridad.

_ ¿Estás tratando de pagarnos en especie por meterte en problemas con Ana?  Pregunta Elliot.

_ No se me ocurriría. Decidí lo de la seguridad antes de la despedida de soltero, dije sonriendo.

_ Christian, me aseguraré de que tu hermano no haga nada de mal gusto, o hacer cualquier cosa que pudiera molestar a tu madre, o a Ana, o Kate según sea el caso, papá dice resueltamente.

_ ¡Papá! ¿De qué sirve hacer una despedida de soltero si no podemos meternos en problemas? Grita Elliot.

_ ¿Y no estás ni un poco preocupado de que tu novia esté comiéndose con los ojos a los strippers? Pregunto.

_ ¿Qué? ¿Crees que va a hacer algo más que verlos? Me pregunta con una confianza exagerada. ¡No tienen oportunidad! Dice sonriendo.

Compruebo mi reloj discretamente.

_ Papá, creo que es nuestra señal para irnos, dice Elliot sonriendo.

_ ¡Espero que no te estemos dando montón de problemas bro! Pero tienes que ver otras cosas. Sólo queremos que te diviertas antes de casarte, eso es todo.

_ Eso es muy considerado de su parte, Elliot. No te olvides de tus regalos de despedida antes de salir, le digo sonriendo.

_ ¡Taylor!

_ Sí, señor, responde caminando hacia mí.

_ ¿Están aquí? Pregunto con una cara impasible.

_ Lo están señor. Estarán listos para salir con los señores, responde con un brillo en sus ojos. Miro a varios chicos con trajes oscuros; se ven como Rambos con cortes de pelo militar. Los ojos de mi papá se abren como platos.

_ A tu mamá no le va a gustar esto, le susurra a Elliot.

_ ¿Me estás diciendo? ¡Y mis compañeros de trabajo me estarán jodiendo durante un año!   Le contesta.

Taylor los presenta.

_ Sr. Grey, estos son sus guardaespaldas: Brian Evans y Tom Rhodes, le dice a Elliot.

_ Frank O'Neil, John Brady, Hank Thomas, Tony Citoli, Clint Warner, Joe Genarro, y Claus Schwartz van con usted señor Grey, dice dirigiéndose a mi padre. Cada uno de ellos saben a quién seguir señor.

_ Genial, simplemente genial, responde en voz baja. Luego toma su compostura de abogado y con voz profesional los saluda.

_ Encantado de conocerlos caballeros. Bueno, ¿de acuerdo?

_ ¿Tenemos que tenerlos en casa? O ¿cuál es el procedimiento? Mi papá le pregunta a la salida.

_ ¡Nos vemos en tu fiesta, bro! No me siento tan mal por meterte en problemas, dice sonriendo.

Después que la puerta del ascensor se cierra, Taylor se vuelve hacia mí.

_ ¿Vamos de nuevo a GEH señor?

_ No, vamos a SIP para recoger la señorita Steele.

_ Sí, señor.

*****

Skyfall - Adele

Estamos en frente de SIP seis minutos después de la hora. Estoy en mi asiento, con mis emociones bajo control, pero cuando se trata de Anastasia, mi control logra derretirse como un bloque de hielo en el calor del desierto. Reviso mi reloj de nuevo, esperando que ella aparezca por la puerta. No aparece. Mi mirada se fija en la puerta sin pestañear. ¿Acaso se le olvidó? ¿Decidió seguir trabajando? Le daré unos minutos más. Tal vez tiene algo que terminar. Siento el tic-tac de mi reloj mientras mi mirada se fija en la puerta. De pronto la puerta se abre y siento un alivio, pero es otra persona. Tomo mi Blackberry y le marco. Ella no responde.

El pánico y la rabia están aumentando en mí como los volcanes gemelos. Marco el número de SIP y su asistente atiende sin aliento al tercer repique.
_ Oficina de la Señorita Steele, dice tratando de recuperar el aliento.

_ Hannah, habla Christian Grey ¿Dónde está la señorita Steele?

