StatCtr

Saturday, June 30, 2018

Book V - Chapter XII - Christian and Anastasia FanFiction

BOOK V
CHAPTER XII

THE DESCENT TO HELL IS ALWAYS HARD

“Abandon All Hope Ye Who Enter Here”
Written above the gates of Hell (Dante’s Inferno)



The flight and the ride home be can be described in one word: charged.
“Come on little man. Let’s put you to bed,” I pick Teddy up from Gail.
“He is much too active to go to sleep, Mr. Grey. I think the trip sort of wore him out.”
“He is not the not the only one,” I murmur.
“Dinner should be ready in an hour, sir,” she says as she walks towards the kitchen. I hold my son in my arms tight and gently place his head on my shoulder. He has this uncanny ability when he tries to slither out of my arms or tell me what he wants simply with his body language. Of course, the first thing Teddy does is to grab my hair.
“Hmmm. I believe another haircut is in order, Mr. Grey.” Ana’s unexpected voice makes me turn around. Her giving me a haircut brings forth delicious memories.
“As much as I would love to take you up on that offer, you with a sharp object when you’re still mad at me is not a good thing.” She isn’t sure if she should be sore at my response. Not to mention, I’m still mad at her. Ana extends her arms to take Teddy for bed who is now interested in my face.
I lift Teddy up in the air. “This is my son!” I say in utter pride. I feel a déjà vu moment.
“Careful, Cristian! He’s so little!” Ana’s voice is anxious which is completely the opposite of Teddy’s happy baby giggle that echoes in the room.
“He’s his father’s son! He loves it! Don’t you son?” Of course, Teddy understands none of it. He just wants me to entertain him.  This has become his favorite game and a source of Ana’s mild anxiety.
“Boys, please!”
“Should we make mommy happy, Teddy?” I ask him as I slightly toss him in the air. And the happy baby giggle echoes again.
“Christian!”
“Alright, alright,” I laugh out loud. “Mommy wins! Bedtime it is.” Ana and I take Teddy to his bedroom. The only book he shows a lot of excitement when we read to him is Goodnight Moon, the book we’ve read him every night ever since he was brought home from the hospital.  
Goodnight Moon

Ana wants to broaden his young horizons by reading him The Tale of Peter Rabbit. She shrugs.
“It was my favorite. I’d like it to become one of his favorites.”
When we lay our son to bed, he’s finally yawning, listening to the little hippo which has the actual recording of the sounds of Ana’s heartbeat and the sounds he would have heard when he was in her womb. Somehow, it makes him feel comfortable immediately and his baby lids are drooping. As we exit our son’s bedroom, I turn to Ana. The serious expression on my face says it all. But my words make it clear.

“The path to paradise, begins in hell”
Dante’s Inferno
In the Shadows ~ Amy Stroup
“Now, it’s your turn to tell me a real-life bedtime story.”
“Christian, I don’t wanna talk about it!” she complains.
I grab her by the waist and lift her on my shoulder. She stops at mid-shriek for fear of waking Teddy.
“Our bedroom, or shall I pleasure you helpless in our Playroom 2 to confess it all?” I feel the excitement shudder run through her.
“Christian!” I can feel her roll her eyes in the way she utters my name which earns her a loud spanking on her ass.
“Not bedroom or the Playroom 2. The library, please,” she says. 


“If you think I can’t fuck you seven shades Sunday in the library, you’re either forgetful or naïve, Mrs. Grey!” The clatter on the counter and the subsequent fumbling for a cleanup lets me know that Gail heard me.
I turn the nob and kick the door closed after entering the library and lock it. It’s Ana’s favorite room in the house. The warm rich red color of reclaimed Brazilian rosewood from an old abandoned mansion invites you in to sit down, almost embraces you. Having the wood re-sanded brought out the distinct rose-like scent as if it’s early spring and roses are budding. There are several leather sofas and chairs to invite you in to spend hours reading. It has a balcony overlooking the Sound. Everything about this library says, come and relax. The lighting is dim and controlled.

“Are you going to put me down, Sir?” She sounds amiable.
“I’m thinking about it. Still not sure if I want to avoid giving you a form of punishment.” She wiggles to slide down. I smack her butt again.
“Only when I say, you can.” My warning is decisive. I don’t know if I can manage to have full control because she scared me for her well-being so much. Her transgressions are many: Evading my phone calls, leaving to meet Ella's pimp and his brother at the hospital which I thought she was there as a patient, hiring a PI without talking to me… I don’t know where to begin. I can get through to her, but she’s not gonna like the way with which I get through. Well, she'll love it during, but will hate me afterwards. And I’m going to feel like shit. Still undecided the course of action I wish to take, I let Ana slide down.
“Let’s have it out in the open, Ana. Knowing how terrified I would be, why did you put yourself in harm’s way? You’re not just Ana Grey, my wife, but you’re Teddy’s mom! Forget about me, didn’t you even think of him? Do you have any idea how it would affect him if anything happened to hurt you?” I try to hold the overwhelming anxiety bearing down on me.
“There it is!” Ana says.
“There what is?” I shake my head questioning. Her hands lift up and gently hold my face.
“I’ve learned a lot from you. How to be cautious, to be safe, to plan, to learn to take control…”
“But you had not taken control, Ana!”
“Alright, fine, therapy time.” Ana digs her cell phone out of her pocket, scrolls through the contacts list and dials  a number. When a surprised voice answer after the second ring, I shake my head with a small smile.
“Ana, what a surprise to hear from you. Are you still in Detroit?” She’s put the phone on speaker.
“No, we’re back Dr. Flynn. But we’re having a slight problem. We really need to talk to you now, if you are available.” Flynn charges me premium times two for the unexpected phone calls, and it’s still pocket change for me. In the large pool of very expensive shrinks, he’s the best therapist I’ve had who managed to become my friend. I motion my hand to take the phone, put it on the table and lead her to sit on the beckoning leather sofa. She sits cross legged facing the phone. I sit next to her.
“How was the trip to Detroit?” Flynn asks. The single significant question that opens the floodgates. After he hears the gist of what had happened in Detroit – good and bad I might add, and Flynn listens and asks questions only to clarify the story.
“I’m very impressed, Ana,” he states once there is a pause, making me roll my eyes. Ana smiles. “How did you arrange the PI, and how did you manage to locate the pimp?” he asks in his follow up question. I’m curious to find out about that myself. She looks at me briefly and sighs.
“I researched about various PIs and one struck me as very sharp, a former detective who closed 93% of his cases. I also picked Detective Clark's brain on how to choose a good PI.”
“Jesus! So, you just picked a P.I. out of the thin air!” What if he was douche and once he figured out who she was, he used this information to harm us? Harm her?
Ana sees the horrified look on my face.
“Christian, I’m not an idiot!”
“It’s not a matter of you being an idiot or not, Ana! You’re one of the smartest but also the most stubborn, tenacious and a go-getter, headstrong woman I know. My problem is you, being unwilling to understand that I have enemies, rivals, people who wish to see me, or those I love harmed. That’s why it’s important that you leave those things that may put you in harm’s way out of your ‘to do list’!”
“Why can’t I protect you?"
"I pay Taylor very good money to do just that!" I bark. 
"Christian, I'm not talking about bodyguarding you! Why do you insist suffering through your nightmare when it’s all too simple to have a faceoff with the man who has the leading role in your pain? You hurt, I hurt, remember?” she softens her voice.
“If I wanted to have a face-off with him, I would have done it long ago. I hated that man all my life more than anyone! More than Linc! Hell, until Hyde got in to our lives in his destructive ways, Detroit Willy was the reigning champion of my most hated list! What I’m telling you is simply this: everything and everyone become inconsequential when it comes to you and my son. If it's a choice between the possibility of you getting hurt and I continue to have nightmares till I die, I take the latter.”
“What about your family, Christian?” Flynn’s disembodied voice rises from Ana’s phone in a non-judgmental tone.
“I love my family. But Ana is different. I’m different when I’m with her. I cannot, under any circumstance handle it if she got harmed.” Ana’s hand finds mine with sympathy as she turns to me and leans in.
“But, Christian, you shouldn’t stop me because there is a remote possibility that someone might hurt me for some grudge against you that I don't know about.” This statement alone makes me angry, because the possibility is not remote; it’s all too real. She’s been kidnapped, our baby had been kidnapped not long after he was born. The threat is always present, and it has happened even though I had ample amount of precautions set in place. I state all these concerns with utmost control that would make the devil proud.
“Christian, I’ve taken all the precautions you find worthy. You and your security team gave me detailed information about being safe in Detroit. I have been safe. Studied the locations and I already knew that Detroit Willy was incapacitated. I just didn’t know how badly, and when the PI went to the hospital to arrange” she air quotes the word, “the meeting, he found out that Willy was in and out of consciousness and he could die any day, any hour in fact, keeping his secrets with him about Ella, and perhaps forever damning to your nightmares. I could finally help you with potentially freeing you from the nightmares!”
I look at Ana silently. To free me from the nightmare I’ve had all my life, my wife was willing to put herself in danger. I fucking adore her and yet I’m mad at her for being so fucking reckless.
“You could have been hurt!”
“There was minimal risk, Christian. There was the PI who was supposed to provide part of the bodyguarding, and I knew if I made sure that Sawyer didn’t get a chance to alert you, he could be the primary bodyguard. I just didn’t count on Willy having a brother.” This she mutters. “I don’t want you to make me this irreplaceable, easy to shatter part of your life, like an object so that I don’t get to be a full partner in your life,” She pleads.
“You don’t want to be irreplaceable? Why don’t you just tear my heart out!”


