StatCtr

Saturday, June 30, 2018

Book V - Chapter XII - Christian and Anastasia FanFiction

BOOK V
CHAPTER XII

THE DESCENT TO HELL IS ALWAYS HARD

“Abandon All Hope Ye Who Enter Here”
Written above the gates of Hell (Dante’s Inferno)



The flight and the ride home be can be described in one word: charged.
“Come on little man. Let’s put you to bed,” I pick Teddy up from Gail.
“He is much too active to go to sleep, Mr. Grey. I think the trip sort of wore him out.”
“He is not the not the only one,” I murmur.
“Dinner should be ready in an hour, sir,” she says as she walks towards the kitchen. I hold my son in my arms tight and gently place his head on my shoulder. He has this uncanny ability when he tries to slither out of my arms or tell me what he wants simply with his body language. Of course, the first thing Teddy does is to grab my hair.
“Hmmm. I believe another haircut is in order, Mr. Grey.” Ana’s unexpected voice makes me turn around. Her giving me a haircut brings forth delicious memories.
“As much as I would love to take you up on that offer, you with a sharp object when you’re still mad at me is not a good thing.” She isn’t sure if she should be sore at my response. Not to mention, I’m still mad at her. Ana extends her arms to take Teddy for bed who is now interested in my face.
I lift Teddy up in the air. “This is my son!” I say in utter pride. I feel a déjà vu moment.
“Careful, Cristian! He’s so little!” Ana’s voice is anxious which is completely the opposite of Teddy’s happy baby giggle that echoes in the room.
“He’s his father’s son! He loves it! Don’t you son?” Of course, Teddy understands none of it. He just wants me to entertain him.  This has become his favorite game and a source of Ana’s mild anxiety.
“Boys, please!”
“Should we make mommy happy, Teddy?” I ask him as I slightly toss him in the air. And the happy baby giggle echoes again.
“Christian!”
“Alright, alright,” I laugh out loud. “Mommy wins! Bedtime it is.” Ana and I take Teddy to his bedroom. The only book he shows a lot of excitement when we read to him is Goodnight Moon, the book we’ve read him every night ever since he was brought home from the hospital.  
Goodnight Moon

Ana wants to broaden his young horizons by reading him The Tale of Peter Rabbit. She shrugs.
“It was my favorite. I’d like it to become one of his favorites.”
When we lay our son to bed, he’s finally yawning, listening to the little hippo which has the actual recording of the sounds of Ana’s heartbeat and the sounds he would have heard when he was in her womb. Somehow, it makes him feel comfortable immediately and his baby lids are drooping. As we exit our son’s bedroom, I turn to Ana. The serious expression on my face says it all. But my words make it clear.

“The path to paradise, begins in hell”
Dante’s Inferno
In the Shadows ~ Amy Stroup
“Now, it’s your turn to tell me a real-life bedtime story.”
“Christian, I don’t wanna talk about it!” she complains.
I grab her by the waist and lift her on my shoulder. She stops at mid-shriek for fear of waking Teddy.
“Our bedroom, or shall I pleasure you helpless in our Playroom 2 to confess it all?” I feel the excitement shudder run through her.
“Christian!” I can feel her roll her eyes in the way she utters my name which earns her a loud spanking on her ass.
“Not bedroom or the Playroom 2. The library, please,” she says. 


“If you think I can’t fuck you seven shades Sunday in the library, you’re either forgetful or naïve, Mrs. Grey!” The clatter on the counter and the subsequent fumbling for a cleanup lets me know that Gail heard me.
I turn the nob and kick the door closed after entering the library and lock it. It’s Ana’s favorite room in the house. The warm rich red color of reclaimed Brazilian rosewood from an old abandoned mansion invites you in to sit down, almost embraces you. Having the wood re-sanded brought out the distinct rose-like scent as if it’s early spring and roses are budding. There are several leather sofas and chairs to invite you in to spend hours reading. It has a balcony overlooking the Sound. Everything about this library says, come and relax. The lighting is dim and controlled.

“Are you going to put me down, Sir?” She sounds amiable.
“I’m thinking about it. Still not sure if I want to avoid giving you a form of punishment.” She wiggles to slide down. I smack her butt again.
“Only when I say, you can.” My warning is decisive. I don’t know if I can manage to have full control because she scared me for her well-being so much. Her transgressions are many: Evading my phone calls, leaving to meet Ella's pimp and his brother at the hospital which I thought she was there as a patient, hiring a PI without talking to me… I don’t know where to begin. I can get through to her, but she’s not gonna like the way with which I get through. Well, she'll love it during, but will hate me afterwards. And I’m going to feel like shit. Still undecided the course of action I wish to take, I let Ana slide down.
“Let’s have it out in the open, Ana. Knowing how terrified I would be, why did you put yourself in harm’s way? You’re not just Ana Grey, my wife, but you’re Teddy’s mom! Forget about me, didn’t you even think of him? Do you have any idea how it would affect him if anything happened to hurt you?” I try to hold the overwhelming anxiety bearing down on me.
“There it is!” Ana says.
“There what is?” I shake my head questioning. Her hands lift up and gently hold my face.
“I’ve learned a lot from you. How to be cautious, to be safe, to plan, to learn to take control…”
“But you had not taken control, Ana!”
“Alright, fine, therapy time.” Ana digs her cell phone out of her pocket, scrolls through the contacts list and dials  a number. When a surprised voice answer after the second ring, I shake my head with a small smile.
“Ana, what a surprise to hear from you. Are you still in Detroit?” She’s put the phone on speaker.
“No, we’re back Dr. Flynn. But we’re having a slight problem. We really need to talk to you now, if you are available.” Flynn charges me premium times two for the unexpected phone calls, and it’s still pocket change for me. In the large pool of very expensive shrinks, he’s the best therapist I’ve had who managed to become my friend. I motion my hand to take the phone, put it on the table and lead her to sit on the beckoning leather sofa. She sits cross legged facing the phone. I sit next to her.
“How was the trip to Detroit?” Flynn asks. The single significant question that opens the floodgates. After he hears the gist of what had happened in Detroit – good and bad I might add, and Flynn listens and asks questions only to clarify the story.
“I’m very impressed, Ana,” he states once there is a pause, making me roll my eyes. Ana smiles. “How did you arrange the PI, and how did you manage to locate the pimp?” he asks in his follow up question. I’m curious to find out about that myself. She looks at me briefly and sighs.
“I researched about various PIs and one struck me as very sharp, a former detective who closed 93% of his cases. I also picked Detective Clark's brain on how to choose a good PI.”
“Jesus! So, you just picked a P.I. out of the thin air!” What if he was douche and once he figured out who she was, he used this information to harm us? Harm her?
Ana sees the horrified look on my face.
“Christian, I’m not an idiot!”
“It’s not a matter of you being an idiot or not, Ana! You’re one of the smartest but also the most stubborn, tenacious and a go-getter, headstrong woman I know. My problem is you, being unwilling to understand that I have enemies, rivals, people who wish to see me, or those I love harmed. That’s why it’s important that you leave those things that may put you in harm’s way out of your ‘to do list’!”
“Why can’t I protect you?"
"I pay Taylor very good money to do just that!" I bark. 
"Christian, I'm not talking about bodyguarding you! Why do you insist suffering through your nightmare when it’s all too simple to have a faceoff with the man who has the leading role in your pain? You hurt, I hurt, remember?” she softens her voice.
“If I wanted to have a face-off with him, I would have done it long ago. I hated that man all my life more than anyone! More than Linc! Hell, until Hyde got in to our lives in his destructive ways, Detroit Willy was the reigning champion of my most hated list! What I’m telling you is simply this: everything and everyone become inconsequential when it comes to you and my son. If it's a choice between the possibility of you getting hurt and I continue to have nightmares till I die, I take the latter.”
“What about your family, Christian?” Flynn’s disembodied voice rises from Ana’s phone in a non-judgmental tone.
“I love my family. But Ana is different. I’m different when I’m with her. I cannot, under any circumstance handle it if she got harmed.” Ana’s hand finds mine with sympathy as she turns to me and leans in.
“But, Christian, you shouldn’t stop me because there is a remote possibility that someone might hurt me for some grudge against you that I don't know about.” This statement alone makes me angry, because the possibility is not remote; it’s all too real. She’s been kidnapped, our baby had been kidnapped not long after he was born. The threat is always present, and it has happened even though I had ample amount of precautions set in place. I state all these concerns with utmost control that would make the devil proud.
“Christian, I’ve taken all the precautions you find worthy. You and your security team gave me detailed information about being safe in Detroit. I have been safe. Studied the locations and I already knew that Detroit Willy was incapacitated. I just didn’t know how badly, and when the PI went to the hospital to arrange” she air quotes the word, “the meeting, he found out that Willy was in and out of consciousness and he could die any day, any hour in fact, keeping his secrets with him about Ella, and perhaps forever damning to your nightmares. I could finally help you with potentially freeing you from the nightmares!”
I look at Ana silently. To free me from the nightmare I’ve had all my life, my wife was willing to put herself in danger. I fucking adore her and yet I’m mad at her for being so fucking reckless.
“You could have been hurt!”
“There was minimal risk, Christian. There was the PI who was supposed to provide part of the bodyguarding, and I knew if I made sure that Sawyer didn’t get a chance to alert you, he could be the primary bodyguard. I just didn’t count on Willy having a brother.” This she mutters. “I don’t want you to make me this irreplaceable, easy to shatter part of your life, like an object so that I don’t get to be a full partner in your life,” She pleads.
“You don’t want to be irreplaceable? Why don’t you just tear my heart out!”


