StatCtr

Sunday, January 12, 2014

Libro I - Ex Sumisas y Nuevas Rivales - Cincuenta Sombras de Grey - Christian y Anastasia

LA HISTORIA DE ELENA
EX SUMISAS Y NUEVAS RIVALES

Traducido y editado por: Patricia Pinto


Esclava es mi marca, la que me define, como siempre, por supuesto. Es uno de mis salones con mayor actividad. Presiono dos números y el teléfono comienza a sonar.

_ Gracias por llamar a Esclava, habla Greta. ¿En qué puedo ayudarle?  Responde Greta profesionalmente. Lo apruebo.

_ Greta, habla la señora Lincoln. Necesito que envíes a Franco aquí dentro de una hora.

_ Estamos muy ocupados aquí hoy señora. Y Franco se reservó con algunos de sus clientes regulares para las tres horas siguientes. ¿Puedo enviar a otra persona, o estaría bien si Franco va después de que haya terminado con todos sus clientes?

_ Greta, le hablo firmeza. ¿Te pregunté el horario de Franco para las próximas tres horas? Yo simplemente te pedí que lo enviaras por aquí. Haz lo que se te dice. Usted no está en condiciones de decirme qué hacer.

_ ¡No, señora, por supuesto que no! Tartamudea al responder.

_ No me interrumpas cuando estoy hablando contigo. ¡Recuerda que firmo tu cheque de pago! Franco debe estar aquí dentro de una hora, le digo y puedo sentir su estremecimiento cuando ella está jadeando.

_ Sí, señora, responde débilmente. ¿A quién debo llamar para reemplazar a Franco, señora? Me pregunta con voz mansa.

_ Voy a enviar a alguien de aquí, le digo, y cuelgo.

Christian sólo ama  los cortes de pelo de Franco y tengo una cita para cenar con él esta noche. Tengo que estar disparando todas mis hormonas esta noche. Así que Franco es el hombre para arreglarme el pelo.

Me levanto de mi oficina y camino por el salón. Christian y yo poseemos algunos de los salones de belleza más exclusivos de Seattle que atienden a la crème dela crème de la ciudad. Siempre estamos reservados con semanas de antelación y nuestros clientes pagan el precio más alto. Christian es un socio silencioso y yo me encargo del negocio.

_ Annabel, llamo.

_ Sí, señora, ella responde con cortesía.

_ Te voy a necesitar cuando hayas terminado con tu cliente. Ven a mi oficina, por favor, le digo con frialdad.

_ Por supuesto, señora,  responde. Me gusta el profesionalismo en mi lugar de trabajo. Quiero que mis empleados sean eficientes, profesionales, y obedientes.

Ya hace dos días que depilé mi cuerpo. Nunca es buena idea depilarte el mismo día de una noche especial, te deja la piel roja y antiestética. Ahora mi cuerpo está suave como la seda y mis cejas bien torneadas.

Cuando Annabel entra, me hace mi manicure y pedicure inmaculadamente. Una vez que ha terminado, Franco entra en juego.

_ ¿En qué puedo servirle señora Lincoln? Dice animadamente.

_ Hola Franco. Quiero que me des mi corte de pelo habitual y quiero hacerme algunos retoques de color, por favor.

_ Sí, señora.

Franco comienza a cortar el pelo de manera eficiente y en el estilo que me gusta. Él comienza una pequeña conversación sobre Dios sabe qué. Pero mi mente está preocupada con Christian y el cambio en su comportamiento. Yo no estoy de humor para escuchar cualquier pequeña charla en absoluto.

_ Franco, baja un poco el volumen, le digo, confundiendo su pequeña mente italiana.

_ ¿Bajar el volumen señora?  Me pregunta en su acento italiano.

_ Sí. De hecho, sería mejor si lo apagas por completo. Está confundido aún más.

_ ¿Apagarlo señora?  Agita su mano nerviosa.

_ ¡Tu voz! Le digo con intención. La mano de Franco vuela a su pecho en un gran gesto como si se hubiera roto el corazón de Italia. Su rostro hace una mueca.

_ Gracias por tu atención, pero estoy de mal humor hoy y sólo quiero estar con mis pensamientos en silencio, le digo. Él es un empleado valioso, y yo no quiero perderlo hoy a causa de mi humor de perros.

Franco pone su mano en la cintura donde sostiene las tijeras y mueve la otra con el peine en la mano por el aire mientras mueve la cabeza y luego pone la mano de nuevo en su corazón.

_ ¡Bueno Sra. Lincoln! dice con la mano del peine todavía sobre el pecho,  no tiene idea de cuánto ha herido mis sentimientos.