“What do you say to that, Christian?” Flynn directs his question to me, totally ignoring Ana’s child-like response. I’m mad at both of them!
Ten… nine… eight… seven… six… five… four… three… two… one…” I count in my head, then exhale deeply.
“Clearly, my wife forgets that she is a full partner in my life. Yet, she treats me as if I don’t have a say in her safety. Why don’t you trust me, Ana? because I have been dealing with enemies most my professional life. She didn’t. This is something I have to teach her, but I can’t teach her anything if she doesn’t believe there’s any real danger!” I scoff.
“I’m sorry that I wasn’t clear Christian. I meant irreplaceable as in one of your art works, or like one of the pieces in Louvre…” after seeing my poker face, she fumbles. “I don’t think I’m making myself clear. It’s simply this: Don’t you understand that I’m trying to prove you that I’m worthy of you, Christian! If I can’t be a full partner in your life, then any woman can replace me.” Ana blurts out.
“What?!?”
“Ana, you don’t have to try to prove your worth to me. I mean, isn’t it enough that I went crazy when I found you hurt last year? You nearly lost our son! Isn’t one trauma enough? You know why you’re important to me?” I fully turn to face her. She shakes her head, ‘no’.
“Every woman who occupied that room in Escala and was in my life for a time, only gave me empty pleasure.”
“If you gave them the chance, they could show you their love as well. How am I different if I can’t be your full partner in marriage?” She retorts, goading me.
“No. What those women had seen in me are a few things: mystery, great sex, a wealthy man. They had a need to be dominated and I had a need to dominate. I fulfilled my need to be dark and their most passionate desires. I was a drug for them. But they’ve all been replaceable. Fantastic pleasure can still be empty pleasure. You already know that about them, Ana. We’ve talked about this a long time ago.” She ignores what I’m trying to say and devalues herself.
“What about me, then? Just fantastic pleasure with a little more intrinsic value?” she asks fervently.
“Ana, why would you define your value with Christian in such terms?” Flynn asks.
“I’m not defining, I’m asking.” She retracts.
“I believe you have come to that conclusion, because you want him to validate the answer you have in your head.” He follows up. Ana closes her eyes.
“I don’t know if that’s what I’m thinking, Dr. Flynn. Truthfully, Christian is exceptionally good at showing a poker face when it comes to his emotions. But, somehow, when I want to do something important to help him, he does not control those emotions. It makes me think that I’m an expensive artifact that he doesn’t want scratched, chipped, or broken. I don’t want kid gloves.”
Anaaa,” Flynn’s voice is fatherly, gentle. “You want Christian to control his emotions when he finds you by the bedside of his mother’s former pimp, and if I were to put it in your words, ‘the man who had the leading role in his pain’ and the source of his nightmares?” Flynn calmly asks.
“But isn’t it what you teach Christian, to control his emotions? Wouldn’t it be helpful if he practiced that until he fully understood what exactly was happening?” She almost shouts towards the phone.
“Jesus Christ!” I mutter as Ana ignores me, rolling her eyes.
“Ah… You misunderstand what it is I teach Christian. I don’t teach him to control his emotions. Emotions can’t be controlled; they’re channeled. If they are not channeled properly, the individual pays for it, one way or another. I help Christian understand those emotions. My primary job is to help him become aware of what it is he is feeling, oooor,“ he drawls, “as he has done for years, what he was trying to avoid feeling. He told you how destructive he was as a teenager.” Ana closes her eyes, and I read her lips silently whispered two words: “Oh nooo!
Flynn continues, “Ana, we can’t avoid feelings without facing the consequences. Christian already knows how to keep the disruptive emotions and impulses in check which in return helps him maintain control over his actions.”
“He would not have let me go had he knew I was going to see mm…” she stumbles on her words, “Mr. Detroit Willy. You say that emotions can’t be controlled, but what about my emotions, my need to, desire to protect my husband? Sometimes it takes calculated risks to accomplish something significant, and I have accomplished that!” she says with a slight pride in her voice.
I hold my hand up.
“Alright. Since you made this enormous effort and had indeed shown me that pimp is really a helpless feeble man, I’m willing to put feelings, fears or concerns for you aside for the time being. Tell me the whole story.”
After a deep sigh and inhale later, she says:
“After seeing the prospect that his brother might be seriously hurt, Willy was  talkative. Well, as talkative as a dying man can be. Maybe he wanted to be absolved of his sins; or at least, if you believe the small cross tattooed on his neck.” She shakes her head and continues.
“Anyway, he told me that Ella was a runaway teen. I’m not sure if she was trying to find herself or experienced problems at home. But she was gone at seventeen with her boyfriend. She got pregnant with you at eighteen and her teenage boyfriend  got scared of the prospect of becoming a young dad I suppose, and she was had no choice but to come back to her parents. But she didn’t tell them she was pregnant. At first, she hid it, but then she told her mom. Once the dad found out, they gave her two options: either have an abortion or get kicked out of their home. She was in her first trimester, so they thought an abortion could be easy to accomplish. I guess they hoped she would change her reckless ways and go back to school. You know the option she chose and the consequence.” she starts. Thousands of images go through my mind. Ella made the choice to have me even if it meant she became homeless. Why then did she become such a shitty mom?
“It still doesn’t tell me if she had me while she was still living with her parents. They could have changed their minds.” I ask hopefully. Everyone deserves a second chance. She shakes her head ‘no’.
“When Ella was adamant in not aborting you, she was also adamant that she wouldn’t give you up for adoption. So, her parents thought she made her bed, let her lay in it. She had to leave. Even if the parents were bluffing or showing tough love to see things their way when things got tough, she made a choice and left for Detroit on a bus. She may have been on a quest to show them off – you know her choices would be better than theirs. But as soon as she got off the bus, she was accosted by a pimp who recruits such young woman – beautiful but with no family looking for them. Young, beautiful and vulnerable; just the way they like them.” I don’t even realize my hands are clenched hard until my nails dig enough to hurt.
“Was it Willy?” I hiss my question.
“Someone working for him; his recruiter. Promised her a job, a place to stay which she desperately needed. She was too naïve, and he was very good at his job. They didn’t find out she was pregnant until she started showing after almost six months.”
“She accepted being a whore right off the bus while pregnant?” I have little control over my anger.
“Christian, let her tell the story, and reserve your judgement after you heard the whole thing,” Flynn’s voice tries to calm me down.
“The recruiter didn’t say he was running a whoring agency, Christian. He accosted her with a prospect of low rent and possible employment. When the employment” she air quotes again, “didn’t pan out, and the rent, food, and minor expenses was paid by this supposed new friend, he broke her mentally and physically down into her new profession. Usually women who refuse are gang raped. Made feel inferior. Drugged. That way, they’re totally dependent on their pimp.” Ana stops for a minute and inhales. I think this is exactly what Ella went through.
“I have to confess; I didn’t just do this for you. Ella was a woman. A teen mom, all alone, or she thought she was all alone. She was in the hands of predators. Even if she was strong enough to leave that lifestyle, Willy said they had severe punishments for women who tried to run away from their pimps, and almost nobody cares if a prostitute is killed. Willy’s hold on her was you. He said that almost all prostitutes who have kids turn the kid over to Child Protective Services. Ella wanted to keep you. So, he drugged and threatened her that the moment she even thought of running away or go to another pimp, he’d make sure you were taken away. After I heard all of that, I was even more convinced that her honor needed to be rectified as a woman.”
“I should have killed him!” I shout and the crystal vase we’ve purchased in Paris is smashed against the wall. Fifteen seconds later, there’s a knock on the door.
“Is everything okay, sir?” Taylor asks on the other side of the door.
“Yes, Taylor, it is,” Ana replies in a kind voice.  
“Are you sure?”
“Yes, just have Gail come in half an hour with the broom, please,” she replies.
"Ma'am."
“Christian, I want you to come to my office tomorrow,” Flynn’s voice chimes in along with my security detail.
Ana comes closer. “Christian. There are a few things you need to know. Ella loved you and fought to keep you despite all her weaknesses.”
“Maybe she should have given me up!”
“Or maybe she just couldn’t trust the world where all she trusted turned their backs on her. First the boyfriend, then her parents, and then the pimp. You were all she had.” Ana defends her.
“Don’t you get it Ana? It doesn’t matter that I’m all she had. She was high most the time to even realize I existed. I, a 4-year-old child took care of her! She gave up in the end! After all she fought for, she accepted defeat!” There’s nothing but understanding and sympathy in Ana’s eyes.
“Christian, you were her weakness. She couldn’t give you up, but she couldn’t provide you with a decent, normal life, either. In fact, Ella attempted to run three times. The pictures she sent to her family was her effort to go back to them with her tail tucked in. But her pimp squashed it when they came looking for her. He told them that -excuse me for this, ‘the whore is dead’. They were going to look for you which wasn’t good for Willy’s business. So, he said, ‘why do you think the bitch is dead? Because she was a piece of shit mom and didn’t take care of her kid. He died, she killed herself.”
“And they bought it?” I am completely incredulous.

“At grief so deep, the tongue must wag in vain; the language of our sense and memory lacks the vocabular of such pain.”
Dante’s Inferno

“They must have, because of how she fought with them to keep you. So, she, never got to see her parents after she left them. Ella was kept in utter desperation. She was a slave to her addictions and to her pimp. As long as she was alive, the pimp would use your existence as a leverage against her. The only way she could find to give you a shot at a normal life out of her own miserable one was to take herself out of your life. That’s why she killed herself, Christian! An ultimate act of maternal love.”
“What?” I can’t recognize my own voice. Shaken to the core with realization that in all her shitty parenting, she really loved me. Yet, I caused her death.
“Christian, you were the only thing that was pure and right in her life. You were the love child, puppy love at that, but love nevertheless. You were the culmination of her hopes and dreams.”
“I was her Achilles heel! She could have had a normal life away from pimps, and johns and drugs had she aborted me…” Ana interrupts.
“She could have also given you up for adoption once you were born. This isn’t on you, Christian! Ella wanted you, like any mom who looks forward to the day she holds her baby in her arms. She made that choice willingly, but when she was trapped in drugs  - mainly heroin, and prostitution, she could only think one way to save you.”
“No! no. no. no.” First, I freeze in place, then I have an uncontrollable shaking take over me. Ana rushes to me and hugs me as tight as she can. My arms don’t cooperate with me to hold her back.