_ Respecto a eso señor…

_ ¿Qué? ¿Adónde se fue? ¿Dónde está Sawyer? ¿Fue a alguna parte?

_ No, señor. Ella no ha salido, responde educadamente.

_ ¿Dónde diablos está Sawyer? Pregunto con fuerza.

_ El Sr. Sawyer está esperando por la señorita Steele. No creo que él esté al tanto de que ella se iba temprano señor.  

_ ¿Sabes por qué ella no contesta su teléfono celular?

_ Sí, dice ella, y luego su voz entra en un susurro. Sr. Grey, lo siento. Ella no ha sentido bien durante la última hora. No quería que nadie lo supiera.  Sólo tomó un Advil, y apoyó la cabeza en su escritorio, me pidió que la despertara a las cinco, pero me dio varias cosas por hacer y se me pasó el tiempo y no la desperté. Pero ya se paró y está en el baño. Ay… yo creo que ella no quería que usted se enterara, disculpe señor Grey. Ya está aquí.

_ Es el Sr. Grey,  Ana, ella dice con voz distante.

_ Hola Christian, dice Anastasia en un tono suave y mi corazón se derrite.

_ Hola, le respondo. ¿Estás casi lista?

_ Sí. Acabo de estar en el baño. Saldré en un minuto, responde ella.

_ Está bien, le respondo en voz baja.

Aparece en la puerta dentro de unos pocos minutos, seguida de Sawyer y  rápidamente salgo de la camioneta y camino hacia. La noto pálida.

_ Hola, le digo tomando su mano. Hace frío. 

_ Hola, ella responde.

_ ¿No te sientes bien?

_ Estoy cansada... Eso es todo, responde evitando mi pregunta.

_ Ana, ¿qué pasa? Le pregunto, volviéndola hacia mí.

_ Nada... responde ella.

La llevo bajo mi brazo protector, y su caminamos a la SUV.

_ ¡Ana! ¿Cuál es el problema? ¿Tengo que llevarte a un hospital?

_ No, Christian. Acabo de tener un dolor de cabeza... o mejor dicho todavía lo tengo, dice ella, y yo la pongo en mi regazo mientras ella se queja, y le beso la parte superior de su cabeza. Ella suspira y envuelve sus brazos alrededor de mi cuello, metiendo la cabeza bajo el hueco de mi cuello.

_ ¡No peleemos bebé! No por cosas tontas como fiestas, le digo.

_ Bueno, ¿vas a la fiesta de Elliot?

_ ¿Quieres que me quede? Le pregunto, deseando que ella diga que sí.

_ La parte racional de mí quiere que te quedes. Pero, yo confío en ti. Quiero demostrarte que confío en ti, incluso cuando estés entre pechos y culos desnudos, dice haciendo una mueca.

_ ¿Es por eso que te duele la cabeza?

_ Sí. Pero, tengo que comportarme como una adulta. Eso no significa que no voy a estar increíble e irracionalmente celosa. ¡Porque eres mi hombre! dice en un susurro ferviente. Me siento inmensamente feliz y eufórico con su respuesta. Yo quiero que ella sea posesiva conmigo. Quiero que su mundo inicie y termine conmigo, y el hecho de que ella se siente tan celosa como para enfermarse, me hace feliz y loco.  Porque quiero protegerla y yo quiero que sea así. Aunque no quiero ser la razón o la causa que le haga enfermar.

_ ¡Nena, yo siento lo mismo por ti! Le digo.  

_ Pero ¿qué hacemos, Christian? has hecho una promesa, y yo también, ella susurra.

_ Tendremos que estar allí el tiempo suficiente como para cumplir con la promesa que hemos hecho. Pero, ¿de verdad quieres quedarte en casa de Kate la noche antes de nuestra boda?

_ No sé qué más hacer. Al parecer es la tradición, y acepté dormir lejos de ti esa noche, dice sonrojándose. Yo frunzo el ceño.