“What do you say to that, Christian?” Flynn directs his question to me, totally ignoring Ana’s child-like response. I’m mad at both of them!
Ten… nine… eight… seven… six… five… four… three… two… one…” I count in my head, then exhale deeply.
“Clearly, my wife forgets that she is a full partner in my life. Yet, she treats me as if I don’t have a say in her safety. Why don’t you trust me, Ana? because I have been dealing with enemies most my professional life. She didn’t. This is something I have to teach her, but I can’t teach her anything if she doesn’t believe there’s any real danger!” I scoff.
“I’m sorry that I wasn’t clear Christian. I meant irreplaceable as in one of your art works, or like one of the pieces in Louvre…” after seeing my poker face, she fumbles. “I don’t think I’m making myself clear. It’s simply this: Don’t you understand that I’m trying to prove you that I’m worthy of you, Christian! If I can’t be a full partner in your life, then any woman can replace me.” Ana blurts out.
“What?!?”
“Ana, you don’t have to try to prove your worth to me. I mean, isn’t it enough that I went crazy when I found you hurt last year? You nearly lost our son! Isn’t one trauma enough? You know why you’re important to me?” I fully turn to face her. She shakes her head, ‘no’.
“Every woman who occupied that room in Escala and was in my life for a time, only gave me empty pleasure.”
“If you gave them the chance, they could show you their love as well. How am I different if I can’t be your full partner in marriage?” She retorts, goading me.
“No. What those women had seen in me are a few things: mystery, great sex, a wealthy man. They had a need to be dominated and I had a need to dominate. I fulfilled my need to be dark and their most passionate desires. I was a drug for them. But they’ve all been replaceable. Fantastic pleasure can still be empty pleasure. You already know that about them, Ana. We’ve talked about this a long time ago.” She ignores what I’m trying to say and devalues herself.
“What about me, then? Just fantastic pleasure with a little more intrinsic value?” she asks fervently.
“Ana, why would you define your value with Christian in such terms?” Flynn asks.
“I’m not defining, I’m asking.” She retracts.
“I believe you have come to that conclusion, because you want him to validate the answer you have in your head.” He follows up. Ana closes her eyes.
“I don’t know if that’s what I’m thinking, Dr. Flynn. Truthfully, Christian is exceptionally good at showing a poker face when it comes to his emotions. But, somehow, when I want to do something important to help him, he does not control those emotions. It makes me think that I’m an expensive artifact that he doesn’t want scratched, chipped, or broken. I don’t want kid gloves.”
Anaaa,” Flynn’s voice is fatherly, gentle. “You want Christian to control his emotions when he finds you by the bedside of his mother’s former pimp, and if I were to put it in your words, ‘the man who had the leading role in his pain’ and the source of his nightmares?” Flynn calmly asks.
“But isn’t it what you teach Christian, to control his emotions? Wouldn’t it be helpful if he practiced that until he fully understood what exactly was happening?” She almost shouts towards the phone.
“Jesus Christ!” I mutter as Ana ignores me, rolling her eyes.
“Ah… You misunderstand what it is I teach Christian. I don’t teach him to control his emotions. Emotions can’t be controlled; they’re channeled. If they are not channeled properly, the individual pays for it, one way or another. I help Christian understand those emotions. My primary job is to help him become aware of what it is he is feeling, oooor,“ he drawls, “as he has done for years, what he was trying to avoid feeling. He told you how destructive he was as a teenager.” Ana closes her eyes, and I read her lips silently whispered two words: “Oh nooo!
Flynn continues, “Ana, we can’t avoid feelings without facing the consequences. Christian already knows how to keep the disruptive emotions and impulses in check which in return helps him maintain control over his actions.”
“He would not have let me go had he knew I was going to see mm…” she stumbles on her words, “Mr. Detroit Willy. You say that emotions can’t be controlled, but what about my emotions, my need to, desire to protect my husband? Sometimes it takes calculated risks to accomplish something significant, and I have accomplished that!” she says with a slight pride in her voice.
I hold my hand up.
“Alright. Since you made this enormous effort and had indeed shown me that pimp is really a helpless feeble man, I’m willing to put feelings, fears or concerns for you aside for the time being. Tell me the whole story.”
After a deep sigh and inhale later, she says:
“After seeing the prospect that his brother might be seriously hurt, Willy was  talkative. Well, as talkative as a dying man can be. Maybe he wanted to be absolved of his sins; or at least, if you believe the small cross tattooed on his neck.” She shakes her head and continues.
“Anyway, he told me that Ella was a runaway teen. I’m not sure if she was trying to find herself or experienced problems at home. But she was gone at seventeen with her boyfriend. She got pregnant with you at eighteen and her teenage boyfriend  got scared of the prospect of becoming a young dad I suppose, and she was had no choice but to come back to her parents. But she didn’t tell them she was pregnant. At first, she hid it, but then she told her mom. Once the dad found out, they gave her two options: either have an abortion or get kicked out of their home. She was in her first trimester, so they thought an abortion could be easy to accomplish. I guess they hoped she would change her reckless ways and go back to school. You know the option she chose and the consequence.” she starts. Thousands of images go through my mind. Ella made the choice to have me even if it meant she became homeless. Why then did she become such a shitty mom?
“It still doesn’t tell me if she had me while she was still living with her parents. They could have changed their minds.” I ask hopefully. Everyone deserves a second chance. She shakes her head ‘no’.
“When Ella was adamant in not aborting you, she was also adamant that she wouldn’t give you up for adoption. So, her parents thought she made her bed, let her lay in it. She had to leave. Even if the parents were bluffing or showing tough love to see things their way when things got tough, she made a choice and left for Detroit on a bus. She may have been on a quest to show them off – you know her choices would be better than theirs. But as soon as she got off the bus, she was accosted by a pimp who recruits such young woman – beautiful but with no family looking for them. Young, beautiful and vulnerable; just the way they like them.” I don’t even realize my hands are clenched hard until my nails dig enough to hurt.
“Was it Willy?” I hiss my question.
“Someone working for him; his recruiter. Promised her a job, a place to stay which she desperately needed. She was too naïve, and he was very good at his job. They didn’t find out she was pregnant until she started showing after almost six months.”
“She accepted being a whore right off the bus while pregnant?” I have little control over my anger.
“Christian, let her tell the story, and reserve your judgement after you heard the whole thing,” Flynn’s voice tries to calm me down.
“The recruiter didn’t say he was running a whoring agency, Christian. He accosted her with a prospect of low rent and possible employment. When the employment” she air quotes again, “didn’t pan out, and the rent, food, and minor expenses was paid by this supposed new friend, he broke her mentally and physically down into her new profession. Usually women who refuse are gang raped. Made feel inferior. Drugged. That way, they’re totally dependent on their pimp.” Ana stops for a minute and inhales. I think this is exactly what Ella went through.
“I have to confess; I didn’t just do this for you. Ella was a woman. A teen mom, all alone, or she thought she was all alone. She was in the hands of predators. Even if she was strong enough to leave that lifestyle, Willy said they had severe punishments for women who tried to run away from their pimps, and almost nobody cares if a prostitute is killed. Willy’s hold on her was you. He said that almost all prostitutes who have kids turn the kid over to Child Protective Services. Ella wanted to keep you. So, he drugged and threatened her that the moment she even thought of running away or go to another pimp, he’d make sure you were taken away. After I heard all of that, I was even more convinced that her honor needed to be rectified as a woman.”
“I should have killed him!” I shout and the crystal vase we’ve purchased in Paris is smashed against the wall. Fifteen seconds later, there’s a knock on the door.
“Is everything okay, sir?” Taylor asks on the other side of the door.
“Yes, Taylor, it is,” Ana replies in a kind voice.  
“Are you sure?”
“Yes, just have Gail come in half an hour with the broom, please,” she replies.
"Ma'am."
“Christian, I want you to come to my office tomorrow,” Flynn’s voice chimes in along with my security detail.
Ana comes closer. “Christian. There are a few things you need to know. Ella loved you and fought to keep you despite all her weaknesses.”
“Maybe she should have given me up!”
“Or maybe she just couldn’t trust the world where all she trusted turned their backs on her. First the boyfriend, then her parents, and then the pimp. You were all she had.” Ana defends her.
“Don’t you get it Ana? It doesn’t matter that I’m all she had. She was high most the time to even realize I existed. I, a 4-year-old child took care of her! She gave up in the end! After all she fought for, she accepted defeat!” There’s nothing but understanding and sympathy in Ana’s eyes.
“Christian, you were her weakness. She couldn’t give you up, but she couldn’t provide you with a decent, normal life, either. In fact, Ella attempted to run three times. The pictures she sent to her family was her effort to go back to them with her tail tucked in. But her pimp squashed it when they came looking for her. He told them that -excuse me for this, ‘the whore is dead’. They were going to look for you which wasn’t good for Willy’s business. So, he said, ‘why do you think the bitch is dead? Because she was a piece of shit mom and didn’t take care of her kid. He died, she killed herself.”
“And they bought it?” I am completely incredulous.

“At grief so deep, the tongue must wag in vain; the language of our sense and memory lacks the vocabular of such pain.”
Dante’s Inferno

“They must have, because of how she fought with them to keep you. So, she, never got to see her parents after she left them. Ella was kept in utter desperation. She was a slave to her addictions and to her pimp. As long as she was alive, the pimp would use your existence as a leverage against her. The only way she could find to give you a shot at a normal life out of her own miserable one was to take herself out of your life. That’s why she killed herself, Christian! An ultimate act of maternal love.”
“What?” I can’t recognize my own voice. Shaken to the core with realization that in all her shitty parenting, she really loved me. Yet, I caused her death.
“Christian, you were the only thing that was pure and right in her life. You were the love child, puppy love at that, but love nevertheless. You were the culmination of her hopes and dreams.”
“I was her Achilles heel! She could have had a normal life away from pimps, and johns and drugs had she aborted me…” Ana interrupts.
“She could have also given you up for adoption once you were born. This isn’t on you, Christian! Ella wanted you, like any mom who looks forward to the day she holds her baby in her arms. She made that choice willingly, but when she was trapped in drugs  - mainly heroin, and prostitution, she could only think one way to save you.”
“No! no. no. no.” First, I freeze in place, then I have an uncontrollable shaking take over me. Ana rushes to me and hugs me as tight as she can. My arms don’t cooperate with me to hold her back.