Unsteady - X Ambassadors

“Christian, listen to me,” Flynn says firmly. “If Ella was addicted to heroin, whether she had you with her or not, she was already in the clutches of destruction. You know all about addictions. Heroin is stronger than any human tie, any compelling argument, and stronger than any devout religious belief that the addict holds dear. It’s as if the addicts are possessed. They have very little to no capacity to care. Their perception of reality is gone. If Ella had a moment of clarity, she would have realized that. For her to keep you with her in that environment had more negative effects on you than anything else you've experienced afterwards. As for you being aborted or not: There are babies born to teen mothers every day. Those children can very well, go on to live happy lives if the mom has support, or if the baby is adopted by another family. She made choices like we all do every day. We don’t get to blame others. You don’t get to bear the burden of her choices. She paid for it fully, so you can have a life. Would it any way be honoring her if you toss that away?” Words leave me. I must be in shock.
“Christian, talk to me please! Christian!” She holds my face in her hands and looks at me. I just look through her.
“Christian! Look at me! Eyes, baby! Christian! Dr. Flynn, he can’t stop shaking!” shouts Ana, her voice distant. She lightly taps my face with both hands.
“Look me, baby!” she orders, the bossy thing.
“Ana!” with that authoritative call of her name, he gets her attention.
“Yeah!” she says full of attention.
“This is perfectly normal. He’s had a lot to take in, and even for a tough guy like Christian, it’s overwhelming. He’s grieving right now. Give him time. I’ll be there soon,” and he hangs up. How rude!
“Christian!” and she climbs up on my lap, and just locks her lips with mine. Softly first, then almost goading me to take charge, forcefully pulling me up from the depths my soul sunk in, she kisses hard, sucking my lower lip, grazing with her teeth. Her delicious scent permeates my senses. She pushes my hands to my back effectively taking the upper hand. That snaps something inside me and awakens.


I move like a cobra, lift her up and flip her on her back on the sofa, effectively pinning her down.
“Topping from the bottom again, Mrs. Grey?” I murmur into her lips. Sex has always been my coping mechanism. 
“Welcome back,” she whispers, and wraps her legs around my waist. I grab her arms and pin them above her head.
“Mrs. Grey, I’m gonna fuck you seven shades of Sunday!” I effectively pin her under me and expertly move my pelvis on her sex. She can only moan in response.
There’s a loud knock on the door.
“What!?!” I bark.
“Mr. Grey, there’s an important matter that needs your attention.” What could be so important right now?
“My office!” I order.
"Sir," is Taylor's response. 
“You promised seven shades!” Ana protests.
“Rain check for later, baby. I’ll make it worth your while for waiting,” I say gently.
“Christian?” her utterance of my name is loaded with worry, concern, and mad only in the way a woman who didn’t get the seven shades of Sunday sex she is promised. That edge makes me smile.
“You know, I always keep my word, baby. Besides, Flynn should be here soon. Okay?”
“Okay,” she acquiesces after she sees that I’m back in control. As I reach the door, she calls out to me, again.
“Christian!” I look back.
“You are most of all… l’amor che move il sole e alter stele,” she quotes from Dante’s Paradiso. This time my smile has warmth. 
“On the contrary Mrs. Grey, you are the love that moves the sun and the other stars. I never thought I’d identify with all these men tortured by love. Dante, Heathcliff, or even Darcy. You are my Beatrice, Catherine, Elizabeth all bundled in one. My Anastasia.” With that she runs to me, more like jumps me to kiss me with all she got.

*****          *****

“A rapid bolt will rend the clouds apart,
and every single White be seared by wounds.
I tell you this. I want it all to hurt.” 
Dante AlighieriInferno

Two minutes later, I’m in my office.
“I just received a text, sir,” Taylor starts without a preamble. I look at the name, and I don’t recognize it. Pierce the S.
“Who is Pierce?” I ask.
“Mrs. Lincoln’s uh… new friend.”
“You called me here, away from my wife for Elena's sake?” Now, I’m really angry.
“Mr. Grey. Read the text, please."

*Mr. Taylor. Mrs. Lincoln said you are aware of me. I was only to contact you in life and death situations. I think this counts as one: Someone purposely hit her car on the driver's side this afternoon & she's hanging on to life by a thin thread. Help!*

There is a picture of Elena attached to the message looking worse than when Linc beat the shit out of her. Fuck!   


Thursday, May 31, 2018

Libro IV - Capítulo VI: CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - CHRISTIAN Y ANASTASIA


Capítulo VI
Cuento para dormir

Traducido y editado por María Teresa Camp Gozalbo


Los labios de Anastasia se abren como si su profunda inhalación no pudiera meter suficiente aire a sus pulmones. Tiene curiosidad, pero también está al borde del precipicio de una decisión. ¿Está lista para esto? Cierro los ojos, y trago fuertemente tratando de decidir si le quiero decir todo.

Después de lo que hemos vivido esta semana, nuestras vidas han cambiado irrevocablemente, y no quiero obstáculos entre nosotros. Ni siquiera el susurro o un fantasma de mi jodido pasado. Cuando vuelvo a abrir los ojos, la mirada de Anastasia está fija en mí con toda su intensidad. Los recuerdos de ese fatídico verano regresan inundando mi mente. Respiro hondo y las compuertas se abren.

Please forgive me – Bryan Adams

— Era un día de verano muy caluroso, estaba trabajando muy duramente, —resoplo recordando. No había hecho ese tipo de trabajo agotador por largo tiempo. Sacudo la cabeza, divertido con el pensamiento de lo duro que trabajé por esa pequeña cantidad de dinero. El trabajo era agotador, quitando todo ese escombro. Trabajaba solo y Ele…, —entonces era la señora Lincoln—. La señora Lincoln apareció de quién sabe donde y me llevó limonada. Intercambiamos unas cuantas palabras e hice comentarios estúpidos de sabelotodo… y me abofeteó. Me abofeteó muy fuerte, —recordando el fantasma del dolor, mi mano acariciando mi mejilla adolorida. Después de pegarme tan jodidamente fuerte, enrojeciendo mi mejilla, me agarró la cara con ambas manos, pero no me tocó en ninguna otra parte, me beso ferozmente con dominio y fuerza en sus labios. El beso de Elena fue posesivo, absorbente como si me prendiera fuego y me dejara arder desde dentro como si nunca fuera a apagarse. Era una sensación que nunca había experimentado; que nunca pensé que podría experimentar. Despertó a la bestia en mí. —Continúo hablando de mi primera experiencia con Elena—. Pero entonces me besó. Y cuando terminó, me abofeteó nuevamente, —murmuro parpadeando. Desde ese día todavia estoy perplejo por ello. Era un alborotador, indigno de amor, de cuidados. Porque era y soy una bestia por dentro. Verás, el único día del año en que me sentía bien era en Holloween. Porque ese el único día en que los espíritus malignos y los monstruos coincidían conmigo, un día irónico que me convirtió en la norma. El beso de Elena despertó al monstruo hambriento en mí; una bestia sexualmente hambrienta que no sabía que existía y salió con toda su fuerza. Y el dolor, dolor que llegó con la oscuridad, el espíritu maligno, el lado macabro y aterrador en mí… el dolor me era familiar, bienvenido incluso—. Nunca había sido besado de esa forma, —confieso. Miro a Anastasia. Elena es su límite infranqueable. No sé si debería decirle esto, pero quiero hacerlo. No quiero barreras entre nosotros. Ninguna sombra oscura escondida—. ¿Quieres escuchar esto? —Pregunto.

La indecisión cruza su rostro—. Solo si quieres decírmelo, —dice con voz tenue, encarándome.

— Estoy tratando de darte un poco de contexto. —Mueve la cabeza, alentándome a continuar. Pero Anastasia está conmocionada, sus ojos ampliamente abiertos y sin palabras. Observo su cara para ver si hay alguna traza de desinterés, temor o alguna indicación de que no quiera oír esto. Finalmente veo el estímulo que estoy buscando en su cara, y ruedo sobre mi espalda mirando el techo—. Bien, naturalmente estaba confuso y enojado y excitado como el infierno. Quiero decir, una mujer mayor llega a ti de esa manera, —digo moviendo la cabeza. Chicos de quince años, no importa lo que las chicas de quince años piensen de ellos siendo calientes e irresistibles, pero no exactamente el material que una mujer mayor esté buscando. Pero, ahora reconozco la actitud dominante de Elena al principio. Quería a alguien que pudiera entrenar y dominar completamente. No tuve oportunidad de escapar de eso. Elena primero hizo una entrada dura ante mi pendeja observación, y su postura inmediatamente cambió a la de dominante. Echó los hombros hacia atrás, cuadrándolos, su cabeza ligeramente hacia adelante como un águila lista para capturar a su presa. No pude más que responder automáticamente a su postura, porque nunca había visto algo como eso antes. De hecho, no recuerdo haber visto a Elena en esa postura dominante en ninguna de las reuniones familiares a las que asistía.

Oigo una respiración contenida de Anastasia a mi comentario de que Elena era caliente. Mi observación era retrospectiva sobre como me sentía, y lo insignificante y sin valor que era. Un caso de caridad; un niño huérfano, sin un jodido padre, nacido de una puta sumida en las drogas. Golpeada por su proxeneta, hambriento al punto que no me hubiera importado comer verduras crudas de jardín si pudiera tener la oportunidad, o de salir a la calle como el insignificante niño de cuatro años que era. Así qué, Elena besándome, a este inútil niño-hombre, y abofeteándome para enderezar mi malhablada conducta; inmediantamente me convirtió en un cero a la izquierda y todo mi interés se centró en ella. Repentinamente fui el foco de atención de esa mujer caliente.

Confundido, interesado, caliente y, para cambiar, quería que esa experiencia continuara. Me introdujo a una sensación, desencadenada por los labios de Elena en los míos, y su fuerte bofetada impactó dentro y fuera de mi cuerpo, disciplinándome. Anhelaba todo con tanta intensidad como si el hambre del chico de quince años que tenía por el contacto físico estuviera a punto de ser saciada en la forma de promesas festivas, por ella. El comportamiento de Elena me mostró que me quería y su beso hizo que quisiera experimentar eso una y otra vez.