_ ¡Lo siento, Franco! Mi cabeza está  preocupada hoy, le digo tratando de salvar la situación.

_ Pensé que algo estaba pasando señora, dice. Francamente, todos mis clientes vienen a mí por mis habilidades y mi gran personalidad. Eres bellissima señora Lincoln, pero su actitud de hoy, no es tan encantadora, dice con un golpe de su cabeza. Y gracias a Dios, se queda tranquilo después de eso.

_ Gracias Franco, le digo una vez que ha terminado de arreglarme y hacer el corte con mi estilo que me define.

_ Grazie señora.
No entiendo por qué estoy tan nerviosa de esta reunión con Christian. Hemos cenado durante años, sobre todo porque nos hemos convertido en socios de negocios.

Debe ser el cambio en la actitud y el comportamiento del Christian. Él está diferente. Muy diferente. Quiero salir de dudas. Yo espero que no sea lo que yo creo que es.

Sigo recordando lo que dijo en la última conversación telefónica que tuvimos. Pero lo que me interesa es lo que no dijo. Cuando lo llamé el jueves, fue cortante conmigo. Todo lo que quería hacer era programar esta cena con él.

_ ¡Elena, no puedo hablar contigo ahora! Dijo con brusquedad.

_ Lo siento. No era mi intención interrumpir tus actividades de negocios Christian, le dije.

_ Estoy con Anastasia en estos momentos. Sólo envíame un correo electrónico si no hay nada importante, dijo.

_ ¡Pero es jueves! Protesté.

_ ¿Y tu punto es?, Dijo cruelmente.

_ Oh... Es que no te he visto en mucho tiempo y me preguntaba si podíamos cenar.

_ No te puedo dar una fecha en este momento Elena. E-mail, dijo  y me colgó. Él nunca, me ha hecho eso, especialmente en un día de semana. Yo siempre había sido respetuosa con su tiempo de viernes a domingo, que es cuando está con sus sumisas.  Desde hace casi siete años, nunca se ha roto esta regla. ¡NUNCA! ¡Es la nueva sumisa de seguro! 

Christian normalmente discute conmigo todo el contrato sobre sus nuevas sumisas. Las trae a la peluquería para darle la apariencia que a él le gusta y yo tengo contacto con ellas casi desde el principio. Pero esta vez no ha hecho eso, ni siquiera ha hecho el intento de presentármela.  Por error, he descubierto que tiene una nueva sumisa. Realmente tengo una sensación ominosa que ésta es diferente. No quiero que Christian salga herido y ella puede ser una casa fortunas que quiere enterrar sus garras en él. Me preocupo por Christian. Él no le va bien con las emociones. Lo mejor para él es separarse de eso. Todos sus problemas de adolescencia se debieron a las emociones abrumadoras que había experimentado. Tuve que enseñarle a canalizar eso. Me tomó mucho tiempo para enseñarle el dominio sobre sus emociones. ¡No quiero que alguien meta sus  patas en él y se aproveche, mostrándole una maldita emoción como el amor!

¡Yo lo detesto! ¿Qué hizo por mí? ¡Nada! Me encantó un hombre una vez. Él también me quiso. De hecho, él me amaba tanto que me dejó golpes en negro y azul, hasta el punto de romperme la nariz y el brazo por estar con Christian al mismo tiempo. Las emociones extremas son perjudiciales. Especialmente para la gente como Christian, porque cuando se siente algo, realmente llega hasta el fondo de la médula. Pero sigue siendo como un adolescente en muchos aspectos. Alguien tiene que ver las cosas por él. Tocar suelo y no tener ningún apego emocional, es lo que ha sido beneficioso para él y eso es lo que las sumisas le proporcionan. Él no está listo para una relación. Alguien tiene que protegerlo y claramente no se está protegiendo así mismo en estos momentos. Pero yo no lo puedo reprender, porque él no es mi sumiso. Ya no más. Si lo fuera, él ni siquiera se acercaba a una de ellas... ¡no sin sacar la mierda fuera de él! Recordando aquellos tiempos, él fue el mejor sumiso que tuve. Todavía estuviéramos en esa relación, pero a él le gusta dominar. Yo podría ser su sumisa si me lo pidiera. Pero, yo no quiero dañar lo que tenemos actualmente. Es un terreno muy delicado para pisar. Suspiro y trato de aclarar mi mente. Tengo que estar disparando todos mis pistones esta noche.