_ No puedo permitir que te quedes lejos de mí, Ana. Además, se creará un problema de seguridad. No quiero paparazzi detrás de ti. Ese apartamento no es lo suficientemente seguro. ¿Qué tal este compromiso? Kate llega y se queda con nosotros en el apartamento y duerme contigo en tu antigua habitación. De esa manera no duermes conmigo esa noche, además de cumplir la promesa de pasar la noche con ella. Ella parpadea con algún tipo de alivio mirándome.

Entonces me inclino y le susurro al oído. 

_ Vamos a tener que asegurarnos de que te folle una buena parte del día para compensar la noche que no estarás conmigo, le digo escabrosamente haciéndola sonrojar tanto como la bandera china.

_ ¡Sí! Susurra y me abraza con más fuerza.

_ ¿Cómo está tu cabeza?

_ Sorprendentemente mucho mejor, responde  sonriendo.

_ Esperaba que dijeras eso. Tengo planes para nosotros.

_ Espero que sea antes de la cena, responde ella en mi oído.

Cuando Taylor detiene la camioneta en frente de los ascensores, Sawyer salta y abre la puerta, y sin romper la conexión, tomo a Anastasia y caminamos hacia los ascensores. Somos como el sol y su planeta. Cuando estamos cerca, hay un deseo insoportable y una atracción magnética que requiere engranar nuestros cuerpos. Presiono el botón de llamada del ascensor y cuando las puertas abren entro con Ana y levanto mi mano para detener a Sawyer.

_ Toma el siguiente, le digo y Anastasia entierra la cabeza en señal de vergüenza bajo mi brazo.

_ Sí, señor, responde medio sonrojado.

Cuando se cierra la puerta, marco el código y me vuelvo a Anastasia y la encierro en mis brazos contra la pared.  Mi creciente erección está presionando contra su estómago. Me inclino y presiono mi frente contra la de ella. Aspiro su aroma profundamente mientras cierro los ojos.

Tonight (I’m Fucking you – Enrique Iglesias)

_ ¡Dios, me embriagas Ana! Digo mientras me pongo a devorar su boca y su lengua, chupando y mordiendo sus labios y el mentón y el cuello. Ella se mueve en vaivén, entrelazando sus manos en mi pelo, y tirando mi cabeza hacia abajo con fuerza. Me quejo en su boca, el estrés de las últimas dos horas, finalmente busca su liberación. Tomo su pezón bajo la blusa de seda y ella pega sus brazos contra la pared del ascensor lo que hace que su pecho empuje en mi boca.

_ No aquí bebé, le susurro. Te quiero en nuestra cama, le digo, y cuando las puertas del ascensor se abren a mi ático, la levanto del suelo y la llevo en mi hombro haciendo que grite de sorpresa.

_ ¡Christian, suéltame! Protesta.

_ Todo a su tiempo, cariño, le contesto mientras camino hacia el vestíbulo. La señora Jones está viniendo de la cocina y parpadea con total sorpresa.

_ Hola señora Jones, la saludo.

_ Uhm... Sí, cómo está señor Grey. Señorita Steele… y rápidamente se escabulle.

_ ¡Oh Dios! murmura Anastasia en voz baja, cubriendo su rostro. Sonrío.

Entro en nuestra habitación y cierro la puerta con el pie y la acuesto en la cama cayendo encima de ella.

_ ¿Cuánto te gusta esta camisa?  Pregunto.

_ Me gusta mucho, a menos que estés dispuesto a reemplazarla dice sonriendo. Con un rápido movimiento la abro haciendo saltar los botones, se la quito y bajo la cremallera de su falda tirando de ella también. La he dejado en su ropa interior de encaje y medias de seda agarradas con un liguero. Mi mirada escanea todo su cuerpo… ummm muy apetecible. Me inclino y bajo con cuidado las copas de su sujetador. Son como dos montañas con picos de coral, toda una delicia para mis ojos. Sin pensarlo me agacho y tomo cuidadosamente un pezón en la boca y expertamente paso mi lengua hacia atrás y hacia adelante haciéndola jadear. Sostengo la parte inferior de su pezón alargado entre mis dientes delanteros y muevo mi lengua implacablemente. Mi dedo índice y el pulgar reflejan mis acciones en el otro pezón. Anastasia gime con fuerza y al instante envuelve sus piernas alrededor de mi torso.