Sintiendo la mirada de Anastasia sobre mí, continúo mi historia—. Regresó a la casa, dejándome en el patio. Actuó como si nada hubiera pasado. Estaba totalmente perdido. Así que regresé al trabajo, cargando el cascajo al contenedor. Cuando me fui esa tarde, me pidió que regresara al día siguiente. No mencionó lo que había sucedido. Así que al día siguiente, regresé. No podía esperar para verla otra vez, —susurro, finalmente permitiendo que Anastasia entre a mi oscuro pasado; sintiendo como si me estuviera confesando, volcando todos mis pecados a una persona que tiene el poder de perdonar y hacer borrón y cuenta nueva. No sé que está pensando Anastasia, pero puedo sentir que el juicio está pasando por su cabeza, sobre mí y principalmente por Elena—. No me tocó cuando me besó, —murmuro y volteo a ver a mi esposa, tratando de ver que está pensando. Veo su perplejo rostro dirigido hacía mí—. Tienes que entender… mi vida era un infierno en la tierra. Era un cachondo caminando, de quince años, alto para mi edad, las hormonas embravecidas. Las chicas de la escuela… —Paré ahí. Las chicas pensaban que era un chico guapo, pero no les podía permitir acercarse a mí sin asustarlas. ¡Era un bicho raro! No podía dejar que las chicas o cualquier otra persona me tocara. Un gesto sencillo, que no requiere reflexión, era un desencadenante para que me volviera loco. No era porque no estuviera excitado o que mis hormonas no estuvieran causando caos en mi cuerpo cuando se trataba del sexo opuesto. El miedo al tacto se apoderó de mi vida, y no había manera de deshacerme de él. La cara de Anastasia se suaviza entendiendo—. Estaba enojado, jodidamente enojado con todos, conmigo, mi familia. No tenía amigos. El terapeuta que tenía en ese tiempo era un pendejo total. Mi familia me mantenía bajo control; no entendían. —Lanzo un largo suspiro. Mi mirada otra vez en el techo, mirando pero sin ver. Con una mano recorro mi cabello con exasperación como si esto hubiera sucedido ayer. Nada calmaba mi alma, nada sacudió la ira en mí; ni las peleas, la terapia, los consejos de mis padres, sus preocupaciones, las retricciones o los límites. Era una jodida bola de energía negativa lista para estallar en cualquier momento. No había nada que pudiera contenerme o ser dañado por mí. ¡Era un artículo dañado! Hasta respirar me significaba esfuerzo. Todo me enojaba; estaba enojado con el universo por hacerme existir, y ser como soy. Mi mundo era caótico, descargas de energía, incontrolables, indómitas, volátiles y violentas dirigidas a cualquier parte y a cualquier persona. Entonces Elena llegó, conteniéndome. Me doy cuenta que Anastasia inusualmente aún está a mi lado—. Simplemente no podía soportar que nadie me tocara. ¡No podía! No toleraba a nadie cerca de mí. Y acostumbraba pelear… ¡Joder!, peleaba. Me metí en tremendas peleas. Fui expulsado de un par de escuelas. Pero era una manera de desahogarme. Para tolerar alguna forma de contacto físico, —digo parando. —Pelear me servía para una un par propósitos. Cuándo me dolía por recibir un golpe, eso me hacía sentir… algo… cualquier cosa. Y por poco o mucho que fuera negativo, eso significaba tocar sin intención, o centrarme en el acto de tocar y ser tocado aunque fuera con violencia. Todo el estrés en el que vivía me había preparado para estallar en cualquier momento. Busco la cara de Anastasia. Está silenciosa, rígida como una estatua; sus ojos abiertos totalmente, en completa conmoción. Frunzo el ceño. ¿La estoy asustando? No hay indicios de eso. Creo que quiere que continúe.  Me volteo de espaldas y continúo mirando el techo—. Bien, ahora te das idea. Y cuando me besó, solo me agarró la cara. No me tocó, —digo en voz apenas audible. No estoy esperando que Anastasia entienda eso. Imaginen a alguien dándote comida y agua cuándo has estado hambriento por quince años, como si fuera posible sobrevivir con ese sufrimiento. Ese era mi sentir y, por supuesto, tomé lo que quisiera darme, hacer para o por mí, y me aferré a ella como a un salvavidad. Finalmente estaba respirando. Elena era amiga de mi madre y con frecuencia iba a casa. No le había puesto atención anteriormente a pesar que cualquiera podía darse cuenta que era una mujer muy sexy. Una vez descubrí a mi madre preguntándole cuando iba a tener hijos. Elena dijo que prefería a los hijos de mi madre en lugar de tener niños propios. Y ahora la ironía no me es desconocida. Anastasia esconde la mano bajo su almohada y descansa la cabeza sobre ella como forma de contenerse. ¿Por qué? —. Bien, al siguiente día regresé a la casa, no sabiendo que esperar. Te voy a compartir los detalles sangrientos, pero fue más de lo mismo. Y así es como empezó nuestra relación, —resumo. Pero el recuerdo del segundo día se precipita en forma espontánea.

Cuándo ese día llegué a la casa de los Lincoln, Elena abrió la puerta, me dejó entrar sin palabras, y se despidió de mi madre con una sonrisa encantadora. Una vez que mamá se fue, cerró la puerta, miró su reloj—. Llegas con doce minutos de retraso, —dijo con mirada gélida, enfriándome hasta lo más profundo y furioso al mismo tiempo haciéndola calentar como a un volcán. Estaba bastante sorprendido por la contradictoria mirada.

— Elena, mamá tenía… —Dije tratando de decirle que mi madre me pidió sacar la basura y rápidamente hacer un par de cosas rutinarias en la casa antes de salir, pero no me dejó terminar las palabras, abofeteándome fuertemente la mejilla y y de regreso. Aún puedo sentir el chillido en mis orejas con el recuerdo.

— ¡Señora Lincoln! —Me corrigió firme y decididamente, bajando mi cabeza porque era más alto que ella. Me besó salvajemente, castigando brutalmente de hecho, mordiendo el interior de mi labio inferior, sacándome sangre. El sabor cobrizo en mi boca fue bienvenido a pesar de lo salvaje de su acción. Estaba enganchado.

— ¡No me gusta la impuntualidad! Si te ordené que estuvieras aquí la las 9:00am, NO significa estar a las 9:01 o a las 8:59. Quiero decir precisamente a las 9:00am. Tienes que ser puntual. Y tienes que hacer lo que se te ha pedido. ¿Me entiendes, Christian?

— Ah, síp, —recuerdo haber contestado murmurando.

— ¿Qué? —Preguntó abofeteándome otra vez.

— S… s… sí, —gemí entonces. Me dio una bofetada de revés ante lo incongruente de mi contestación.

— Sí señora, esa es la respuesta correcta, —siseó con la mira fija en mí

— Sí señora, —respondí mirándola devotamente, entonces jaló mi rostro y me besó brutalmente una vez más. Una vez que se separó de mis hinchados labios me recompensó con una sonrisa complacida y depredadora, una sonrisa que traté de merecer a partir de ese momento.

Necesito que vengas todos los días de esta semana a  la hora exacta que te indiqué, y actuarás de la forma que te pida que lo hagas, —dijo en doble sentido y aun yo, un excitado adolescente no podía ignorar.

— El miércoles tengo… —dije y me dirigió una mirada fija, y me volvió a abofetear, haciéndome parpadear.

— Respuesta equivocada. No tolero la desobediencia.

— Sí, señora, estaré aquí, —me las arreglé para contestar.

— Bien. Ahora tu trabajo te está esperando en el patio, —dijo a mi cara confundida, completamente impasible. Así es como empezó todo. Esa semana, Elena me alejo de la bebida, faltar a clases, pelear y darme la primera probada de bastón, y mi primera experiencia sexual. Tomó todas las decisiones por mí, y yo solo debía obedecer. Por primera vez en mi vida, no tuve que pensar cómo resolver algo, a alguien o un problema. Ya estaba decidido por mí. Todo lo que Elena tenía que decirme era que saltara. Y si tenía su permiso para hablar, ni siquiera tenía que preguntar qué tan alto, porque ya habría especificado la altura, la longitud y la duración de ese salto. Mi mundo caótico se enfocó porque el caos fue eliminado por su control total y absoluto sobre mí.

Take over control - Afrojack

Cambio de postura, poniéndome de lado y miro a Anastasia, ¿y sabes algo Ana? Mi mundo se enfocó. Nítido y claro. Todo. Era lo que exactamente necesitaba. Fue una corriente de aire fresco. Haciendo las decisiones, alejando toda la mierda, permitiéndome respirar.

Puedo ver que para Anastasia es doloroso oír esto; pero esta es mi vida, sin censura. Esta era la persona, el niño-hombre que fui una vez; fuera de control, indisciplinado, caótico, discutidor; en detrimento de mi bienestar y mi futuro. No había encontrado el enfoque necesario, no sé dónde estaría sin la correcta y rígida intervención por la persona que era. Es completamente posible que hubiera encontrado eso, pero a lo mejor a lo largo del camino me hubiera causado otros daños e inadvertidamente a mi familia hasta que ese enfoque hubiera llegado a mi vida. Hay un tiempo y espacio para ciertas experiencias en la vida… Cómo dice el jodido dicho: ‘todo pasa por alguna razón’, y posiblemente era necesario para mí vivir eso en esa época, independientemente de lo equivocado que era. Porque no estaba recibiendo la ayuda correcta en ningún otro lugar. Nada estaba funcionando. Entiendo ahora que Elena me tomó como alumno; esclavo del sexo en entrenamiento, un niño-juguete de una esposa trofeo aburrida. Podría haberme ayudado sin abusar de mí. Pero Elena tenía su propio proceder y nunca lo discutí. ¿Podría haber esperado hasta que fuera lo suficientemente mayor para dar mi consentimiento? Podría, pero Elena nunca tuvo escrúpulos sobre mi edad. Me poseyó y disfrutó la experiencia.

Mi última declaración causa un derroche de pena en la cara de Anastasia, pero no me para, o discute y no me dice que esté disgustada.

— Y aún cuando había terminado, mi mundo estaba enfocado gracias a ella. Y estuvo de esa manera hasta que te conocí, —digo y la conmoción en el rostro de Ana es evidente a la luz del día. Delicadamente coloco un mechón de su cabello detrás de su oreja. Sé lo que está pensando, pero la clase de caos que me estaba causando es exactamente lo que necesitaba después de haber aprendido a controlarme, y enfocarme. Por que esta es mi naturaleza. Quiero control; necesito el control como el aire que respiro. Pero ya aprendí a ponerlo en práctica. Fiel a mi naturaleza, también necesito la emoción, el caos, el desafío que Anastasia trae a mi vida. No sabía que esto era una necesidad hasta que tropezó al entrar por la puerta de mi oficina.


— Volteaste mi mundo de cabeza, —digo cerrando los ojos, recordando el primer sentimiento de desafío que me provocó, llamándome estando ebria. La primera noche, Ana durmiendo en mi cama… No podía cerrar los ojos para dormir un poco, porque lo único que quería hacer era observarla. Inmediatamente sentí que esa era la mujer que necesitaba en mi vida. Era más que desearla. Era una necesidad salvaje, primaria, irrevocable. Mi vida encontró su propósito cuando conocí a Anastasia. Miro a mi mujer; ella es atención pura.