Llego a nuestro restaurante habitual a las ocho. La reserva se ha hecho ya. Llevo mi vestido negro, de corte bajo en la parte delantera y de encaje. Tengo maquillaje que cubre mi cara,  esmalte de uñas negro.  Soy una pantera esta noche. Mi objetivo es no tomar prisioneros. ¡Vamos a ver cómo esta pequeña sumisa aficionada puede igualarme!  

Christian siempre es puntual, pero hoy llega cuatro minutos tarde a nuestra cita para cenar. Nunca llega tarde. Pero trato de no pensar en ello. ¡Escoge tus batallas Elena! Me digo a mí misma. A medida que llega con su hermosa, actitud y-dueño-del-mundo, me levanto para saludarlo. Sonrío cálidamente a mi ex sub, y Dom y ahora mi amigo.

Corrupt - Depeche Mode 

_ ¡Hola Christian!, Le digo en voz baja para saludarlo con una sonrisa en mi cara.

_ Hola Elena, responde con una cálida sonrisa. Me inclino para besarlo en las mejillas y él inclina su rostro para satisfacer mis labios a mitad de camino, mientras mis manos se conectan con sus brazos. Lo dejo en libertad y ambos nos sentamos al mismo tiempo. El camarero se apresura a la mesa, y pregunta qué nos gustaría beber. Christian, siempre da órdenes de experto de vino Châteauneuf-du-Pape White 2009 sin ni siquiera mirar a la carta.

Después de que el camarero se escabulle, escudriño a Christian con una mirada para evaluarlo. Ansioso, un poco en el borde, nervioso, y algo más que no puedo poner mi dedo. Trato de observarlo todo con indiferencia.

_ Pareces un poco nervioso hoy Christian. ¿Está todo bien?

_ Sí, me responde bruscamente.

_ Está bien, le digo con una sonrisa en los labios. Supuse que te gustaría hablar de ella, le digo de manera significativa, ya que él no va a comenzar el tema. Nunca te he visto tan nervioso... Yo lo he visto en el borde anteriormente. Cuando era un adolescente. ¡Eso no fue bueno! Bueno, no en tantos años. ¿Qué está pasando? ¿Se trata de tu nueva sumisa? Le pregunto calma.

_ Sí, responde con monosílabos. Mis ojos exploran su comportamiento, su lenguaje corporal, su forma de hablar, y yo trato de no perderme nada. Yo asiento con la cabeza para que él continúe.

_ Anastasia se fue de la ciudad. Así que estoy un poco preocupado por eso.

_ ¿Para siempre? Pensé que ustedes dos se acababan de conocer, digo sorprendida y su respuesta me choca.
_ ¡Cielos, no! ¡No puedo soportar su ausencia ni siquiera por un día! Ha pasado menos de veinticuatro horas, dijo mirando el reloj como si estuviera contando los minutos, estoy esperando ansioso que regresa a la ciudad.  Ella fue a Georgia para ver a su madre, continúa. Alzo las cejas y lo miró de nuevo, siento como si mi Christian se ha ido, y lo han sustituido por este clon efusivo. ¡Estoy disgustada! ¡Puta de mierda! ¿Qué ha hecho con él? Mi objetivo es averiguar.  

_ Bueno... ¿Y qué tal el sexo? Aprovecho para saber si está más allá de sus expectativas, le digo  sonriendo. El sexo es siempre un tema fácil para nosotros hablar. Después de todo, hemos hecho casi cualquier cosa bajo el sol. Yo le enseñé todo lo que sabe... bueno, casi todo. Ha aprendido mucho por su cuenta y me encantaría saber como le va con ella.

_ Es espectacular para ser tan joven, tan inocente, tan dispuesta a aprender teniendo en cuenta que era virgen, dijo mirándome con una expresión impasible en su rostro. Mi cabeza se mueve bruscamente hacia arriba, y estoy muy sorprendida de que él realmente cree que era una jodida virgen, me ahogo con el vino que estoy bebiendo. Mi reacción realmente le hace sonreír. Mujercitas como estás hay miles, tratando de cazar a un hombre como Christian, haciéndose las virgencitas y en realidad son unas verdaderas putas que no esperan para sacar sus garras.

_ ¿Ella era virgen? Murmuro como si fuera un improperio que lo hace  estrechar sus ojos grises hacia mí. ¡Él es tan caliente, incluso cuando está enojado! Me encantaría tener mis manos en esa mandíbula tensa, y morder los lóbulos de sus orejas enrojecidas. Trato de limpiar mi mente de estos pensamientos, para poder concentrarme en el asunto en cuestión.

_ Sí. ¿Es eso un problema? Me pregunta a la defensiva.