Mis labios se mueven entre sus pechos, lamiendo y chupando haciendo camino hasta su ombligo. Apoyo mi mano izquierda al lado de la cama y la otra la meto entre sus bragas, hasta colocar la palma como una ventosa sobre su sexo. Ella sigue con sus piernas aferradas en mi torso, así que las descomprime un poco para darle cabida a mi mano. Introduzco mi dedo medio jugando con su sexo ya empapado y froto con la palma de la mano su perla de placer. Ella sube y baja sus caderas con un movimiento erótico mientras yo meto y saco mi dedo. Nos estamos mirando lujuriosamente con cada movimiento. Me encanta su cara de placer. Siento que mi polla está empujando con fuerza contra mis pantalones. Me acomodo y subo sus piernas hasta mis hombros y con mis labios tomo su protuberancia. Ella grita aferrando sus manos en mi pelo. Meto mis manos en su trasero y lo subo para darle más acceso a mi boca. Mi lengua se sumerge en su sexo, como si no hubiera mañana y mis dientes pasean sobre su clítoris.  Entro y salgo en círculos repetidas veces y de pronto ella se viene con fuerza estremeciéndose.

Rápidamente me desligo de mi ropa y de la de ella y la volteo sobre su vientre.

_ Levanta ese glorioso culo al aire nena, y cuando lo hace, separo sus piernas con las mías a cada lado, haciendo espacio para entrar. Mi polla está pulsando, exigiendo estar dentro de ella hasta el final para satisfacer la bestia que hay en mí.

Me sumerjo en ella haciéndola jadear, llenando su estrecho orificio y la sensación es exquisita. Me quedo así conectado, con los ojos cerrados, y con su culo entre mis manos, saboreándola.

_ ¿Lista nena?


_ Un segundo, dice ella y ajusta sus piernas, extendiendo sus brazos hacia adelante. ¡Está bien, estoy lista, piérdete y llévame contigo!

Mi necesidad de ella crece a pasos agigantados y me muevo. Primero lentamente, dentro y fuera, hasta la empuñadura y ella empuja en mi contra, haciéndome tocar los lugares más profundo dentro de su sexo. La humedad y suavidad que rozan mi polla al entrar y salir me empuja a una vorágine de placer.

Cuando empiezo a sentir que sus paredes me atrapan, la tomo con fuerza levantado más su culo y comienzo a girar mis caderas en círculos entrando y saliendo sin descanso. Busco el mejor ángulo para una mayor ventaja frente a su zona de placer y ella se libera gritando.

_ ¡Christian por favor!

_ ¡Esto es mío! Siseo sin dejar de moverme. ¡Eres mía!


_ ¡Tuya! gime Anastasia.

_ ¡Y yo soy tuyo! No. Te. Olvides. De. Eso. Le digo dando las últimas estocadas mientra me vacío dentro de ella.

Empujo por última vez y finalmente me desplomo en la cama. Yo la atraigo hacia mis brazos, completamente saciados y felices.

Antes de ella cerrar los ojos relajados, la oigo susurrar.

_  Te quiero, Christian.

La  sostengo con más fuerza.


_ Y yo, a ti Ana, le susurro en voz baja y nos quedamos dormidos. 

10 comments:

fanny rebellon said...

Hermoso capitulo muy educativo, me encanto, sobre todo la parte donde Ellioth le dice de la despedida de solteros, y la casi pelea con teylor, me encanta teylor, su seguridad en si mismo es pasmosa, y luego la casi pelea con Anastasia,quien creería que Ana es super celosa, bueno cualquiera con ese tesoro que tiene como prometido y luego su gran y fantástico polvo, fabuloso, Cristian hace que cada encuentro sea una novedad, me encanta, Gracias Emine soy tu fan nº1, eres genial. y tu Patricia amiguis querida, te estaba extrañando, gracias mil por tu maravilloso trabajo, eres fabulosa un besote.