— Mi mundo era ordenado, calmado y controlado; entonces llegaste a mi vida con tu boca inteligente, tu inocencia, tu belleza y tu tranquila temeridad… y todo eso antes de ti era gris, vacío, mediocre.. era nada.

Su rostro se suaviza; su respiración es superfial y sus ojos muy abiertos mientras escucha.

— Me enamoré, —susurro. Siento que su respiración se suspende, y para de respirar por un momento. Acaricio su mejilla.

— También yo, —murmura. Su respuesta llena mis ojos de inmenso amor.

— Lo sé, —digo. Hace una profunda inspiración.

— ¿Lo sabes?, —pregunta.

— Sí, —confirmo. Por supuesto que lo sé. El saber de su amor por mí es más que bienvenido y la más invaluable posesión que tengo en el corazón; significa que tengo el corazón y el alma de mi esposa.

— Finalmente, —murmura mientras me sonríe tímidamente. Asiento.

— Y pone todo en perspectiva para mí. Cuando era más joven, Elena era el centro de mi mundo. No había nada que no hiciera por ella. Y ella hizo mucho por mí. Me hizo parar de beber. Me hizo trabajar duro en la escuela… Sabes, me dio un mecanismo para afrontar mis problemas que no había tenido antes, me permitió experimentar algo que nunca pensé que podría.

— ‘Touché’ —murmura todavía apenada.

Sé que le es difícil escuchar esto. Pero sin la ayuda de Elena, no sé donde estaría en este momento de mi vida. Porque, por primera vez en mi vida, mis problemas no me estaban ahogando y no eran una lucha constante para para mantenerme a flote y poder respirar. No era difícil obedecerla, porque también ella tenía defectos como yo, a diferencia de mi perfecta familia. Estaba muy consciente de su lado oscuro empezando por la primera bofetada que me dio; pero en esa oscuridad, su voz dominante era la única que oía y me guio, enterrando todo lo que me atemorizaba, llevándolo a las sombras, no borrándolo o desapareciéndolo pero mezclándolo con la oscuridad así que no lo volví a ver, y permitir afectarme hasta que pude poner escudos de protección para protegerme por mí mismo. Elena me enseñó a disimular y enmascarar todos mis miedos, mantenerlos a raya y eliminar mis inhibiciones, introduciéndome a un estilo de vida que se ha convertido en mi mecanismo de supervivencia.

No pensé o siquiera considerado los errores que esa relación  representaba sino hasta recientemente. Recuerdo haber dejado  Harvard y regresado a casa. Mamá  y toda la familia y ‘amigos’ se renieron  para celebrar mi regreso a casa. M hermano Elliot  pensó que me hacía un favor llevando a su entonces novia y a su  compañera de piso como una posible pareja para mí. La chica era anodina para mí, trató de llegar a mi lado bueno, era linda, le daré ese beneficio, pero no estaba en el mercado para nadie. Tenía a Elena; era todo lo que quería y tenía. Y Elena me tenía cogido por los cojones, literalmente. Me miraba fríamente durante la cena con mi madre. Tomándome del brazo más tarde, dijo—, Christian, querido, tengo que saber todo sobre tu escuela, —y me condujo al embarcadero. Mi padres pensaban en ella como en una tía para sus hijos.  Cuando llegamos a la relativa oscuridad del  embarcadero, dejó de lado el disimulo, se dio vuelta y me abofoteó con fuerza. Has cruzado la línea tolerando a esa zorra. No comparto, Christian. Eso fue intolerable, y te portaste mal, y te desviaste de mis expectativas cuando estabas lejos. Voy a hacer algo acerca de eso. Cuando me vaya en los siguientes diez minutos, quiero que te subas a cualquier coche que puedas y que estés en mi casa  precisamente quince minutos después que me haya ido. El señor Lincoln está fuera en viaje de negocios, —dijo y con la luz de la luna, pude ver su enojo, sus fríos y torvos ojos azules, y llenos de furia.

— Cuando llegues ahí, —dijo agarrando  y retorciendo mi pene y testículos hasta que mis ojos rodaron atrás de mi cabeza y—, no quiero nada sobre ti, excepto tu pene para ponerlo en la jaula, —declara sin filtrar. Elena podía salir con los más crueles e inusuales castigos. No sabía que esperar. Ni siquiera sabía que excusa podía darle a mi familia para irme quince minutos después que ella se hubiera ido y llegar a su casa a tiempo.


La puerta de su casa estaba abierta y ella llevaba puesta su vestimenta de dominante de cuero negro. Silenciosamente fui a su mazmorra, y me quité la ropa. Puse mi polla en la jaula para penes, que no fue fácil y tampoco estaba libre de sentir dolor y fue una hazaña considerando que tenía una erección impresionante dada la expectativa. Tuve que pasar por todas las fórmulas y ecuaciones de la microeconomía para desviar mi atención de mi excitación y contener a mi polla  por el mínimo espacio de la jaula de confinamiento.

Elena caminó detrás de mí, ordenándome ir  y pararme en la pared decorada con  grilletes y esposas. Ni las esposas y los grilletes estaban sujetos a la pared, excepto una unidad con la que podías hacer voltear a tu sumiso alrededor y aplicar castigo tanto al frente como atrás. Me iba a sacar la mierda, sabiendo que me iba a dejar su marca en todo el cuerpo, desde las muñecas, mi polla y hasta los dedos de los pies. Sin pantalón corto o camiseta, me dejaría marcas para las dos siguientes semanas. Esposó mis tobillos primero y después las muñecas, asegurándose que estuvieran bien apretados, después tiró de las cadenas para extenderme contra la fría pared de piedra. A pesar del castigo que iba a recibir mi polla trató de crecer. Las fórmulas de microeconomía eran un juego de niños para mí, podía decirlas en sueños. Tenía que pensar en algo más difícil. Empecé a recitar en la mente la tabla periódica de los elementos en francés.

— Tableau pérodique des éléments, —empecé en la mente—. Hidrogène, helium, lithium, bérillium, bore, carbone, azote, oxigène, flour, néon, magnésium, aluminion, silicium, phosphore, soufre, chlore, argon, calcium, scandium, titane, vanadium, chrome…

Pude oír a Elena eligiendo un objeto de la pared para mi castigo. Puse la cara sobre la fría piedra y el metal de confinamiento que recluía a mi polla, y  apretando mis testículos que también recibían el frío de la pared de piedra. Mi mente estuvo ocupada brevemente pensando con que me iba a golpear. Traté de entreteterme pensando que sería algo fácil como una pala o una fusta, pero Elena era brutal en sus castigos. Sabía que podría escoger algo como un látigo, un azotador, un cinturón de cuero mojado o un bastón… Los probó al aire detrás de mí y oyendo las múltiples tiras volando detrás de mí, pensando—, ¡Joder! ¿Es el látigo de nueve colas! —Y duelen como el infierno, clavándose incluso en la piel, abriéndola y dejando múltiples marcas al mismo tiempo. Incluso la tabla periódica de los elementos en francés no es suficiente para mantener mi mente lejos del castigo, aunque normalmente podía soportar una buena mierda de golpes. Pero esta vez ella no se contenía nada.


Con tal de contener el dolor, comenzaba a pensar en la tabla períodica de los elementos incluyendo peso y número atómico, todos en francés—.  Hydrogène… —inhalación profunda y contenida—, nombre atomique: un. Groupe: un. Période: un. Configuration électronique: 1st. Nombre d’oxydation : -1 + 1. Ëlectronégativetivité : 2.2…

Entonces sentía  el  pinchazo del látigo de colas de gato sobre la espalda, los brazos y nalgas y también sentir el flujo de sangre en la media espalda. Uno de  los pinchazos alcanzó mi enjaulado pene ya que sus golpes estaban estratégicamente calculados. ¡Mis testículos debían estar morados ya, pero deseaba el jodido castigo! No sé cuantos recibí  sistemáticamente  en mi espalda y brazos, y yendo después a mis nalgas y piernas después volver a mi espalda, sobre mis hombros y nuevamente  y de regreso hasta que llegaba a un punto que quería decirle la palabra de seguridad, pero temiendo enojarla, no lo hice. ¡Quería desprenderme de mi cuerpo, ir a un lugar libre de dolor donde mis piernas no temblaran, mis brazos no se sacudieran, que mi cara no estuviera  jodidamente rígida y en donde no tuviera que recitar la tabla períodica de los elementos en francés! Pero no era posible tener esa suerte porque para  superar el dolor, puse mis manos en puños –la única parte de mi cuerpo que podía mover- tan fuertemente que las uñas se clavaban en mis palmas tan profundamente que inconscientemente las hice sangrar!

Pero no era la primera vez que Elena ejercía su dominio sobre mí de manera espectacular, enérgica e indudable, y tampoco fue la última vez, pero esa fue la primera vez que me llevó a la distancia de un cabello de mi punto de quiebre, y aún así no le podía decir ‘no’, ‘para’ o ‘rojo’.  Quería  que me castigara por existir. No por una niña tonta que haya mostrado interés en mí en presencia de Elena. Era por estar aquí, en la tierra. Castigar al indigno de ser amado, un ser sin importancia; llenar el vacío en mí con tanto dolor que no tuviera que pensar en el desesperado puto agujero de mi alma que me estaba chupando la vida. Pero también fue el punto de inflexión al darme cuenta que lo que obtuve de Elena fue una forma de lidiar con ese agujero, la sensación de inutilidad y el no amor. Ella me permitió experimentar el contacto humano; el tacto de una mujer con intenso placer y dolor morboso.

Pero más que eso, ese día me dio vuelta aún con los grilletes, esposado y estirado, puso mi castigada espalda contra la pared, haciendo secarse la sangre caliente contra la fría piedra, y usó un bastón para pegarme y excitarme en la parte delantera. A pesar del dolor, mi cuerpo respondió y mi polla se volvió azul y violeta tratando de lograr una erección, sin encajar en el confinamiento. Despues de haber estado satisfecha con la golpiza que me dio, Elena  abrió la jaula de gallo y procedió a chuparme.