_ ¿Y tu le creíste? … Joder tengo que hacerle ver que está equivocado. Por favor Christian tu… Pero su respuesta llega casi simultáneamente con mi pregunta.

_ ¡Sí te digo que lo era, es porque lo era Elena! Me dice agarrando el borde de la mesa.

_ Esta bien… está bien… no te pongas así, es sólo que… nunca pensé que te gustarán las vírgenes. ¿Cuándo se presentó el cambio en tus gustos? Todas las mujeres que has tenido eran experimentadas y establecidas sumisas. Dada su edad, yo había asumido que tenía menos experiencia que los demás, ¿Pero una virgen? Christian, ¿estás seguro de que puede cumplir con todas tus necesidades querido? Pregunto suavemente tratando de controlar  mi creciente pasión e ira, todo al mismo tiempo.

_ ¡Nadie ha cumplido tanto mis necesidades como ella lo hace!, Dice a la defensiva.

She’s Always a Woman by Billy Joel

_ ¡Vamos! Teniendo en cuenta lo que acabas de revelar, ella es completamente inexperta en el sexo, hasta que… ¿hace tres semanas? digo levantando las cejas. Tú sabes que se tarda años en dominar hasta la sumisión. Te tomó años, le digo con una sonrisa de complicidad. No sólo le tomo años, sino también una gran cantidad de castigo, azotes muchos azotes, cantando a todo pulmón... ¿Me va a venir a decir que una perra que estaba en pañales y chupete le satisface de repente? ¿Qué ella es ahora su centro de atención? Ella no sabe absolutamente nada de sus necesidades. ¡Nada!

_ ¿Cómo sabes que va a satisfacer todas sus necesidades?, Le digo en un susurro firme apoyándome en la mensa. Hay necesidades que incluso una sumisa muy experimentada no puede cumplir. Necesidades oscuras... digo, y luego me inclino hacia atrás dejando que el resto de mis pensamientos permanezcan en el aire. Él no sabe nada de este nuevo territorio, y lo puede dañar.  Los sentimientos son para los perdedores, y yo no lo entrené para ser un perdedor. Cuento hasta diez en mi interior, viendo cuando el camarero vierte el vino en la mesa contigua. Miro las flores en la mesa. Miro el arte de la pared. Hmm. La serenidad llega sobre mí momentáneamente.

La mirada de Christian se oscurece aumentando su ira. 

_ ¡No me gusta hablar en esos términos sobre Anastasia! ¡Me gusta! Dice, sin apartar su mirada de la mía.  Luego, casi al instante su voz se suaviza cuando empieza a hablar de la morena que actualmente ocupa su sala de juegos. Mucho en realidad... Nunca sé lo que va a hacer, o decir es un soplo de aire fresco. Ella es inteligente, ingeniosa, una gran negociadora, dice con la sonrisa más estúpida que jamás haya puesto en su rostro. ¡Oh bien! ¡Si añades a la lista obediente, entonces tienes un golden retriever! ¿Qué demonios le ha hecho esta ramera a mi protegido?

_ Le ha dado sentido a mi vida, dice mientras yo estoy tratando de beberme el maldito vino que no me sabe a nada. ¿Dónde diablos está el maldito camarero? ¡Necesito algo más fuerte! Un Whisky doble con vodka. Toco mi dedo nerviosamente en mi regazo.

_ Ella me hace sentir completo, de una manera significativa en mi vida. Pierdo la razón a su alrededor, pero entonces es un enigma. Ella me da un nuevo propósito, una nueva razón de ser. ¡Qué imbécil! Vamos a ver cuando la virgen de mierda drene tu vida cuando rompa tu corazón y lo arroje delante de ti. Le sonrío, mientras habla. Le quitaría con una bofetada esa sonrisa que tiene en su maldito rostro.

_ Me intrigas Christian. Si te gusta mucho, debería conocerla, le digo con frialdad. ¡Déjame ver si esa ramera es tan buena como él dice que es!

_ No creo que sea buena idea,  dice con una expresión plana. ¿Por qué no? ¿Por qué no voy a conocerla?

_ ¿Por qué? No me digas que no quieres presentarle a tu Maestro, le digo y me da una mirada mordaz.

_ Ella no quiere conocerte. De hecho creo que ella te odia por haberme introducido al estilo BDSM cuando tenía quince años. Te ve como una abusadora de niños, dice sin expresión en el rostro. Casi pierdo el control y me quedo en blanco desconcertada. ¡Ella está compitiendo conmigo! ¿Qué dicen los aficionados? Ah, sí... ¡Adelante!  Excepto que cuando lo haga, voy a estar limpiando el piso con ella después de que le dé una buena flagelación.