Unsteady - X Ambassadors

“Christian, listen to me,” Flynn says firmly. “If Ella was addicted to heroin, whether she had you with her or not, she was already in the clutches of destruction. You know all about addictions. Heroin is stronger than any human tie, any compelling argument, and stronger than any devout religious belief that the addict holds dear. It’s as if the addicts are possessed. They have very little to no capacity to care. Their perception of reality is gone. If Ella had a moment of clarity, she would have realized that. For her to keep you with her in that environment had more negative effects on you than anything else you've experienced afterwards. As for you being aborted or not: There are babies born to teen mothers every day. Those children can very well, go on to live happy lives if the mom has support, or if the baby is adopted by another family. She made choices like we all do every day. We don’t get to blame others. You don’t get to bear the burden of her choices. She paid for it fully, so you can have a life. Would it any way be honoring her if you toss that away?” Words leave me. I must be in shock.
“Christian, talk to me please! Christian!” She holds my face in her hands and looks at me. I just look through her.
“Christian! Look at me! Eyes, baby! Christian! Dr. Flynn, he can’t stop shaking!” shouts Ana, her voice distant. She lightly taps my face with both hands.
“Look me, baby!” she orders, the bossy thing.
“Ana!” with that authoritative call of her name, he gets her attention.
“Yeah!” she says full of attention.
“This is perfectly normal. He’s had a lot to take in, and even for a tough guy like Christian, it’s overwhelming. He’s grieving right now. Give him time. I’ll be there soon,” and he hangs up. How rude!
“Christian!” and she climbs up on my lap, and just locks her lips with mine. Softly first, then almost goading me to take charge, forcefully pulling me up from the depths my soul sunk in, she kisses hard, sucking my lower lip, grazing with her teeth. Her delicious scent permeates my senses. She pushes my hands to my back effectively taking the upper hand. That snaps something inside me and awakens.


I move like a cobra, lift her up and flip her on her back on the sofa, effectively pinning her down.
“Topping from the bottom again, Mrs. Grey?” I murmur into her lips. Sex has always been my coping mechanism. 
“Welcome back,” she whispers, and wraps her legs around my waist. I grab her arms and pin them above her head.
“Mrs. Grey, I’m gonna fuck you seven shades of Sunday!” I effectively pin her under me and expertly move my pelvis on her sex. She can only moan in response.
There’s a loud knock on the door.
“What!?!” I bark.
“Mr. Grey, there’s an important matter that needs your attention.” What could be so important right now?
“My office!” I order.
"Sir," is Taylor's response. 
“You promised seven shades!” Ana protests.
“Rain check for later, baby. I’ll make it worth your while for waiting,” I say gently.
“Christian?” her utterance of my name is loaded with worry, concern, and mad only in the way a woman who didn’t get the seven shades of Sunday sex she is promised. That edge makes me smile.
“You know, I always keep my word, baby. Besides, Flynn should be here soon. Okay?”
“Okay,” she acquiesces after she sees that I’m back in control. As I reach the door, she calls out to me, again.
“Christian!” I look back.
“You are most of all… l’amor che move il sole e alter stele,” she quotes from Dante’s Paradiso. This time my smile has warmth. 
“On the contrary Mrs. Grey, you are the love that moves the sun and the other stars. I never thought I’d identify with all these men tortured by love. Dante, Heathcliff, or even Darcy. You are my Beatrice, Catherine, Elizabeth all bundled in one. My Anastasia.” With that she runs to me, more like jumps me to kiss me with all she got.

*****          *****

“A rapid bolt will rend the clouds apart,
and every single White be seared by wounds.
I tell you this. I want it all to hurt.” 
Dante AlighieriInferno

Two minutes later, I’m in my office.
“I just received a text, sir,” Taylor starts without a preamble. I look at the name, and I don’t recognize it. Pierce the S.
“Who is Pierce?” I ask.
“Mrs. Lincoln’s uh… new friend.”
“You called me here, away from my wife for Elena's sake?” Now, I’m really angry.
“Mr. Grey. Read the text, please."

*Mr. Taylor. Mrs. Lincoln said you are aware of me. I was only to contact you in life and death situations. I think this counts as one: Someone purposely hit her car on the driver's side this afternoon & she's hanging on to life by a thin thread. Help!*

There is a picture of Elena attached to the message looking worse than when Linc beat the shit out of her. Fuck!   


Friday, June 29, 2018

Libro IV - Capítulo IX: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - CHRISTIAN Y ANASTASIA


Capítulo IX

Jaque mate

Traducido y editado por María Teresa Camp Gozalbo


El lunes llegó muy rápido. Me levanto antes que la alarma del radio se active. Anastasia y yo estamos envueltos en los brazos del otro. Si me muevo se despertará. Me deslizo despacio de la cama tratando de mover el brazo que está bajo su cabeza. Pero eso la hace rodar hacia mí, y se aprieta a mi torso, tratando de acomodar su cuerpo suave a los contornos de mis duros músculos. Mientras se mueve para encontrar la posición correcta para dormir entre mis brazos, sus pechos acarician mi vello y sus pezones despiertan mis sentidos. Mi erección se despierta, yaciendo entre nosotros como una gruesa y pesada cuerda, cavando dentro de ella. Percatándose de mi intrusa polla, palpitando sobre su piel suave, se despierta.

— Buenos días a ti también, marido.

— Hola, —le beso la frente.

— Hmm, —murmura. Deslizando suavemente su cabeza y me besa el cuello—. Creo que te sientes feliz de verme.

— No tenemos que… si no te sientes con ganas… —digo.

La mano de Ana toma mi erección y frota con su pulgar sobre la cresta extendiendo el líquido preseminal en la punta. Su tacto singular casi inmediatamente enciende mi cuerpo, y envía ondas de choque a mis extremidades haciéndome curvar los dedos. ¡Enciende la mecha!

— Hemos pasado el fin de semana sin ello. No puedes tratarme como si estuviera hecha de cristal, Christian, —se queja.

Gimo y tomo sus labios con urgente demanda, chupando sus labios y siento la deliciosa suavidad. Mi lengua está en toda su boca al momento, empujando, acariciando profundamente, golpeando con sensuales lamidas. Gime dentro de mi boca, rindiéndose y tomando. Mis manos se mueven a su cabeza para mantenerla en su lugar, y con cuidado la pongo debajo de mí, y me cierno sobre ella.


Christian, gime, levantando la cabeza, su boca se encuentra con la mía, sus brazos envuelven mi cuello. Tengo hambre... Acabo de tener un antojo, murmura en mi boca.

¿Huh? ¿Ahora? Pregunto incrédulo, levantando la cabeza para ver bien su cara. Una vez que Anastasia se enciende, normalmente no tiene interruptor de apagado. Quiere comida ahora, así que me mira como si fuera algo para comer.

Ahora, gime, y su barriga gorgotea como para apoyarla. Perplejo, me levanto, caliente y frustrado.

Bueno, supongo que podemos desayunar, le digo mirando a mi decepcionada erección, ahora palpitante.

Quiero una paleta de chocolate.

— ¿Una paleta de chocolate? —Pregunto, probando las palabras de su extraña petición. Soy el marido de una esposa embarazada. Supongo que tengo que estar preparado para recibir pedidos de comida extraños en momentos inesperados, como cuando estoy listo para hacerle el amor.




Uhm ... No estoy seguro que la señora Jones haya comprado alguna paleta de chocolate. Tendré que revisar en el congelador, digo. ¿Estás segura que no quieres desayunar? Le pregunto tratando de ocultar mi desilusión.

Oh, también quiero desayunar bien, pero lo quiero aquí. Estoy viendo mi paleta en este momento, dice, con su mirada fija en mi erección. Me lleva un momento entender.

¿Quieres sumergir mi pene en chocolate? Pregunto mientras mi mirada se oscurece con deseo desenfrenado.

¡Quiero mi paleta de chocolate con sabor a Christian Grey, ahora! Exige.


— Sí señora, —repito con otra mirada a mi esposa y jalo la sábana de la cama dejándola completamente desnuda ante mis ojos, y la envuelvo alrededor de mi cintura. Sin decir palabra, salgo de la recámara e inmediatamente me dirijo a la cocina. Gail está trabajando. Me mira mientras mis pies suavemente van a la despensa.

— Buenos días, señor Grey, —dice tartamudeando viendo mi estado de media desnudez bajo la sábana extendida. E inmediatamente baja la mirada.

— Buenos Gail, —Contesto y abro la despensa. Mi mirada recorre el contenido que está en los estantes. Encuentro una botella de Ghirardelli’s Chocolate Sweet Ground Sauce, tomo la botella  y con la mirada desconcertada de Gail siguiéndome mientras regreso sobre mis pasos, me dirijo a nuestra recámara. Viendo la botella de Ghirardelli en mi mano, Anastasia sonríe y se frota las manos.



— ¡Sí! ¡Mi favorito! —Dice y casi ataca la botella arráncandola de mi mano. Es jodidamente excitante que mi esposa no solo quiere chuparme sino también comerme. Lame sus labios con avidez y su mirada va de la botella a mi rígida erección—. Tengo hambre, marido. Aliméntame, —dice sonriendo lujuriosamente, haciéndome señas con el dedo, luego toca el espacio junto a ella en la cama, como el llamado de la sirena.

— Muy bien señora Grey. Hazlo a tu manera, —digo mientras me estiro a su lado. Mi pene, una cuerda gruesa, yace pesado sobre mi vientre. Anastasia sonríe y se sienta a horcajadas sobre mí. Colocando la botella de chocolate sin abrir a mi lado, lentamente se inclina a propósito hasta que sus pezones me tocan y acarician y su esencia sobre mis labios. Cuando alcanza mi cuello, me da besos suaves al lado, y en mi oreja. Lo captura entre sus labios, lentamente lo acerca a su boca y chupa profundamente. ¡Oh, mierda! Siento el efecto en la corona del pene. Sus labios se mueven hacia un lado de mi cara, mi barbilla, rozando mi barba incipiente, estimulando sus sentidos. Cuando finalmente llega a mis labios, los traza con la punta de su lengua y finalmente los cubre con su ahora hinchados labios. Nuestros labios se adaptan unos a los otros, besando apasionadamente, chupando y acariciando.



— Voy a lamer el chocolate de tu polla y luego chupar mi paleta favorita, —susurra contra mi boca, poniéndome todavía más duro. Mientras sus labios se retiran lentamente, haciéndome sentir despojado y necesitado, va bajando lentamente por mi cuerpo, besando, lamiendo y mordiendo.

Una vez que sus labios alcanzan mi ombligo, hace círculos con su lengua, y la mete en él. Después lentamente y sin prisas, va pasando su nariz por la ruta feliz, aún moviéndose hacia el sur. Cuando llega a mis pesados testículos los agarra con su mano y tiernamente chupa uno de ellos. Siseo entre dientes. Después le da la misma atención al otro. Finalmente lleva su lengua desde la la base hasta la punta de mi polla. La ancha cresta está tan enfebrecida como pulsante por la necesidad de ella. Anastasia se inclina hacia abajo, su cabello cayendo en cascada a los lados de su cabeza en mechones castaños. Su mano derecha aprieta la base de mi gruesa polla. Levanta un poco sus largas pestañas y nuestras miradas se encuentran. Anastasia recorre su lengua por su labio superior mostrándome lo hambrienta que está por mi polla.