Anonymous said...

VALIO LA PENA LA ESPERA!!! GRACIAS, :)

Anonymous said...

Emine mis saludos hacia ti, Patricia como estas?, gracias por actualizar, espero con ansias como siempre el siguiente, que locura los celos que sienten ambos, tanta inseguridad, gracias por llenar estos espacios vacíos de la historia. Andrea desde Argentina.

aries said...

Muchas gracias por el nuevo capitulo.
A ver que ocurre en las dos despedidas de solteros.

Un saludo.

Anonymous said...

valio la pena la espera! gracias!! quedo esperando la proxima traduccion

fanny rebellon said...

Andrea Valenzuela Ulloa que ojazos...buen capitulo gracias emine y patricia....pobre se le va inflamar el colon con las rabietas
12 de enero a la(s) 17:20 · Me gusta · 1

MarjoreAle MendOri Christian, intenso, apasionado, inteligente, volátil... oh Dios! en cada capitulo me gusta mas! gracias emine y patricia por describirlo tan bien y ponernos a suspirar!
12 de enero a la(s) 21:23 · Me gusta

Patricia Aurora !!!!
12 de enero a la(s) 22:23 · Me gusta

Dori Crespo Jajajajaja me encanta el punto de protector y controlador de christian es muy tierno ver como se preocupa por no poder controlarlo todo .
Chicas como siempre un muy buen trabajo gracias
13 de enero a la(s) 7:59 · Me gusta

Vita Garcia Rangel Amo a este hombre definitivamente
14 de enero a la(s) 0:08 · Me gusta

fanny rebellon said...



Analia Cesar Emine no dejo de sorprenderme ante tu intensa búsqueda de información y la creación de estos capítulos totalmente nuevos, sin salir de la línea de la historia. Simplemente genial! Gracias!
Patricia gran trabajo de tu parte. Muchísimas gracias al entregarnos ésta posibilidad de leer el trabajo de Emine!
13 de enero a la(s) 11:56 · Me gusta

Paqui Cruz Marquez increíble el capítulo. Muchas gracias
13 de enero a la(s) 13:57 · Me gusta

Naye Luna tan para cual tan celosos y posesivos en uno con el otro gracias a cada una de ustedes me quedo con ganas de seguir leyendo... mas y massss
13 de enero a la(s) 18:45 · Me gusta

Vita Garcia Rangel Que fue este capitulo??? Quede en shock, me encanta este hombre y lo caliente que puede ser, deifnitivimante chicas ustedes son fantasticas
14 de enero a la(s) 0:30 · Me gusta

Elba D Mirabal B excelente como siempre quedo con ganas de mas
14 de enero a la(s) 7:11 · Me gusta

Jennifer Denisse Pino Arce Amo como es grey, tan sexy. Amo como lo describes emine. Muchas gracias chicas
14 de enero a la(s) 20:57 · Me gusta

fanny rebellon said...

Maritza Cordova Dios mio me tiene encantada este hermoso hombre con esos ojasos!!!! Es sin duda un maniático del control pero un maniático adorable, lo amo, amo como busca que cada detalle quede a la perfección, gracias Emine por compartir tus talentos con nosotras y Paty lo que haces con la traducción es genial y tu Fany eres única por todo lo que haces para hacernos llegar estos capitulos
13 de enero a la(s) 0:00 · Me gusta

Sole Casagrande Genial. Bien redactado. Me encantó. Quiero leerlos todos!
13 de enero a la(s) 0:05 · Me gusta

Sole Casagrande No puedo descargarlossss
13 de enero a la(s) 0:32 · Me gusta

Giselle Sanchez Rodriguez Increíble los detalles hermosos me hacen meterme más en la historia nos imaginamos cosas que antes no podíamos Cristian es increíble. Me encanta cada capítulo es mi adicción día a día lo. Espero el fin de semana se me hace largo.
13 de enero a la(s) 1:26 · Me gusta

Nuris Fuentes Peñaranda Fabulos como siempre emine me encantas como relatas esta parte que no salio en el libro sobre la discusion de la despedida de solteros.gracias emine y vanesa
13 de enero a la(s) 1:50 · Me gusta

Dori Crespo Súper hot me a encantado ha sido grandioso por su pasión y el amor que se tienen.
Felicidades chicas un trabajo fabuloso
13 de enero a la(s) 9:20 · Me gusta

Noelia Palma Fuentes Increíble el capítulo gracias eminen tienes mucha imaginación es casi como l james eres muy buena además está está parte es tu creacion

fanny rebellon said...