_ ¡Christian, tú sabes que no fue así!, digo a la defensiva. En ese tiempo eras una persona autodestructiva, y con franqueza ni siquiera tus padres sabían como lidiar con tus peleas y problemas escolares, ¿o se te olvida que te expulsaron de tres escuelas el mismo año? Ya ellos se estaban quedando sin opciones escolares, ninguna escuela te quería recibir, dice enfáticamente, ¿detesta que te he enseñado a estar a cargo de tu propio destino? ¿Tener el control de tu vida? Desvié tus tendencias destructivas a un nivel diferente, te enseñé a concentrarte y a orientar tus objetivos. Yo no tenía la intención de hacerte daño de ninguna manera. Esa era la única manera que sabía que podías canalizar tus tendencias a la rabia. Quiero decir, ¡mírate! Las mujeres te desean y los hombres quieren ser como tú. Eres joven y más rico que muchísima gente. Tienes toda la vida por delante y es sólo porque has aprendido a controlar tus tendencias destructivas, aprendiste a dejar salir el vapor sin hacer daño. Por supuesto, fue un largo camino y nos divertimos.


_  Lo sé. Ella no entiende nuestra relación, y ella es aprensiva al respecto. Ella tiene derecho a emitir su opinión, él dice. Al menos no se ha olvidado. Todavía hay esperanza para él. ¡Dios! ¡Esto es peor de lo que pensaba!

_ Pero, eso no es lo que sientes, ¿verdad? le pregunto preocupada apoyándome en la mesa. Sabes cuánto significa tu amistad para mí. Me preocupo por ti inmensamente. Tú eres la única persona que me importa mucho acerca de...  le digo y hago pausa.  Más que cualquier otra persona. Tu amistad es muy importante para mí Christian, y no quiero perderla. No a causa de una de tus sumisas, reitero.

_ Por favor, no te refieras a Anastasia como mi sumisa. Me preocupo por ti y tu amistad significa mucho para mí también. Anastasia no entiende nuestra relación porque ella no tiene un pasado jodido como el nuestro, yo no creo que podría haberlo manejado si tuviera un pasado en realidad, dice sacudiendo la cabeza.

Lo miro con cuidado. Este no es mi Christian. Él es el mismo por fuera, pero está diferente de alguna manera. ¿Qué ha cambiado? ¿Qué coño ha hecho la perra con él? Pero ya que él está aquí, quiero aprovechar y sacarle lo más que más pueda. Me parece que la ira está creciendo en mí, pero ¿qué? ¿Estoy celosa de una ramera, recién salida de la adolescencia? ¿Puede incluso ser una competencia para mí?

_ Su ausencia, me dijo y hace una pausa, tratando de recuperar el aliento, constriñe mi corazón, como quien está a punto de rasgarlo. Y el hecho de que ella habla con todo el mundo, el pensamiento de que pudiera tener otro pretendiente me hace sentir más allá de los celos. No puedo nombrar esa emoción. ¡Es completamente ajena a mí Elena!   Termina sus pensamientos sin aliento. ¡Vete a la mierda! ¿Qué voy a hacer? ¿Qué hacer? Christian es muy fácil de manipular en este momento. Yo sé lo que voy a hacer. El debería ir hasta allá y hacerle ver cuáles son sus necesidades, sacarle la mierda hasta dejarla sin sentido, de esta manera, esa puta correrá hacia las colinas y lo abandonará inmediatamente.

_ Ya veo… Bueno si tienes sentimientos tan fuertes por ella, digo poniendo  mi mano sobre la suya, y si la extrañas mucho de hecho, ¿Por qué no vas tras ella? Es lo más lógico ¿No crees? Oponerse a Christian rara vez funciona. En el arte de la guerra, Sun Tzu dice: Si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, no necesitas temer el resultado de cien batallas. Si te conoces a ti mismo pero no al enemigo, por cada victoria también sufrirás una derrota. Si no conoces al enemigo ni a ti mismo, vas a sucumbir en cada batalla. ¡Mi objetivo es conocer a esta perra!  Lucha contra tu enemigo cuando no lo es…

Ella no está aquí, así que debo aprovechar cualquier herramienta disponible para su beneficio. Es como pescar en un barril con Christian, pero no cuando le dices que vas a dispararle. Sutil es la palabra clave aquí, en esta batalla. Y es sólo para su beneficio. Él puede estar herido, pero él estará mejor en el futuro. ¡Corte limpio!