— ¡Jooooder! —La palabra escapa de mis labios como un golpe siseante. Baja su boca; su mirada todavía enganchada en la mía y sus labios suaves encierran mi erección de acero comenzando primero por la punta. La punta de su lengua gira y acaricia la corona suavemente, rítmicamente. Agarro las almohadas a mi lado. Entonces sus labios y boca abandonan mi pene y siento el fresco goteo del chocolate en la punta de mi polla mientras la mano de Anastasia sostiene la base como si fuera una paleta. Cuando la primera gota lenta alcanza la punta, la sensación aunada a su mirada voraz a su premio, es conmovedora. Se lame los labios. Entonces, otra y otra y otra gota de chocolate aterriza en la corona y lentamente se desliza por el asta de mi erección, cubriéndola totalmente con el índice y el pulgar. Una vez que mi polla está completamente cubierta con el chocolate, pareciendo un plátano bastante grande, Anastasia sonríe mientras me mira, y sin romper nuestra mirada, su boca desciende a mi polla.


Sus labios primero tocan la punta, y chupa el chocolate vorazmente, sacudiendo mi cuerpo con una sensación increíble. Pone atención en la punta primero cuando levanta un poco la cabeza solo para mirarme, con sus labios cubiertos de chocolate oscuro. Una lamida de su lengua quita la mayor parte del chocolate de sus labios, y quiero hacer eso, pero me contengo. Muerde su labio inferior y regresa a mi polla cubierta de chocolate, otra vez. Esta vez lentamente lame el chocolate como si estuviera lamiendo un cono de helado derritiéndose para que no se desperdiciara. Finalmente se cierne y chupa mi polla hasta la empuñadura. Mientras su boca asciende de regreso a la punta, su mano está cubierta de chocolate, recubriendo nuevamente mi polla.

Mi corazón está acelerado, los dedos de mis pies encorvándose y mis ojos girando hacía atrás por el intenso e inesperado pero extremadamente bienvenido ataque amoroso. Su boca, sus labios, dientes y manos trabajan incansables en mi polla, y me excito más y más pero trato de mantener la sensación un poco más. Desliza hacia abajo su lengua con un suave roce de sus dientes y relajando el ardor con su talentosa lengua. Me sostengo de la cabecera, pero muevo la cadera para sincronizar su movimiento. Empuja mi polla en el hueco interior de su mejilla, succionando y me jala profundamente invitándome a venirme en su boca. Alcanzo mi clímax gritando—, ¡Oh, joooder, Anaaa!, —y me vengo con largos chorros en su boca de bienvenida.

  
Cuando las chispas ante mis ojos desaparecen para dar paso a mi vista, veo su cara sonriente, sus labios y barbilla cubiertas de chocolate. Me siento y se apresura a estar cara a cara con ella. Tomo su cara entre mis manos y poseo sus labios con los míos, tomando y no preguntando, conquistando, no visitando. Pruebo una variedad de sabores en su boca. Chocolate, Anastasia y yo. ¡Que brebaje embriagador!

— Señora Grey, ahora que hemos satisfecho uno de nuestro apetitos, creo que es tiempo de satisfacer otros, —murmuro en su boca mientras cuidadosamente la volteo sobre su espalda. Esta vez, me cierno sobre ella—. Vamos a ver como sabe tu chocolate en ti. —Mi mirada es oscura y lasciva. Tomo la botella de chocolate y dejo caer grandes gotas sobre sus pezones suavemente deslizándose sobre sus suaves crestas. Hago un trazo hacia su vientre y parcialmente cubro la unión de sus muslos depilados.

 
  
No te muevas, ordeno claramente. Sostengo sus manos por arriba de su cabeza con una de las mías y lamo el camino de chocolate de su esternón y sobre sus picos. Con una barrida de mi lengua, quito el chocolate, dejando un ligero residuo y chupo el pico con una fuerza tal que Anastasia mueve las caderas, extendiendo chocolate en mi torso—. Oh nena, te moviste, —digo sonriendo y contengo sus piernas con las mías. —Mientras mi boca se mueve hacia su ombligo, gime incoherentemente, tratando de moverse y crear fricción—. Te has movido cuando te he dicho que no lo hicieras, nena. Despacio Ana, despacio… —digo mirándola desde su ombligo. Hundo mi lengua en su ombligo y lamo el chorrito de chocolate. Una vez que está limpio, sello los labios sobre su vientre y beso a nuestro bebé, parando todos los movimientos de Anastasia, aún la respiración. Nuestras miradas se engarzan y le suelto las manos y me muevo hacia su sexo. Ha sido depilado. Me inclino y lamo su hueso púbico. Una vez limpio, bajo mis labios a los floridos labios de su sexo. Mi lengua lamiendo lentamente e hundiéndose en su estrecha hendidura. Empujo mi lengua más adentro y sus manos agarran mi cabello, empujando sus caderas a mi boca, sus dedos aferrados a mi cabello jalan fuerte, urgiéndome a llevarla al clímax. Saco la lengua y recorro su sensible tejido con mi barba y grita encantada.

Every breath you take – Sting

— Por favor, Christian, —ruega.

— Y te complaceré, nena… —murmuro y chupo su clítoris mientras le proporciono placer implacablemente con la lengua. Mientras comienza a construir su orgasmo gritando de placer, meto la lengua en su sexo, cavando profundamente, hago círculos como las agujas de un reloj y encuentro su punto secreto en la parte frontal de su vagina, proporcionándole doble orgasmo.




  

Mientras se retuerce de placer, hundo mi polla hasta la base, llevándola al colchón, golpeando. Cada golpe que le dan mis testículos a su sexo la estimulan aún más, masajeándola y alentándola. Mientras empujo el pene en las profundidades de su sexo, sostengo las nalgas de Anastasia y giro las caderas, localizando su punto dulce... Cuando después me inclino para capturar los labios de Ana, se mueve y captura mi tetilla derecha entre sus dientes y chupa… profunda y duramente haciendo que mi polla se ensanche aún más en su sexo. Mi urgencia de follarla se vuelve animal y me inclino gimiendo, forzando a sus labios encontrarsecon los míos. Somos todo lenguas, labios, y sexo, conduciéndonos a la locura intensamente. Cuando separamos nuestros labios, capturo su pezón, succionándolo.

 
  

— ¡Christian, apresúrate! —Grita, llevándome al límite. Nos venimos aparatosamente, ambos perdidos en la lujuria, ambos pegajosos por el chocolate y el sexo. Agarrándola y rodándola a mi espalda, permito que se colapse sobre mí. Conectados, sosteniéndonos uno al otro, yacemos en la cama por varios minutos.

— He extrañado esto… He extrañado follarte, estar dentro de ti, señora Grey, —digo.

— Hacer el amor, —me corrige.

— No importa cuan rudo, cuan poseído, cuán bestial, siempre es hacer el amor contigo, mujer… siempre.

* * * * *

Después de la ducha, nos secamos el uno al otro. Las cicatrices de Anastasia casi han desaparecido, gracias a Dios. Me arrodillo lentamente secando su cuerpo con una toalla de felpa, y llegando finalmente a sus pies para asegurarme que está completamente seca.

— ¿Vas a ir a trabajar hoy? —Pregunta.

— Sí, tengo que ponerme al corriente con el trabajo, —digo a pesar que he hecho mucho trabajo en casa. Linc puede que sea liberado hoy. Me tengo que preparar para la batalla.

— Quiero ir a trabajar también. Tengo pendiente mucho trabajo también.
— Peferiría que te quedaras en casa… —Digo.

— ¡Christian! —Empieza a protestar—. Quiero trabajar. Hyde está en la cárcel. Elizabeth está en la cárcel. Quiero ir a trabajar. Me aburriré a muerte en casa, —protesta.

— No me dejaste terminar… —digo suavemente, levántandome. Cuando quedamos frente a frente, la tomo de la barbilla para que me mire—, …pero, pero te permitiré ir a trabajar si sigues TODOS los protocolos de seguridad. No es solamente por ti. Necesito proteger a nuestro bebé también, —digo con la mano sobre su vientre—. Quieres mantener a este pequeño bip seguro, ¿no? —Agita la cabeza, completamente en silencio, sin respiración—. Entonces tú y yo tenemos que cooperar cuándo se trate de tu seguridad y la de nuestro bebé… —Mueve la cabeza asintiendo sin palabras, sus ojos ampliamente abiertos—. Va a haber seguridad adicional en SIP… —Digo mientras rueda los ojos, gruñendo—. Nena, tienes que recordar que tu jefe, Elizabeth Morgan pasó el escrutinio de mi equipo de seguridad, tu juicio y dejamos pasar completamente su relación con Hyde. Siempre habrá otros que tendrán rencor contra nosotros. Soy hombre de perfil alto, inalcanzable para aquellos que desean lastimarme. Pero tú, mi querida esposa, —le digo manteniendo su cara en mi mano—, eres mi talón de Aquiles.

Frunce el ceño—. ¡No soy débil, Christian!

— No, nena, —le acaricio la mejilla con el dorso de la mano—. No… No eres débil. Pero yo lo soy cuando se trata de ti... ¿Puedes entender eso? —Pregunto buscando su cara—. Eres simplemente la persona más importante del mundo para mí. ¡Más importante que mi propia vida! Eres mi lugar seguro. La única persona que tiene el poder de hacerme sentir completo, que me hace sentir delirantemente feliz, totalmente enamorado, apasionadamente enojado, y la única persona que tiene el poder en sus pequeñas manos de destruirme, —murmuro.

— ¡Christian! ¿Cómo puedes decir eso? ¿Por qué y cómo podría destruirte? ¿Cómo podría hacer uso de ese poder? —Dice enfáticamente herida.

— Nena, es fácil acercarse a ti. Eres mi mundo. Si te alejas de cualquier manera o forma, estoy irrevocablemente destruido. Así que, protegiéndote a ti misma significa que también estás protegiendo a nuestro hijo y a tu marido, —mi voz cada vez más baja—, somos un equipo, Ana. ¿Cómo podría sobrevivir, si tú no lo hicieras?