.
— ¡No puedes venirte! ¡Debes aguantarte; si no puedes, me aseguraré que tu castigo te dure en las nalgas por un mes entero! —Dijo con sonrisa depredadora. Después que terminó de mamarme, haciendo que mi polla palpitara con el deseo de satisfacerse, me dejó. Liberó los grilletes y esposas y estuve a punto de derrumbarme por la pared detrás de mí, pero no le di la satisfacción de ver mi cercano quiebre.

— ¡Ahora, cógeme para mi placer exclusivamente! —Ordenó inclinando la espalda sobre el banco de castigo, y me metí fuertemente en ella, recitando la ‘Tableau Pérodique des éléments’ al revés hasta que gritó al alcanzar el orgasmo, dejando mi pene lastimado y peligrosamente necesitado de liberación. Pero el dolor de mi insatisfacción me lastimaba como el infierno hasta los dedos de los pies, aún así de alguna manera algo se aclaro en mi mente. Podía controlarme. Podía controlar el dolor, podía recibir una verdaderamente dura cogida y aun así salir de ella bien. Supe entonces que finalmente estaba en control de mi vida, de mi mundo y todo en él. Podía ser un dominante. Podía estar bien. Finalmente rompí la barrera del miedo. No tenía ninguna. Eso fue hasta que Anastasia entró a mi vida.

— Después de todo era una forma de vida, —digo sin pensar, frunzo el ceño, tratando de quitar el recuerdo. Miro a mi mujer con temor. Hay oscuridad en mi pasado. Oscuridad con la que tuve que lidiar, oscuridad por la que tuve que atravesar para alcanzar la luz. Oscuridad que me consumió, consumió mi vida, y todo lo que hice, y entonces el sol salió y quitó las sombras. Y ahora mi sol me está mirando y rogando por más.

— Si creces con una imagen completamente negativa de ti mismo, pensando que eres alguna clase de marginado, un salvaje no merecedor de amor, piensas que mereces ser golpeado.

Lo sé bien; y permití muchos castigos, golpizas, y le di la bienvenida a la sensación. ¡Le di la bienvenida! ¡Deseado, querido! Porque esa mi norma. Eso era todo lo que sabía. Hago pausa mientras paso una mano por mi cabello—. Ana, es mucho más fácil llevar tu pena afuera… —confieso. Llevándola afuera, hacía juego con la tormenta que llevaba en el interior. Me daba un morboso sentido de normalidad. Elena no se midió en sus castigos y no me sacó ninguna mierda. Pero, sus métodos de control, aun siendo brutales, me enseñaron como canalizar mi ira y la intensidad con que los sentía. De alguna manera siempre lo supo y no colaboró en nada con sus castigos para recuperarme o sacarme la mierda. Y pagó sus propias deudas con sangre, piel, carne y bolas azules… Nada estaba fuera de límites, excepto el hecho de ir a la zona prohibida con las manos. La única vez que rompió esa regla, dejé de ser su sumiso. Era fuerte, controlado, y me doctoré en el arte de canalizar mis demonios y tormentas en mi alma. Ya no era un alumno.

— Canalizó mi rabia, —susurro mientras mi boca se convierte en una línea—. Mayormente en m interior, me doy cuenta ahora. El doctor Flynn estuvo sobre esto una y otra vez. Solo recientemente es que vi nuestra relación por lo que era. Sabes… en mi cumpleaños.

Tenía la sospecha que no era el único sumiso que Elena tenía. Estaba en Harvard y me tomaba dos o tres semanas para verla entre visitas. Claramente tenía la necesidad de dominar, dar dolor, y coger, no que hubiera parado de dominarme aunque yo estuviera al otro lado del país. Había sospechado que tenía otras distraciones además de mí, pero era su chico juguete favorito ya que era el mejor, el más oscuro y más intenso. Le gustaba controlarme; deseando quebrar al semental inquebrantable. Creo que continuamente deseaba ejercer su dominio sobre mí incluso después que el sexo entre nosotros había terminado. Se las arregló para llegar arriba desde abajo, ahora me doy cuenta. Eso se hizo claro en mi cumpleaños cuando lo perdió completamente al confrontarse con Anastasia.
Sin tener ningún control sobre su propio comportamiento, en casa de mis padres por el amor de Dios, sin importarles quién la oyera, y es claro que mi madre la había oído, Elena nos había demostrado a Anastasia y a mí que quería continuar dominando mi vida. Cuando Anastasia y yo nos comprometimos, Elena se dio cuenta que iba a perder toda esperanza de controlarme sabiendo que Anastasia la odiaba con pasión y que mi chica era alguien a quién Elena no podría controlar, y por lo tanto no me podría controlar a través de ella. Entró en pánico al saber que estaba enamorado de Anastasia y sus esperanzas de dominarme nuevamente habían terminado, y nuestras espantosa pelea fue el resultado. Pero no me di cuento de esto hasta recientemente, hasta que lo pensé bien.

Fui la relación más larga de Elena. Más larga que la que tuvo con su marido y logró dominarme durante cinco años. Sabe que ninguna otra mujer me había hecho eso, excepto ella. Soy uno de los hombres más sanos, capaz de mente y cuerpo y fuerte en la tierra. Según los estándares de GQ y el People Magazine aparentemente soy uno de los hombres más sensuales del mundo. Es claro que habiendo jugado un papel importante para ponerme en forma, a Elena no le gusta perderme por alguien a quién no puede dominar; alguien que definitivamente impedirá su acceso a mí. En cierta forma me someto a mi esposa, voluntariamente. Eso debe estar matándola. Porque Elena no es nada si no es competitiva y posesiva. Pero soy más dominante de lo que es ella, y protejo lo que es mío, y a aquellos que amo ferozmente. Elena es un pacto terminado; una fase que debía suceder, pero todo en el pasado.

Un visible estremecimiento recorre el cuerpo de Anastasia, no dudando que la mención de Elena en mi cumpleaños, trae los feos recuerdos a su mente. Quiero que todo eso sea borrado—. Por su parte nuestra relación era sexual y control para una mujer solitaria que había encontrado una especie de confort con su chico-juguete.

— Pero a ti te gusta el control, —murmura haciendo clara referencia a su marido.

— Sí. Me gusta. Y siempre me gustará, Ana. Es lo que soy. Me sometí por un tiempo. Permitir que alguien tomara todas las decisiones por mí. No podía hacerlo yo, no estaba en un estado de ánimo propicio. Pero a través de mi sumisión a ella, me encontré a mí mismo y encontré la fuerza para hacerme cargo de mi vida… Tomar control y tomar mis propias decisiones.

— ¿Convertirte en un Dominante? —Pregunta queriendo saber si fue mi decisión.

— Sí.

— ¿Tu decisión?

— Sí.

— ¿Salirte de Harvard?

— Mi decisión y fue la decisión más acertada que hice jamás. Hasta que te conocí, —digo y su cara se transforma en una expresión de asombro.

— ¿A mí? —Pregunta costándole mucho trabajo creerlo.

— Sí, —susurro mientras mis labios se tuercen en una sonrisa—. La mejor decisión que he tomado jamás es haberme casado contigo.

— ¿No al iniciar tu empresa? —Sacudo la cabeza sin perder el contacto visual con ella—. ¿No el aprender a volar?

Sacudo la cabeza nuevamente—. Tú, —murmuro. Indudablemente mi mejor decisión. Encontré la mitad que faltaba a mi corazón. Mucha gente va a través de la vida sin encontrar su otra mitad, y es desafortunado porque hasta que no sucede, van sin rumbo, sin darse cuenta que están conformándose por el segundo, tercero, décimo quinto, centésimo o centésimo quincuagésimo mejor. Y sin embargo, la encontré, y me enamoré loca e irremediablemente de ella. Elena lo sabía antes que yo tuviera un nombre para is sentimientos—. Lo supo, —murmuro.

Anastasia no entiende. Frunce el ceño—. ¿Sabía qué?

— Qué estaba locamente enamorado de ti. Me animó a ir a Georgia a verte, y me alegro de que lo haya hecho. Pensó que te asustarías y me dejarías. Lo cuál hiciste. —Posiblemente Elena pensó que una vez que Ana estuviera fuera de mi vida, conseguiría otra sumisa, y seguiría así hasta que ella y yo retomáramos nuestra relación sexual. Su intención solo se hizo evidente en su controladora mente y muy bien ensayada –que no dejó de pensar en nada- en mi cumpleaños porque su pánico al oír nuestra decisión de casarnos pensó en mi pérdida en lo profundo de su mente. Sin embargo, Anastasia es superior a cualquier mujer que conozco. Y ante la ausencia de Ana cuando me dejó, me di cuenta de muchas cosas: estaba enamorado del amor de mi vida, loca, irrevocablemente, completamente y con todo mi alma desgarrada. No podría vivir sin ella y haría todo lo necesario para devolverla a mi vida. ¡Lo que fuera! Nunca, nunca me he sentido de esta manera por nadie en absoluto. No por Elena, por ninguna sumisa que haya follado, por nadie que haya conocido. Anastasia se ha convertido en mi único foco de atención; súbitamente convirtiéndose en el ser humano más importante, porque a nivel más profundo, supe que su alma me llamaba. Tener a Ana en mi vida ha sido esencial para mi bienestar y cordura. Podría matarme si estuviera con alguien más. Y dado que la mayor parte del tiempo la paso solamente pensando en ella; se convirtió en la única mujer que me hace sentir seguro, centró mi mundo, completó mi corazón y mi alma, y finamente me hizo normal dentro de los estándares de Christian Grey.

Anastasia palidece; claramente disgustada al saber que Elena tuvo mucha intervención a pesar que no lo manifestó y lo hizo de forma encubierta—. Pensó que necesitaba todas las formas de estilo de vida que había disfrutado.

— ¿La dominación? —murmura Ana.

Asiento—. Me permitió mantener a todos a distancia, me dio control y me mantuvo distante o al menos eso pensé. Estoy seguro que has averiguado porqué, —añado suavemente.

— ¿Tu mamá biológica?