_ Ella fue a Georgia, prosigue,  porque no puede pensar con claridad a mi alrededor, él realmente suspira.  Yo tampoco, para ser honesto, pero, creo que ella tiene que evaluar sus sentimientos hacia mí, y decidir si nuestra relación funcionaría como es, dice. ¡Idiota! 

_ ¡Christian, me sorprendes! ¡Ella es tu sumisa! Ella debe hacer lo que se le pide hacer, de lo contrario, dale una patada en el culo, y consigue  una que te obedezca adecuadamente de la forma en que una sumisa debería, le digo con firmeza. Él es un dominante y tiene que actuar como tal. Se limita a mirarme con furia. ¡Eso no es bueno!

_ ¡Elena, no me des clases de dominio! ¡No necesito esa mierda y  sé mejor que tú cómo debería ser una sumisa! Dice entre dientes, y sus palabras y actitud me hacen estremecer ligeramente y me echo hacia atrás, pero retomo el control.  Prosigue, pero yo quiero darle el espacio que ella pidió, deseos y necesidades. Sin embargo hoy estábamos hablando por correo electrónico y ella dijo que deseaba que yo estuviera allí. Creo que ella me echa de menos tanto como yo la echo de menos. Quiero que esto funcione entre nosotros... Bien. Ella no es cualquier sumisa. Ella es importante para mí...


Lo miro por un largo minuto. Ahí tienes tu respuesta entonces, si ella dijo que quieres que estés allí, entonces quiere que vayas, le digo calmadamente. Si la perra no quiere que vaya, podría haber dos razones. La primera, que ella realmente está preocupada y asustada de su dominación, lo que me hace el trabajo fácil, y si luego le muestra en Georgia como es, podría asustarla y terminar la relación. La segunda,  que ella puede estar buscando a otro, ya que no es virgen y debe estar jodiendo y necesita que Christian no esté cerca. Conociendo que él es monogámico, no va a permitir compartir y lo más seguro es que rompa con ella. En cualquier caso, estoy en una situación de ganar-ganar.

Así que continúo.

_ Tal vez deberías ir a Georgia, digo y su boca se abre. Debes demostrarle como eres, lo que quieres, lo que necesitas y si ella esta dispuesta, pues bien, entonces me alegraría mucho por ti.

_ No quiero arruinar esto Elena, no quiero asustarla, afirma con tristeza en su voz.

Estoy en shock, ¡espero por Dios que no sea demasiado tarde para salvarlo de la destrucción!

_ ¡Christian Grey, no puedo creerlo! ¿Acaso estás enamorado de ella? Necesito que se revele ante mí, de una vez.

Me mira sorprendido, y veo que sus ojos se vuelven locos de miedo y en realidad me preocupa. ¡Oh, no! ¡Me importa Christian! Yo no quiero verlo roto. Lo he visto roto antes, y el recuerdo viene a mi mente de forma espontánea. Mis ojos se suavizan con el chico que tengo delante de mí. 

¡No! ¡No! ¡Definitivamente no! ¡Yo no hago el amor! Yo no merezco su amor… yo... No puedo amar. Tú lo has dicho antes, es una emoción inútil. Sacude la cabeza… No, no puedo... Quiero decir, no creo que esté enamorado. Estoy realmente preocupada por él. Tal vez voy a esperar hasta que él ordene todo. ¡Esto no es bueno!

 _ Hmm... Murmuro sin quitarle la mirada de encima, deseo reiterar  la frase Christian. ¡Estás enamorado de ella!  le digo con convicción inequívoca de esta triste realidad.  

Él me mira desconcertado. ¡Mi pobre muchacho!  ¡No puedo estar enamorado Elena! ¡No soy bueno para ella!  Dice con miedo en su voz.

_ ¡Christian! ¡Siempre eres tan duro contigo mismo con tanto auto-desprecio! ¡Ella es la que tiene que estar preocupada de si es suficientemente buena para ti! Eres un buen partido Christian... le digo reprendiéndolo.  Eres guapo, rico y con talento en muchos lugares que a las mujeres les interesa. ¡Único en tu clase!  ¿Dónde va a encontrar a alguien como tú? Mientras que tú puedes mover la mano y encontrar cientos de Anastasias. Puedes tener una selección de mujeres... Es ella la que tiene la suerte de tenerte querido, termino mi condena. Estoy tratando de que vea que es superior a esta mujer y que me preocupa que salga lastimado. ¡Pero en cambio, Christian se enoja conmigo!