Mueve la cabeza sin duda, asintiendo—. De acuerdo. Sí a la seguridad. Pero, dame sitio para respirar. Porque no quiero tener el miedo de pedirte permiso por cosas simples, y no haciendo exactamente lo que quieres que haga para tener un poco de espacio para respirar. Y… —dice cambiando de tema—, quiero agradecerte por tratarme como adulto y explicándome, —dice tragando saliva.

Hay muchas cosas en las que debo ceder para mantenerla tranquila. Lincoln es una amenaza para el bienestar de mi familia.

* * * * *


Nos vestimos. Anastasia escoge un traje gris oscuro para mí y camisa blanca fresca. Se pone ropa interior de encaje color crema. Se sienta en la cama y hace que se me haga la boca agua cuando se pone las medias de seda color natural bronceado. Cuando las engancha a los broches, un difícil trago de saliva pasa por mi garganta. Escoge una blusa de seda beige sin mangas con cuello en V que se ajusta perfectamente a sus curvas, se la pone y se la abotona solamente hasta su sostén. Entrecierro los ojos mirándola. Ella solamente sonríe juguetonamente en respuesta y luego lentamente, a propósito se pone la falda de tubo que hace juego con el color de mi traje. Después de hacerse un moño con el cabello se aplica brillo en los labios, delineador de párpados y rímel. Después de apretar rápidamente los labios, se pone los zapatos beige Louboutin de tacón alto. ¡Se ve lo suficientemente bien como para quitarle la ropa y hacerle el amor de nuevo!


— No planeas salir de aquí con esto, ¿verdad? ¿mujer? —Pregunto levantando las cejas. Mi índice recorriendo la línea de su sostén de seda.

— ¿Qué sugieres, marido? —Pregunta batiendo inocentemente las pestañas.

— Estos, —digo acariciando sus pechos sujetos—. ¡Estos son míos! No lo olvides. No quiero que otros hombres se coman con los ojos a mi mujer. Mi mujer embarazada, —susurro suave y oscuramente—. Harías bien en abotonarte al menos otros dos botones, —añado.

— ¡Oh Christian! —Protesta—. Quizá uno más. ¡Soy tuya! Todos saben eso, —negociando con los ojos en blanco.

— De acuerdo, señora Grey, uno más. Mientras todos sepan que eres mía.

* * * * *

El camimo a SIP es en silencio. Sostengo la mano de Anastasia, recorriendo con gentileza, en círculos sensuales su palma, después sobre sus nudillos—. ¿Cómo te sientes? —Pregunto.

— Bien. Comí mucho en el desayuno, —dice haciendo cara de disgusto—. La señora Jones empacó mi comida. Creo que estoy bien para ir. Estoy deseando volver a la normalidad, —dice mientras asiento. 

Taylor se detiene se detiene frente a SIP, estacionando el coche en el parking. Saywer salta y abre la portezuela de Ana mientras Taylor abre la mía. Salgo del coche, y camino hacia atrás del todoterreno y sostengo la mano de mi esposa. Sawyer nos sigue unos pasos atrás discretamente. Al llegar a la puerta de SIP, me la acerco y la beso con todo lo que tengo. Después de casi haberla perdido, primero pensando que me estaba dejando, después creyéndola muerta, y finalmente viéndola en el hospital en coma, permanente y definitivamente me cambió. Carpe diem. ¡Quiero aprovechar cada oportunidad que tenga para besarla, amarla y declarar a todos que esta mujer es mi esposa! ¡Mía y solo mía! Cuando la he terminado de besar y dejado sin aliento, tomo su mano otra vez, y la llevo al interior del edificio.
— ¡Bienvenida Ana! —La saluda la recepcionista afro-americana. Sus grandes aretes en forma de aro cuelgan  mientras se levanta aprisa para darle un abrazo a Ana, tomándola completamente por sorpresa. Ana corresponde al abrazo con una mano mientras su otra mano está firmemente aferrada a la mía—. ¡Muuuy contenta de verte tan bien! ¡Oh, hola señor Grey! —Dice ensanchando los ojos. Finalmente logro llevar a Ana a su pequeña oficina con ‘bienvenidas’ y otros buenos deseos. Pero por supuesto, cada uno de estos empleados han sido minuciosamente investigados y examinados. El equipo de seguridad de Welch ha puesto en áreas de SIP a gente tan buena como Sawyer. Su trabajo es vigilar a Ana, y examinar con atención a todos y cada uno de los visitantes. Son la primera de defensa de Ana.

Al oír la conmoción, Roach sale. Viéndome en el edificio, sus ojos se abren y con pasos apresurados se aproxima a mí—. ¡Señor Grey! Que gusto verlo. ¿Está Ana de regreso?

— Sí, ha regresado hoy.

— ¿Le gustaría sentarse?

— No, solo vine a dejar a mi esposa.

— ¿Hay algo…?

— No en este momento Roach, —digo, haciéndole un gesto a Sawyer, y salgo—.  Vigila a todos los empleados que tienen contacto con Ana. Otros editores, empleados, clientes, a todos. Mantente cerca de la señora Grey y avísame de cualquier cosa, digo CUALQUIER COSA, —enfatizando—, …que sea sospechosa, diferente o inesperada que se acerque a la señora Grey si pretende hacer cualquier cosa de esa naturaleza, —ordeno.

— Sí señor.

Cuando regreso al todoterreno, Taylor está de pie ante la portezuela abierta y la cierra detrás de mí. Sus ojos se encuentran con los míos por el espejo retrovisor. Levanto las cejas preguntando—. Welch llamó. Está en Grey House con dos de sus abogados. Lincoln ha sido liberado esta mañana con una fianza de 250 mil dólares, —Establece.

— ¿Algo más? —Pregunto con rabia controlada.

— Sí, tres de los hombres de Welch seguirán todos sus movimientos 24/7, —dice mientras pone la SUV en marcha y nos integramos al tráfico mañanero.

* * * * *

— Señor Grey. ¡Que placer verlo, señor! —Me saluda Andrea.

— Gracias Andrea. ¡Dónde están? —Pregunto.

  Creí que era mejor concentrarlos en el salón de reuniones 1, pero si lo desea puedo traerlos a su oficina. ¿Qué prefiere?

— Mándalos a mi oficina en diez minutos.

— Sí, señor. ¿Quiere que le muestre su agenda ahora o después de la reunión?

— Después será mejor—. Enciendo la computadora, me siento en mi silla ejecutiva de cuero. Con voz plana Andrea me avisa de mis visitantes—. Mándamelos Andrea, — digo, con la espalda de la silla vuelta hacia la puerta. Mi mirada etá fija en la vista de la ciudad de Seattle. Oigo la puerta cerrarse detrás de mí. Alguien se aclara la garganta.

— Siéntense caballeros, —digo.

— Taylor, —oigo el breve saludo de Welch.

— Welch, —responde con su saludo propio, igual en su genialidad.

Giro la silla para encontrarme con tres curiosas miradas, dos de las cuales están ansiosas excepto la de Welch.

— ¿Qué me tienes esta mañana? —Pregunto dirigiendo mi mirada al abogado que la jodió con la liberación de Hyde.

— Señor Grey, —empieza aclarándose la garganta y tragando saliva—. El señor Lincoln ha sido liberado mediante el pago de una fianza de 250 mil dólares. Por supuesto que hemos hecho lo posible para impedirlo. Los dos guardias de seguridad que fueron gravemente heridos solamente estaban haciendo su trabajo, han puesto su demanda, y le hemos dejado muy claro al juez que si el señor Lincoln era liberado bajo fianza, tiene el potencial para lastimar a otros ya que había herido a dos guardias de seguridad que solo estaban haciendo su trabajo. Sus abogados argumentaron que el señor Lincoln había experimentado circunstancias extenuantes ante la toma hostil de su empresa y fue completamente impactante. Pensó que iba a su propia empresa donde era el CEO y encontró resistencia de los guardias de seguridad cuando trataron de impedir su acceso, sus abogados alegaron que Lincoln estaba temporalmente desequilibrado.

Miro a Welch. Levanto las cejas sin palabras, preguntando si estuvo en la audiciencia.

— Sí señor, estaba ahí, —contesta con un ligero asentimiento confirmando lo que el abogado estaba diciendo. Mis abogados, Trent Baxter que todavía está en mi lista negra y Larry Hodge se ven sorprendidos.

— ¿Cómo fue su impugnación a la declaración del abogado de Lincoln? —Digo con suave voz amenazante, el foco de mi mirada penetrante está singularmente fija en Baxter. Se mueve en la silla incómodo.

Entonces Hodge aclara su garganta—. Si me lo permite señor Grey, hice esa argumentación. Arguí que el señor Lincoln no es el propietario de Lincoln Timber, aunque el CEO lleve el nombre de la compañía. Ha sido una entidad pública los últimos quince años. Para él, reclamarla como propia sería cínico. En las empresas del mundo de los negocios laa acciones se comercializan y no tiene por que ser un shock para el señor Lincoln que una empresa pública tuviera compradores y la propiedad de ella cambia diariamente. Esa es la naturaleza de los negocios corporativos. Entendiendo ese hecho, el señor Lincoln hizo pública la compañía, ofreciendo TODAS sus acciones a la venta hace quince años y siendo nombrado CEO. El resultado de esta acción no debería sorprender al señor Lincoln, porque tomó la decisión de renunciar a los derechos de propiedad de una empresa privada a cambio de ocupar la única posición como CEO, y el consejo de administración tiene el poder de despedir al CEO aunque la empresa no hubiera sido vendida. Todo esto está estipulado en la escritura constitutiva que firmó. Por lo tanto, no fue un poroblema de locura temporal lo que el señor Lincoln experimentó, pero sí un severo arranque de ira que dejó a dos guardias de seguridad con costillas y huesos rotos que tomarán semanas o meses en recuperarse. Si su abogado estuviera a cargo del proceso, si el consejo de administración hubiera votado por el despido del CEO, el señor Lincoln debía haber sido informado en persona; argumentaron que fue despedido sin plan de comunicárselo. Dijeron que ni siquiera recibió una llamada telefónica.

— ¿Qué dijiste a eso?