— No quería ser lastimado nuevamente. Y entonces me dejaste. Y era un desastre, —murmuro con voz apenas audible. Quería lastimarme y castigarme cuando se fue. Quería que mi exterior estuviera a juego con la pena y tormento que sentía en mi interior. Me salí de control, porque Anastasia se llevó el centro de mi universo y me dejó sin rumbo, sin un propósito. Mi madre biológica murió en mí. No es que fuera una buena mamá, pero era una mamá. Simplemente se olvidó de vivir, tomó el camino fácil en lugar de encarar los problemas. Y Ana… Me dejó en lugar de enfrentarme. Anastasia dejándome esa mañana fue el tercer peor incidente de mi vida. El primero fue encontrarla casi muerta y el segundo fue hablar con ella por teléfono desde el banco cuando me dijo que me dejaba, habiéndola tenido como esposa, haciéndome pensar que me estaba dejando, no solo por ella misma sino con una parte de mí en la forma de nuestro hijo—. He evitado la intimidad tanto tiempo… No sé como hacer esto, —murmuro. Voy a cometer errores espectaculares. No quiero que se vaya cada vez que lo joda. Y parte de la razón por la que no le dije todo acerca de mí fue por este miedo… que podría dejarme. Dejarme es lo más lógico que podía hacer. Soy malo, sin valor, podrido hasta el fondo y ella es buena. No tiene sentido. Elena era diferente, porque no estaba preocupado por perderla. Era oscura y mala como yo. Podía entender eso. Lo que es difícil de entender es que todas estas personas me amaran y traté de mantenerlas lejos de mi alcance, porque sabía en lo más profundo que no era digno de ellas. Sin embargo, su amor me fue dado libremente, un regalo. No entendía eso hasta que estuve a punto de perderla.

— Lo estás haciendo bien, —murmura Anastasia animándome. Recorre mis labios con su dedo índice y hago un mohín para besarlo.


— ¿Lo extrañas? —murmura dudando.

— ¿Extrañarlo?

— Ese estilo de vida.

— Sí, —Replico con esta otra confesión. Su cara cae. No quiero que Anastasia piense que no es suficiente para mis necesidades. Quiero que comprenda que eso es lo que conozco, lo que me dio control, y que me hizo lo que soy hasta cierto punto. Pero, lo que me da Ana es mucho más que eso. Quiero que entienda que lo que extraño de eso y lo que no—. Pero acaso solamente extraño el control que me proporciona. Y francamente, tu estúpido peligroso proceder… —digo dificultando mi respiración, paro por el dolor que el recuerdo me trae, —eso salvó a mi hermana, —susurro completamente asombrado por su forma de actuar por mí y mi familia porque me ama, a pesar que aún no sé porque habiéndome portado horriblemente con ella, puso su vida en peligro y la vida de nuestro hijo –un bebé por el cual discutimos solo dos noches atrás—. Eso es cómo lo sé, —murmuro.

— ¿Saber?

— Realmente saber que me amas.

Frunce el ceño—. ¿Verdaderamente?

— Sí. Porque arriesgaste mucho… por mí, por mi familia.

Estaba listo para amarla toda mi vida aunque no me amara, o aunque no pudiera entender completamente sus sentimientos por mí. Pensé que amarla era suficiente. La oí incontables veces decirme que me ama, pero tadavía teniendo esos oscuros secretos, pensé que no le sería posible amarme, este hombre al que odio si supiera todo acerca de mí. Aún así, me sorprende a cada momento. Me ama sin pensar en mis defectos, todas mis jodidas estupideces, sabiendo mis más oscuros secretos.

Anastasia frunce el ceño con su gesto habitual en V, en su entrecejo, que amo—. Se te forma una V aquí, en tu entrecejo cuando lo frunces. Es suave para besarlo. Me puedo portar tan mal… y a pesar de eso sigues aquí, —murmuro sorprendido por mi esposa.

— ¿Por qué te sorprende que siga aquí? Te dije que no te iba a dejar.

— Por la forma que me porté cuando me dijiste que estabas embarazada, —le digo recorriendo su  mejilla con mi dedo—. Tenías razon. Soy un adolescente.

Los ojos de Anastasia se amplían, recordando—. Christian, dije algunas cosas horribles, —dice tratando de morderse las palabras.

Pero pongo mi dedo índice en sus labios y la silencio suavemente—. Silencio. Merecía oírlas. Además este es mi cuento para dormir, —murmuro y ruedo para ponerme de espaldas nuevamente—. Cuando me dijiste que estabas embarazada… —Digo dirigiéndome a mi esposa, pero también invocando al más pequeño miembro de mi familia, sangre de mi sangre, carne de mi carne, me detengo—. Pensé que seríamos solo tú y yo por un tiempo. Había considerado hijos, pero solo en forma abstracta. Tenía la vaga idea de que tendríamos niños en algún momento en el futuro.

Sus ojos se amplían con otro deseo oculto, pero no lo investigo. Porque hay cosas que Anastasia quiere hacer y metas que quiere alcanzar. Vi su ferviente deseo en Londres, cuando visitamos la casa de Austen. Devoró la información. Quiere descubrir a las futuras Austen y Brontë.

— Bueno, quitaste la alfombra debajo de mis pies. Cristo, fue inesperado. Ni en un millón de años, cuando te pregunté que es lo que estaba mal, esperé que estuvieras embarazada, —le digo parpadeando. Recuerdo el enojo, la ira ardiendo, supérandome y haciéndome perder el control—. Estaba tan enojado. Enojado contigo. Y nuevamente me llevó al pasado, a esa sensación de que nada estaba bajo mi control. Tuve que salir. Fui a ver a Flynn, pero estaba en la escuela de sus hijos; en la tarde dedicada a los padres. —Hago pausa y arqueo una ceja. Incluso Flynn me dejó en el agua, medio hundiéndome y esperando que me salvara y crecer. En retrospectiva, era lo que necesitaba.

— Irónico, —murmura Anastasia y sonrío.

Ciertamente. Entonces me percaté de las consecuencias—. Así que caminé y caminé y repentinamente… me encontré en el salón. Elena estaba yéndose. Se sorprendió al verme. Y, la verdad sea dicha, me sorprendí de encontrarme allí. Ella pudo ver que estaba enojado y me preguntó si quería un trago. —Es ahora o nunca, debo conseguir deshacerme de mis demonios, exorcisarlos. Deseo sentirme ligero, no con esta pesada carga sobre los hombros. Ana abre los labios, su pecho sube y baja en rápida sucesión. No la quiero alterar pero necesito sacar todo esto—. Fuimos a un tranquilo bar que conozco y pedí una botella de vino. Se disculpó por la manera en que se comportó la última vez que nos vio. Está herida porque mamá ya no tiene nada que ver con ella, –su círculo social se ha reducido- pero lo entiende. Hablamos de negocios, que está yendo bien a pesar de la recesión… —Ahora, me percato del punto en el que Anastasia tiene curiosidad—. Mencioné que querías hijos.

La cara de mi mujer está estupefacta. No es lo que esperaba. Parpadea y frunce el ceño—. Creí que le habías dicho que estaba embarazada.

— No, no se lo dije.

— ¿Y por qué no me dijiste eso? —Pregunta, completamente sorprendida. ¿Acaso mi esposa se dio un golpe más fuerte de lo que pensé? En ningún momento me dio la oportunidad. Nos peleamos y me aplicó la ley del hielo, se cambió de recámara, rompiéndome el corazón, y asustándome hasta el infierno. Simplemente me encojo de hombros—. Nunca tuve oportunidad.

— Sí, sí la tuviste.

— No pude encontrarte la mañana siguiente, Ana. Y cuado lo hice, estabas tan enojada conmigo… —Digo parpadeando. Pensé que me odiaba, y estaba en su pleno derecho si era así, pero la necesitaba desesperadamente.

— Sí, lo estaba, —murmura.

— Bueno, en algún momento esa tarde –a medio camino de la segunda botella- se inclinó para tocarme. Y me congelé, —murmuro, poniendo mi brazo sobre mis ojos con renovado disgusto y aprensión. No puedo revelar más sobre esto, pero Ana necesita saber—. Notó que retrocedía. Nos conmocionó a ambos, —confieso. Antes le permití que besara mi mejilla, y pudo tocarme los brazos sin crear ninguna reacción negativa en mí. Pero siempre asumí que no expresaba ninguna connotación sexual esa noche. A pesar de mi sopor ebrio sabía la diferencia. A muchos niveles mi cuerpo sabía que Elena no era lo que quería o necesitaba.

Después de su shock inicial, Anastasia tiró de mi brazo, queriendo que la mirara. Bajé el brazo y volteé la mirada hacia sus grandes ojos azules. Debía parecer un fantasma por la palidez. Tengo los ojos muy abiertos y tengo miedo de la reacción de Ana.

— ¿Qué? —Respira horrorizada.

Frunzo el ceño y trago con dificultad. Fuerte—. Se me insinuó, —todavía escandalizado a cierto nivel. ¿Me había permitido pensar que Elena no haría nada para atraerme nuevamente a su vida como pareja sexual? ¿Cómo podía ser tan estúpido por algo que era tan evidente frente a mis narices?

— Fue un momento, suspendido en el tiempo. Vio mi expresión, y se dio cuenta que había cruzado la línea. Dijo… no. No había pensado en ella de esa manera por años y además, —digo tragando nuevamente…— Te amo. Le dije eso, ‘amo a mi mujer’.

La mirada de Anastasia está firmemente fija en mi rostro, buscando. ¿La verdad de lo que digo? O ver si hay algo más en la historia. Pero está pensando…

— Retrocedió inmediatamente. Disculpándose nuevamente, lo hizo parecer una broma. Quiero decir, dijo que está contenta con Isaac y el negocio y que no soportaría perder ninguna de las dos cosas. Dijo que extrañaba mi amistad, pero pudo ver que mi vida ahora es contigo. Y  lo tan incómodo que fue lo que sucedió cuando estábamos todos en la misma estancia. No podía estar más de acuerdo con ella. Nos dimos los ‘adioses’, nuestros últimos adioses. Le dije que no volvería a verla, y se fue. —Resumo lo más claro que puedo, pero con la entera verdad.
Las fosas nasales de Anastasia se encienden, y por un momento está profundamente sumida en sus pensamientos. Hay temor y ansiedad en su cara—. ¿La besaste? —Pregunta murmurando.
— ¡No! —Resoplo mi respuesta—. No podía soportar estar tan cerca de ella. —¿Cuándo entenderá que ella es mi vida? Ella, solamente Anastasia—. Me sentía miserable. Quería venir a casa, contigo. Pero… Sabía que me había portado terriblemente mal. Me quedé y me terminé la botella y entonces empecé con el bourbon. Mientras estaba bebiendo, recordé algo que me dijiste hace algún tiemp, ‘si ese fuera mi hijo…’ Y me puse a pensar en Junior y cómo Elena y yo empezamos. Y me hizo sentir… incómodo. Nunca pensé de esa manera antes... —No le digo sobre mi pesadilla donde Elena tenía su mano sobre nuestro hijo. Es muy duro pensar en eso. No quiero herirla.
— ¿Eso es todo?