Alejandra Moyano Buen capitulo sin palabras . Gracias enime y patricia.
12 de enero a la(s) 18:55 · Me gusta

Paola Baez Como siempre delicioso el capitulo
12 de enero a la(s) 19:25 · Me gusta

Lisbeth Hodge Rondon que bellos esos ojos
12 de enero a la(s) 21:25 · Me gusta

Claudia Henao Todos los días se superan. Muchas gracias
12 de enero a la(s) 22:08 · Me gusta

Patricia Aurora Muy bueno!!!!!
12 de enero a la(s) 22:34 · Me gusta

Leidy Diana Bedoya Que me he quedado de una sola pieza, el trabajo q hace Emine es glorioso... empzare diciendo q me maravillo la histori del anillo y del simbolo pr el cual el joyero queria saber cual es el de Christan y me a encantado una "manzana".... ahora bien el cuento de la despedidz dd solteros de ls dos... muero de risa al imaginarme la cara de Grey cuando supo Ana tendria la suya... espero q si se haga y ver como se desarrolla...otra cosa q me encanta es q Christian incluya en pequeñas cosas a Taylor como decia q creia q hasta lo queria pero ahi se puede sentir aprecio por el hombre... De todo lo he leido de 50 sombras este fanfic es uno de mis favoritos, no solo porq esta bien estructurado sino q Emine nos has regalado muchos mas momentos de esta hermosa historia, no puedo encontrarle puntos negativos porq es indiscutiblemente hermosa y muy bien contada.. Gracias Emie eres un genio... y a Patricia ufff mas q gracias ya q su dedicacion y trabajo nos ha permitido conocer esta linda historia Gracias a las dos

fanny rebellon said...


Liliana Acosta Me encanta
12 de enero a la(s) 17:11 · Me gusta

Nancy Fica Soto uf por dios como me encanta las historias de los dioses se nota emine que investigas mucho para hacer una gran historia...jajaj como.me hace reir elliot con sus cosas y amo a christian con sus celos es lo mejor...pero como hombre debw tener una despedida igual que ana a esperar lo q pase mañana felicidades emine y patricia
12 de enero a la(s) 17:52 · Me gusta

Diana De Nuñez Cada día me gustan más y se hace más dificil esperar el siguiente.

Que Dios bendiga ese gran talentos que ambas poseen.
12 de enero a la(s) 17:53 · Me gusta

Andrea Valenzuela Ulloa hay dios mio este hombre me mata....me encanto la foto...tenia que decirlo se le ven hermosos los ojos....me encanto el capitulo..a veces se le criti ca por c eloso y ella es igual...genial..creo que todas en su lugar estariamos iguales...gracias por subir mi vicio
12 de enero a la(s) 17:56 · Me gusta

Ery Valencia Wow!!!!! Me gustooo grax
12 de enero a la(s) 18:11 · Me gusta

Maria Gabriela Seco Avila me encanta sobre todo la historia de los dioses es impresionante lo q hacen para hace esta historia tan grandiosa, y christian siempre tan obstinado pero me gusta verlo asi ya quiero ver el capitulo de la ceremonia
12 de enero a la(s) 18:12 · Me gusta

Pamela Nicosia No tenía idea que tendrían despedidas de soltero y que Ana se quedo sin el la noche antes de su matrimonio... Me encantaría saber como se ponen ambos de celosos en sus despedidas yo creo que ello ir es muy simpático y que también se pondrá celoso de saber en lo que anda kathe ... Muy buen capítulo me encanto