— Dijo, —dice Welch mirando a Larry—, su señoría, el señor Lincoln no fue despedido. Sigue siendo el CEO. Muchas de las decisiones con respecto a la compra e inclusión de Lincoln Timber aún están en suspenso. Por lo tanto no estoy en libertad de discutir los detalles de las cláusulas que rigen esa transacción comercial. Pero lo que puedo decirle es que el señor Lincoln debía haber contactado a su nuevo jefe, el señor Christian Grey en lugar de enfrentarse a los guardias y dejándolos a nada de la muerte. Por supuesto, la cara de Lincoln cambió, brincó, sus grilletes y esposas tintineando y gritó ‘¿qué carajos dijiste?’ . Creo que no sabía con certeza que fue usted quién lo jodió a él. Su expresión no tenía precio, por cierto. El juez llamó a la corte para que ordenase y reprendiera severamente al abogado de Lincoln para que lo contuviera. Entonces Lincoln gritó que tal información debió serle dada en persona y no por teléfono y tampoco por correo. Pero Baxter aquí, —dice Welch señalándolo con el pulgar— …dijo que Lincoln nunca dio oportunidad al proceso. El correo certificado llegó justo el mismo día en el cual era el último de espera, y el terreno ya no era nuestro, sino de otras dos empresas. La verdad, ni siquiera era nuestro asunto decírselo. Lincoln se estaba entrometiendo en ‘los tratos’ de otras compañías. ‘¡Soy el CEO de Lincoln Timber’! Gritó, y por supuesto el juez estaba muy molesto para entonces y dijo a su abogado por última ocasión que frenara a su cliente, que sí tenía otro estallido como ese sería sacado de la corte. Y Baxter aquí dijo que después de todo el señor Lincoln en absoluto había perdido su trabajo. Seguía siendo el CEO de Lincoln Timber y necesitaba consultar con su nuevo jefe, a saber, usted, señor, —finaliza Welch.

— ¿Qué ordenó el juez? —Pregunto y Welch continúa.

— Antes que el juez ordenara algo, Lincoln brincó, y sus abogados se levantaron a sus lados, tratando de forzarlo a sentarse, y estando esposado y con grilletes los empujó a ambos, y trató de arremeter contra sus abogados. El alguacil corrió y un par de ellos derribaron a Lincoln mientras todavía estaba retorciéndose y peleando. Lo sacaron de la corte, por supuesto. El juez vio de primera mano que tenía problemas de control de la ira. Después de ser sacado, y sus abogados se limpiaron, el juez ordenó que el cabrón, quiero decir, el señor Lincoln fuera a un curso intensivo para el manejo de la ira y los reportes fueran remitidos a la corte de la misma manera que fuera a una evaluación psiquiátrica para ver si tenía otros problemas ya que sus abogados pidieron hacerle tratamiento…

Baxter interrumpe la conversación y dice—, este comportamiento arrebatado es precisamente lo que nos ayudará, señor. Porque podemos afirmar que el señor Lincoln no está capacitado para tomar buenas decisiones administrativas y por lo tanto es mejor que renuncie a su posición como CEO de Lincoln Timber qué es, por supuesto, una empresa que ya no existe. Vendrá aquí esta tarde como ha indicado el señor Welch, —dice y empieza a balbucear sobre como pasará el fin de semana, que está lejos de los planes de navegar con su familia. Y todos sus esfuerzos ahora nos han dado brillantes resultados que trató de impedir esta mañana.

— ¡Alto! ¡Deja de hablar! —Ordeno con voz peligrosa pero clara resonando en mi oficina. Aunque no estoy gritando y mi voz es en tono suave, es inconfundiblemente dominante. Baxter se detiene inmediatamente. Volteo la cara hacia Welch—. Debe estar aquí a la 1:30pm hoy.

— ¿Tiene los documentos? —Pregunta Larry.

Baxter se aclara la garganta nuevamente—. Los preparé para usted el domingo, señor, —dice abriendo una gran carpeta—. Me fui sobre la escritura constitutiva y las cláusulas para despedir al CEO. Las reglas establecen…

— Sé lo que la escritura constitutiva contiene, Baxter. Estoy totalmente consciente de las cláusulas que Lincoln puso para cubrir su culo. Las nuevas cláusulas indican que no previeron el crecimiento desde 2014 debido a la recesión global, y si hubiera sido despedido por falta de utilidades corporativas, hubiera tenido a sus abogados esperándolo. Si hubiera sido despedido por razones diferentes a los resultados de las utilidades, debería haber sido por acoso sexual, de mala publicidad, o encarando alegatos de gastos fraudulentos. Ni siquiera tiene que ser probado. Solo tiene que ser una acusación sustancial. ¡Tengo PRUEBAS! —Digo y dejo caer la carpeta en mi escritorio de caoba haciendo saltar a Baxter y Larry—. Tengo el rastro del papel y no es solo un alegato. Lo que quiero que ahora redactes es un fuerte acuerdo de separación así que si él toma otro trabajo, puedo vivir con ello y nunca tendrá que demandarme o pedir un acuerdo. Pon las clásulas violatorias. Si incumple el acuerdo, entonces estará de acuerdo con las sanciones financieras sin argumento o rechazo.

Tanto Baxter como Larry se ven perplejos. Parpadean por un minuto sin palabras, boquiabiertos con idénticas expresiones faciales—. Cierren sus bocas, —dice Welch moviendo la cabeza.

— Me llevará al menos hasta mañana en la tarde redactarlo y posiblemente no esté ni siquiera listo el miércoles, hum, señor, —balbucea Baxter.


— Tienes hasta la 1pm hoy. Así que es mejor que ustedes dos lo hagan. No me importa como lo hagan. Mi asistente puede proporcionarles una de las salas de juntas para trabajar. ¡Llamen a sus asistentes; ténganlo hecho a tiempo, pero ni un minuto después de la 1pm de hoy, caballeros!

— Señor Grey, es bastante complicado… —Baxter retuerce sus manos—. Verá, tengo cita en la corte esta tarde, y tengo cena del Washington Bar Association.

— ¡Aparentemente no estoy hablando claro… Baxter! —Siseo inclinándome sobre la mesa, con las manos extendidas. Involuntariamente retrocede—. Esperaba que un cerebro completo entre los dos. No quiero, necesito o me importan sus excusas. ¡Me importa una mierda tu agenda en la corte, o con quien rozarás tus codos esta noche, o que función van a tener tus hijos a las que debes asistir! —Exhalo por los orificios nasales. Mis ojos están enfocados en Baxter—. ¡Te estoy pidiendo una maldita tarea! —Grito solo lo suficientemente alto mientras pego con ambos puños en la mesa—. Completarás esta tarea hoy a la hora señalada sin excusas, sin una sola letra fuera de lugar y a tiempo. ¡Welch, claramente se ve que no pueden hacer nada sin niñera! Necesito que revises cada uno de los jodidos detalles que escriban, y me los llevas antes que llegue el bastardo. ¿Tienes alguna excusa, Larry? —Le pregunto a mi abogado principal.

— No señor. Nunca las he tenido, —dice, mirando a Baxter desagradablemente por haberlo metido en problemas—. No tengo problema con el contrato y algo más.

— Muy bien. ¡Háganlo!

Mientras Welch arrea al ahora inquieto Baxter, el jadeante Larry que todavía está frunciendo el ceño a su colega; Taylor disimula una sonrisa y dirige su mirada a la lámpara que está en su línea de visión.

Me siento en mi silla, y Andrea entra a la oficina con su tablet—. Señor Grey ¿es buena hora para revisar su agenda?

— Sí, vamos.

— Dado qué dijo que no estaba absolutamente seguro de venir hoy, no hay reuniones agendadas hasta después de la comida y a Ros le gustaría reunirse con usted en la comida. También le envié los esquemas de diseño del equipo de ingeniería para terminar la tecnología con respaldo solar… —dice y elevo mis cejas, interesado—. Estaban tratando de programar una reunión para esta semana. ¿Programo la reunión en la agenda, señor?

— Mañana tal vez, en algún momento en la mañana. Puede que no esté disponible en la tarde, —digo pensativamente—. Consígueme cita con el doctor Flynn para mañana en la tarde después de horas de trabajo, a las 5pm.

— Si no está disponible, ¿desea que le haga cita para otro día? —¿Qué diablos es todo esto hoy? ¿Qué diablos pasa hoy? Repentinamente tengo que acomodar a otros.

— ¡No Andrea! Quiero la cita a las 5pm mañana en la tarde. No a las 4:55 ni a las 5:05pm. ¿Entendido? Ese es el horario que quiero. Y la única manera de que no tenga cita mañana con el doctor Flynn es que esté muerto, —ordeno mirándola fijamente.

— Mis disculpas, señor. Por supuesto, 5pm en el consultorio del doctor Flynn. —Le pago a Flynn una pequeña fortuna para ser atendido y disponible. No he tenido cita con él en las últimas semanas. ¡Puede jodidamente atenderme!—. ¿Hay algo más que pueda hacer por usted, señor?

— Eso es todo. —Andrea sale de mi oficina rápidamente como una rata huyendo de un barco hundiéndose.

Tan pronto como Andrea sale, marco el número de Anastasia. Contesta después de seis tonos. La tardanza en contestarme, momentáneamente me preocupa. Antes de que su buzón de voz se active, contesta con voz susurrante—. ¿Hola?

— ¡Ana! ¿Estás bien? —Se aclara la garganta y toma un trago de algo ¿Agua?

— Sí, estoy bien. Comí algo, pero no me cayó bien, y bueno, acabo de regresar del baño. Me apresuré a venir a contestar y estuve a punto de tropezar con los tacones.

— ¿Qué? —Digo levantándome. Taylor se pone alerta. Muevo la cabeza.

— Cálmate. No me caí. Cuando oí tu tono, estaba ansiosa de hablarte. Te he extrañado hoy.

— Tambien te he extrañado, nena, —susurro.

— Oye Christian. Hablé con Ray esta mañana, y me dijo que va a ser dado de alta esta tarde. Quisiera salir temprano, quizás a las 3:30 y verlo antes que se vaya.

— Ana, iré contigo. O mejor, te veo en el hospital. Tengo junta esta tarde. Saldré tan pronto como termine. ¿Quién está llevando a Ray de regreso a Montesano?