— Más o menos.

— ¿Oh?

— ¿Oh? —Dejo a mi esposa simplificar y restarle importancia a algo.

— ¿Se acabó?

— Sí. Terminó desde que puse los ojos en ti. Finalmente me di cuenta anoche y asimismo lo hizo ella.

— Lo siento, —murmura.

— ¿Qué sientes? —Pregunto frunciendo el ceño—. ¿Sobre qué?

— Estar tan enojada al día siguiente.

Resoplo nuevamente. Escribí el libro sobre el enojo. Trato con el enojo—. Nena, entiendo el enojo, —dijo pausando—. Mira Ana, te quiero para mí. No quiero compartirte. Lo que tenemos, nunca lo he tenido antes. Quiero ser el centro de tu universo, por lo menos por un tiempo.

— Lo eres. ¡Eso no va a cambiar! —Murmura con fervor estando segura de su afirmación. Eso no es verdad. Ella es hija única. Sé cómo otras cosas: la carrera, los niños, a veces tienen prioridad incluso sobre el amor. Eso es porque la gente tiene problemas en su relación, porque permiten que otras cosas gradualmente estén en primer lugar antes que sus vidas. Temí perderla, y posiblemente caí en la trampa de la condescencia. No quería que ese futuro fuera inevitable de esa manera. ¡Me asusté!

Sonrío tristemente, resignado a nuestro destino. Nunca la dejaré aunque ame a otra persona más que a mí—. Ana, —murmuro, con la voz apagada—. Eso simplemente no es verdad. Sus labios tiemblan y sus ojos brillan con lágrimas no derramadas—. ¿Cómo puede ser? —Y la presa se derrumba—. ¡Mierda! No llores Ana. Por favor, no llores —acaricio su cara.

— Lo siento, —dice con labios trémulos.
Le recorro los labios con el pulgar, calmándola—. No, Ana, no. No te disculpes. Tendrás a alguien más a quien amar. Y tienes razón. Es como debe ser.
— Bip también te amará. Serás el centro de Bip… el mundo de Junior, —suspira—. Los niños aman a sus padres incondicionalmente, Christian. Así es como llegan al mundo. Programados para amar. Todos los bebés… incluso tú. Piensa en ese libro para niños que te gustaba cuando eras pequeño. Aún querías a tu mamá. La amabas.
Frunzo las cejas, retiro la mano y la pongo en puño en mi barbilla—. No, —murmuro. No, no amé a la puta. ¡Ella no me amaba! Permitió que un hijo de puta abusara de mí. ¡No hizo nada, ni un puto intento para pararlo! ¡Y cuando la situación la rebasó, se fue! ¡No la amé!

— Sí, si la amaste, —insiste llorando—. Claro que lo hiciste. No había opción. Es por eso que estás tan lastimado.

La observo, incapaz y asustado para ver hacia otro lado. Si lo hago, los horrendos recuerdos fluirán—. Adios Christian, —fueron sus últimas palabras. ¡No, ‘buenas noches’! Adiós. Sabía que me estaba dejando solo en el mundo. ¡Lo sabía! ¡Me lastimó al no protegerme, dejándome! ¡Siendo la más mierda de las madres! Tengo miedo de amarla… ¿Qué me hace eso? Continúo observando a mi mujer con una expresión llana y dolorida.

— ¡Por eso puedes amarme! —murmura—. Perdónala. Tenía su propio mundo de dolor con el que lidiar. Fue una madre de mierda y aun así, la amabas.

Tuvo que lidiar con su miserable vida. Tampoco tenía control sobre su vida. Alguien más tomó las decisiones por ella, pero malas decisiones todas, y las elecciones que la perjudicaron. Hombres… un sinnúmero de ellos. ¡Y el puto proxeneta! Tengo el impulso de encontrar al cabrón y hacerle pagar por lo que le hizo. Por destruir cada fragmento de humanidad en ella tan profundamente que no pudo encontrar la salida, excepto suicidarse frente a su hijo de cuatro años. Fue una mala madre. Pero hizo un par de cosas que me encantaron. Me hizo un pastel de cumpleaños de chocolate. Me sentí especial y querido. Además me permitía peinarle el hermoso cabello. Solo nosotros dos. Nadie más jodiendo. Un raro momento de alegría—. Solía cepillarle el cabello. Era bonita, —murmuro.

— Un vistazo a ti y nadie podría dudar eso.

— Era una madre de mierda, —murmuro y tengo problema para oír mi propia voz.

Asiente confirmando y cierro los ojos, el dolor es crudo. Soy el hijo de una puta adicta al crack quien era una madre de mierda. Una horrible madre que no tuvo la capacidad de proteger a su propio hijo. Me han hablado de madres en medio del desierto africano donde hago envío de comida. Mujeres que no tienen nada que ponerse, ni lugar donde dormir, sin comida, y protegen con ferocidad a sus hijos, en las peores condiciones. ¡Y aun así, mi maldita madre no hizo nada por mí! ¿No dicen que ‘de tal palo tal astilla’?
— Tengo miedo de ser un padre de mierda, —murmuro. Porque entonces habrá alguien más a quien le joda la vida.

La mano de Anastasia llega suavamente a mi cara, y la acaricia. Me encuentro inclinándone ante su tacto, me llena de calidez y me centra aquí y ahora—. Christian, ¿crees por tan solo un momento que te permitiré ser un padre de mierda?

Su decidida voz es lo que me hace abrir los ojos. La miro por toda una eternidad. Mi esposa es mi roca. Esta chiquilla puede patearme el trasero con dos palabras. Sonrío, y siento alivio por primera vez—. No no creo que me lo permitieras, —digo acariciando su cara con el dorso de mis nudillos. ¿Qué hice para merecerla, merecer su amor? Mi esposa es la persona más fuerte que conozco. Me pateó el trasero y el de Elena, a ambos el mis día –dos duros dominantes- y sobre todo eso además desear criar sin miedo a un pequeño. Estoy en deuda con ella, de su fortaleza—. Dios, que fuerte eres, señora Grey. Te amo tanto. —Le beso la frente—. No sabía que podría. —¿Cómo es posible amar a alguien más y más cada día? Pero se las arregla para sorprenderme a cada momento.

— Oh, Christian, —murmura.

— Ahora, es el fin de este cuento para dormir.

— Vaya una historia para dormir… —murmura.

Sonrío ante su comentario, completamente aliviado habiendo dejado atrás mi oscuridad—. ¿Cómo está tu cabeza?

— ¿Mi cabeza?

— ¿No te duele?

— No, —contesta confundida.

— Bien. Creo que ahora debes dormir. —Frunce el ceño en desacuerdo—. Dormir. Lo necesitas, —ordeno severamente.

Se encoge de hombros—. Tengo una pregunta.

— ¿Oh? ¿Cuál? —Pregunto de nuevo receloso.

— ¿Por qué de repente te has vuelto tan… parlanchín, a falta de una mejor palabra? —Frunzo el ceño pensando—. Me estás contando todo eso, cuando obtener información es normalmente una experiencia bastante angustiosa y difícil.

— ¿Lo es? —Digo en respuesta, sabiendo perfectamente bien que no soy alguien que divulgue información.

— Lo sabes perfectamente.

— ¿Por qué estoy siendo parlanchín? No puedo decirlo. Viéndote prácticamente muerta sobre el frío concreto, puede ser. El hecho de que voy a ser padre. No lo sé. Dijiste que querías saber y no quiero a Elena entre nosotros. No puede. Ella es el pasado y te he dicho eso muchas veces. Tú eres mi presente y mi futuro.

— ¿Si no se te hubiera insinuado… seguirían siendo amigos?

— Eso es más de una pregunta, —dijo evasivamente.

­— Lo lamento. No tienes que decírmelo, —murmura ruborizándose cohibida—. Ya me has comentado mucho más de lo que jamás hubiera pensado.

Mi mirada se suaviza. Parpadeo—. No, no creo eso, pero sintió que no habíamos terminado el asunto desde el día de mi cumpleaños. Se pasó de la raya, y se acabó. Por favor, créeme. No la volveré a ver. Me dijiste que era un límite infranqueable para ti. Ese es un término que entiendo, —digo con la mayor sinceridad.

Anastasia suelta un suave aliento—. Buenas noches, Christian. Gracias por el ilustrativo cuento para dormir.

Me inclino y la beso, y sus labios toman los míos posesivamente, enciendo los fuegos artificiales, y mi sangre se enciende—. No, —murmuro—. Estoy desesperado por hacerte el amor.

— Entonces hazlo.

— No, necesitas descansar y es tarde. A dormir, —digo apagando la luz de la mesita de noche.

— Te amo incondicionalmente, Christian, —murmura mientras se acurruca a mi lado.

— Lo sé, —murmuro, sonriendo tímidamente—. Pero te amo más.

  
   
Lullaby – Dixie Chicks

Una última confesión
¿Que chico alegre más me complació
Todo eso yació conmigo?
Contesto que di mi alma
Y amé en la miseria,
Pero tuve gran placer con un chico
Qué amé físicamente.
Arrojándome a sus brazos reí
Para pensar en su pasión
Creyó que le di un alma
Pero lo que di fue el tacto de nuestros cuerpos,
Y reí sobre su pecho para pensar
La bestia le dio a la bestia todo eso.
Di lo que otras mujeres dieron
Quitándose la ropa.
Pero cuando esta alma, fuera de su cuerpo.
Desnuda a desnuda va,
Él ha encontrado lo que debía encontrar.
Qué no otros saben.
Y se da a sí mismo y toma lo suyo
Y domina por propio derecho;
Y a pesar de haber amado en la miseria
Cerrada y aferrada fuertemente,
No hay un solo pájaro en el día que se atreva
A apagar ese deleite.
William Butler Yeats