_ ¡Elena! Yo no quiero volver a hablar de Anastasia como si ella no vale un centavo. ¡Ella no es nada de eso! Tengo un gran respeto por ella, y ella es una entre millones. ¡A lo largo de toda mi vida, no he conocido a nadie como ella! ¡Ni a una sola persona! Es cierto que pierdo mi razón a su alrededor, pero luego... hace una pausa y añade: entonces, yo también encuentro un propósito renovado con su presencia. Ella es tan valiosa para mí. Tengo este inmenso deseo de protegerla y cuidarla. Tengo sentimientos que no puedo nombrar. ¡Pero, la idea de perderla es el peor miedo que he tenido en mi vida! Ni siquiera puedo manejarlo hipotéticamente.   Es demasiado miedo... Mi afecto por ella es profundo. ¡Mierda, si esto no es una confesión de amor, entonces no sé qué es!

_ Estás realmente enamorado Christian. Te conozco mejor que nadie, le digo pero él me interrumpe.  

_ Nadie me conoce mejor que Anastasia, me corrige.  Finalmente estrecho mis ojos hacia él y con un gesto nervioso, meto mi pelo hábilmente cortado por Franco detrás de mi oreja.

_ ¿Mejor que yo? Le pregunto incrédula, sin darme cuenta de que estoy dejando que me compare con una aficionada que ni siquiera sabía lo que era un pene hasta hace cuatro semanas. ¡Mierda!

_ Tú  sabes que yo soy muy privado, me dice con una expresión impasible.

_ ¡Y yo te he conocido íntimamente desde que tenías quince, Christian! enuncio, sin ser capaz de controlar mi creciente indignación, tratando de corregirlo.

_ ¡No Elena!  Continúa. Tú y yo éramos tan íntimos como una colisión de coches. Empezamos a joder cuando yo tenía quince y duró hasta que cumplí veintiuno. Podemos hablar de cualquier cosa, pero a ella es la única persona que le he permitido que me conozca íntimamente.   Hace el amor conmigo. Tú y yo nunca hicimos el amor. ¡Acabamos follando! Él me mira. Ni siquiera nos hemos besado.

_ Era mejor follar, simplemente. ¿Anastasia llegó a la altura de nuestras folladas? Le pregunto sin rodeos. Sonríe con una sonrisa orgulloso de mi pregunta.

_ Ella es mejor que todas las mujeres que me cogí juntas y más, dice con una sonrisa de idiota.

_ ¡Ay! Dije sonriendo. Eso es duro.

_ Tú  querías oírlo.

_ Bueno, ya que tienes un gran respeto Christian, y que estás enamorado de ella, le digo y abre la boca para protestar de nuevo, no sé por qué razón, francamente, después de confesar lo que siente... El punto es discutible. Sostengo mi mano para decir lo que pasa por mi corazón.

_ Mira, tú serás el último en enterarte, pero puedo ver que estás enamorado de ella. Si tienes la intención de trabajar en esta relación, ¡ve por ella! ¡Vuela hasta ahí! Consulta a tu mujer si te falta tanto.  Si ella siente lo mismo por ti, ella no se molestará al verte. A menos que, por supuesto, ella tenga algún otro motivo, afirmo. ¡Ve con ella!

Bueno… que las fichas caigan donde sea.  Puedo ver el cambio en su rostro.

_ Quiero darle el espacio que necesita, que piense con claridad, pero no quiero dejar de verla, dice, con anhelo en su voz. Esto puede ser una batalla perdida por el momento.

_ Oh bebé, puedo ver el deseo que hay en tus ojos por ella. Ella podría de hecho asustarse, pero ¿Cómo vas a saber lo que está haciendo? Y no puedo dejar de murmurar… o quien está encima de ella… él me mira tratando de descifrar lo que dije, pero me hago la desentendida. Sacude la cabeza mientras levanto ligeramente las cejas y tomo un sorbo de vino.

Para mi alivio, la cara de Christian da una mirada de determinación. Entonces su BlackBerry zumba, pero no dice nada, y él lo saca y lo mira con la misma estúpida sonrisa. ¡Yep! Es la perra que está enviando mensajes de texto. Tiene una correa bien larga, desde Georgia hasta aquí. ¡Ella da un tirón y él ladra!

Christian mete  su teléfono de forma segura en el bolsillo de su chaqueta.

_ ¿Quién es? Le pregunto tratando de parecer desinteresada. 

_ Nadie…  dice sonriendo.  ¿Sabes como te llama Anastasia?  Me pregunta. ¡Por supuesto! La zorra, pederasta, Dominadora... la lista debe ser interminable.

_ No, digo con un poco de aprensión que ata mi voz.  Espero que no sea nada malo e indigno, le digo educadamente como gente educada.