— José y el señor Rodríguez, —responde con suavidad. Me quedo callado por treinta segundos—. ¿Estás enojado? —Pregunta.

— ¿La verdad?

— Eso sería bueno.

— Bien, no estoy enojado, de todas maneras siempre estoy celoso de mi esposa, pero estoy de acuerdo, —respondo.

— Oh, Christian. Soy tuya y te amo. No tienes nada por lo que estar celoso. Eres mi marido y el padre de nuestro bebé, —dice enfáticamente. Y de alguna manera el saber la prueba de mi posesión, nuestro bebé es más que bienvenido si ve a José Rodríguez esta tarde.

— Si, estoy bien. Te veo esta tarde después de la junta. Te amo.

— También te amo, Christian.

— Y Ana…

— ¿Sí?

— Sawyer va contigo a todas partes. Come en la oficina.

— Oh, Christian, acabo de vomitar la comida. Quizá tenga que ir a la tienda para comprar algo para comer.

— ¡Recuerda ir con Sawyer!

— ¡Sí señor! —Dice con exasperación.

— Sé que estás poniendo los ojos en blanco, —susurro. Ella hace su risita como respuesta.

— Sé que lo sabes, señor Grey. Cuelga ahora. Tengo toneladas de trabajo antes que me vaya al hospital.

— No, tú primero.

— Sabes que no quiero, —dice canturreando.

— Ya te extraño, Ana.

Tambien te extraño marido. Pero… —somos interrumpidos por el intercomunicador.

— Ana, el señor Roach desea hablar contigo. ¿Podrías tomar la línea 1 por favor?

— Creo que debo irme. El jefe está llamando.

— ¿Qué diablos quiere?

— No lo sabré hasta que conteste el teléfono, Christian. Te veré más tarde en el hospital. ¡Te amo!

— También te amo. Hasta luego, nena.

— ¡Hastas luego! —Dice y ambos colgamos al mismo tiempo.

José Rodríguez… Irónicamente no me siento inseguro por su presencia cerca de mi esposa en el hospital. Hay cierto sentido de relajación en mí. Estoy absolutamente seguro del amor de mi esposa por mí, y tenemos a Bip para probarlo. Nuestro Bip. No el de Rodríguez. Nuestro… Ana y mío.

— ¿Señor Grey? Ros está aquí, —la voz plana de Andrea me llama, regresándome de mi animosa conversación conmigo mismo.

— ¡Mándala!

Quince segundos después Ros entra—. ¡Hola Christian! Bienvenido de regreso. ¿Cómo está Ana?

— Está bien, gracias. También de regreso al trabajo hoy.

— Pensé que teníamos que discutir la estrategia cuando hagas honores al despido del muy violento culo del señor Lincoln.

— ¿Hablaste con los abogados?

— ¿Hablar con ellos? Estuve en la corte esta mañana. Quería tomar notas. Pensé que el despido estaba en marcha, y quería evaluar y medir al hombre yo misma.

— ¿Y cuál es la conclusión? —Pregunto con curiosidad.

— Furioso pero controlado, dominante y calculador. Pero el mayor golpe fue cuando oyó tu nombre, tenía el aspecto de un ciervo frente a los faros de un coche; completamente cegado pero que cambió al instante a algo que nunca antes había visto. Pero, absoluto odio que lo hace extremadamente peligroso, Christian. Frenó su estado de ánimo al momento. Nunca había a nadie ir de una completa explosión de rabia a un aspecto plácido; como el doctor Jekyll y el señor Hyde. —Tendré que poner a Lincoln bajo gran escrutinio para prevenir que hago algún daño a mi familia.

— Él es definitivamente Jekyll. El culo de Hyde ya está en la cárcel.

— ¿Qué?

— Nada… Vamos a comer, y discutimos la estrategia, —digo y Taylor nos abre la puerta.

* * * * *

Estamos de regreso a las 12:55 exactamente. Los abogados están listos con el contrato que les pedí que redactaran.

— Ros, vamos sobre los detalles del contrato, —Digo. Toma una silla acercándola a mí y durante los próximos veinte minutos, revisamos cada uno de los de los puntos del contrato. Sintiéndome satisfecho con el resultado, toma una de las copias del expediente.

Andrea entra—: Señor Grey la gente citada a su próxima junta ha llegado. Los he llevado a la sala de juntas 3, señor.

— ¿Cuántos de ellos?

— El señor Lincoln y dos de sus abogados, señor.

— Hora del espectáculo, Ros, —le digo saliendo de mi oficina flanqueado por Ros y Taylor. Mis abogados y Welch están esperando fuera de mi oficina.

Abrimos la puerta de la sala de juntas 3 y Lincoln está paseando por la sala mientras sus abogados están sentados extremadamente incómodos. Su semblante cambia en cuanto entramos al recinto.

La mirada de Lincoln se endurece más y más cuando me ve. Sus ojos solamente están fijos en mí. Somos dos depredadores presos en el mismo entorno.

— Bienvenidos a todos, por favor siéntense, —dice Ros plácidamente y todo mi grupo se sienta excepto Taylor y Welch. Ellos se ponen en los lados opuestos a la puerta en posición de guardia, Lincoln toma toma de la postura.

— ¡No tengo que escuchar a una hija de puta! —Sisea Lincoln.

— Bueno, cállese la boca y así no tendrá que oírse a sí mismo señor Lincoln. Siéntese, —dice Ros aún sonriendo.

La mirada de Lincoln y la mía están enganchadas, y cada una de ellas está llena de odio y animosidad contra el otro.

— Así que, ¿robaste mi empresa y crees que vas a salirte con la tuya? —Sisea.

— ¿Señor Lincoln? —Advierte su abogado. Pero él empuja el brazo de su abogado.

— No ha tenido una empresa durante los últimos quince años. Era una empresa pública donde era el CEO, —digo calmado y controlado, ejerciendo mis facultades para reprimir mi temperamento. Quiero sacarle la jodida mierda. Pero no le daré la satisfacción de quebrarme y dar rienda suelta a mi rabia. Un dominante sabe como manejar esa ira—. Sin embargo, ya que la semana pasada, después de su violento arrebato donde atacó a mis empleados en mi terreno… —Digo, pero me corta.

— ¡Tu terreno! ¿Tu terreno? ¿Estás jodidamente loco? ¡Ha sido mi terreno desde mi abuelo! ¡Es el terreno de mi empresa! —Grita, temblando en su sitio.

— ¡Jodido señor Lincoln! Permítame recordarle nuevamente, ya que parece ser que su cerebro no registra que su compañía ya no le pertenece desde hace quince años. Para empezar no ha sido suya, —Las palabras me salen con un siseo venenoso—. No puedo conscientemente continuar empleándolo señor Lincoln. Ha enviado al hospital a dos de los empleados de mi empresa, combinado con su arrebato de hoy en la corte, ha probado que tiene problemas para contener la ira y posiblemente episodios maníacos de esquizofrenia que irían en detrimento del comportamiento de un alto ejecutivo de mi empresa; un riesgo que no vamos a correr. ¡Está despedido jodido señor Lincoln!

— ¿Cómo te atreves? ¡Cómo te atreves a despedirme! ¿Cómo te atreves a vender mi jodida compañía por la cual he trabajado tan duramente?

— Me atrevo, señor Lincoln. ¡Agistó el nido de avispas! ¡Me jodió, y me aseguraré que no tenga oportunidad de joder a nadie más!

— ¡Vendiste mi compañía! —Grita—. ¡Mi jodida herencia!

Woke this morning – Alabama

— Vendí una empresa de la que poseía la mayoría de las acciones, ¡una compañía de la que robó cerca de 54 millones de dólares! ¿Qué hizo con el dinero de los inversionistas, Lincoln? —Palidece por la acusación, pero se recompone rápidamente.

— ¡No tienes pruebas de eso! —Dice, pero su voz es vacilante, sabiendo perfectamente bien que hizo malversación de fondos.

— Oh, tengo muchas pruebas. El IRS (Internal Revenue Service, Servicio de Impuestos Interno) está ansioso por saber donde está escondido el dinero fuera del país. ¡Y no puedo esperar a ver su cara cuando los federales condenen su culo y lo pongan fuera de circulación por largo tiempo!

— ¿Te atreves a amenazarme? ¿Quién te crees que eres, hijo de puta? ¿quién te crees que eres? ¡No eres nada! ¿Me oyes? ¡No eres jodidamente nada! Menos que nada. ¿Crees que los trajes que usas te hacen hombre? Bueno, ¿lo crees? ¡Eres absolutamente nada, hijo de una puta, un patético bastardo adoptado! ¡Todo lo que serás siempre es nada! —La boca de todos cae abierta incluyendo a su abogado. El cuerpo de Taylor se desplaza hacia Lincoln listo para atacar en cualquier momento.

Estos insultos pudieron haber incidido en mis inseguridades hace una semana, pero no hoy. Tengo una esposa que está enamorada de mí y estamos esperando a nuestro bebé. Mis padres me aman; mis hermanos me aman. Soy un jodido hombre feliz, que ya no es huérfano. Cuando no ve ningún cambio en mi semblante, se pone más furioso. Trata de arremeter nuevamente.

— Adivina todo lo que conseguirás, —digo calmadamente. Hago una respiración relajada, a pesar de que estoy todo menos relajado—. Lincoln, le doy una y solo una opción hoy y el momento es ahora. Esto lo hará permanecer fuera de la cárcel y no se le ofrecerá nuevamente. ¡Nunca! Si firma el contrato renunciando a Lincoln Timber no será entregado a los federales, al IRS y por no mencionar a los inversionistas que pusieron el dinero y confianza en sus uñas largas. ¡Me aseguraré que cada centavo que obtenga de la venta de cada madero, triplay, terreno, activos de Lincoln Timber que tu abuelo haya fundado, el legado que hayas puesto sea dedicado al alcance de la ley y asegurarme de que no tengas un solo día libre por el resto de tu patética vida!

— ¡Señor Grey, sus acusaciones al señor Lincoln no tienen base! Hemos venido aquí hoy para cumplir con el requerimiento del juez… —Su abogado empieza.