_ No, tu apodo es Sra. Robinson. ¡Oh, qué clásico! ¡El famoso puma!

Le sonrío para su beneficio. Sra. Robinson. Intento parecer alegre.  Ella debe ser muy especial para ti Christian. Porque ella es con la única que has hablado de mí, o lo que hemos tenido antes. Aunque, obviamente, tus sumisas vienen y van...  y dejo la frase en el aire.

_ Sí, las sumisas pueden ir y venir, pero ¡Anastasia se queda! Responde con firmeza. Su respuesta me da una sonrisa triste. Puede que lo haya perdido ya.

_ Ve con ella, le digo tomando un gran trago de mi vino.

_ Tengo la intención de hacerlo, dice. ¡Ella es mía! Lo miro con esa frase. Dos palabras simples, sin embargo, tan poderosas. Él nunca ha dicho eso por nadie. Ni siquiera yo lo he dicho... mío... Qué palabra tan poderosa. Me gustaría que fuera él fuera mío.


_ En efecto. Si ella está tratando de volver a evaluar sus sentimientos como tú dices que está haciendo, podría asustarse y huir. Pero, si ella te quiere tanto como tu a ella, ella se pondrá feliz de verte. Nunca sabes hasta que lo intentas, Christian.  Quiero  decir más. Estoy muy preocupada por él, y me va a doler que vaya. Pero, él es un hombre hecho y derecho, y él no es mi sumiso. Esta batalla tiene que esperar para la pelea, después de que él vuelva de Georgia.

Que empiece el juego con esta caza fortunas. ¡Vamos a ver que tan fuerte es!

Christian y yo abandonamos el restaurante alrededor de las 9:30pm y por desgracia ni se fijó en mí para nada. Ni siquiera fue capaz de hacerme un cumplido, como generalmente lo hace. Todos los varones me comen con su mirada, algunos en secreto, otros abiertamente, pero no Christian. El ha estado aquí, pero su mente está en Georgia. ¿Lo he perdido? Yo creo que no. !Elena Lincoln no pierde!

Right Here Waiting For You by Richard Marx






6 comments:

fanny rebellon said...

Ay Elena si pierdes, la furcia esa se cree imprescindible,ella es maquiabelica, menos mal que cristian se desase de ella, y esta tan endiosada que no se da cuenta que en verdad fue una pederasta,gracias Emine por este capitulo especial no tiene precio, y a ti patricia mil gracias madre, he anunciado la historia en la pag el mundo de los libros, y una de 50 S espero que le den la ojeada se que les va a encantar, y se de algunas que lo leen y no dejan comentario, me revienta eso disfrutan y no dicen nada al menos una critica constructiva o buen cap no crees tu? patricia de nuevo gracoas un beso.

Rosalía Pinto said...

Hola Fanny!! Gracias por leer y dejar tus comentarios. Yo hago la traducción muy emocionada, porque me encanta esta historia. Emine Hace una radiografía de Christian realmente memorable. Gracias de nuevo por hacerle propaganda. Saludos.

Ericka RG said...

Me encanto este capitulo, siempre me pregunte cuando ley 50 sombras, cual fue el verdadero motivo de Elena para motivar a Christian q fue a visitar a Ana, quise pensar q fue un acto de buena fe, pero mirandolo desde otro punto de vista la mujer es una verdadera Perra. Gracias por tradicior y comprartir esta historia. Ahora voy a leer algunos capitulos q tengo pendiente y promero dejar comentarios gracias a mi querida amiga Fanny q me dio mi llamado de atencion porq leo y no dejo ni un comentario jajajajaja (por estar de floja)

Katiuska Leal said...

Excelente versio pero ya termine los 26 capitulos mas los dos especiales quede atrapada aqui se deja ver mas los sentimientos de Christiany la vulnerabilidad que hay destras de esa fachada Felicidades por esta iniciativa de traducir me declaro su mas enstusiasta lectora

Anonymous said...

Encontre esta pagina hace poco tiempo y he leido todo en dias, gracias por traducir en español, seria maravilloso que se publiquen los capitulos con mas frecuencia dado que el traductor no les hace justicia, es en verdad estupendo lo que estan haciendo, esta perspectiva es la cereza del postre para describir de alguna manera, he enviado a todas mis amistades el link para que lo compartan, gracias nuevamente, y aqui estare ansiosa en la espera por un nuevo capitulo.

Anonymous said...

Felicitaciones a la autora y a la traductora...... me encanta esta version de las cincuenta sombras...... son espectaculares...