— ¡Cállate Wazowski! —Sisea Lincoln sin siquiera mirarlo. Su mirada está fija en la mía. Su traje de Alexander Amosu se ajusta a su cuerpo como si hubiera nacido con él puesto. Sé que su solo traje está sobre los 17 mil dólares. Es un traje a medida, y la tela seleccionada es hecha a mano. Tengo tres trajes similares. Los precios de Amusi cuestan cuando más baratos 3 mil libras esterlinas y su traje más caro solo está por debajo de los 900 mil dólares. Posiblemente Lincoln hoy se ha puesto su más caro traje de tres piezas porque claramente quiere establecer su supremacía en cada posible manera. Quiere parecer como de un millón de dólares, eclipsarme y superarme. Pero esa táctica no funciona en mí. Lo puedo superar con mi traje de baño de cumpleaños.


— Señor Lincoln, le sugieron que se siente, señor, —dice su segundo abogado silenciosamente instándolo a calmarse.

— ¡Fuera! —Dice sin aliento.

— ¿Qué? Señor, estamos viendo por sus intereses.

— ¡Dije que se largaran a la mierda! —Grita y poco a poco perdiendo la batalla contra su rabia. Mi presencia incita su cuidadosa contenida amenaza.

— ¡Señor Lincoln! ¡Roger! —Dice el abogado mayor—. Piense con cuidado. Hable cuidadosamente… —Dice en una voz solo más fuerte que un susurro.
— Tom, has sido mi abogado y amigo por veinticinco años. Pero ahora, no me importa una mierda ninguna de las dos cosas. ¡Saca tu jodido culo de esta sala! —Sisea con malignidad pura en su voz. Deja de mirar a su amigo y ni siquiera se le mueve un cabello o suaviza su comportamiento—. Este es mi viiieeejooo aaamiiigooo, ¿no, Christian?, —dice despacio, una sonrisa depredadora se prende en sus labios, mostrando sus largos, blancos dientes mientras sus ojos se esfuerzan por imponer su deseo de supremacía sobre mí. En esa mirada noto que no hay  nada cercano a un ser humano en su cara. Está finalmente poniendo todas sus cartas en la mesa—. Sí, vamos atrás a un tiempo donde él era nada… Menos que nada, ¿un adolescente alcohólico que dormía con la mujer de otro hombre para poder cubrir sus costosas adicciones quien posiblemente te daba el dinero para el alcohol? —Pregunta levantando las cejas. Mi mirada se dirige a él. La rabia y la furia emergen en mí. Puedo estrangular a este cabrón, pero eso es exactamente lo que quiere. No le daré ese placer. Esta es su forma de pedirme sumisión aunque sea en una estancia en presencia de mucha gente—. ¡No dudo ni por un minuto que también habrías dormido con el marido de esa mujer siempre y cuando tus necesidades fueran cubiertas! —Taylor se pone rígido, cada músculo de su cuerpo está listo para caer sobre Lincoln; apenas contenido para atacar, esperando mis órdenes. Me mira y mi mirada dice ‘no’.

— ¡Guau! Sé que perder a alguien en los negocios y en la vida en cualquier aspecto con esta jodida espectacularidad debe estarlo matando, —enuncio mientras me levanto de mi asiento como un depredador—, señor Lincoln. Para alguien que tiene la mitad de su edad, alguien que ni siquiera tiene 30 años… Pensar que me ha envidiado mis habilidad desde que era adolescente con fantasías enfermizas, viendo mi potencial superar su inútil vida con imaginarios celos, es simplemente increíble. Ha creado su propia profecía. ¡Despúes de todo, SOY su superior, su jefe, su dios, el hombre que es mejor en cualquier jodida forma que haya soñado alcanzar! Soy el hombre que tiene su destino en sus manos… ¿De verdad quiere cruzarse conmigo, Lincoln? —Siseo en tono malevolente, arqueando las cejas, y doy tres pasos confiada, arrogante y dominantemente hacia él—. Pero, no se sí felicitarte o demandarte por difamación y tomar los 54 millones de dólares que robó, por hacer estas coloridas acusaciones creadas en su vívida imaginación, señor Lincoln. Estoy ahora más convencido que nunca que necesita también ser encerrado en una institución mental. Tenemos suficientes testigos aquí.
— ¡Robaste mi empresa! —Grita.

— ¡Compré la empresa que hizo pública hace quince años! ¡Cualquiera puede comprarla! Es perfectamente legal. ¡Usted la hizo pública! —Levanto la voz y levanto un dedo acusador—. ¿Así que, durante todos sus años en los negocios, no se le ocurrió que alguien, algún día podría llegar y comprar lo que puso en disponibilidad de comprar?  ¡Y ahora viene y hace esas fantásticas acusaciones porque soy dueño de su culo, terreno, inventario y de su cuerpo! Soy un hombre de negocios señor Lincoln. Era consciente de que una de las compañías de las que poseo muchas acciones, una empresa que debería estar funcionando bien, simplemente no estaba generando suficientes utilidades. Entonces descubrí que esa gran cantidad de sumas de dinero estaban siendo malversados por nadie más que usted…

A pesar de estar muy enojado, nunca menciona el hecho de haber pagado la fianza de Hyde. Es el gran elefante de color mierda del que nadie habla. No le voy a dar la evidencia y ponerlo sobre aviso de lo que le tengo reservado. ¡Pero, tengo toda la intención de hacerlo sufrir de la misma manera que me hizo sufrir cuando lastimó a mi esposa y hermana! No quiere incriminarse aquí. Tiene ese control y puedo ver en cada una de las palabras que cuidadosamente escoge decir, -no importando si son espontaneas o personales- como puedan sonar. Lo que quiere es hacerme enojar, perder la calma, y atacarlo para tener algo de que agarrarse para cuando estemos solos o en público; esta es su táctica para someterme a su provocación. No me sorprendería que se dejara caer, permacer quieto y dejarme pegarle para sacarle la mierda para conseguir que me arrestaran. Nunca le daré esa satisfacción, o el control. ,Le sacaré la mierda a golpes, pero en un momento y lugar de mi propia elección. Pero no en video y a la vista de muchos testigos. Quiere venganza, se la daré a mi manera.

— No veo con buenos ojos que me roben a plena luz del día, señor Lincoln. Tengo el rastro del dinero. ¡Lo único que tengo que hacer es filtrarlo al Seattle Time, y puedo garantizarle que todos los inversionistas que ha tenido a través de los años irán a devorarlo más rápidamente que un gran tiburón blanco!

Lincoln aprieta los dientes con tanta fuerza que todos pueden oír el ruido. Sus abogados están medio sentados y medio levantándose de sus asientos en los últimos tres minutos para salir de la sala, pero de alguna manera incapaces de moverse de sus posiciones.

— ¿Qúe carajos quieres después de haber vendido mi total jodida empresa bajo mis narices? —Grita. Sonrío sabiendo que lo tengo bajo mi poder.

— ¡Quiero que renuncie! La escritura constitutiva establece que incluso la acusación de fraude es suficiente para despedirlo. ¡Tengo pruebas, no solo acusaciones! Quiero que firme la carta de renuncia. Tendré control sobre donde y cuando tengas un trabajo nuevo. Aceptará todas las cláusulas de incumplimiento. Si incumple el acuerdo que mis abogados han redactado, entonces acepta las sanciones financieras sin argumentos o rechazo, —afirmo.

— ¡Creí que ya me estabas despidiendo! ¿Por qué me pides hacer esto? —Pregunta.

— Creo que sabe la respuesta a esa pregunta señor Lincoln, —digo con mirada impávida. Quiero tener el placer de ver como termina su carrera por sí mismo. Mi venganza.

— ¿Y sí no? —Pregunta con rabia asesina.

— Sí no, le prometo que regresará a la cárcel y en poco tiempo para hacer su cena ahí… —me quedo en silencio por veinte segundo para que digiera eso—. Después que haya firmado hoy los papeles, si alguna vez, alguna vez se cruza en mi camino, o se involucra en algo que directa o indirectamente cause daño a cualquiera que conozca, —digo con la mirada seria y con destellos triunfantes—, no lo cuestionaré, llevarlo a la corte o tener una reunión civilizada como esta. Aunque solo soñara en hacer daño a quien conozco; si estornudan porque haya tosido sobre ellos, prometo que el día que vio a su compañía ser vendida pedazo a jodido pedazo, comparado con lo que le haría, sería como unas vacaciones en los Hamptons.

— ¡Quiero conservar mis posesiones personales! —Sisea—. ¿Qué más quieres? ¡Te hiciste de todo lo de mi empresa!

— Por última vez, para empezar no era su empresa. No por los últimos quince años. No prometí nada. ¡No merece favores! Sus posesiones personales eran robadas, por lo que ahora legalmente me pertenecen. Esto no es negociable. ¡O acepta el trato que le ofrezco o me aseguraré que cada centavo heredado de la compañía de su abuelo sea gastado en procesarlo con todo el peso de la ley!  

 — Fimaré. ¡Pero esto no ha terminado! —Sisea.

Antes que pueda de decir—, ¿es un trato? —Taylor lo ataca por su lado ciego y le pega en la mandíbula y le cruza los brazos en posición de sumisión, golpeándolo sobre la mesa, haciendo brincar a todos excepto a mí y a Welch.

  Soy el guardaespaldas del señor Grey. Cualquier amenaza implícita se toma en serio, señor Lincoln, —Taylor le sisea en el oído —. ¿Quiere que escolte a este pendejo a la oficina del jefe de policía, señor Grey? El juez ya sabe de sus jodidos arranques de ira y su inestabilidad mental haciendo de este cabrón una amenaza para la sociedad. A la luz de de los acontecimiento recientes, no se tomará a la ligera en la corte, señor. Puede conservar a su novio Hyde como compañía.

— ¡Dije que firmaré! —Dice Lincoln con voz apagada, con la cara presionada sobre la mesa.

— Déjalo firmar.

Taylor lo empuja, y está de pie detrás de Lincoln solo 50 centímetros. Baxter se levanta y le da una copia a Lincoln y una a cada uno de los abogados. Lincoln revisa cada página, leyendo, señalando y firmando, dirigido por Baxter. Su abogado firma como testigo. Los tres documentos son firmados y notariados ante testigos. ¡Jaque mate!

— ¡Váyanse! —Digo mientras doy vuelta sobre mis talones y salgo con Taylor detrás.

Mientras Taylor cierra la puerta detrás de mí, pregunta—. ¿A dónde señor?

Al hospital a ver a Ray. —Taylor asiente y presiona el botón del elevador con una rara sonrisa.